Legalización de la marihuana

En México como en otros países del mundo se ha estado promoviendo el tema de la legalización de la marihuana. Sin embargo, es por demás evidente que los argumentos a los que acuden sus promotores son muy poco o más bien nada convincentes.

Definitivamente los argumentos a favor de la legalización de la marihuana parecen manifestar, por una parte una maliciosa “ingenuidad” y por otra una subestima de la opinión pública, al suponer que podemos considerar como válida cualquier cosa, incluyendo aquellas que contradicen el más elemental sentido común.

Pero por si fuera poco, al igual que en otros temas como el aborto, el matrimonio igualitario, la eutanasia, la manipulación de material humano y genético, etc., los promotores de la legalización de la marihuana, afirman dogmáticamente que el tema ya ha sido discutido en las diferentes instancias jurídicas, gubernamentales y de lo que hoy llaman “derechos humanos”, por “expertos”, como si las conclusiones de esas discusiones fueran infaliblemente incuestionables y verdaderas.

Tal vez tampoco se dan cuenta o no les importa quedar históricamente como los que pretendieron “prohibir” lo que ellos juzgan como “prohibicionismo”, cayendo en la contradicción en que han caído en la historia todos aquellos promotores de falsedades mediante el uso de la demagogia.

Aunque pueda parecer increíble, entre los argumentos que se han manifestado, al menos en México, se encuentran los siguientes:

  1. Suponer que el narcotráfico va a ser disminuido mediante la legalización del uso de la marihuana.
  2. Suponer que las libertades individuales, que según ellos consisten en que cada uno haga consigo mismo lo que le plazca, dependen de un principio o un derecho humano inalienable y absoluto, incluso por encima del bien objetivo de la persona y de la sociedad.
  3. Suponer que el ser humano, en lo que se refiere a la libertad principalmente en las etapas iniciales, puede ser suficientemente consciente y responsable para hacer un uso adecuado de esa libertad.
  4. Suponer el hecho de que otros productos como el azúcar hagan mucho daño y estén permitidos, puede compararse con el peligro que implica que una persona se conduzca y hasta labore en lugares públicos, transportes, etc., bajo el influjo de drogas como la marihuana.
  5. Suponer que los problemas de salud pública a los que pretender reducir el uso de la marihuana pueden desvincularse, sin más, del problema de la seguridad social, sobre todo si se trata de  temas como la drogadicción.
  6. Suponer que la marihuana es como la panacea para el tratamiento de muchos padecimientos aún con el avance de tecnología biomédica en que nos encontramos.
  7. Suponer que con la legalización del uso de la marihuana, se puede desviar el gravísimo problema, arrastrado por décadas, de los reclusorios y supuestos centros de rehabilitación, así como de las autoridades corruptas.
  8. Suponer que trasladar el problema de la criminalidad, al problema de la salud pública va a resolver el problema del hacinamiento y trato inadecuado en los reclusorios, y no va a causar un gasto y un problema mucho mayor al no contar con los servicios de salud pública ni siquiera para cubrir las necesidades más elementales de la población.
  9. Suponer que la legalización de la marihuana va a resolver o a abatir el problema de las autoridades corruptas que extorsionan e incluso encarcelan a personas inocentes.
  10. Suponer que porque de hecho mucha gente se droga, miente, roba, aborta… podemos hacer lícito lo que va en contra de la verdad y del bien de la naturaleza humana idividual y social.
  11. Suponer que puede haber garantía de que los impuestos pagados por la comercialización legal de la marihuana no van a ser únicamente un botín que cambia de unas manos a otras.

Como podemos ver, con estos argumentos y otros que apelan a la autoridad de lo que ellos llaman “intelectuales” y “autoridades” civiles, pretenden convencer a la sociedad de que la legalización de la marihuana constituye un bien y hasta una panacea de solución a distintas problemáticas.

Pero a esto podemos cuestionar:

¿La legalización del uso de la marihuana, no será una medida tendenciosa y evasiva de otros problemas más urgentes y graves que aquejan a la sociedad? ¿No se darán cuenta de que pretender acabar con la delincuencia haciendo lícito lo que de suyo es ilícito es una verdadera aberración? Porque evidentemente con la legalización de un crimen, automáticamente dejan de ser considerados criminales los que lo realizan aboliendo los niveles estadísticos de la criminalidad.

¿Acaso el hecho de decidir convencionalmente o por consenso si algo es un crimen o no cambia la realidad?

Para terminar, me he percatado de que muchos de ellos no ven la distinción que hay entre legislar y legalizar o hacer lícito algo que por naturaleza es ilegal. Como si no fuera evidente que una legislación pueda ser y haya sido siempre prohibitiva o permisiva.

Y que quede claro, no es que sin más nos opongamos a una legislación ni a una regulación, sino que simplemente esos argumentos y esas leyes no nos parecen convincentes.

4 comentarios

  
Jordi
1. El uso de la marihuana implica el uso del tabaco: se fuma tabaco-marihuana

2. Hay fumadores pasivos de tabaco-marihuana por la calle: el que fuma marihuana por la calle hace que también fumen marihuana todos los que inhalen, respiren, el humo desprendido del cigarrillo o exhalado por el fumador.

3. Los efectos perjudiciales de la marihuana son médicamente conocidos, son evidencias de ciencia dura.

4. No habrá control alguno de las dosis de marihuana que fumarán, dada la adicción que causan

5. El fumar marihuana afecta al aumento de riesgos en el mundo laboral: la conducción de vehículos, así como en el desarrollo de bastantes profesiones, como el manejo de productos químicos, enfermería...

6. No hay seguro privado o público que cubra los daños derivados por el consumo de marihuana

7. La marihuana puede afectar a la violencia doméstica, familiar, matrimonial, laboral, escolar y vecinal

8. La sanidad pública tendrá un sobrecoste derivado del tratamiento psiquiátrico de miles de enfermos y adictos a la marihuana, así como de los efectos repercutidos en la sociedad: accidentes, asesinatos, violencia, abusos

9. Los políticos no responderán de los daños causados a la sociedad

10. Los expendedores oficiales de marihuana no controlan las dosis, adicciones y daños de la marihuana en la sociedad.
18/03/16 4:28 PM
  
horacio
Conducir a altas velocidades mata. La irresponsabilidad de algunos usuarios de coches le hace daño a la sociedad. El descuido de algunos destruye familias. La poca autoestima de varios destruye su propia vida. Pero nadie prohíbe los autos por ello. Se regula y se progresa.
18/03/16 9:10 PM
  
j
Despropósito.

Ahora que se controlan los efectos del tabaco con inscripciones FUMAR MATA en las cajetillas, llega algo peor: a las consecuencias del fumar y sus más de 4.000 componentes, se suman las enfermedades mentales causadas por el tetrahidrocannabinol y 500 sustancias más.
18/03/16 9:44 PM
  
También en Colombia
Ese mismo daño, nos lo están "imponiendo" la Corte y el Gobierno nefasto de Santos. El hijo del héroe-mártir ( de la política) Luis Carlos Galán Sarmiento, Juan Manuel, es el abanderado y parece que ya lo logró, así como también logró destruir su propio matrimonio... ahora querrá destruir los demás matrimonios. Me doy cuenta, por la historia, que los divorciados luchan para que los demás matrimonios se acaben como el de ellos. Se ve el hilo de Satán... que va hurdiendo todo ese conjunto de leyes... hasta cuando llegue el Juicio a Las Naciones!!!
19/03/16 7:54 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.