Capitalismo, Socialismo y Comunismo. Reflexiones...

Uno de los temas que siempre evito tocar es el de la política, principalmente porque mi blog es de apologética (zapatero a su zapato), segundo porque se que estas reflexiones me pueden pasar factura algún día, sin embargo esas razones han dejado ya de influenciarme, por lo que heme aquí, tocando un tema que no es mi especialidad, y en el cual en muchos puntos se podría decir soy un completo ignorante.

Entiéndase que ahora lo que expongo es nada más que mi opinión personal, mi perspectiva del asunto. Recuérdese que la Iglesia no propone un sistema económico-social definido, pero si exige que estos deben promover y respetar la libertad y dignidad humana.

El Capitalismo.

Capitalismo
El capitalismo como todo sistema económico ha demostrado en la práctica ventajas y desventajas. La principal ventaja es que se estimula de forma directa la productividad en la economía. Quien produce más, con menores costos, obtiene un mayor beneficio económico que a su vez puede volver a invertir generando en espiral una riqueza creciente. En los sistemas capitalistas se estimula la individualidad, la imaginación y la innovación, ya que el individuo quien figura como inversor es quien exprime sus neuronas buscando la manera de incrementar su beneficio económico. Se descubren nuevos nichos de mercado, nuevas formas de comercio, etc.

Es precisamente la innovación la que ha hecho que personas de la nada hayan hecho grandes fortunas gracias al capitalismo, como Bill Gates de Microsoft, Larry Page, Sergey Brin (de Google), Mark Zuckerberg (Facebook), Shawn Fanning (Napster), J. K. Rowling (escritora de Harry Potter), etc.

El problema en la práctica ha sido que como la finalidad de este sistema es aumentar la producción, ya sea aumentando el rendimiento, o reduciendo “costos”, esto muchas veces se ha traducido en la explotación inhumana del hombre, violando su dignidad humana. El hombre pasa a ser un recurso de producción más. Suelen surgir poderosos grupos económicos que mantienen explotados y bajo condiciones injustas e infrahumanas a los más desposeídos, los cuales generalmente tienen pocas probabilidades de salir de sus condiciones marginales. No porque el sistema se los impida, sino porque su educación y cultura no les permite entender la forma de hacerlo. Salvo algunas excepciones, el rico se hace más rico, y el pobre se hace más pobre.

Se suelen llegar a extremos como los que se ven en Estados Unidos, donde bien puedes morir de hambre, como que si no estas asegurado más vale no enfermarte (A este respecto vale la pena ver la película John Q. Protagonizada por Denzel Washington, donde se dramatiza este tipo de realidad).

El Socialismo.

Años de explotación terminan por colmar el vaso y surge así el socialismo a manera de la revolución, engendrada por un rechazo a la opresión y explotación a la que han estado sometidos millones de personas por tanto tiempo.

Así, el socialismo surge como un deseo de buscar el bien común y la igualdad social, un sistema ideal donde todos son iguales, donde se busca una sociedad sin clases estratificadas unas subordinadas a otras. En pocas palabras el socialismo es una reacción ante los excesos de un capitalismo sin reglas o capitalismo “salvaje” como se le suele llamar.

ComunismoLa máxima expresión del socialismo es el comunismo donde no existe la propiedad privada de los medios de producción, estando estos en manos del Estado (es de este tipo de socialismo de que pretendo hablar). El socialismo busca primeramente el bienestar social antes del bienestar individual.

Muchos han sido los problemas en la práctica que han tenido los sistemas socialistas de tipo comunistas, y dos son los que considero más graves.

El primero es que frecuentemente ha caído en lo mismo que buscaba solucionar, cercenando la dignidad y la libertad humana en distintos ámbitos (religioso, político y económicos entre otros).

El segundo es que se ha demostrado ineficiente como modelo económico. La causa principal es quizá que depende exclusivamente del compromiso del individuo con el sistema, siendo que el motor no es el fin de lucro, poderoso como motivador en los sistemas capitalistas.

Cuando no se obtienen los resultados esperados en este tipo de sistemas, generalmente se debe a que el individuo no ve necesidad de esforzarse, porque trabaje lo que trabaje, ganará lo mismo que el compañero que trabaja a media máquina. No se hace común ver a las personas trabajando horas extras o esforzándose al máximo -a excepción de los idealistas, los cuales son siempre minoría-. Son menores las iniciativas también en el aspecto económico y productivo ya que no hay una recompensa proporcional al esfuerzo. Aunque esto intenta compensarse con adoctrinamiento, aún así estos sistemas suelen ser menos productivos que sus contrapartes capitalistas.

Si esto no fuera poco, los sistemas comunistas nunca han logrado la meta que han propuesto como ideal, una igualdad total sin diferencia de clases, y termina ocurriendo precisamente lo contrario: Una minoría formada por la clase dirigente termina teniendo acceso al poder y a la riqueza, a diferencia del grueso de la población. Esto sin hablar del nuevo tipo de discriminación con los disidentes de dichos regímenes que terminan siendo perseguidos, desterrados y en muchos casos condenados a muerte por ser enemigos del proceso revolucionario.

Regímenes comunistas, consecuencias nefastas de su implantación violenta.

Si estudiaramos los frutos de los distintos regímenes comunistas a lo largo de la historia encontraremos con no pocas violaciones a la dignidad humana.

MaoEn la China comunista, Mao Zedong demostró una ineficiencia colosal en políticas económicas cuando implementó durante la década de 1950 lo que llamó “el gran salto hacia adelante”. Mao volcó a toda la población a producir un solo producto (el acero) y así superar al Reino Unido en este rubro. Terminó ocasionando una colosal hambruna que costó la vida de entre 20 y 30 millones de personas.

