(238) Lobos en la playa –la misa panameña de Mons.Oscar Miñarro-

Miñarro4Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Mas nada hay tan oculto que no se haya de manifestar, ni tan secreto que al fin no se sepa. “. (Lc.12, 1)

Aunque ya se ha difundido en otros sitios, no nos parece ocioso ni tardío referirnos a la Misa celebrada por Mons. Oscar Miñarro (obispo de la diócesis argentina de Merlo-Moreno, responsable de la Pastoral de Juventud Nacional y de quien ya nos ocupamos en otro post) en el marco de la última JMJ, en la PLAYA (parece que a la hora de elegir las periferias, ésta goza de cierta preferencia, por sus mayores posibilidades de “vestir al desnudo”…).

Aunque nos gustaría mucho más abordar varios temas “positivos", lo hacemos pensando en la extrema confusión que hoy padecen  muchísimos hermanos nuestros sinceramente y de buena fe, que nos tachan de preconciliares, cismáticos, cerrados, y que andan como mareados, sin saber si sus brújulas se han vuelto locas o si le han dado la vuelta  las coordenadas. En atención a ellos, que los hay y nos consta, preferimos citar a la propia Iglesia, que no depende de nuestros gustos particulares, sean de laico o consagrado.  

La publicación de estas imágenes no responde a un afán de sensacionalismo, sino a la reflexión del centro mismo de nuestra fe, porque aunque parezca mentira, aún hay fieles que no saben que hay lobos con ropaje de pastores esquilmando a las ovejas y agraviando el tesoro más preciado de la Iglesia. Este tesoro no les pertenece para manipular a su antojo, sino que su custodia les ha sido confiada como a servidores.

Y la reparación es necesaria, sí, pero también saber quién es quién, para no torcer el rumbo. Y no se puede saber quién es quien, si además del anuncio callamos las denuncias, a tiempo y a destiempo.

Dejamos a los propios lectores, pues, el juzgar si las imágenes corresponden a los textos que por cierto no son pre- sino post-conciliares:

De la Ordenación General del Misal Romano:

“1. Cuando iba a celebrar con sus discípulos la Cena pascual, en la cual instituyó el sacrificio de su Cuerpo y de su Sangre, Cristo el Señor, mandó preparar una sala grande, ya dispuesta (Lc 22, 12). La Iglesia ha considerado siempre que a ella le corresponde el mandato de establecer las normas relativas a la disposición de las personas, de los lugares, de los ritos y de los textos para la celebración de la Eucaristía. Tanto las normas actuales, que han sido promulgadas con base en la autoridad del Concilio Ecuménico Vaticano II, como el nuevo Misal que la Iglesia de rito Romano en adelante empleará para la celebración de la Misa, constituyen un argumento más acerca de la solicitud de la Iglesia, de su fe y de su amor inalterable para con el sublime misterio eucarístico, y testifican su tradición continua e ininterrumpida

Testimonio de fe inalterada

2. (…) De este modo, en el nuevo Misal, la norma de la oración (lex orandi) de la Iglesia responde a la norma perenne de la fe (lex credendi), por la cual, somos amonestados, a saber, que el sacrificio, excepto por la forma distinta como se ofrece, es uno e igual en cuanto sacrificio de la cruz y en cuanto a su renovación sacramental en la Misa. Y es el mismo sacrificio que Cristo, el Señor, instituyó en la última cena y que mandó celebrar a los apóstoles en conmemoración suya, por lo cual la Misa es al mismo tiempo sacrificio de alabanza, de acción de gracias, propiciatorio y satisfactorio.

La misa playera no es un hecho aislado, sino parte de un movimiento dentro de toda la Iglesia para cambiar la fe, a través de la sistemática violación y desprecio de las normas litúrgicas y de todo el cuerpo de nuestra Fe. Ese “movimiento” se llama Modernismo, y San Pío X lo definió ya claramente como conglomerado de TODAS las herejías, que hoy campean a sus anchas gracias a silencios, cansancio e ignorancia de fieles y pastores. 

Ahora bien: las herejías deben ser combatidas, y no se las puede combatir si no se las denuncia, como decíamos más arriba.

Y a su vez, no se las puede denunciar si no se las conoce, por contraste con la fe auténtica de la Iglesia.

