Longenecker sobre los argumentos para ordenar a hombres casados en la Amazonia

Suelo leer lo que escribe el P. Dwight Longenecker y acostumbro a encontrar buen criterio y orientaciones en sus aportaciones. Es ortodoxo, sensato y realista. Es, además de sacerdote, padre de familia: tras ser educado en el cinturón bíblico estadounidense, se convirtió en «sacerdote» anglicano para, estando ya casado y con hijos, ser admitido y ordenado sacerdote en la Iglesia católica.

Longenecker, que ya ha comentado en más de una ocasión su extrañeza porque, en el actual debate sobre la ordenación de hombres casados a propósito del Sínodo de la Amazonia, nunca pregunten a los sacerdotes católicos latinos que ya están casados, como es su caso, acaba de escribir en su blog una serie de reflexiones que me han vuelto a orientar y que, por ello, comparto con ustedes:

«Lo que me preocupa de esta discusión es la ausencia de cualquier dimensión teológica. Cuando era sacerdote anglicano, en el debate sobre la ordenación de las mujeres, sus defensores usaban tres argumentos: el utilitario, el sentimental y el político.

El argumento utilitario era algo de este tipo: “Necesitamos más sacerdotes. Sally es una excelente persona y está muy involucrada en la iglesia. Ella puede hacer este trabajo lo suficientemente bien. ¿Por qué no iba a poder? Ordenarla resolverá muchos problemas“.

El argumento sentimental era: “Sally es una persona tan agradable. Ella es tan buena y devota. Todo el mundo la ama. Ella sería un buen sacerdote. Se siente llamada a ser sacerdote. Impedirle cumplir su vocación es perverso. Tenemos que ser comprensivos con Sally. De lo contrario, se sentirá perseguida por este rechazo».

El argumento político decía algo así: “Esta es una cuestión de justicia. Las mujeres deben ser iguales a los hombres. Es un error negarlo y continuar con esta discriminación misógina».

Estos son los mismos tres argumentos que siempre usan los progresistas cuando quieren promover un cambio. No podemos negar que estos argumentos tienen cierto peso, pero es un error pensar que estos sean los ÚNICOS argumentos.

¿Por qué? Porque estas tres formas de argumentación son completamente subjetivas. Son completamente flexibles. Se pueden usar para cualquier causa imaginable y se pueden emplear para forzar cualquier tipo de cambio.

Además, estas formas de argumentación, siendo subjetivas, nunca son racionales. Pueden parecer razonables, pero no son, en su raíz, argumentos racionales. Son emocionales. Lo sentimental siempre aparece entretejido a través de los argumentos utilitarios y políticos. Analiza cualquier tipo de argumento progresista desde esta óptica. Verás que siempre están cargados de alto contenido emocional.

Así ocurre con los argumentos a favor de los sacerdotes casados. Si estos argumentos se utilizan en circunstancias especiales, considerándolas caso por caso, pueden ser los únicos argumentos necesarios. Como ocurrió en mi caso y en el caso de los sacerdotes del Ordinariato, se puede hacer una excepción especial a la regla.

Pero si una región completa de la Iglesia hace el cambio, por ejemplo las diócesis del Amazonas, podemos estar seguros de que éste se extenderá. Y este cambio sucederá sigilosamente, con disimulo. Esta no es la forma en que los cambios deben producirse en el seno de la iglesia.

Podemos llamarlo método del sínodo disimulado.

Además, este cambio a través de un sínodo disimulado es insidioso. Basta con leer el Instrumentum laboris.

Se quiere restar importancia a la doctrina. Desean deshacerse de una doctrina general válida para todos los católicos. Quieren crear un “ministerio reconocido para las mujeres", una palabra en clave para hablar de mujeres-diácono, por supuesto.

Que quede claro que no estoy diciendo que las cosas no deben cambiar, ése es otro debate. Estoy hablando de la manera en que las cosas están cambiando. Los cambios se están produciendo a través del sentimentalismo, el utilitarismo y la corrección política.

Esto no es católico. Es relativista y secular.

Si los hombres casados ​​deben ser ordenados, la disciplina al respecto debe ser discutida en los niveles más altos. La teología debe jugar un papel primordial. Debe consultarse a toda la iglesia y, después de un discernimiento adecuado y a partir de una base teológica y bíblica, podría efectuarse un cambio para toda la iglesia.

Lo preocupante acerca del Sínodo para la Amazonía no son los sacerdotes casados ni, incluso, las mujeres diaconisas. Se puede argumentar que estos cambios podrían ocurrir, pero si ocurren, deben hacerse correctamente.

