(10) La Santa Inquisición

Así la llamo yo, sí; sin comillas ni ironías, en conciencia, mirando las leyes liberales -con la libertad de ir todos cantando al infierno, acostumbrados a vivir en un buen simulacro del mismo-. Evoco, pues, a la Santa Inquisición, viendo las leyes humanistas de que gozamos, tan respetuosas de todo tipo de “género” humano, homínido, humanoide, homúnculo, homifémino, trans-humano, trashumante (ya que estamos…), y un largo etcétera- y por supuesto, democráticas numerolátricas y esquizofrénicas (¿suena bien el binomio, eh?).

Como bien señala la historiadora francesa Regine Pernóud, “..Se comprende que en muchos aspectos, la Inquisición fuera sobre todo la reacción de una sociedad que consideraba la defensa de la fe tan imporante como a nosotros nos parece la protección de la salud fisica” (Qué es la Edad Media, Ed. Magisterio Español, Madrid, 1979, p. 162).

Hoy, quien optara por permanecer al margen del sistema de “salud” (sic) en Estados Unidos, por ejemplo, sería sancionado con una multa. El culto al cuerpo va desde las modas para anoréxicas; el ocultamiento y asesinato de los enfermos con la eugenesia y eutanasia; el estiramiento de la cara de las “estrellas” hasta tironearles el dedo gordo del pie, y cuanta ridiculez se nos ocurra para lucir lo más “plásticamente” posible.

Por el contrario, la defensa de las almas hay que suplicarla a veces mediante “recolección de firmas” para presentar hasta al propio Obispo, porque es como si estuviésemos hablando de fantasmas, y el Número de las firmas hace visible lo que ya ni se recuerda que existe. En cuanto a Defensa de la Fe…gracias a Dios, aún hay algunos sacerdotes y obispos que se avienen a celebrar Misas en Desagravio, como el que se realizará este jueves en la parroquia porteña de San Ignacio, tras su reciente profanación.

En medio de este panorama, lo cierto es que tenemos pobres por todas partes en América, en África, en Asia…, pero lo que parece ya no haber, son “pobres almas”: almas hambrientas de verdad y justicia, almas en peligro, almas maltratadas.

¿Y cómo han “desaparecido” las almas? Las aplastó la Prepotencia (la llaman “Libertad”) de Opinión. Ella ostenta todos los derechos, absolutos e indeclinables. Excepto, claro, para las voces que osen oponerse a las mayorías, y si pretendieran sostener algo más cierto que la Opinión (por ejemplo el Dogma, la Fe, o algo semejante), serán convenientemente anatematizadas, y “pisoteados” sus altares -literalmente- o peor…

Prosigue Regine Pernóud:

Todos los castigos, todas las arbitrariedades, todas las hecatombes, parecen estar justificadas en nuestros días para castigar o prevenir desviaciones o errores respecto a la línea política adoptada por los poderes en ejercicio. Además, en muchos casos no basta con excomulgar o castigar a quien sucumbe a la herejía política; es preciso convencerle de su error, hacerle confesar mediante lavados de cerebro o internaciones interminables en cárceles y hospitales psiquiátricos que quebrantan en el hombre toda capacidad de resistencia interior”. (p.182)

Hablábamos hace unos días de la necesidad de andar en verdad –ya que eso es la verdadera humildad-, y de la atmósfera que ya hiede de tanta mentira impuesta como dogma, y que cierra la boca de todo el que ose contradecirlas.

En estos devaneos, me ha salido providencialmente al paso el querido amigo León Bloy -quien decía que “llegará el tiempo en que se echará de menos a Torquemada”-, con unos párrafos que no tienen desperdicio y comparto con los lectores (para que de paso, también se hagan amigos suyos, y sigan rezando por él, a quien espero ver junto a Chesterton, en los altares):

«Éste no ha cambiado. Es exactamente lo que era hace cien años. El auto de fe, el sanbenito, el borceguí, el potro, el cabrestante, la tenaza, el garrote, la sierra, la línea, el látigo, el clavo, la parrilla y el cric siguen existiendo. El instrumento de tortura es un artículo corriente y de primera necesidad. El alma del gasista y del laminador necesita ser persuadida de que la historia de la Iglesia es una larga fritada. El burgués, sea su oficio el que fuere, puede dudar de una adición, pero sabe que ha habido una o varias órdenes religiosas instituidas con el único fin de quemar a fuego lento o desollar de cabo a rabo a los pensadores.

¡Ah, cómo colmaron, abarrotaron, obstruyeron, saturaron, emborracharon mi infancia esos pensadores! Llegué a tal punto, que no podía imaginarme a un sacerdote sino entre llamas y patíbulos, rodeado de pensadores sacrificados. Y lo más atroz es que cuando más virtuosos y más pensadores eran, menos escapaban a esas fieras. ¡Cuántas lágrimas, cuántos gritos, cuántos aullidos de desesperación! Y de mi parte, ¡cuántos epifonemas juveniles, cuántas imprecaciones! Y como todo eso venía a mezclarse con los eufóricos relinchos de la pubertad, empecé a convertirme yo mismo en un pensador…

La decoración y la mise en scene de los suplicios tienen algo de encantador, hasta el punto de que hombres a quienes hubiera podido considerarse situados a cierta distancia de las trastiendas y que no estaban necesariamente secuestrados en una ignorancia inexpugnable, poetas como Víctor Hugo y Villiers de l’Isle Adam, por ejemplo, han navegado con felicidad en los viejos veleros de la Inquisición de España. Cada uno de ellos creó su Torquemada. Villiers, que se creía católico, descubrió un Pedro de Arbués, primer inquisidor de Aragón, asesinado por los judíos en 1485, al pie del altar, y canonizado por Pío IX. Este santo, y hasta mártir, es exhibido por el autor de las Historias Insólitas como un tozudo hipócrita que exhortaba al amor divino haciendo crujir los huesos…

¡Qué queréis! Después de esto, uno siente deseos de echarse a llorar en brazos de los burgueses y de los aspirantes a burgueses que pululan al pie de sus montañas y que se cretinizan, acaso inocentemente.» (Exégesis de lugares comunes, cap. 128. “La Inquisición”, Carlos Lohlé, Bs.As., 2001)

Así que por lo visto, también los franceses de buena voluntad pueden ir despegándose de las mentiras, por gracia de Dios e intercesión de Santa Juana de Arco. Si hiciéramos más caso de la gracia de Dios, tal vez no seríamos tan pusilánimes para decir que dos más dos es cuatro, aunque la Comunidad Científica Internacional saque un decreto en que diga que es igual a 25…

Aclaro que no es mi interés brindar aquí una profunda investigación histórica, sino “por lo menos”, “generar inquietudes”… Tratar de contribuir a que no se hable TAN livianamente de todo, especialmente si de ensuciar a la Iglesia se trata, porque esto no es gratis, ni para el des-graciado ni para la sociedad que pudre con su lengua.