Datos sobre algunos de los asistentes a la curiosa celebración: Darío Diaz, productor del canal de noticias C5N, y encargado de comunicaciones de la pastoral juvenil, además de autoridad diocesana de Acción Católica (sic) en Avellaneda, promotor de unas “adoraciones eucaristicas” consistentes en juegos de luces, música y baile, conocidas como “Lumen Sky” (video aquí, en la basílica del Santísimo Sacramento).. Los acompaña también según nos informan, Santiago Tognetti, miembro de los Focolares, coordinador de la pastoral juvenil, e integrante de la Acción Católica Argentina. 

Pero volviendo a lo que la Iglesia espera de sus ministros ordenados, aunque a muchos parezca ocioso, conviene recordar:

16. La celebración de la Misa, como acción de Cristo y del pueblo de Dios ordenado jerárquicamente, es el centro de toda la vida cristiana para la Iglesia, tanto universal, como local, y para cada uno de los fieles.Pues en ella se tiene la cumbre, tanto de la acción por la cual Dios, en Cristo, santifica al mundo, como la del culto que los hombres tributan al Padre, adorándolo por medio de Cristo, Hijo de Dios, en el Espíritu Santo.

Miñarro1

22. (…) el Obispo diocesano es el primer dispensador de los misterios de Dios en la Iglesia particular a él encomendada, es el moderador, el promotor y el custodio de la vida litúrgica.En las celebraciones que se realizan, presididas por él, pero principalmente en la celebración eucarística celebrada por él mismo y con la participación del presbiterio, de los diáconos y del pueblo, se manifiesta el misterio de la Iglesia. Por esto mismo, la celebración de las Misas solemnes debe ser ejemplo para toda la diócesis.

Y así, él debe empeñarse en que los presbíteros, los diáconos y los fieles laicos comprendan siempre más profundamente el genuino sentido de los ritos y de los textos litúrgicos y, de esta manera, alcancen una activa y fructuosa celebración de la Eucaristía. Para el mismo fin vigile celosamente que sea cada vez mayor la dignidad de dichas celebraciones, para lo cual servirá muchísimo que promueva la belleza del lugar sagrado, de la música y del arte…”Miñarro2

A quienes nos vengan con las Normas para adaptar la Liturgia a la mentalidad y tradiciones de los pueblos a las que alude la Constitución Sacrosanctum Concilium, allí se señala que en la Liturgia se pueden incorporar elementos

” 37. (…) con tal que se pueda armonizar con el verdadero y auténtico espíritu litúrgico", 

40 (…) Las adaptaciones que se consideren útiles o necesarias se propondrán a la Sede Apostólica para introducirlas con su consentimiento.

2). Para que la adaptación se realice con la necesaria cautela, si es preciso, la Sede Apostólica concederá a la misma autoridad eclesiástica territorial la facultad de permitir y dirigir las experiencias previas necesarias en algunos grupos preparados para ello y por un tiempo determinado….”

Sobre el MATE utilizado como cáliz, y la botellita plástica de agua mineral, contrasta demasiado con lo que la Iglesia establece por medio de la Ordenación General del MIsal Romano,que

matecaliz328. Háganse de un metal noble los sagrados vasos. Si son fabricados de metal que es oxidable o es menos noble que el oro, deben dorarse habitualmente por dentro.

329.(…) una vez aprobadas las actas por la Sede Apostólica, los vasos sagrados pueden hacerse por completo también de otros materiales sólidos y, según la común estimación de cada región, nobles, como por ejemplo el ébano u otras maderas muy duras, siempre y cuando sean aptas para el uso sagrado. En este caso prefiéranse siempre materiales que ni se quiebren fácilmente, ni se corrompan. Esto vale para todos los vasos destinados a recibir las hostias, como son la patena, el copón, el portaviático, el ostensorio y otros semejantes.

330. En cuanto a los cálices y demás vasos que se destinan para recibir la Sangre del Señor, tengan la copa hecha de tal material que no absorba los líquidos. El pie, en cambio, puede hacerse de otros materiales sólidos y dignos.

