Los Padres sinodales y sus propuestas al Papa (I)

Mañana, con la Santa Misa que el Papa presidirá en la Basílica de San Pedro, se concluirá la Asamblea especial para Oriente Medio del Sínodo de los Obispos. Hoy se ha realizado la última congregación general y, como en cada sínodo, se han aprobado y presentado al Sumo Pontífice algunas proposiciones. Hasta el año 2005 las proposiciones de los padres sinodales, utilizadas luego por el Papa para la elaboración de una Exhortación Apostólica, no se publicaban. Benedicto XVI, sin embargo, cambió esta costumbre autorizando la publicación de una versión provisoria, oficiosa y no oficial, de la lista de propuestas. Ofrecemos a continuación nuestro resumen de las primeras 29 propuestas que el Sínodo ha sometido al Santo Padre.  Esperamos presentar próximamente la síntesis de las 15 restantes.

***

Introducción


Proposición 1: Documentos que se presentan al Sumo Pontífice


Luego de hacer referencia a la documentación que se presenta a la consideración del Sumo Pontífice (y que incluye los Lineamenta, el Instrumentum Laboris, las Relaciones anterior y posterior a la discusión, las intervenciones pronunciadas y, finalmente, las propuestas concretas), “los Padres piden humildemente al Santo Padre que valore la oportunidad de ofrecer un documento sobre comunión y testimonio en la Iglesia en Oriente Medio”.


Proposición 2: La Palabra de Dios


Se recuerda la importancia de la Palabra de Dios en toda la acción pastoral de la Iglesia y se desea que toda familia tenga una Biblia. Los Padres, entre otras cosas, “animan la lectura y la meditación cotidiana de la Palabra de Dios”, “la creación de un sitio de internet bíblico”, “la preparación de un libreto de introducción a la Biblia con un método fácil de leer la Biblia”. Se hace hincapié en la promoción de encuentros bíblicos en parroquias y diócesis.


Proposición 3: Pastoral bíblica


Para poner la Sagrada Escritura en el centro de la vida cristiana, los Padres sinodales animan a anunciarla, leerla, meditarla, interpretarla de modo cristocéntrico y celebrarla en la liturgia. También “se propone proclamar, después de una preparación adecuada, un año bíblico”.



I. La presencia cristiana en Oriente Medio

Proposición 4: Identidad de las Iglesias católicas en Oriente


Los Padres recuerdan que “en un mundo marcado por divisiones y por posiciones extremas, nosotros estamos llamados a vivir como Iglesia de comunión, permaneciendo abiertos a todos, sin caer en el confesionalismo”. Para ser capaces de esto, se insiste en la necesidad de ser fieles al rico patrimonio histórico, litúrgico, patrístico y espiritual, como también a las enseñanzas del concilio Vaticano II y a las normas de los dos Códigos, latino y oriental.


Proposición 5: Compartir la cruz


“El cristiano recuerda que ser cristiano implica compartir la cruz de Cristo”, dicen los Padres sinodales recordando también la bienaventuranza de los perseguidos a causa de la justicia. Pero la persecución, continúan, debe llevar a comprometerse en reclamar y sostener el respeto de todas las personas y pueblos. “Será necesario atraer la atención del mundo entero sobre la situación dramática de ciertas comunidades cristianas en Oriente Medio, las cuales sufren todo tipo de dificultad, llegando a veces hasta el martirio”.



Proposición 6: La tierra


Se exhorta a los fieles de Oriente Medio a no ceder a la tentación de vender sus propiedades inmobiliarias, dado que “el apego a la tierra natal es un elemento esencial de la identidad de las personas y de los pueblos”. Se propone, para ayudar a estos cristianos a conservar sus tierras, crear proyectos que permitan a los propietarios permanecer dignamente en sus países. Esto debe ser acompañado por una reflexión sobre el sentido de la presencia cristiana en la región.


Proposición 7: Gestión de los bienes


Se propone buscar un sistema que permita asegurar la transparencia en los asuntos económicos eclesiales, distinguiendo con claridad lo que pertenece a la Iglesia y lo que es propiedad del personal eclesiástico.


Proposición 8: Animar la peregrinación


Luego de recordar que muy pronto la región de Oriente Medio se convirtió en meta de peregrinación tras las huellas de Abraham, de Jesús, de San Pablo y de las Iglesias de los Hechos de los Apóstoles y del Apocalipsis, se propone una catequesis sobre el tema que permita redescubrir la riqueza de las Iglesias de Oriente, así como encontrar y animar a las comunidades cristianas locales.


Proposición 9: Paz


Se pide que “nuestras Iglesias se comprometan a rezar y trabajar por la justicia y la paz en Oriente Medio y se dediquen a la purificación de la memoria y a la promoción del lenguaje de la paz y la esperanza”. Se apelará a las autoridades civiles para que apliquen las resoluciones de Naciones Unidas relativas a la religión, en particular al retorno de los refugiados, al estatuto de Jerusalén y a los santos lugares.


