Un obispo italiano exige a sus sacerdotes obediencia a Summorum Pontificum

Presentamos nuestra traducción de una Carta que Mons. Oliveri, obispo de Albenga-Imperia, ha escrito a sus sacerdotes, en la cual, incluso con palabras severas, corrige la actitud de algunos hacia el Motu Proprio Summorum Pontificum del Papa Benedicto XVI y a disposiciones litúrgicas del propio obispo.

***

Queridos sacerdotes y diáconos,


Es con mucha amargura de ánimo que he debido constatar que no pocos de vosotros habéis asumido y expresado una incorrecta actitud de mente y de corazón frente a la posibilidad, dada a los fieles por el Motu Proprio Summorum Pontificum del Papa Benedicto XVI, de tener la celebración de la Santa Misa “en la forma extraordinaria”, según el Misal del beato Juan XXIII, promulgado en 1962.


En la Tre Giorni del Clero de septiembre de 2007, indiqué con fuerza y claridad cuál es el valor y el sentido del Motu Proprio, cómo se debe interpretar y cómo se debe acoger, con la mente abierta al contenido magisterial del Documento y con la voluntad pronta a una convencida obediencia. La toma de posición del Obispo no faltaba a su sosegada autoridad, convalidada por su plena concordancia con un acto solemne del Sumo Pontífice. La toma de posición del Obispo estaba fundada en la racionalidad de su argumentar teológico sobre la naturaleza de la Divina Liturgia, de su inmutabilidad de la sustancia en sus contenidos sobrenaturales, y estaba además fundada en cuestiones de orden práctico, concreto, de sentido común eclesial.


Las reacciones negativas al Motu Proprio y a las indicaciones teológicas y prácticas del Obispo son casi siempre de carácter emotivo y dictadas por un razonamiento teológico superficial, es decir, por una visión “teológica” más bien pobre y miope, que no parte y que no alcanza la verdadera naturaleza de las cosas que conciernen a la fe y al obrar sacramental de la Iglesia, que no se nutre de la perenne Tradición de la Iglesia, que se fija en cambio en aspectos marginales o, por lo menos, incompletos de las cuestiones. No sin razón, en la citada Tre giorni, había hecho preceder a las indicaciones operativas y a las líneas de acción una exposición doctrinal sobre la “inmutable naturaleza de la Liturgia”.


He sabido que en algunas zonas, por parte de diversos sacerdotes y párrocos, ha existido la manifestación casi de burla hacia fieles que han pedido valerse de la facultad, más aún del derecho, de tener la celebración de la Santa Misa en la forma extraordinaria; y también la expresión de desprecio y casi de hostilidad frente a los hermanos sacerdotes bien dispuestos a comprender y secundar los pedidos de los fieles. También se ha opuesto una prohibición, no muy serena, sosegada y razonada (pero bien razonada no podía ser) de publicar avisos de la celebración de la Santa Misa en la “forma extraordinaria” en determinada iglesia, a determinado horario.


Pido que se deponga toda actitud no conforme a la comunión eclesial, a la disciplina de la Iglesia y a la obediencia convencida que se debe a actos importantes de magisterio o de gobierno.


Estoy convencido de que este pedido mío será acogido en espíritu de filial respeto y obediencia.


Siempre con referencia a la intervención del Obispo en aquella Tre Giorni del Clero del 2007, debo todavía volver sobre la debida aplicación de las indicaciones dadas por el Obispo sobre la buena disposición que debe tener todo lo que concierne al espacio de la iglesia que es justamente llamado “presbiterio”. Las indicaciones “Acerca del reordenamiento de los presbíteros y la posición del altar” han sido luego retomadas en el opúsculo “La Divina Liturgia”, en las páginas 23-26.


Aquellas indicaciones, a más de cuatro años de distancia, no han sido aplicadas en todos lados y por todos. Eran y son indicaciones razonables, fundadas sobre buenos principios y criterios de orden general, litúrgico y eclesial. He dado tiempo para que sobre ellas los sacerdotes, y sobre todo los párrocos, razonasen con los Consejos parroquiales Pastorales y Económicos, y se realizase también una oportuna catequesis litúrgica a los fieles. Quien hubiese considerado las indicaciones no oportunas o de difícil aplicación, habría podido fácilmente hablar con el Obispo, con ánimo abierto, para una mejor comprensión de las razones que han impulsado al Obispo a darlas, para que fuesen puestas en práctica de la manera más homogénea posible en todas las iglesia de la diócesis. Estas indicaciones no son ciertamente contrarias a las normas e incluso al “espíritu” de la reforma litúrgica que se llevado a cabo en el post-Concilio y partiendo del Concilio Vaticano II. Si alguno hubiese tenido dudas fundadas, habría podido expresarlas con sinceridad y con apertura al razonamiento sereno, y con la voluntad dirigida a la obediencia, después que la mente hubiese tenido mayor iluminación.


Estimo que ahora ya ha transcurrido un amplio tiempo de espera y de tolerancia, y por lo tanto ha llegado el momento de la ejecución de aquellas indicaciones por parte de todos, de modo que se llegue a la próxima Pascua con todos los presbiterios reordenados, o al menos con el estudio del reordenamiento decididamente puesto en marcha, allí donde éste requiera algunas dificultades de aplicación.