Y como ya dijimos, no nos referimos aquí a “normas preconciliares", pero es que en realidad, a esta gente no le interesa ningún tipo de norma más que su comodidad y gusto.  A ver entonces, si la casulla molesta, fuera, y si hace calor, fuera también el alba. ¿Y para qué un altar, si la arena es bella y blanda? ¿Para qué tantas rúbricas, tanta regla, tanta norma, si somos todos ángeles, ya confirmados en gracia? ¡Fuera las antiguallas, qué tanto nombrar la Cruz, ni sacrificio ni nada!…

Miñarro3Que por favor, se decidan de una buena vez, los que agitan la banderita triunfante del Concilio como comodín ante todos los abusos, tengan el coraje de decir a sus fieles que les importa un bledo la normativa de ningún Concilio, ni I, ni II, ni III si lo hubiera, porque no creen en ninguna autoridad, a no ser en la suya personal , para hacer y deshacer despóticamente, para sancionar y desautorizar a quien se les oponga, porque en última instancia, su grito es el Non Serviam que se enfurece diabólicamente ante cualquier límite a su omnipotente “creatividad". ¿Con qué criterio reclaman de sus fieles obediencia, cuando se ríen sin disimulo de la obediencia que ellos mismos deben a la Iglesia, que se los ha confiado?

¿A qué iglesia “convierte” este tipo de gente…?  Porque la Iglesia de Cristo ya ha sido fundada hace ya veinte siglos, y  los cismáticos son ellos, no quienes pretendemos una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre, al profesar un solo Credo, mientras el de ciertos personajes parece ser el que tan bien glosara el p. Castellani:

SEÑOR: Aquí nos tienes, de pie y a la vanguardia de tu Iglesia. Somos los practicantes del catolicismo auténtico, el impoluto, el primi­tivo, renacido con el post-Concilio Vaticano II.

SEÑOR: Gracias te damos porque nosotros no somos como esos católicos miopes, cerrados, inquisitoriales y supersticiosos que todavía nos rodean postrados y sumisos a la tradición caduca, y a las Jerar­quías perimidas. Nosotros somos los que ahora sabemos solo del “Cristo Cósmico”, el que junta y mezcla a todos los hombres, sea cual fuere su fe y su ideología.

SEÑOR: Nosotros somos los que evitamos la “inflación Mariana” y nos apena tanto fetichismo de medallas y rosarios, imágenes y ex­votos, mensajes celestiales y milagrería barata. Nosotros somos los que queremos, acaso, los templos de paredes lisas y peladas, crucifijos de hierro, ininteligibles y retorcidos, de imágenes sublimadas en un puro simbolismo que no estorben nuestra cristocéntrica oración salmódica, o mental inexistente.Miñarro5

SEÑOR: Nosotros tenemos compasión de las viejas beatas y sus inútiles monsergas. Definimos como beaterías insoportables y monólo­gos sosos: la acción de gracias en la Comunión, la monotonía de las novenas, y todas las inoperantes devociones medioevales. Ahora ha lle­gado la hora de la acción-orante convertida en Bienestar Social.

SEÑOR: ¡Qué bien entendemos las exigencias de nuestro moderno cristianismo! Aborrecemos, por tanto, todo triunfalismo en tu Pura, aérea, invisible e insustancial Iglesia: tal como Tú la fundaste, exenta de juridicismo, escolasticismo y ostentosos formalismos litúrgicos. Comprendemos que tu Iglesia debe ser totalmente espiritual, sin pesado moralismo y con una dogmática simbólica, asistemática a toda ascética. Nosotros, Señor, vamos a borrar de tu Esposa los estigmas de la funesta era Constantiniana, y del fatídico Concilio de Trento y el de Nicea.

SEÑOR: Nosotros somos los que creemos que el ideal es el Estado laico y socialista, la Escuela sin religión obligatoria, el cura sin sotana, el Templo sin campanas, la evangelización sin conversiones, el Bautismo en edad madura, la Misa dominical facultativa, la disimulada suspensión total y paulatina de la Eucaristía; todo ello, en pro de un Ecumenismo fraternal y pleno con nuestros hermanos los comunistas, masones, ju­díos ateos, y todos los hermanos separados.

SEÑOR: No podemos tolerar a los Integristas, que tanto daño ha­cen a tu Iglesia con su cerrazón contra-reformista, viviendo todavía en las tinieblas del “Syllabus” al que, en ciertas expresiones, desgraciada­mente, ahora parecería acercarse nuestro venerado Paulo VI.

SEÑOR: ¡Danos católicos con mentalidad nueva! ¡Danos jerarquía y clero en pleno “aggiornamento’’! Católicos que no den importancia al Sexto Mandamiento (¿o es el Séptimo?) .y solamente se inflamen con la caridad, es decir, que sepan callar caritativamente los dogmas estan­cados en las caducas fórmulas escolásticas, para devenir en un continuo mundo evolutivo y progresista. Fieles católicos de mentalidad abierta y dialoguista, de moral flexible y ecumenista, de testimonio sin palabras evangélicas y sí con hechos prácticos.