Y el caso es que también un genuino interés por la verdad (que es gracia actual, al fin de cuentas, y que puede tocar a cualquiera, bautizado o no, porque siempre es Suya la iniciativa) se ha podido filtrar hasta la mismísima BBC de Londres.

Esta institución produjo un video que habíamos visto hace unos años, pero “misteriosamente” desapareció de todas partes, y hace unos pocos días lo he hallado nuevamente, por lo que aquí lo subo, para compartir en familia.

http://www.youtube.com/watch?v=5lgkltrqoTA

Una de las tentaciones del demonio es hacernos ver la virtud como un monte altísimo, incapaz de ser escalado, y así sucede con quienes creen que “no se puede contradecir” tal o cual sandez en boga: como si se tratase de subir un monte inalcanzable. Pero a esa tentación hay que decirle: ¡hombre, si somos águilas!; ¿no somos cristianos, acaso?. Nuestro lugar no está en el gallinero, sino en las cumbres. Por otro lado, es un lugar común oír que es preciso “desmontar los mitos impuestos por blablabla…”. Entonces, creo que en esto hay que seguir ese buen impulso, pero en aras de la verdad: a desmontar mitos, pues, y a desmitificar montes, por grandes que nos los muestre el mundo y el diablo, que las mentiras son humo, y la luz debe disiparlo. Si somos hijos de la luz, ahí está la tarea…

Y siempre es hermosa y apasionante la subida, aunque fatigue el ascenso.
Incorporo aquí la cita tan oportuna que nos recuerda un comentarista (a quien le agradecemos vivamente), del historiador agnóstico y ex masón Leo Moulin, a quien cita V.Messori:

«Haced caso a este viejo incrédulo que sabe lo que se dice: la obra maestra de la propaganda anticristiana es haber logrado crear en los cristianos, sobre todo en los católicos, una mala conciencia, infundiéndoles la inquietud, cuando no la vergüenza, por su propia historia. A fuerza de insistir, desde la Reforma hasta nuestros días, han conseguido convenceros de que sois los responsables de todos o casi todos los males del mundo. Os han paralizado en la autocrítica masoquista para neutralizar la crítica de lo que ha ocupado vuestro lugar

«Feministas, homosexuales, tercermundialistas y tercermundistas, pacifistas, representantes de todas las minorías, contestatarios y descontentos de cualquier ralea, científicos, humanistas, filósofos, ecologistas, defensores de los animales, moralistas laicos: Habéis permitido que todos os pasaran cuentas, a menudo falseadas, casi sin discutir. No ha habido problema, error o sufrimiento histórico que no se os haya imputado. Y vosotros, casi siempre ignorantes de vuestro pasado, habéis acabado por creerlo, hasta el punto de respaldarlos. En cambio, yo (agnóstico, pero también un historiador que trata de ser objetivo) os digo que debéis reaccionar en nombre de la verdad. De hecho, a menudo no es cierto. Pero si en algún caso lo es, también es cierto que, tras un balance de veinte siglos de cristianismo, las luces prevalecen ampliamente sobre las tinieblas. Luego, ¿por qué no pedís cuentas a quienes os las piden a vosotros? ¿Acaso han sido mejores los resultados de lo que ha venido después?…»

Si alguien quiere profundizar el tema, recomendamos sólo algunas “obritas” serias y amenas para seguir leyendo, pues “el que busca, encuentra”:

- Hello, Ernest: La verdad sobre la Inquisición, Ed. Iction.

- Walsh, Thomas: Personajes de la Inquisición. Espasa-Calpe, Madrid, 1948.

- Llorca, Bernardino: La Inquisición Española, Universidad de Comillas, 1953.

- Rodrigo Iturralde, Cristian: La Inquisición, un tribunal de Misericordia, Vórtice, 2011.

- Messori, V.: Leyendas negras de la Iglesia, Planeta.

PD: Aclaro, por si acaso, para que no me hagan decir lo que no digo: no estoy aquí realizando la apología de la tortura, ni del cepo, ni de la quema de brujas ni herejes (a quienes deseo de todo corazón su conversión para salvarse), sino mostrando algunas principales mentiras históricas que se han convertido en “dogmas incuestionables” para el pensamiento de nuestros contemporáneos. Sí creo, en cambio, que algunos libros sirven más para ayudar a encender un asadito que para estropearse la vista -y el alma- leyéndolos…Es un buen ejercicio de limpieza en nuestros hogares, pruébenlo, y el hollín se limpia más fácilmente que la infamia.

38 comentarios

  
Manuel
Hacía tiempo que no leía semejantes sandeces.
----------------

V.G.: Muchas gracias Manuel, aprecio su brillante comentario.
29/09/13 8:18 PM
  
Ricardo de Argentina
Excelente artículo, Virginia.
Luego acotaré otro comentario.
29/09/13 9:08 PM
  
Trentoalde
Con un par.
Gracias a Dios aún hay cooperadoras d la Verdad q suplen los complejos patrios.
Buscaré esas obras.
Et cognoscetis veritatem et veritas liberabit vos.
29/09/13 9:15 PM
  
Alejandro Galván
Excelente post.