Debe ser dicho que la no aplicación de las indicaciones, en el tiempo que he mencionado, no podría ser considerada sino como una desobediencia explícita. Pero tengo confianza y esperanza en que esto no ocurra.


Me aflige no poco el haber debido escribir esta Carta, asegurándoos que la consideraré como no escrita si tiene una buena acogida y un efecto positivo.


Lo escrito lleva consigo todo mi deseo de que sirva para reavivar y reforzar nuestra comunión eclesial y nuestra común voluntad de cumplir nuestro ministerio con renovada fidelidad a Cristo y a su Iglesia.


Os pido finalmente mucha oración por mí y por mi ministerio apostólico, y de corazón os bendigo.


Albenga, 1° de enero de 2012, Solemnidad de la Madre de Dios.


Monseñor Mario Oliveri, obispo.


***

Fuente: Diócesis de Albenga-Imperia


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

10 comentarios

  
Antonio Sebastian
¡¡Qué bueno!!, para eso están, estoy un poco hastiado de pastores calzonazos. FIRMEZA y CARIDAD en el pastor, HUMILDAD y OBEDIENCIA en el sacerdote. Cada uno ha de hacer su trabajo y cumplir con su misión. ALABADO sea DIOS
30/01/12 6:20 PM
  
Observador
En España, a quienes habría que pedir obediencia es a muchos obispos.
30/01/12 6:34 PM
  
Miki V.
... Y a tantos fieles que enmiendan la plana hasta al mismísimo Papa, Observador.
30/01/12 8:10 PM
  
Miguel
A ver si lo entiendo bien ¿este sr. Obispo quiere obligar a los fieles a celebrar de una forma a la cual NO obliga el Summorum Pontificum?

Por favor, que nadie vea nada raro en mi pregunta, solo estoy diciendo que no entiendo al sr. Obispo este y no me queda claro si es que quiere obligar a que haya misas tridentinas en todas las iglesias, o que TODOS los presbíteros por obligación tienen que darlas.

Es que no me ha quedado nada claro.

Evidentemente si este obispo pretendiera tal cosa yo presentaría una queja contra el ante la Santa Sede si fuera necesario, ya que Summorum Pontificum no me obliga a celebrar en el usus antiquor.

Bendito sea Dios y su maravilloso Concilio Vaticano II que trajo la primavera a la Iglesia, y donde mejor se mostró fue en el Novus Ordo Misae.
30/01/12 9:55 PM
Evidentemente usted entendió muy mal. Porque como se puede entender por una rápida lectura a la carta del Obispo Oliveri, no quiere obligar a los fieles a nada. Sólo quiere que los sacerdotes sean obedientes al Santo Padre y no nieguen a los fieles que lo soliciten un derecho legítimo. La carta de queja debería ser, más bien, para aquellos sacerdotes, para preguntarles por qué se oponen no sólo al Papa y a su Obispo sino tambien a los mismos fieles que tan sólo piden algo que, por derecho, tienen libertad de pedir.

Francesco
30/01/12 10:50 PM
  
Miguel
Ok, de acuerdo entonces. Es que ahora en muchos sitios con según qué noticias, parece como si el Papa o algunos obispos estuvieran pretendiendo quitar la maravilla que trajo consigo el CVII que fue la esplendida reforma litúrgica que acerca el misterio de Dios a todo fiel. Y también parece en según que sitios que los que defendemos el Novus Ordo Misae seamos poco menos que apestados herejes.

Gracias por su aclaración, hermano.
30/01/12 11:25 PM
  
Alberto Campos Tioli
A miguel
Estimado hermano en Cristo
Todos los que amamos el Santo Sacrificio de la Misa en su Forma Extraordinaria, también amamos la Asamblea Eucarística, Cena Pascual Fraterna o Eucaristía como los católicos le llamamos ahora A la Santa Misa
En el caso particular mío, que sufro toda vez que miro los constantes abusos litúrgicos durante La Santa Misa producto de la creatividad de los sacerdotes que no han entendido que la Sagrada Liturgia le pertenece a Cristo y no a ellos. Es entendible porque yo , a lo igual que muchos fieles católicos en el mundo queremos vivir la Catolicidad y a la Sacralidad de la Santa Misa que reclama, la Santísima Virgen María, la Sagrada Tradición y todos los Santos del Cielo. Sacralidad que se ha ido perdiendo a causa de los abusos litúrgicos que los algunos sacerdotes en todo el mundo cometen durante las celebraciones de la Misa Moderna.
Alberto

31/01/12 2:47 AM
  
maria-a
Comparto con Antonio Sebastían.

Bendiciones!!
31/01/12 4:01 AM
  
Fijo Ð Algo
En respuesta a defensores de la "maravilla que trajo consigo el CVII que fue la espléndida reforma litúrgica que acerca el misterio de Dios a todo fiel", o Novus Ordo, y también para los posibles tradicionalistas anti-CVII:

El nombre oficial del misal actual del Usus Antiquior del Rito Romano es el de "Misal del beato Juan XXIII", promulgado en 1962.

El beato Juan XXIII, es el mismo Papa que inició el Concilio Vaticano II, curiosamente en 1962. Parece que muchos aún no han caído de la burra...
31/01/12 9:10 AM
  
Teodosio
Una Misa, otra Misa... ¡el centro es siempre Cristo!
01/02/12 10:05 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.