SEÑOR: ¡Líbranos de los católicos con espíritu de Cruzada! ¡Lí­branos de los curiosos y pedantes católicos Apocalípticos! ¡Líbranos de los teólogos pesimistas y aguafiestas! ¡Concédenos, Señor, más bien, el signo de la pobreza más eficiente en nuestra hora, que es el despojo y desmantelamiento de nuestros templos, y que nuestros Obispos sean elegidos democráticamente por el pueblo laical, con los votos de los militantes y seguidores de Congar y Teilhard de Chardin, en esta era venturosa que ha nacido para tu Santa Iglesia.

SEÑOR: Te rogamos que pronto, nuestros sacerdotes celebren la Misa sin ornamentos, o que no la celebren, si les place. Que resuenen en nuestros templos, pronto, las alegres estridencias de la música que es grata al corazón de nuestras juventudes “hippies": guitarras, pan­deretas, saxofones y matracas; castañuelas, bombos y bandoneones. ¡Que caigan Señor, los últimos restos de arcaicas maniguncias!

SEÑOR: Escucha nuestra oración, la de tus católicos “aperturistas y modernistas", los únicos católicos sinceros, los que han existido en todos los siglos —aunque dormidos— empeñados en la purificación de tu Iglesia, cargada con tantos lastres inútiles, mientras nosotros, ento­namos desde ahora el “mea culpa” gratuito por sus manchas y pecados.

SEÑOR: Para que nuestro testimonio sea más tangible, permite Señor, que este ardiente himeneo entre tu Iglesia y el Mundo se vea coronado, ya sin hipocresía, con la supresión del celibato eclesiástico, que se legalice universalmente el divorcio, se canonice al onanismo y al homosexualismo, y que en las puertas de tus templos se regalen las píldoras anti-conceptivas. Esto será Señor, la puesta al día de tu inma­culada Esposa, en cálida amistad con el Comunismo y Capitalismo como mancebos aliados a tu gloria, en pacífica coexistencia con todas las confesiones y credos, suprimida toda exterioridad que separa, borrados los Santos y las beatitudes que molesten, y eliminados de su seno a todos los católicos negativos: los de la moral del “no” y los anatemas.

ENTONCES, SEÑOR: Será el Paraíso en la tierra; frenado y anu­lado para siempre el dogma cavernícola de la infalibilidad pontificia, tu Iglesia será pura, repura, ¡recontrapura! y habremos llegado así a la cosmovisión plena del Sr., al punto Omega, a la integración con la Divinidad, hasta desaparecer todos, en el Todo. AMEN

“Ibis ad Epístolam Alienam” (Septiembre de 1968. Tomado de Revista JAUJA N° 25-26-27, Marzo 1969 (pp.91-92)

Qué agregar, pues? Que Dios les otorgue conversión y a nosotros también, con fidelidad y perseverancia para librar el buen combate hasta la muerte.——————————————————————————————

Nos adherimos a la Súplica filial para que NO se confunda a los fieles elevando a los altares al obispo pro-marxista y montonero Angellelli -

Agradecemos su firma en el sitio Liga Católica y difunda.

==============================================

Infocatólica agradecerá vuestra generosa colaboración; le sugerimos cómo hacerlo.

21 comentarios

  
Ricardo de Argentina
Está claro que hay una jeraquía que va por libre y hace lo que se le da la gana, y presume de ello, a despecho de las normas de la Iglesia.

La primera conclusión que se me ocurre es que debe clausurarse de una buena vez la polémica acerca del CVII, por manifiestamente estéril. El problema de la Iglesia nada tiene que ver con el CVII, sino con un determinado grupo de jerarcas que se manejan a su aire con una impunidad total, ignorando no sólo al CVII al que cínicamente invocan, sino a cualquier norma canónica o litúrgica establecida.

La impresión que dan es la de una invasión de elefantes en un bazar, incapaces de respetar el orden y las normas de la Iglesia, a la que han accedido vaya uno a saber porqué y con qué intenciones.