Recomiendo añadir a la bibliografía el libro "Históricamente incorrect" de Jean Sevillia, que tiene un capítulo dedicado a la misma. El tenor del libro va en la línea del "Leyendas negras..." pero más sitemático y centrado en la parte historiográfica, pero se lee muy bien.
-------------------------------------

V.G.: Muchas gracias por el dato, Alejandro.
29/09/13 9:19 PM
  
doc fran
Palabras del historiador Léo Moulin (por cierto agnóstico):
"la obra maestra de la propaganda anticristiana es haber logrado crear en los cristianos, sobre todo en los católicos, una mala conciencia, infundiéndoles la inquietud, cuando no la vergüenza, por su propia historia. A fuerza de insistir, desde la Reforma hasta nuestros días, han conseguido convenceros de que sois los responsables de todos o casi todos los males del mundo. Os han paralizado en la autocrítica masoquista para neutralizar la crítica de lo que ha ocupado vuestro lugar...Luego ¿por qué no pedís cuentas a quienes os las piden a vosotros? ¿Acaso han sido mejores los resultados de los que han venido después?" .
----------------------------

V.G.: Agradezco mucho el recuerdo de esta cita, que creo que hay que seguir difundiendo, y la incorporo al artículo.
29/09/13 9:57 PM
  
guillermo
Cuando de lo que se trata es que , en la irresistible ascensión de nuestros niveles educativos , nuestros jó[email protected] puedan hacer la media entre su capacidad masturbatoria , previamente monitorizada , y sus conocimientos de Matemáticas ( ya saben , Euclides y demás fachas )hablar de verdad histórica del Santo Oficio son ganas de provocar a las gallináceas ¡ Con lo bien que nos va ¡ En cualquier conversación de nuestros ilustradetes siempre les queda : " Pero y la Inqusición ...y Lorca " Y quiere Vd, Dª Virginia ,destruir labor tan bien hecha , tan concienzuda .La de Cátedras que se han surtido en España - con perdón - con esas y alguna otra muletilla . ( Ni se le ocurra decir que España descubrió América , entonces la lía )
--------------------
V.G: Tenga un poco de paciencia, Guillermo, que en Octubre daremos un respingo a más de uno, si Dios quiere, jajaj!
29/09/13 10:17 PM
  
Roque
Enhorabuena por su artículo tan valiente y tan bien documentado. Saludos.
29/09/13 11:30 PM
  
Anónimo...
¿La Inquisición?...
¡Ni DIOS fue tan exigente con Adán y Eva!, Señora.
(fanáticos)
Y permítame que no siga leyendo. No me ha dejado usted en condiciones.
: )
------------------------------
V.G.: Estimado Anónimo: tenga cuidado, que me parece que ya se está contagiando de nuestra terrible intolerancia. Me parece que ud. debería ser más "abierto"...
30/09/13 1:19 AM
  
Ricardo de Argentina
Virginia, en artículos anteriores has mencionado al Reino de la Mentira y al Reino del Liberalismo, ambos muy relacionados entre sí y muy arraigados en los presupuestos culturales de la modernidad.
Ambos reinos son enemigos a muerte del Reinado Social de NSJC propuesto por la Iglesia. La incompatibilidad es tal que los infames "reinos" de marras jamás se hubiesen podido establecer si la Iglesia no hubiese sido vilipendiada, infamada y derrotada culturalmente.
Pues bien, el Mito de la Inquisición Española ha sido uno de los grandes arietes conque se ha infamado por partes iguales a España y a la Iglesia. No el único, pero sí uno de los que más ha calado en el imaginario popular y cultural.
La decadencia político-militar del Imperio Español y la pérdida de influencia de la Iglesia (¡quien las ha visto y quien las ve!) ha tendido la alfombra roja al Antorpocentrismo, que ahora campa a sus anchas.
--------------------------------
V.G.: Por supuesto, Ricardo; en este momento tenemos que convencer a más de un "teólogo" de que Cristo es Rey del Universo, y que por tanto, "algún" derecho debe tener...! Somos fanáticos sin cura si pretendemos que, encima, estos derechos sean reales y objetivos, independientemente de los "sentimientos" de las mayorías: el dios Subjetivismo ha reemplazado insensiblemente a Cristo Rey.
30/09/13 1:35 AM
  
J.
Hoy a la mañana comentaba con mis padres que ya nadie habla del Infierno, de las "últimas cuatro cosas", etc. y después en Misa el cura se mandó una homilía de advertencia como jamás escuché en mi vida, mientras mi madre me daba codazos.
Ahora este artículo...
Evidentemente Dios aprieta pero no ahorca, y nos sigue mandando católicos valientes.
Gracias!
30/09/13 2:49 AM
  
luis
El principio de la Inquisición es que no hay derecho a profesar y sobre todo hacer proseltismo del error, como no hay derecho a vender veneno.
30/09/13 3:28 AM
  
Javiergo
Excelente post, Virginia. Todos los ataques a la ponzoña satánica del liberalismo me parecen pocos. Por ello, te felicito y te doy mi más cordial enohorabuena por tu claridad con respecto a este tema que es esencial para comprender la oscuridad de este tiempo tenebroso y diabólico que padecemos bajo la tiranía de la Mentira Liberal.

Además de esto, es justo reconocer que, históricamente, el Santo Oficio es el nombre justo que le correspondía a las funciones que ejercía: el inquirir (de ahí Inquisición, sin comillas, como bien dices) la verdad del error, para combatir a las herejías, que tantas almas perdió y pierde aún en nuestros días.


30/09/13 9:33 AM
  
JuanM
Bueno, el video ya está bajado y a buen recaudo. He tratado de localizar el libro de don Rodrigo Iturralde pero no hay manera de encontrar un servidor que lo tenga. ¿Acaso está ya descatalogado? o, ¿algún "holandés" los ha comprado todos para evitar su difusión? (Por supuesto léase con sentido del humor esto último)


--------------------------------
V.G.: No, gracias a Dios, todavía estamos difundiéndolo y distribuyéndolo en las librerías católicas de Bs.As., agradecidos a su autor por la exhaustividad que despliega sobre el tema en sus más de 400 páginas. Si no lo consiguen en España, pueden solicitarlo por este medio y les responderé a su e-mail.
30/09/13 11:44 AM
  
Manu
Gracias por tener la valentía de defender a la Santa Iglesia de Dios desde la perspectiva de la salvación de las almas que es para la que Jesucristo la fundo.
La intención de la Iglesia esta muy por encima de los pecados de las acciones de los que la forman. Y solo cuando partamos al Padre y podamos entenderlo todo, sabremos desde el plano espiritual lo que la Inquisición hizo por la salvación de las almas y que el mundo cegado por alcanzar el favor de Satanás nunca podrá ver desde su naturaleza pecadora.
Bendiciones y animo le lloverán las criticas Dios le compensara.
30/09/13 3:51 PM
  
Antonio
"No puede haber ninguna justificación religiosa para la violencia, en cualquier modo se manifieste". Papa Francisco, hoy mismo.
Incluyo cómo violencia la quema de libros. Sinceramente, creo que hay que tener una fe muy inmadura e insegura para pretender la quema de libros en lugar de tener la capacidad crítica, desde la fortaleza y la serenidad de la fe, para poder leer y cribar intelectualmente lo que se lee. Y argumentar razonadamente contra las ideas contrarias a nuestra fe. Y saberlo exponer a los menos preparados.