¿Cambiar gracias a un sínodo disimulado? Cualquier cosa es posible, pero si queremos contemplar lo que le sucede a una iglesia gobernada por un sínodo… no tenemos más que echar un vistazo al estado actual de la Iglesia de Inglaterra

13 comentarios

  
Luis Piqué Muñoz
Efectivamente, el Infernal Progresismo como todas las Ideologías modernas de la Abominación están cargadas de Sentimientos, falso y engañoso Sentimentalismo Nazi ¡Feminista! más que Femenino. En mi Opinión, ello se debe a que el Mundo moderno no Reconoce el Espíritu ¡sólo la Pasión Baja y repugnante, maloliente, por la Carne, la Materia! El Espíritu es Superior a la Materia ¡Espíritu Santo y Satán! ¡La Verdadera Pasión es el Amor, el Sacrifico por Amor del Salvador, el dulce Jesús, Dios! Y mientras el Hombre ¡la Mujer moderna! ¡Ay! siga sus feroces y Bajos Instintos, la secularización, el paganismo de la Iglesia Creceran bestialmente ¡la Bestia! pues la Iglesia moderna prefiere destruirse y degradarse antes que aceptar ¡Amar, abrazar la Curz, como su Fundador, el dulce Jesús! ¡Viva la Cruz! ¡Viva el Amor! ¡Viva el Papa! ¡Viva la Iglesia! ¡Viva Dios!
11/07/19 4:52 PM
  
Palas Atenea
Sobre el sentimentalismo he tenido algunas controversias con mi hermano que opina que no es sentimentalismo sino voluntarismo. De lo que se trata, según él, es de que la voluntad no tenga trabas y el sentimentalismo no es más que el medio utilizado. El voluntarismo, por definición, es subjetivo y una deformación de la potencia del alma llamada voluntad. Si yo quiero imponer mi voluntad, o aquella que está latiendo en la sociedad, ¿qué argumentos utilizaré? Evidentemente con los racionales puedo no lograr mi objetivo pero los sentimentales son indestructibles porque no se pueden atacar más que pareciendo muy malo.
Los cambios rápidos y de alto calado que se quieren hacer requerirían, como indica Longenecker, muchas reflexiones teológicas, muchos argumentos racionales, una aceptación de ellos por gran parte de la Iglesia y la previsión de que no fragmentarían la unidad. Pero con voluntarismo tales cosas no son necesarias y de ahí el utilitarismo, el sentimentalismo y lo políticamente correcto que allanan el camino considerablemente...al desastre.
11/07/19 5:19 PM
  
Sean
@Palas Atenea, creo que su hermano da en el clavo: voluntarismo que usa el sentimentalismo como método para conseguir sus fines. Actualmente, es la palanca que mueve el mundo. Y es tan eficaz que parece diseñada por el príncipe del mismo.
11/07/19 5:56 PM
  
Juan Mariner
Hay que acabar con este cesaropapismo interesado de nuevo cuño.
11/07/19 6:20 PM
  
Palas Atenea
Sean: Eso mismo dice mi hermano, mira por dónde.
11/07/19 6:34 PM
  
María-Ar
"Pero si una región completa de la Iglesia hace el cambio, por ejemplo las diócesis del Amazonas, podemos estar seguros de que éste se extenderá."
Diabolicamente orquestado...
+
11/07/19 7:57 PM
  
Chico
Tranquilos: El Papá no admitirá jamás curas casados. Jamás
11/07/19 8:47 PM
  
sofía
Este post me parece muy interesante. Yo no creo q ordenen sacerdotes casados, aunque no sé si hay argumentos teológicos en contra.
Es curiosa variedad de argumentaciones posibles, unas válidas y otras no.
Palas,
lea vd atentamente los comentarios del blog de Don Jorge en el post anterior y observe como el 8 de julio escribí un comentario con la información q vd dice q no di. Contestó a ese comentario de modo q debió verla. Puede q sea puro despiste por su parte, pero en todo caso, una persona honesta en estos casos rectifica.
Inventar hombres de paja para ataques ad hominem no es lo q uno se espera de personas supuestamente cristianas e inteligentes con suficientes posibilidades para argumentar honestamente en vez de calumniar "contundentemente"
11/07/19 9:47 PM
  
Palas Atenea
sofia: Ya he contestado pero no ha salido el comentario y éste no es el lugar.
11/07/19 10:24 PM
  
sofía
Bueno, el tema de este post comprende también las distintas variedades de argumentación, por lo cual he creído conveniente añadir otro tipo de argumentación que no me parece admisible.
Su comentario sí había salido. El q le contesté yo poco después y a muy buena hora para publicarse, misteriosamente no salió. Ahora sí puede leerlo allí mismo, de modo q efectivamente, aquí más vale q hablemos exclusivamente del tema de la argumentación en favor o en contra de la ordenación de sacerdotes casados.
A mí me parece q es posible ordenarlos sin ir contra la doctrina de la Iglesia, de hecho hay esas excepciones provenientes del anglicanismo. Lo que no sé es si será conveniente o no, y desde luego, como dice el artículo, lo suyo sería un debate general primero y no una política de hechos consumados.
12/07/19 9:18 AM
  
Palas Atenea
Ahora la solución de los problemas es siempre por política de hechos consumados y no por sesudas razones. Las excepciones de los conversos del anglicanismo o de los uniatas están ya contempladas, pero los mismos que forman estos dicasterios están desaconsejando que eso se tome como regla general porque, precisamente, por su experiencia no ven que sea la solución de nada y no se les escucha.
12/07/19 10:43 AM
  
Cordá Lac
Pues los argumentos utilitarios, sentimentales, políticos, y los demás que se quiera, están ya desmontados en las primeras páginas de la Biblia.
Hay que hacerse siempre la pregunta: ¿Qué dispone Dios sobre …?
Sin esa pregunta, o no haciéndole caso, ¡cómo no iban Adán y Eva a comer un fruto que era "bueno..., hermoso... y deseable para alcanzar conocimiento! (Confróntese Gén 3, 6).
12/07/19 4:45 PM
  
JUAN NADIE
Magnífico artículo
15/07/19 12:02 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.