La impunidad que ostentan demuestra que la Iglesia no tiene defensas contra esta manada, que se pasea a su gusto hollando los lugares, las cosas, las leyes y las costumbres santas.
La abominación de la desolación se ha instalado.
06/02/19 1:19 AM
  
Santiago Pizano
Los mismos a quienes les importa un comino la santa religión son siempre los primeros en acatar cualquier disparate salido de la boca de nuestros pastores. No viven según la fe y pretenden aleccionarnos. Eso es fariseísmo. Eso es hipocresía. Lo dije antes y lo repetiré. ¡Basta de carnaval! Un saludo para usted Virginia. Nos veremos, Dios mediante, en la calle militando debajo de la enseña de la Cruz.
06/02/19 1:40 AM
  
Fernando Martín López Avalos
Un profundísimo dolor traspasa mi alma. Mi corazón está a punto de estallar. ¿Qué queda de la fe católica? ¿Por qué la Desolación en tu Templo Santo? ¿Podré mantener la cordura en medio de esta vorágine de profanaciones y degradación? Clamo a mi Señor.
-----------------
V.G.: Claro que podrá, claro que podremos, Fernando. Con la gracia de Dios, que no está distraído, y si nos ha puesto en esta Hora es para dar testimonio de Su Nombre, para perseverar en la fe, y para edificar y sostener a nuestro prójimo. No nos está permitido el desaliento. Mire por amor de Dios, la Comunión de los Santos. No está solo.
06/02/19 2:13 AM
  
Fernando Martín López Avalos
Gracias por sus palabras. Lloro, lloro, lloro por los pastores de nuestra Iglesia. ¿Cuándo vendrás a salvarnos, Señor Nuestro?
06/02/19 3:55 AM
  
Don Minutella
Siempre hay que quedarse con lo bueno, lo bello, etc. Celebrar en medio de la naturaleza es rescatar el sentido escatologico de la salvacion que viene a toda la creacion, no solo al hombre, al fin del mundo todo sera transformado, todo recibira el cambio de un mundo nuevo.
Por otro lado la misa en un ambiento acogedor beneficia el recogimiento, y esto se ve en las fotos, en las personas concentradas, absortas en la contemplacion del misterio. Nada tiene que ver mezclar la ultima foto, fuera de contexto a propósito , una clara difamación.
La geometria circular de la pequeña asamblea favorece el sentido de unidad en una fe que esta en el centro de la celebración.
Como puntos flacos y quiza por un mal entendimiento de naturalidad dentro de lo sobrenatural o inculturacion... estaria el uso del mate. No cuesta nada llevar un caliz. Falta de una tabla o la misma valija para hacer de altar y, unos pantalones.
Pero lo demas es pura exageracion como hace siempre esta autora. Difamando a obispos, pastores , Papa, a quien se debe querer con sincero afecto.

-----------------------------
V.G.: Soy una exagerada, claro...como lo son también los documentos citados.
-"Sentido de unidad en una fe que está en el centro de la celebración", pero que por cierto, no es la fe católica.

"las personas concentradas, absortas en la contemplacion del misterio..." Creo que el único misterio que pueden haber contemplado es el número de talle de las prendas íntimas de los presentes, carebntes del sentido del pudor más elemental.

-"Una tabla o la misma valija para hacer de altar"; ¿sabe ud. lo que es el altar??

-"Nada tiene que ver mezclar la ultima foto, fuera de contexto" ???? A ver: el contesxto es la playa, el mismo "escenario circular". Explíquenos por favor el "sentido pastoral" de la escena de un obispo con unas feligresas en paños menores. ¿Admiración de la anatomía femenina o exposición pedagógica de la tentación?...Después no hay cómo sorprenderse de que Monseñor termine como su predecesor Bargalló, en escenas inadmisibles con una "amiga de la infancia".
Si ud. defiende esto, una de dos: o se le ha secado la conciencia con tanto sol, o es un sinvergüenza como todos ellos.
06/02/19 4:58 AM
  
JacinTonio (laico, desde Madrid)
"La iglesia está “des – discernida”, ¿Quién la discernirá?, el discernidor que la discerniere, buen discernidor será"
Pero ahora en serio: “De modo que quien coma del pan y beba del cáliz del Señor indignamente, es reo del Cuerpo y la Sangre del Señor. […] porque quien come y bebe SIN DISCERNIR el Cuerpo come y bebe su condenación.” (I Corintios, 11, 27-29)
Y también: “Si uno tiene hambre (del sustento del cuerpo) que coma en casa, a fin de que no os reunáis para condena” (I Corintios, 11, 34), advertencia que sirve, creo yo, no sólo para referirnos a los alimentos terrenales, sino para los descansos terrenales en la playa. Cristo no es sólo Sacerdote, Víctima y Altar, también es Templo. Cada cosa en su lugar y siguiendo los ritos, las formas y las maneras de una Liturgia digna, a cargo de sacerdotes dignos, y participaciones dignas de los “fieles” (¿los mal llamados “laicos”? CONTRA LAICIDAD, FIDELIDAD. Laicismo o laicidad, da igual. Nunca ha sido ni será “la hora de los laicos: es una trampa. Siempre es la hora de los fieles. Hay muchas expresiones y palabras adoptadas, que confunden a la Iglesia)