------------------------------------------------
Virginia G.-: Antonio: que ud. incluya como violencia la quema de libros, corre por su cuenta, pues creo que es discutible. Más que sacar frases del Papa como si fuesen cartas de un mazo, prefiero remitirme al Catecismo (al que suele remitir también el Papa), que reconoce por ejemplo la guerra justa o la legítima defensa y la defensa de los inocentes como acción más que legítima, y en esta defensa puede venir aneja cierta violencia, ante la cual tenemos que dejar de escandalizarnos como si fuésemos de la secta “amish” o budistas. En otro artículo hemos hablado de la incompatibilidad del pacifismo con la noción de paz cristiana, que no tienen nada que ver.
Con respecto a los libros, le recuerdo en primer lugar, que éstos son objetos, no personas. Si una silla no sirve para sentarme, ¿para qué la guardaré?; ¿por qué dejar en pie un puente roto, que conduce a un abismo?. Ahora bien: la finalidad de los libros es transmitir ideas, y mi pregunta es: ¿toda idea debe ser transmitida inexorablemente?; ¿Ud. cree, sinceramente, que no hay palabras que deben callarse, precisamente por Caridad, por respeto al Bien Comun –natural y sobrenatural- y sobre todo si son calumnias o infamias? Contra ello, le recuerdo que la murmuración es pecado grave, que el Catecismo incluye en el 5to. Mandamiento. ¿Y a ud. le parece virtuoso dar vía libre a la murmuración y a la calumnia, si puede evitarlo, sólo porque vengan "encuadernadas"?
Pongamos otro caso de sentido común, y aquí le hablo como madre: si alguien que trabaja en su casa colocara veneno para ratas en la alacena, sin etiqueta, junto a los condimentos de comida, o de las golosinas de sus hijos, de modo que existiera la posibilidad de confundirlos, ¿le parecería admisible?...
Le recuerdo otro mandamiento -a ellos debemos remitirnos si de moral se trata, en primer término, y no a frases hechas- , y es el Primero. Hay UN solo Dios, y la idolatría es pecado contra El. ¿No advierte que el Iluminismo nos ha legado una tara idolátrica de los libros, como si se tratara de algo mágico, intocable, cuyo agravio merecería la conmoción de los cielos, o poco menos? . Contra esta idea, opongo el “tanto cuanto” de San Ignacio. Si algo no nos conduce al fin para el que hemos sido creados…
Y finalmente, un dato de mi “experiencia” de más de 20 años teniendo librería junto a mi esposo, de libros nuevos y usados: más de una vez, ha llegado a nuestras manos alguna biblioteca con material muy interesante de diversas materias, y entre éste, sin embargo, hubo también basura, literalmente hablando: obras de ocultismo, literatura semipornográfica, blasfema, ciencia perimida, etc. ¿Cree que debíamos poner eso a la venta, o guardarlo en nuestra biblioteca, para nuestra hija? Por el contrario, le aseguro que el papel para encender la chimenea, es necesario.

Desde la “inmadurez e inseguridad de mi fe”, yo le respondo entonces que hay que tener una ingenuidad o ignorancia muy grande sobre la realidad que nos rodea y sobre la naturaleza humana, como para sostener la “fortaleza, serenidad, y capacidad crítica para argumentar” en esta materia. Cuando un niño pasa por delante de una librería o kiosco de revistas, y con UNA sola imagen se le arrebata la inocencia, le recuerdo la muy poco diplomática advertencia de Ntro. Señor: “…más le valdría que le atasen una piedra de molino al cuello y lo arrojasen al mar" (Mc.9, 42). ¿No le parece un lenguaje poco "argumentativo"?

30/09/13 4:35 PM
  
perallis
Aun hoy en el blog Religion en libertad en el articulo ¿Reencarnación o salvación eterna?, un tal Enric en los comentarios dice ni mas ni menos que hubo un tiempo en que los emperadores romanos dirigian la Iglesia y que fue Justiniano quien declaro hereje a Orígnes y no el Papa Virgilio.Otra calumnia contra la Iglesia y de ayer mismo.
30/09/13 5:48 PM
  
Sergio
El problema con la inquisición no es solo los métodos que utilizó en el pasado, por cierto totalmente contrarios a la fe Cristiana, sino que fue instrumento para imponer la fe y eso no es evangelizar, nunca leí en la Biblia que Jesús anduviera dando de latigazos a la gente para que tuviera fe, como mucho a los mercaderes y quienes se aprovechan de la fe para su beneficio, siempre aposto a la palabra nunca a la coerción.-
A eso de ir quemando libros suele ser un mal consejo, nunca olvide aquella famosa frase, primero queman libros luego personas.-
Vivo en Uruguay, un país con Estado Laico desde hace cien años, acá nunca se quemaron iglesias ni se persiguió a nadie por su fe, todas las religiones son respetadas y conviven pacíficamente, por eso me parece que en estos temas es mejor el dialogo que la imposición.-
Sobre que la Iglesia Católica fuera culpable de muchos males en el pasado, es bueno la autocritica, no se olviden de las persecuciones a otra religiones, pero eso mismo va para los protestantes que no se quedan atrás en estos temas, y eso se da por la falta de tolerancia, si se respeta al prójimo se respeta a uno mismo y se honra a Nuestro Señor.
-------------------------------------------
Virginia G.: Estimado Sergio: Le ruego que si no lo ha hecho aún, repase el artículo, y me diga en dónde se habla de obligar a alguien a tener fe. En segundo lugar, le pido por favor vea el video, lea un poco más sobre el tema, y se pregunte cómo es posible que un libro aparecido recientemente, tras revisar toda la documnentación al respecto sobre el tema (que por cierto, es abundante y en su mayoría no se ha extraviado), lleve como subtítulo “Un tribunal de Misericordia”. Si para hablar de este tema partimos de fuentes falaces, debemos interrumpir el diálogo, y a ello apunta este artículo: no a justificar crímenes, sino precisamente a poner fundadamente, en tela de juicio, esos supuestos crímenes.
Sobre la autocrítica, me remito a la frase citada de Meulin, que he incorporado al artículo. Está muy bien pedir disculpas de los yerros, pero no de yerros que no existen, y la prontitud que algunos católicos suelen tener para abjurar de toda su historia, deberían tenerla para profundizarla un poco, si son tan honestos.
Finalmente ud. me pone de ejemplo su país, país hermano que respeto sinceramente especialmente por la historia que nos une y aún por familiares residentes allí, pero no podrá negarme que ese permisivismo y ambiente de “diálogo” es asimismo un muy buen caldo de cultivo para que la Masonería haya “prendido” como en ningún otro país del Río de la Plata, albergando a cuanto enemigo de la fe hubiera por nuestros pagos. Tal vez, si nunca se han quemado iglesias –lo que por supuesto celebro- habría que preguntarse si allí la Iglesia ha sido alguna vez considerada como “peligrosa” para ese clima, o en cambio fue siempre “inofensiva” por estar inficionada de los mismos principios relativistas que sustenta el mundo. Hay “diálogos y diálogos”, como quien dice, y el acostumbrar a que la verdad sea siempre colocada al mismo nivel que el error y la mentira, no puedo verlo como un adelanto, sino como una verdadera desgracia social, como lo es de hecho el liberalismo que lo alienta.
Más allá del respeto, yo le presento a la Caridad, por la que seremos juzgados en el último momento. Y la caridad exige a veces que yo socorra a un suicida también contra su propia voluntad, en vez de mirar “respetuosamente” cómo atenta contra su vida, aunque luego esto me cueste su amistad. El respeto suele también tener otro nombre: “respeto humano”, que hasta puede llegar a ser pecado grave de omisión.
Sobre la quema de libros, me remito a mi respuesta a Antonio, dos comentarios más arriba.
30/09/13 6:18 PM
  
