«Eternamente Franco», Pedro Fernández Barbadillo

Eternamente Franco, Pedro Fernández Barbadillo


Título: Eternamente Franco
Autor: Pedro Fernández Barbadillo
Editorial: Homo Legens
Páginas: 448
Precio aprox.: 10€(Kindle)-20€(papel)
ISBN: 9788417407148
Año edición: 2009 (10ª edición)
Lo puedes adquirir en Homo Legens.

Y, si todos aceptaban la mentira impuesta por el Partido —si todos los archivos contaban la misma mentira—, la mentira pasaba a la historia y se convertía en verdad. «Quien controla el pasado —decía la consigna del Partido— controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado». Y aun así el pasado, a pesar de ser alterable por naturaleza, nunca había sido alterado. Lo que era cierto hoy lo había sido siempre y lo sería hasta el fin de la eternidad. Era muy sencillo. Lo único que se necesitaba era una interminable serie de victorias sobre tu propia memoria. Lo llamaban «control de la realidad» y, en nuevalengua, «doblepiensa».

George Orwell – 1984

La hoja de ruta de los totalitarismos que Orwell relata en «1984» sigue siendo un guía indispensable para poder movernos, como mínimo, avisados de los peligros. En todos sus aspectos. Porque el revisionismo histórico, que adquiere un nuevo grado desde el zapaterismo, va mucho más allá de complejos psicoanalíticos, morales e intelectuales, de revanchismo o del necesario avivamiento de «odio de clase». Es un ingrediente necesario para «controlar el futuro».

Estos días en los que el General Francisco Franco vuelve a ser noticia de noticia de actualidad, con motivo del intento de desenterrarlo para volver a enterrarlo, coinciden con la publicación de «Eternamente Franco» (Homo Legens, 2018) de Pedro Fernández Barbadillo y con prólogo de Fernando Paz.

El libro se lee del tirón, en sus cincuenta y cuatro capítulos le da un repaso (en todos los sentidos del término) a los principales puntos de la propaganda de la progresía de izquierdas y de derechas acerca de lo que de modo genérico podemos llamar el franquismo, desde el inicio de la Guerra Civil hasta la muerte de Franco, y como diría Buzz Lightyear, «y más allá».

Sería una bobería especular con las motivaciones del libro cuando es el propio autor quien las declara:

La razón de este libro es oponerse a la que Hermann Tertsch ha denominado «la mentira antifranquista» con elementos tan modestos, pero tan poderosos, como la verdad, la curiosidad y la discusión. Esa «mentira antifranquista» nos está corroyendo y destruyendo. En su origen, prosigue Tertsch, ha constituido «la operación político-cultural más eficaz y brillante de la izquierda española»; ha paralizado a la derecha española, tan avergonzada de sí misma que corre detrás de las etiquetas políticas centrista, reformista, liberal, europeísta, moderado, apolítico, profesional como algunas mujeres que acumulan dietas. Esa derechona ya es derechocha. Así tenemos una política hemipléjica, a la que le falta medio cuerpo.

Probablemente una de las principales bondades de «Eternamente Franco» es que no es más que una simple confrontación del mito con los hechos y con los datos, no necesita más, eso sí con la agudeza e ironía (y el rigor) al que Barbadillo nos tiene acostumbrados en sus artículos de prensa. Es un ejercicio de Historia ―con mayúscula―, no de política ―con minúscula―, quizá por eso resulta tan demoledor.

Sin lugar a dudas, con este libro, Pedro Fernández Barbadillo ha alcanzado ese «estado de libertad» que Tertsch dice que sólo se alcanza cuando para descalificarte te llaman facha y franquista y te da lo mismo, aunque el autor por biografía no necesite blanquear ―enrojecer― su pasado.

«Eternamente Franco» no sólo es una agradable lectura, además, supongo que sin quererlo, es un estupendo manual con el que sobrevivir al «doblepensamiento» de las series y películas españolas y en general a cualquier «producto cultural» patrio. Recomendaría, eso sí, usarlo con moderación en las tertulias y cafés con amigos, porque el «choque de realidad» puede ser para algunos inasumible, como que el número de presos que había en España era inferior a los 20.000 desde 1956.

Junto a temas más actuales como puedan ser el Valle de los Caídos, la revisión del callejero o los «niños robados», hay capítulos verdaderamente llamativos como la relación de Franco con Kennedy, con los Perón, con Castro, con los Godó, con Cebrián o con el Futbol Club Barcelona. Abrir el libro por el índice es «la perdición», no hay manera de dejar de leer saltando de un capítulo a otro.

Creo que más de uno se sorprenderá al conocer el progreso legislativo a favor de la mujer en el franquismo, los motivos de que en España tengamos el huso horario de Berlín, el origen de la ley de Vagos y Maleantes, o el papel del PSOE en el antifranquismo.

Desde luego que los capítulos dedicados a las acciones de España en el periodo de la Guerra Fría, como el descubrimiento por diplomáticos españoles de que la URSS estaba invadiendo Checoslovaquia antes que EEUU, y los servicios de inteligencia, CIA incluida, dejan una sensación de querer saber más. Como aperitivo recomiendo este programa que hicieron juntos prologista y autor:

Joaquín Costa proponía ponerle «siete llaves al sepulcro del Cid». Pedro Fernández Barbadillo no llega a tanto en el mismo sentido, o sí, y es que «Eternamente Franco» es también una llamada a la normalidad, a la asunción natural del pasado.