Creo que muchos asistentes a misa mejor harían en asistir sólo de “oyentes”, porque también dice el Señor por boca de San Pablo: “Por ello hay entre vosotros muchos enfermos y no pocos han muerto” (I Corintios, 11, 30) ¿Se refería a la salud del cuerpo o a la del alma? Creo que a la del cuerpo, pero es indicativo de la esterilidad de esas comuniones, que, por eso mismo, se hacen profanas y sin sentido.
Discernamos, pues.
Jesús Eucaristía no es una cosa, ni una aspirina, ni una golosina que apetece, (un "chuche", como decimos en España) Se trata nada menos que del Hijo de Dios, la Segunda de la Santísima Trinidad, ¿Nos vamos a atrever a banalizarlo como si fuera cualquier cosa?, ¿nos vamos a atrever a hacer profano lo que es Sagrado en sumo grado?

¡Que Dios nos ayude en nuestros discernimientos, para que nuestro proceder ilusorio no nos impida santificarnos! ¡Que Dios nos de su gracia para proceder con discernimiento y no comer y beber nuestra propia condenación! ¿No será esa falsa piedad de comulgar de cualquier manera una de las causas, no ya de enfermedades como dice San Pablo, sino de los mismos males que aquejan a la Iglesia?
06/02/19 10:12 AM
  
Luis Fernando
Don Minutella, la cosa es bien simple. Usted y nosotros profesamos una fe distinta, una religión distinta.
Eso es todo.
06/02/19 10:18 AM
  
millan
Gracias Virginia por su testimonio ante estos lobos y son muchos asi en nuestra pobre patria . Quizas sean lo merecido por la APOSTASIA de la mayor parte de los bautizados que lleva generaciones, Dios sabe, es necesario sean expuestos estos mercenarios que desttuyen todo lo SACRO y cierran la puerta de la Salvacion a millones de almas.
Que GRANDE fue Castellani, que vision profetica...
PAX
06/02/19 12:00 PM
  
Néstor
¡Pero yo no había leído nunca este texto de Castellani! ¡Qué cosa más grandiosa! ¡Hay que difundirlo!

Saludos cordiales.
06/02/19 2:12 PM
  
María Rosa
excelente post Virginia...
06/02/19 2:24 PM
  
Rubén (de Argentina)
Don Minutella:

Siempre hay que quedarse con lo bueno, lo bello, etc. Celebrar en medio de la naturaleza es rescatar el sentido escatologico de la salvacion que viene a toda la creacion, no solo al hombre, al fin del mundo todo sera transformado, todo recibira el cambio de un mundo nuevo. Por otro lado la misa en un ambiente acogedor beneficia el recogimiento, y esto se ve en las fotos, en las personas concentradas, absortas en la contemplacion del misterio. Nada tiene que ver mezclar la ultima foto, fuera de contexto a propósito , una clara difamación.
Seguro, que duda cabe. Una celebración de tales características lo primero que hace es transportarlo a uno al ambiente de la Última Cena. Y por supuesto que el ambiente acogedor beneficia el recogimiento. Bebiendo de esta "sabiduría" tuya me acabo de dar cuenta de cuan errados están los textos bíblicos que hacen mención a la penitencia en "cilicio y ceniza". Esa mortificación no favorece para nada el recogimiento y arrepentimiento. Que equivocado que estuvo David cuando ayunó, no se cambió de ropas y durmió sobre el suelo durante una semana después que fue reprendido por Natán. Es más, profundizando en tu juicio, creo que la Iglesia debería suprimir las leyes de ayuno y abstinencia, porque con ellas el recogimiento que se puede conseguir es mucho menor (casi nulo me atrevería a decir) comparado con el recogimiento que se obtiene desde condiciones de mayor comodidad para el cuerpo, que a la postre, es lo único que importa, el espíritu no aprovecha para nada. ¿O era al revés?