Antonio
No recuerdo ningún artículo del Catecismo que justifique la quema de libros. Sí los que recuerdan la libertad de concuencia y expresión. Tampoco recuerdo ningún artículo del catecismo que justifique la tortura y la inquisición. Nada que ver con el derecho de legítima defensa y guerra justa. Hablo de la imposición violenta, sobre personas o cosas, de las ideas propias.
Su argumentación, modestamente, es absurda. Si yo quiero que mi hijo no lea un libro no lo compro y si llega a mi casa lo guardo o me lo llevo. Pero no lo quemo. No quiero educar a mis hijos quemando cosas. Para eso ya están los vándalos fanatizados y politizados por las calles.

Dígame usted en nombre de què extraña interpretación del cristianismo recomienda usted la quema de libros. Y en qué documento doctrinal se basa para justificarla.
--------------------------
V.G.: Antonio: para su insomnio, le dejo la siguiente cita: " Llegaron a enterarse de esto todos los habitantes de Éfeso, tanto judíos como griegos. El temor se apoderó de todos ellos y fue glorificado el nombre del Señor Jesús. Muchos de los que habían creído venían a confesar y declarar sus prácticas.
Bastantes de los que habían practicado la magia reunieron los libros y los quemaron delante de todos. Calcularon el precio de los libros y hallaron que subía a 50.000 monedas de plata. De esta forma la Palabra del Señor crecía y se robustecía poderosamente.
Después de estos sucesos, Pablo tomó la decisión de ir a Jerusalén pasando por Macedonia y Acaya...(Hechos de los Apóstoles, cap.19, 17-21). No creo que haga falta etar enmendando la plana a la Palabra de Dios, ni rasgarse las vestiduras por ello. Reitero mi condena de la idolatría, y el sencillo "tanto cuanto" ignaciano. Por otra parte,¿qué más da si algo se quema o se tira a la basura? Creo que hay que tener más temor de Dios que de una quema ocasional de cualquier basura que no sirva, sea ésta un libro o un adorno roto que perteneció a mi abuelita, por favor...
30/09/13 9:26 PM
  
guillermo
Hablar sin conocer , sin haberse informado y , lo que suele ir aparejado , sin intención alguna de hacerlo, como ocurre en el asunto que aquí se trata , tiene difícil justificación .Y el diálogo suele acabar en juicio sumarísimo , escapatoria denotativa de pereza mental. Para ser ilustrado hay que compatibilizar , por ejemplo , la creencia a pies juntillas en la existencia del átomo - ¡ que ya es creer ¡ - con una actitud indagadora, inquiridora, en los demás asuntos . En cuanto a los libros , puedo decir que se me tiene por uno de los más señeros sobacos ilustrados del lugar pero que no he tenido inconveniente en festejar con algún amigo una tirada de libros a la basura sin el menor remordimiento .¿ Defiendo por ello una actitud "inquisitorial", con comillas ?
30/09/13 10:22 PM
  