Juanjo Romero

13 comentarios

  
JuanM
Un excelente libro. No defrauda.
27/07/18 3:16 PM
  
Javier López
Este libro es ya una imprescindible herramienta en lucha contra una aterradora operación ideológica para implantar la absoluta hegemonía cultural y política de la izquierda. Si Franco es el mal absoluto, los más buenos son ellos.

Gracias a Pedro Fernández Barbadillo por su esfuerzo y su valentía, y por su magnífica labor en este libro.
28/07/18 2:19 AM
  
Fuenteovejuna
Creo que este libro tendría un gran éxito en la Argentina por la similitud histórica con lo que ha ocurrido en España. Si bien es imposible comparar a Franco con Videla porque son incomparables, es indudable que en ambos países hubo una guerra entre el marxismo y los militares que se oponían a él, y que en esa guerra el marxismo resultó derrotado sin atenuantes. Pero así como bien dice Tertsch que el éxito de esa "mentira antifranquista" se debió a "la operación político-cultural más brillante de la izquierda española", en la Argentina pasó exactamente lo mismo porque luego del advenimiento de la democracia la mentira antimilitar se impuso fruto de la más brillante operación político-cultural de la izquierda argentina. Primero Alfonsín, pero sobre todo los Kirchner, cumplieron la profecía de Orwell cuando dijo que "quien controla el pasado controla el futuro y quien controla el presente controla el pasado". La ironía cruel es que muchos políticos y periodistas argentinos que no bajan a Videla de genocida, de haber ganado la guerra ERP y Montoneros hoy estarían muertos. Firmenich y Santucho los hubieran fusilado a todos por ser un peligro para la revolución. ¿O acaso olvidan cuando el terrorismo marxista repetía hasta el hartazgo que la sangre derramada no será negociada? ¿Cómo se llama eso? ¡Ingratitud!, porque gracias a Videla están vivos.
28/07/18 9:02 PM
  
Pedrusco
Lo estoy terminando de leer y confirma a su autor como un talento desperdiciado en empeños de mucha menos monta que la docta escritura de libros tan duraderos como el presente.
28/07/18 9:57 PM
  
hornero (Argentina)
Dios provee a las naciones cristianas de estos hombres extraordinarios para llevar adelante su plan de la Salvación. Quiera el Señor proveer nuevamente a España y a Argentina de estos profetas dorados de sabiduría, poder y conciencia de su misión.
29/07/18 7:49 AM
  
hornero (Argentina)
Dios provee a las naciones cristianas de estos hombres extraordinarios para llevar adelante su plan de la Salvación. Quiera el Señor proveer nuevamente a España y a Argentina de estos profetas dotaos de sabiduría, poder y conceiencia de su misión.
29/07/18 7:51 AM
  
Luis Fernando
Pedrusco tiene razón. Pedro está bastante desaprovechado. Pero bueno, hay más días que longanizas. Se puede revertir esa situación.
10/08/18 11:48 AM
  
RIGOBERTO GERARDO ORTIZ TREVIÑO
Por más que los del nuevo frente popular o ese virus que inoculó Zapatero y que Rajoy conservó llamado Memoria histórica, un libro como éste, nos ilumina en la verdad. Nos quedan algunas biografías muy valiosas, como la de Paco Torres, la de Ricardo de la Cierva, la de Luis Suárez y la de Palacios y Payne. Pedro Sánchez sabe la verdad, a él y sus huestes, esa versa verdad les hiere. El Generalísimo Francisco Franco es un hombre de Dios, el Cardenal Gomá también, y sin duda, con Franco a la cabeza, aquéllo fue una verdadera Cruzada. Las cosas como son. Si a ciertos obispos les da temor hablar, que a nosotros no. Sigamos rezando y estudiando, nos debemos a la Verdad.
13/08/18 3:29 AM
  
Juan Lopez
Supongo que el libro hablará sobre los campos de concentración que este hombre mantuvo aún después de la guerra civil.
13/08/18 2:23 PM
  
Jesús
Buenas, quería preguntar si ese libro defiende a Franco. No soy partidario de ninguna dictadura que vaya contra la libertad y derechos de las personas. Soy joven y me gustaría que me resolvieran esa duda. Gracias
15/08/18 1:38 AM
  
Luisfer
Me temo Jesús que el libro defiende a Franco y a la dictadura que mantuvo durante casi cuarenta años.
Sistema que defienden los comentaristas anteriores siempre y cuando la dictadura sea de su signo político, claro está.
16/08/18 3:01 AM
  
Gastón
LUISFER la cuestión de las dictaduras es más compleja de lo que Vd apunta. Si se quiere hablar con propiedad habría que distinguirlas adecuadamente. Unas, por ejemplo, son totalitarias y no dejan sin control ningún aspecto de la vida social. Otras son autoritarias y limitan el citado control al ejercicio de la política. Unas -Ceaucescu en Rumanía, por ejemplo- dejan a su pueblo hundido en la miseria. Otras le dejan en el décimo lugar entre los paises industrializados. Y podríamos seguir...
16/08/18 4:27 AM
  
Andrés
Luisfer, yo me lo leí con las mismas prevenciones que tú. Es más un libro de historia, que desmitifica como dice la reseña.

Lógicamente no deja muy bienparada a la Segunda República y tampoco a muchos "de la Transición", pero más bien personalmente.
16/08/18 10:37 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.