Proposición 10: Consolidar la presencia de los cristianos


Se propone crear una comisión que se ocupe de estudiar el fenómeno migratorio y sus motivaciones para encontrar los medios para contrastarlo. Se trata de hacer todo lo posible para consolidar la presencia de los cristianos en sus patrias.


Proposición 11: La pastoral de la emigración


Se señalan algunas propuesta concretas respecto a la pastoral de la emigración: los obispos visitarán los seminarios en Oriente Medio para presentar la situación y necesidades de sus eparquías; se formará a los seminaristas en un espíritu misionero, abierto a las diversas culturas; acompañamiento de los sacerdotes enviados en misión fuera del territorio patriarcal; promoción de una pastoral vocacional en las comunidades de fuera del territorio patriarcal; envío de sacerdotes y erección de eparquías propias allí donde lo requieran las necesidades pastorales.


Proposición 12: Emigración y solidaridad


Es necesario reforzar en los emigrantes el sentido de solidaridad con los países de origen, educarlos en la conservación de la fidelidad a la tradición de sus orígenes, y reforzar sus vínculos de comunión con la Iglesia de la que provienen.


Proposición 13: Emigración – formación


Los Padres piden que “las Iglesia de acogida, en sus normas y prácticas sacramentales y administrativas, conozcan y respeten la teología, las tradiciones y los patrimonios orientales”.


Proposición 14: Inmigración


Se menciona la situación de los trabajadores inmigrantes en Oriente Medio, cristianos y no cristianos, muchos de los cuales se encuentran en situación difíciles. Se pide a los sínodos patriarcales y a las conferencias episcopales, así como a las instituciones caritativas y a los jefes políticos, que hagan todo lo posible para que los derechos fundamentales de los inmigrantes sean respetados, prescindiendo de su nacionalidad y religión. “Nuestras Iglesias deben velar para asegurar su asistencia espiritual necesaria, como signo de hospitalidad cristiana y de comunión eclesial”.


Proposición 15: Iglesias de acogida


Las Iglesias de proveniencia, para un mejor acompañamiento de los inmigrantes, “son llamadas a establecer contactos regulares con las Iglesias de acogida, las cuales ayudarán a dotarse de las estructuras necesarias”.


II. La comunión eclesial


A. Comunión en el seno de la Iglesia Católica (ad intra)


Propuesta 16: Comunión en el seno de la Iglesia católica


Se cita el decreto Orientalium Ecclesiarum, del concilio Vaticano II, en el que se hace mención de la riqueza de los distintos ritos presentes en la Iglesia católica, entre los cuales “vige una admirable comunión, de tal modo que su variedad en la Iglesia no sólo no daña a su unidad, sino que más bien la explicita”. Para consolidar esta comunión se recomienda: crear una comisión de cooperación entre las jerarquías católicas de Oriente Medio para promover estrategias pastorales comunes y conocer recíprocamente las tradiciones; organizar encuentros regulares entre las jerarquías católicas de la región; practicar la solidaridad material entre las diócesis; crear para los sacerdotes una asociación sacerdotal Fidei Donum para favorecer la ayuda recíproca entre eparquías e Iglesias.


Propuesta 17: Nuevos movimientos eclesiales


“Muchos padres reconocen que los nuevos movimientos eclesiales de tradición occidental, cada vez más presentes en las Iglesias de Oriente Medio, son un don del Espíritu Santo a toda la Iglesia”. Para que sean recibidos como un carisma, se afirma la necesidad de que sus miembros vivan el carisma propio teniendo en cuenta la cultura, historia, liturgia y espiritualidad de la Iglesia local. Y se insiste en que trabajen en unión con el Obispo y según sus directivas pastorales. “Sería deseable que la jerarquía católica en cada país de Oriente Medio tenga una posición pastoral común respecto a los movimientos en cuestión”.


Propuesta 18: La jurisdicción de los Patriarcas


Para mantener la comunión de los Patriarcas con los fieles orientales de sus Iglesias patriarcales que se encuentran fuera del territorio patriarcal, se pide que “sea objeto de estudio, en vista de medidas apropiadas, la cuestión de la extensión de la jurisdicción de los Patriarcas orientales a las personas de sus Iglesias en toda parte del mundo”.


Propuesta 19: Situación de los fieles católicos en los países del Golfo


Se propone formar una comisión, integrada por representantes de los dicasterios competentes, vicarios apostólicos de la región y representantes de las Iglesias sui iuris interesadas, para estudiar la situación de los fieles católicos en los Países del Golfo, la jurisdicción eclesiástica, proponiendo a la Santa Sede soluciones útiles para la acción pastoral.


Propuesta 20: Pastoral de las vocaciones


Se proponen algunos medios útiles para la pastoral vocacional, entre los que se menciona: la oración en familia y en la parroquia; la creación de comisiones en cada diócesis que organicen reuniones para los jóvenes con el fin de exponer las diversas vocaciones en la Iglesia; la creación de un proyecto de formación espiritual profundizada para los jóvenes involucrados en movimientos eclesiales; la sensibilización sobre las dimensiones de las diversas vocaciones; la conservación o institución de seminarios menores; la importancia de un testimonio coherente entre vida y palabras.