En la Última Cena el Señor nos dijo "Haced esto en conmemoración mía". Y estaba profundamente angustiado: "mi alma está muy triste hasta la muerte". Y para dejar más en claro aún su inconmensurable sacrificio, también nos dijo: y ¿qué diré: Padre, sálvame de esta hora? Si para esta hora he venido. Pero no solo Jesús estaba con una angustia mortal, también sus apóstoles: Mas porque os he dicho estas cosas, la tristeza ha llenado vuestro corazón. Minutella, qué lejos está Jesús de tu corazón. Vaya osadía la tuya la de pretender defender que una "Misa en la playa" puede rememorar, evocar y conmemorar el espíritu de la Última Cena, el sacrificio de Cristo y sus sentimientos y los de sus apóstoles. Que ciego que estás.

Y respecto de esta última afirmación tuya:
Pero lo demas es pura exageracion como hace siempre esta autora. Difamando a obispos, pastores, Papa, a quien se debe querer con sincero afecto.
¿Qué es querer con sincero afecto? ¿No marcarles sus apartamientos de la fe? ¿No hacerles ver sus persistencias en el error, en la herejía? ¿Misericordia sin arrepentimiento? ¿Eso es afecto, caridad? Lee entonces Apocalipsis 3,19.

Está cobrando cada vez más fuerza un dicho que se le atribuye al Opus Dei y que dice: "el que obedece nunca se equivoca. Y bajo este paraguas, muchos sacerdotes, que se dan cuenta de la situación a la que se encamina la Iglesia, ejerciendo una obediencia "ciega", callan cuando deberían hablar. El Señor fue muy claro: si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo. Ambos. El ciego que guía, y el que se deja guiar por el ciego. El que obedece "ciegamente" se equivoca. La única obediencia ciega que debemos los católicos es a Cristo y no a quienes diciendose de Cristo, no andan como el anduvo.
En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. Pero el que entra por la puerta, es el pastor de las ovejas. A éste le abre el portero, y las ovejas oyen su voz; llama a sus ovejas por nombre y las conduce afuera. Cuando saca todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque conocen su voz. Pero a un desconocido no seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.
06/02/19 3:33 PM
  
Wenceslao
¿Quién dijo que las fuerzas del infierno no prevalerecerán sobre la Iglesia?... Bueno creo que esto no pasa de una payasada, claro, una payasada sobre lo más grande y excelso de los católicos: la Eucaristía.
Clero abusador, un Papa peronista y de izquierda que defiende a un tirano como Maduro y no se conmueve por el sufrimiento de un pueblo aplastado, cardenales y obispos ////... ¡y ahora esto! Dios, seguro que en "esta" iglesia NO está.
--------------------------------------
V.G.: Lo de "las puertas del infierno no prevalecerán" (Mt.16,18) es de Su propio y Divino Fundador. Y efectivamente, así será. Pues abundar no es lo mismo que prevalecer.
Pero es preciso purificar la mirada y saber que la Iglesia no es sólo la que aparece ante el mundo como apóstata y hace ruido. "La Mujer huirá al desierto..."(Ap.12,6)
06/02/19 5:19 PM
  
Vladimir
Hay que censurar una y otra vez, todo lo que está mal; aunque se trate de repetir siempre lo mismo.
Esa es parte de la misión del AUTENTICO PROFETA.
06/02/19 11:02 PM
  
Antonio de la Torre del Fin del Mundo
////////
Muchas gracias por su consulta, Antonio. La tomé hace meses de una homilía, pero no la encuentro ahora, así que la he retirado.
07/02/19 1:42 PM
  
Rubén
Claro que es otra iglesia, siempre tuvo Cristo el primer lugar y en la iglesia progresista el hombre es el que tiene el primer lugar. Esto es la síntesis de la síntesis de esta situación actual. En que terminara?.
07/02/19 2:58 PM
  
Vladimir
A mí en lo personal, me siguen encantando las Misas, en los templos, llenos de retablos e imágenes por todos lados, con decoraciones en el cielo, las paredes y el piso, con vitrales de colores que dejan pasar la luz tamizadamente, dejando el recinto en una atmósfera de penumbra.
Es el ambiente ideal para encontrarse, "cara a cara", con el Señor.
Lamentablemente, cuesta muchísimo encontrarse un templo así.
La consigna de hoy en día es que hay que bajar los ojos del cielo y ocuparlos en mirar lo que tenemos ante las narices; con esto perdemos el sentido de la trascendencia y nos quedamos atrapados en nuestros estrechos límites sin poderle ofrecer a los demás, otra cosa que nuestra propia miseria y pobreza.
07/02/19 3:13 PM
  