Sergio
Estimada, ante que nada no se enoje, la historia siempre tendrá muchos interpretes, y depende de que lado se este se verá, pero no se requiere ir a la literatura protestante o masonica o de los "enemigos" de la Iglesia para saber lo que hizo lo inquisición, sino simplemente ver los mismos documentos que elaboró la Iglesia, y en ello se describen los métodos utilizados, de los que incluso se vanagloriaban, pues esto, según los inquisidores, era para salvar almas, aunque en el proceso quemaban cuerpos, sino vea por ejemplo los edictos y bulas dados por diferentes Papas Papa contra los Albingenses y contra los Valdenses, o lo que sucedió la noche de San Bartolomé.-
Sino que temor tendría por ejemplo Galileo Galilei de mantener su teoría del Heliocentrismo?, que lo movió a renegar de sus evidencias?, o a santo de que se expulso a los Judios y Musulmanes de España cuando se había firmado un pacto para respetar estas religiones?, y la respuesta es simple, el querer imponer a sangre y fuego la fe, y los metodos eran los de la época, el suplicio, o la amenaza de este.-
Otras religiones se quisieron imponer por métodos similares, protestantes incluidos, que no se quedaban en saga y eran hasta más irracionalmente que la inquisición, la caza de brujas era mas de protestantes que de la Inquisición Católica, pues con buen sentido teológico, la Iglesia Católica no creía en la Brujería y si se castigaba a alguien por esto era por idolatría o culto satánico.-
Pero en ambos casos era querer imponer una fe, ahora mismo lo vemos con los musulmanes.-
En lo que refiere a mi pequeño pais, la Iglesia Catolica es tan respetada como cualquier otra Iglesia, todas son tratadas con igualdad y le sugiero que vea nuestra Historia y verá que nunca existieron conflictos armados por razones de fe, si mucho discurso de un lado y del otro, pero todo retorica.-
Sobre el libertinaje, bueno, ese es el tema de vivir en Democracia, cada uno es libre con su conciencia y esta lo guía, algunos tenemos nuestra fe como guía de nuestra conciencia, otros tendrán otra fe, otros tanto no tendrán ninguna.-
Le cuento, pues no quiero ocultar porque digo lo que digo, en mi caso soy Metodista, pero felizmente casado con una Católica, con hijo que espero tome el camino de fe que crea mejor, obviamente deseo que sea Cristiano y cumpla el sagrado mandamiento que nos dio nuestro Señor Jusucristo de amar con toda su alma y espíritu a nuestro Señor y que ame a su prójimo, si es Católico bien y si es Metodista también,
Hablando de quemar iglesias, acaso no se entero que en estos días quemaron una Iglesia Metodista en Rosario?, es mas lo curioso es como lo hicieron, pues tomaron todos los libros de la biblioteca, los juntaron en el altar y ahí comenzaron el incendio, no se si las razones fueron religiosas o de otra índole, pero eso acá no pasa.-
La salvación, bueno no es el ámbito para discutir que es lo que salva, pero le digo, que para un Metodista, la Iglesia Católica enseña lo necesario para la salvación, juicio que no se si Ud. tenga de nosotros, pero tenga por cierto que la considero mi hermana en la fe en Cristo.-
Bendiciones
-------------------------------------------
V.G.: Estimado Sergio: no me enojo, no se preocupe. El relativismo que ud. sostiene, es un círculo cuadrado, y termina en el absurdo. Me alegra que compartamos la fe en Ntro. Señor, y le deseo de corazón que algún día llegue a la plenitud de la fe, gozando también de su presencia eficaz en la Eucaristía y a través de todos los sacramentos, en la Iglesia fundada por El. En cuanto al tema que nos ocupa, ud. sigue sosteniendo los graves errores que precisamente, son caballo de batalla contra la Iglesia, y que motivaron este artículo. Le ruego que se fundamente, que revise algo más de bibliografía seria, y no renuncie a la Verdad, que es UNA, no múltiple ni acomodaticia. Es resplandeciente y enamora, vale la pena dejar todo por Ella, y si ud. tiene buena fe, la encontrará. Que María Reina y Madre de la Iglesia lo colme de bendiciones.
30/09/13 10:51 PM
  
Antonio
O sea, que para usted es lo mismo que unos arrepentidos brujos y exorcistas de magia negra que entregan los libros instrumentos de sus conjuros y pecados para su quema como prueba de su conversión, es lo mismo que quemar libros cuyas ideas a usted no le gustan, o interpreta usted que no son buenas para la fe o su visión de la misma.

No lo interpreta así la Iglesia Católica hoy. Sigo sin encontrar documentos de la Iglesia en ese sentido.
-----------------------
V.G.: Antonio: parece que aquí el que no interpreta lo que lee, es ud. "quemar libros cuyas ideas a ud. no le gustan, blabla...". Yo le aseguro que no inspiré la película Farenheit 451; valoro y aprecio profundamente los libros en tanto y cuanto sean vehículos directos o indirectos para el bien, la verdad o la belleza.
Lea el Catecismo, que desde los primeros números nos dice que somos co-responsables de la fe de nuestro prójimo. Antonio, ponga buena voluntad, ¿sí? Tampoco encontrará documentos de la Iglesia que sostengan que hay que mirar el semáforo para cruzar la calle, pero se supone que hay deducciones de sentido común. ¿Recuerda el mandamiento "No mentir"? Busque y deduzca, que vale la pena.
Y que Dios lo ilumine abundantemente, en el bendito Mes de las Misiones, como lo llamamos los católicos.
30/09/13 11:09 PM
  
luis
La Inquisición no juzgaba el fuero interno, ni imponía a nadie la fe católica. Sólo reprimia la manifestación pública de la herejia. Ni siquiera tenia jurisdicción sobre judíos o musulmanes, a menos que se bautizasen.
30/09/13 11:22 PM
  
Jose Ignacio de España
Completamente de acuerdo . Un saludo muy fuerte
01/10/13 1:34 AM
  
Ricardo de Argentina
A ver, según bien dice luis:
La Inquisición ...sólo reprimia la manifestación pública de la herejia.
---

Hoy en cambio vemos a multitud de herejes -muchos de ellos consagrados- esparcir sus herejías a vista y paciencia de "Doctrina de la Fe", el nuevo nombre de la Santa Inquisición.
Y ello a pesar de que al no contarse ya con el "brazo secular", las condenas no pasarían de ser morales e institucionales.
¡Pero ni siquiera!
01/10/13 3:34 AM
  
Lupe
Si según usted la " Santa Inquisición " no hizo nada de lo que se dice, porque les prohibieron a judíos, musulmanes y demás gentes de otra religión viajar a los países de Iberoamerica durante la época de la Colonia ? y no lo invente, aquí en México es conocido el caso de una familia de apellido Carvajal, que fueron quemados vivos por ser judaizantes y no es invento de masones liberales de izquierda que odian a los católicos, otra cosa, si estoy en un error, díganmelo y no me insulten los ultracatolicos, porque todo lo que dije lo dije con respeto.
--------------------------------
V.G.: Nadie la insultará, Lupe, ni quemaremos a nadie, se lo aseguro. Puede empezar por la obra de Messori, que está disponible en internet. Mire el video, lea, no se conforme. La Historia de la Iglesia es SU historia, intérnese en el "libro de familia", y no deje que se la cuenten los vecinos.
01/10/13 4:32 AM
  
doc fran
el mismo Cristo en el Nuevo Testamento nos dice que en su venida el usara la violencia contra los que estan arruinando a la tierra, acordemonos el pasaje donde Cristo echo a los mercaderes del templo, segun los canones modernistas, buenistas y relativistas eso podria caber en un "acto de intolerancia" por parte de Cristo, o cuando El dice en en evangelio de San Mateo que separara a las ovejas de las cabras para simbolizar a los malos de los buenos no seria un acto de "discriminacion"?? . asi que mejor no piensen que todo en el cristianismo deberia de ser amor y paz como si fueramos comuna hippie
01/10/13 5:12 AM
  
Antonio
XXXXXXXXXXXXXX
----------
V.G: Es evidente que ud. no tiene interés en comentar este artículo, sino en seguir provocando, sin comprender lo que lee, para distraer la atención. Ya le he respondido en forma privada, y no lo haré más si no cambia su actitud. Tiene ud. un extraño modo de llamar al diálogo...
01/10/13 8:11 AM
  
Antonio
El Consejo Pontificio para el Diálogo Inter-Religioso aseguró en un comunicado que "ha escuchado con viva preocupación la noticia de la propuesta de 'Día de la Quema del Corán' para el 11 de septiembre, aniversario de los trágicos ataques terroristas que en 2011 causaron numerosos víctimas inocentes e ingentes daños materiales".