Propuesta 21: La lengua árabe


Dado que durante el Sínodo se puso de manifiesto la importancia de la lengua árabe, se propone intensificar su uso en el panorama de las instituciones de la Santa Sede y de sus reuniones oficiales para que los cristianos de cultura árabe tengan acceso a las informaciones provenientes de la Santa Sede en su lengua materna.


B. Comunión entre Obispos, clero y fieles


Proposición 22: Subsistencia del clero


Se propone, para asegurar una digna subsistencia del clero, elaborar un sistema de solidaridad que asegure la misma remuneración para todos los sacerdotes e instituir un sistema de protección social que debería extenderse a los religiosos y religiosas como también a las mujeres e hijos menores de edad de los sacerdotes casados.


Proposición 23: Sacerdotes casados


Luego de afirmar que “el celibato eclesiástico es estimado y apreciado siempre y en todas partes en la Iglesia católica, tanto en Oriente como en Occidente”, se pide estudiar la posibilidad de tener sacerdotes casados fuera de los territorios patriarcales para asegurar el servicio pastoral en favor de los fieles orientales.


Proposición 24: Los laicos


Luego de recordar cómo el concilio Vaticano II reconoció el rol y la misión de los laicos así como el sínodo que el Papa Juan Pablo II convocó sobre el tema publicando posteriormente la Exhortación Apostólica Christifideles laici, “los Padres sinodales se comprometen en la misma línea, tanto más que en Oriente los laicos han desarrollado siempre un rol en la vida de la Iglesia”.


Proposición 25: Formación de los seminaristas


Se pide que los seminaristas sean formados en un seminario de la propia Iglesia, aún recibiendo la formación teológica en una facultad católica común. En ciertos lugares, es preferible tener un solo seminario para las diversas Iglesias.


Proposición 26: La vida consagrada


Se recuerda que la vida consagrada está en el corazón de la Iglesia. Los Padres sinodales manifiestan su gratitud a las personas consagradas, recuerdan a los mártires de ayer y de hoy, y piden que la vida consagrada, adecuadamente renovada, sea acogida, animada e integrada cada vez más en la vida y en la misión de la Iglesia en Oriente Medio.


Proposición 27: Las mujeres y los niños


Se afirma que las Iglesias adoptarán los medios idóneos para animar y reforzar el respeto, la dignidad, el rol y los derechos de la mujer, y se recuerda que deben apreciarse la dedicación competente y generosa de la mujer al servicio de la vida, de la familia, de la educación y del cuidado de la salud. También se afirma que se deberá hacer todo esfuerzo para promover el respeto de los derechos de los niños, desde el momento de la concepción, asegurándoles cuidados sanitarios y una educación cristiana.


C. Comunión con las Iglesias y las comunidades cristianas (ad extra)


Proposición 28: Ecumenismo


Luego de recordarse que la unidad de los discípulos de Cristo es, sobre todo, obra del Espíritu Santo, y que debe buscarse en espíritu de oración, conversión del corazón, respeto, perseverancia y amor, se proponen algunas iniciativas concretas: sostener el Consejo de las Iglesias de Oriente Medio; asegurar una formación en el espíritu ecuménico en parroquias, escuelas y seminarios; aplicar los acuerdos pastorales allí donde existen; organizar encuentros entre fieles y pastores para la oración, meditación de la Palabra de Dios y colaboración; adoptar una traducción árabe común del Padrenuestro y del Símbolo Niceno-Constantinopolitano; trabajar por la unificación de la fecha de Navidad y de Pascua. Se anima también a que las Iglesias orientales católicas instauren un diálogo ecuménico a nivel local y que estén más implicadas en las comisiones internacionales de diálogo, en la medida de lo posible.


Proposición 29: Fiesta de los mártires


Se propone “instituir una fiesta común anual de los mártires para las Iglesias de Oriente y pedir a cada Iglesia oriental que establezca una lista de los propios mártires, testigos de la Fe”.


***

La Buhardilla de Jerónimo

***

2 comentarios

  
Hermenegildo
Sólo al magisterio de la Iglesia corresponde la interpretación de la Sagrada Escritura. ¿De qué les sirve a los fieles leer mucho la Biblia si desconocen el magisterio de la Iglesia? ¿Por qué junto con la lectura de la Biblia no se fomenta la formación doctrinal? En la práctica, ¿sirve de mucho saberse de memoria los pasajes de la Biblia si desconocemos, por ejemplo, la Doctrina Social de la Iglesia?

***
Hermenegildo, precisamente dentro de un rato, cuando publiquemos el resto de las propuestas, verás que también se incluyen otras cuestiones importantes como la Doctrina Social de la Iglesia, a la que haces referencia.

Francesco
23/10/10 6:16 PM
  
Camino
Muchas gracias por vuestro resumen. Sigo sin comprender que el español no sea incorporado como grupo lingûístico y a efectos de traducciones. ¿Será tal vez por el desinterés de españoles e hispanoamericanos?

Puede seguirse la misa de clausura del Sínodo en EWTN
http://www.ewtn.com/spanish/sp_tv.asp
español internacional
Deo gratias
24/10/10 9:52 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.