DJ L
En España (Ex-paña o lo que queda de ella) se utiliza la expresión "hay moros en la costa" para advertir un peligro en alusión a la invasión del enemigo musulmán que ocupó estas tierras durante 800 años, a pesar de ser "tierra de maría".
Espero que la Iglesia no sea secuestrada 800 años pero el Enemigo ya ha desembarcado.
08/02/19 4:28 PM
  
Mariana
San Juan Pablo II celebró una misa a la intemperie. PERO OJO!!! REVESTIDO DIGNAMENTE...Y sus estudiantes estaban vestidos decorosamente. Y todos los utensilios sagrados para la Eucaristía eran totalmente los que bebían ser.
Si estos de la misa en la playa creen que sus pantalocitos y vestidos de baño son lo apropiado...que se presenten así a una reunión con el presidente de su país o a la oficina o a la boda del mejor amigo....a ver si los dejan entrar. Porque no nos engañemos tampoco pensando que los pones en el templo y se visten como corresponde...empezando por los sacerdotes mismos que a veces basta la estola para jurar que están revestidos. Y siguiendo por los feligreses...que creen que ir al templo en cualquier facha de verano es admisible...
08/02/19 4:30 PM
  
Juan Carlos
Pensemos pragmáticamente: si el Obispone pusiera los puntos sobre las íes, la prensa, estos fieles y este presbítero denunciarían una situación injusta. El Obispo quedaría como un antiguo y un fariseo y el resto de los dignatarios se amedrentarían por una correccion filial que ahuyentaría fieles. A nadie le gusta quedar mal y a la Iglesia no le gusta perder fieles.
Si bien el modernismo mete la cola, creo que no hay que subestimar la cobardía y falta de disciplina de parte de los dignatarios.

El resultado? Los fieles quedan confundidos sin notarlo.
Por suerte en nuestra diócesis (San Miguel) aquellos presbíteros más tradicionalistas son mejor considerados que los otros, aunque no falta alguno que otro con su cuota de vanidad, amigo de todos, el que mueve multitudes por su carisma.
Hay de todo, no hay disciplina y así andamos, con misas-show plenas de creatividad - la de referencia es, en mi opinión, la del Luna Park para niños.

Muy buen artículo recordándonos como debe ser la liturgia. Gracias.
10/02/19 3:56 AM
  
Marcos M
Ni hablar que esta "misa" es una profanación. Un acto que nos afecta a todos como miembros de un mismo cuerpo.
Pero citar la escritura - "si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo" - para suscitar rebeldía contra el Papa también es terrible. Así, rompiendo la unidad con la cabeza visible de la Iglesia católica, que Jesús mismo estableció, comienzan los cismas, siempre tan convencidos de ser dueños de la verdad. Así tantos hermanos en la Fe ya no pertenecen a la iglesia Católica, aún teniendo en su momento sus "razones". Por favor!


------------------------------------------
V.G.: Marcos, esa cita fue empleada por Rubén de modo general, sin mención explícita al Papa, y creo que no es en absoluto irreverente en su comentario, por lo que su corrección aquí no es pertinente.
Convengamos por otra parte, que quien rompe la unidad de la Iglesia es quien pretende edificar una nueva, pisoteando todo lo precedente en ella, y a veces hasta mutilando el propio Evangelio, y no quien denuncia a quien hace esto. Si no, entramos en el delirio del luterano Kasper, acusando a Müller de luterano; no se puede secundar ese cinismo y esquizofrenia, por favor.
11/02/19 3:07 PM
  
José
Buenas! La paz!
Es lamentable y doloroso leer tanto maltrato por la carne del hermano. Si algo le sobra a este artículo y a los numerosos comentarios es CARIDAD a imagen de Jesús.
Este artículo es una nueva expresión de lanzar la piedra para condenar.
Los que opinan desconocen la misión de los Pastores y seguramente se esconden detrás de una perfección formal de la religión y la liturgia.
Doy gracias a Dios por Pastores así. Rezo por ustedes. Lamentablemente con actitudes como estás, de cristicarnos y faltarnos a la Caridad, no somos creíbles y tampoco imagen de Jesús Eucaristía.
-----------------------------
V.G.: ¿Y el maltrato por la Carne de Nuestro Señor? Claro...total es puro símbolo, no?
09/04/19 4:34 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.