"A aquel despreciable acto de violencia, no se puede poner remedio contraponiendo un gesto de grave ultraje al libro considerado sagrado por una comunidad religiosa", incide.
Para el Consejo Pontificio, "cada religión, con sus respectivos libros sagrados, lugares de culto y símbolos, tienen derecho al respeto y a la protección: se trata del respeto debido a la dignidad de las personas y a su libertad de elección en materia religiosa".
Todos los responsable religiosos y todos los creyentes "están llamados a renovar la firme condena de cada forma de violencia, en particular aquella llevada a cabo en nombre de la religión", agrega.
Y cita al papa Juan Pablo II en un discurso en 1999 en Pakistán: "El recurso a la violencia en nombre de una creencia religiosa es una perversión de las enseñanzas mismas de las mayores religiones".

Me gustarìa que me indicara, en público o en privado, el motivo para no publicar este comentario.
El diálogo no está reñido con el combate dialéctico. Y usted es una gran defensora de la virilidad y el combate, me entenderá perfectamente. No creo que prefiera la pusilanimidad en la defensa de los valores cristianos.
-------------------------------
V.G.: Antonio: con sincero respeto, le pido que trate de pedir alguna ayuda para interpretar textos. Si ud. L E E el artículo (los comentarios son éstos, imagino que ud. me pregunta el por qué publicar este artículo o "post"), verá que allí se habla del respeto por la VERDAD, y a lo que se dirige no es a promover una cruzada incendiaria, sino a revalorizar el cuidado de las almas, lisa y llanamente. La censura de los libros, películas o lo que fuera de quienes están bajo nuestro cuidado (hijos,por ej.) me parece que es de sobradísimo sentido común, y casi es un añadido "al paso", por lo cual sólo se menciona en una post-data. Pero ud. ha hecho de eso el tema principal del artículo, desviando la atención de lo central, que es el respeto por la Verdad Histórica. ¿Comprende la cita de León Bloy? La Historia de la Iglesia NO ES una "larga fritada", y es hora de que los católicos lo vayamos teniendo claro, rebatiendo las infamias que propaga el enemigo. Que por algo es enemigo, pero lo vergonzoso es que los mismos hijos de la Iglesia las propaguen calurosamente. Simple examen de conciencia del mandamiento "NO MENTIRÁS". ¿Entiende?.
La verdad no es un río turbio que arrastra cuanta porquería encuentra a su paso, sino un Océano inmenso y puro, vivo, pero cristalino. Déjese salpicar sin miedo, que no muerde.
01/10/13 8:32 AM
  
Luis Fernando
Partiendo del hecho de que me parecen una salvajada algunos de los métodos usados por la Inquisición -no especialmente distintos de los usados para perseguir delitos no religiosos- durante una buena parte de su existencia, no está de más recordar que entre los pecados/delitos que San Pablo señala como objeto de la aplicación de la ley, figura el que cometen los que se oponen a la sana doctrina. Es decir, los herejes:

1ª Tim 1-8-11
Pues sabemos que la Ley es buena para quien use de ella convenientemente, teniendo en cuenta que la Ley no es para los justos, sino para los inicuos, para los rebeldes, para los impíos y pecadores, para los que carecen de religión y piedad, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios y sodomitas, ladrones de esclavos, embusteros, perjuros y si algún otro hay que se oponga a la sana doctrina, conforme al Evangelio glorioso del bienaventurado Dios, que me ha sido encomendado.


Si a eso se le une que el apóstol indica que el poder civil puede ser instrumento de Dios para castigo del que obra mal:

Rom 13,3-4
Porque los magistrados no son de temer para los que obran bien, sino para los que obran mal. ¿Quieres vivir sin temor a la autoridad? Haz el bien y tendrás su aprobación, porque es ministro de Dios para el bien. Pero si haces el mal, teme, que no en vano lleva la espada. Es ministro de Dios, vengador para castigo del que obra el mal.

Y si además el apóstol a los gentiles habla de la "obediencia a la fe... en todas las naciones"

Rom 1,5
... por el cual hemos recibido la gracia y el apostolado para promover la obediencia de la fe, para gloria de su nombre, en todas las naciones...


Pues ya tenemos las bases bíblicas de lo que era la Inquisición en lo que se conocía como Cristiandad. Era un tiempo en el que los delitos contra las almas se consideraban tan dañinos o más que el resto. Sinceramente creo que se deberían haber usado otras maneras a la hora de usar la "espada". El ejemplo de Cristo con la adúltera a la que se podía lapidar según la ley mosaica debió prevalecer. Ahora bien, una cosa es no quemar a los herejes y otra muy distinta dejar que hicieran proselitismo de su ponzoña en una sociedad confesionalmente cristiana. Sobre todo en casos en que dicha ponzoña amenazaba las mismas bases de dicha sociedad, como ocurría con los cátaros.


Por cierto, respecto a la quema de libros, tenemos un precioso ejemplo en el libro de Hechos:

Hechos 19,18
Muchos de los que habían creído, venían, confesaban y manifestaban sus prácticas supersticiosas; y bastantes de los que habían profesado las artes mágicas traían sus libros y los quemaban en público, llegando a calcularse el precio de los quemados en cincuenta mil monedas de plata


Se dirá que esa quema era voluntaria. Pero no tiene nada de particular que una nación católica destruyera libros que se consideraran un peligro para la sociedad como de hecho hoy no se permiten los libros que hacen apología del terrorismo o niegan el Holocausto. Es decir, si la libertad de expresión tiene límites en nuestras sociedades liberales, no hay por qué extrañarse de que ocurriera algo así en sociedades confesionalmente cristianas.
01/10/13 8:56 AM
  
Luis Fernando
Antonio, el respeto por los libros sagrados de otras religiones es algo loable. El problema es cuando esos libros sagrados se usan como excusa para llenar de mártires cristianos toda la tierra.

Es decir, a mí el Corán me puede parecer tan respetable como el Bhagavad guita o el libro de Mormón, pero no se conoce de mormones que vayan por ahí cargándose al que no piensa como ellos, mientras que todos los días tenemos noticias de musulmanes machacando cristianos usando el Corán y los hadits como legitimadores de sus actos.

Así que por mucho que un Papa santo diga, no sin razón, que "el recurso a la violencia en nombre de una creencia religiosa es una perversión de las enseñanzas mismas de las mayores religiones", resulta que hay religiones que enseñan que dicho uso de la violencia está plenamente legitimado como instrumento de su expansión. Eso no es discutible. Es un hecho histórico.
01/10/13 9:18 AM
  
Enrique G. B. A.
La Inquisición no perseguía a "todo" aquel que pensara distinto.
Se ejercía dentro de la cristiandad sobre los bautizados, en una época en que el estado ejercía su poder -con medios a veces hoy detestables- sobre lo que atentaba contra la salud de las almas, así como hoy se ejerce en variados paises contra lo que atenta contra la salud de los cuerpos, el medio ambiente, o instituciones de interés público.
El no bautizado, fuera ateo, agnóstico o de otra religión, quedaba fuera de la Inquisición católica.
La oposición Inquisición-Libre Pensamiento, es pues una falsedad histórica.
---------------------------------------------------
Es una actitud extrema la de hacer principio de no quemar "ningún" libro, pero para que sea perfecta, tampoco debería quemarse ningún diario o publicación escrita.
---------------------------------------------------
01/10/13 11:44 PM
  
Antonio
Creo que a estas alturas han quedado claras nuestras posturas, no hace falta insistir más.
Que en nombre del Islam se han cometido barbaridades es un hecho histórico. (Algunos dirán que no sólo en nombre del Islam). Pero eso no resta un ápice al valor de las palabras de nuestros papas en contra de la quema de libros sagrados.
Una cosa es que se retire una publicación por su contenido delictivo y otra muy distinta quemarla. La quema de libros es una forma de atentar contra la dignidad humana, contra el espíritu de quien escribe. Incluso si ese escritor dijera barbaridades, delitos en esos libros merecería el peso de la ley y el juicio divino, pero una quema atenta contra ese reducto de dignidad y en el fondo degrada a quien la realiza. Por eso los papas se han mostrado severos en esos casos en los que alguien ha pretendido, por ejemplo, quemar el Corán, condenándolo sin paliativos.
Me parece más idolátrica la quema de libros (de hecho es práctica habitual de regímenes idolátricos como el nazi o de las sectas satánicas) que el respeto por los mismos. Al quemarlos parece como sí se les atribuyera un maléfico poder sagrado que hace falta conjurar.
------------------------------
V.G.: Antonio: su argumentación, más que insistente, ya se ha tornado obsesiva. Olvide el Corán, y dígame cuál es la "dignidad" que quito al destruir (si la palabra "quema" ejerce sobre su mente algún tipo de efecto aterrador, cuando es lo que se hace ¡hasta con los cadáveres en el crematorio!)un libro de esoterismo, o semipornográfico, o blasfemo. ¿En qué parte de su casa, y con qué objeto lo "guardaría" por respeto a la "dignidad" o espíritu de sus autores?. Por favor no se desvíe de esta pregunta.
01/10/13 11:56 PM
  
Luis Fernando
Oiga, Antonio, ¿me puede usted decir qué se hace con los libros que se retiran del mercado por ser delictivos?
¿Se dejan guardados en una estantería o más bien se queman y/o se tiran a la basura?

¿Le parece idolátrico lo que cuenta el libro de Hechos sobre la quema de libros?

Más bien parece que se ha quedado sin argumentos.
02/10/13 8:06 AM
  
Antonio
En la basura.
No es lo mismo tirar lo que no sirve que quemarlo.
Usted mismo lo ha dicho respecto a los cadáveres. La cremación es un rito.
--------------------
V.G.: Disculpe, Antonio, pero sólo publico su comentario como expresión viva de necedad. Su insistencia provoca hilaridad.¿Cuando era chiquito, tuvo algún incidente con los fósforos?
02/10/13 11:51 AM
  
Luis Fernando
Yo es que me parto de risa.
02/10/13 7:23 PM
  
Antonio
Defender las quemas de libros y la inquisición, por la que ha pedido perdón Juan Pablo II, no es necedad. Según usted necedad es oponerse a ello, hasta el punto de resultar hilarante. Hilarante no sé, pero surrealista es el mero hecho de que se discuta de semejante cosa en la Iglesia del papa Francisco en pleno siglo XXI.
-----------------------------
V.G.: "Interpretación te textos", Antonio. Tal vez encuentre algún curso por internet. Uno empieza por ver el título, buscar el "tema"; descubrir el contexto, intención del autor, etc... Una pena que siendo alguien presuntamente alfabetizado, no comprenda lo que se le dice. Me recuerda al carro de supermercado que tiene una rueda torcida y se desvía permanentemente. Una conocida psicóloga siempre decía "las ideas fijas conducen a la locura"...una pena, porque parece bien intencionado.
03/10/13 4:10 AM
  
Luiscar
Buena oportunidad para haber replicado a la psicologa ; "Mi corazon no hace sino pedir a Dios que fije mi pensamiento en Cristo" ,en efecto,esa idea inamovible del nacido de nuevo,es locura para el mundo.
No se deben salvar almas en Nombre de Dios,matando cuerpos,es Dios,el que crucifica nuestro cuerpo de pecado,para salvar almas.
"Llegara el dia en que os mataran,creyendo que dan culto a Dios"
Un corazon incendiado con el fuego del infierno,es capaz de quemar hombres,en Nombre de Dios,pero los hombres que arden de Amor por Jesucristo,apagan todos los fuegos,en honor a la Verdad.
Porque Cristo;La Verdad,bajo del cielo a traer un Amor,que arde-ia por apagar el fuego de los hombres,que era-es falso,del infierno.
Cristo no vino a quemar a nadie,sino a incendiar nuestro corazon.Y aunque el pecado le es insoportable al Santo,lo soporta por Amor al pecador,al que ha venido a salvar su alma a toda costa y coste de Cruz.
"Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar?".
La Paz.
-------------------------------
V.G.: Luiscar: si desea opinar, por lo menos lea el artículo antes, o siquiera la P.D. Aquí nadie ha hecho apología de quemar a nadie, hombre. Está tirando el café fuera de la taza...
03/10/13 8:14 PM
  
Luiscar
No doy para mas,mas de lo que me quiera dar Dios.
Es una reflexion que ha puesto en mi corazon.
El articulo le he leido y obviamente,nada mas lejos de mi intencion,acusarla de nada.
03/10/13 9:37 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.