Cuando Mao comenzó a perder poder debido a la ineficiencia de sus políticas, convocó lo que se llegó a llamar la “revolución cultural”, donde millones de jóvenes producto de un profundo lavado de cerebro llegaron a cometer atrocidades que iban desde matar a sus propios profesores, a denunciar a sus propios padres para ser brutalmente ajusticiados de forma pública sin la mejor oportunidad de un juicio justo. Aunque es difícil precisar la cantidad de víctimas de la revolución cultural, expertos estiman entre 400.000 y un millón.

StalinLa Rusia de Stalin no tuvo tampoco mucha suerte con la implantación del comunismo, luego de que este implantara un régimen totalitario que causara según estimaciones la muerte de entre 4 y 60 millones de personas. Se cuenta que se establecían “cuotas” de arrestos y ejecuciones, al punto que ningún sector de la población quedó a salvo. Irónicamente, el principal organizador de estas purgas (Nikolái Yezhov, quien ejerció de Comisario General de la Seguridad del Estado) terminó siendo objeto de los delirios paranoicos de Stalin y terminó siendo también “purgado”.

FidelEn la Cuba de Fidel Castro, el pueblo cubano sufrió la tragedia de salir de Guatemala, para caer en Guatepeor. La represión de los disidentes del régimen se estima en de miles de presos políticos ejecutados entre 1959 y 1961, y tristemente cuando Fidel preguntaba en acalorados discursos al pueblo que hacer con los “traidores”, era la población misma la que gritaba “paredón!”. Lo que se ganó en hospitales se perdió en libertad, y es que poco le iba a servir a un fusilado la asistencia médica gratuita. Es sorprendente que personajes como el Che Guevara sean recordados como héroes, habiendo sido causantes de tantas muertes por fusilamiento.

Si un sistema es bueno, no hay porqué tenerte adentro a la fuerza.

Si los sistemas comunistas fueran tan maravillosos, no habría que tomar medidas para tener a la población encerrada a la fuerza.

Grande fue el horror de los habitantes de la Alemania Oriental cuando un fatídico 13 de Agosto de 1961 despertaron y se encontraron con una mini muralla China que les impedía el acceso a la Alemania Occidental (todo el muro de Berlín fue construido en un día). La razón era que entre 1949 y 1961 aproximadamente unos 3 millones de personas abandonaron la Alemania Oriental comunista. (Sólo en las dos primeras semanas de agosto de 1961 emigraron 47.533 personas). La economía comenzó a verse afectada por el éxodo de profesionales y trabajadores.

Aún así hubo quien no pretendía que dicho muro les impidiera salir, y muchos fueron los que murieron tratando de pasar el muro. La Fiscalía de Berlín considera que 270 personas, 33 de la cuales murieron como consecuencia de la detonación de minas) fuero muertos en la zona del muro.

Ni hablar de “el mar de la felicidad cubana” (como es llamado por mi presidente), sitio del descanso eterno de tantos ahogados que prefieren arriesgar su vida y salir de Cuba sin nada y hasta nadando.

Esto no ha ocurrido en potencias occidentales. En Estados Unidos inclusive se consideró la creación de un muro, pero no para evitar que la gente emigre, sino para controlar la inmigración ilegal.

Es incomprensible como puede un sistema comunista afirmar ser superior que sus contrapartes capitalistas, siendo que no puede ni siquiera mantener a su población adentro por voluntad propia.

La preocupante situación de Venezuela y otros países latinoamericanos.

Socialistas del siglo 'XXI'No deja de ser para mi y para millones de venezolanos motivo de gran preocupación lo que acontece en mi país. Se intenta instalar la “franquicia” del fracasado modelo comunista, que no solo llevó a la quiebra a al poderosa Union Soviética, sino que también ha fracasado en Cuba y otros paises. Sorprendente que luego de que la Unión Soviética comenzara a ver la luz y China comenzara a evolucionar lentamente, nosotros querramos ir en retroceso y chocar con la misma piedra.

No me explico que alguien que tenga el mínimo respecto por la vida puede avalar el uso del lema “patria o muerte” siendo que con ese lema se justificó la muerte de miles de personas cuyo único crimen fue discrepar con el régimen.

Yo he sido testigo de las huellas que ha ido dejando la “revolución” en mi país. Se ha discriminado a miles al negarles puestos de trabajo solo por haber “firmado” para un referéndum revocatorio. Se presiona y obliga a los empleados públicos a participar en las marchas. Se inhabilitan candidatos a las gobernaciones que no han sido condenados. Se intenta imponer una reforma a punta de decretos leyes que fue ya rechazada por el pueblo por la vía democrática, violando la voluntad popular a la vez que se pregonaba que el pueblo era el “soberano”. Se expropian tierras y ahora empresas.

Se ha sembrado el odio entre hermanos del mismo pueblo. Mientras se pregona que “ser rico es malo”, los miembros del gobierno y sus familiares viven en la más ostentosa opulencia en un nepotismo aberrante. Lo peor es que la franquicia la compran nuevos presidentes a lo largo de todo latinoamérica, pues saben que funciona, pero funciona no para desarrollar el país y solucionar los problemas crónicos que nos aquejan, sino para mantener indefinidamente a un hombre en el poder. Después de todo, si Fidel mandó hasta que se cansó, y funcionó una vez, ¿porqué no ha de funcionar dos, tres y hasta cuatro veces?

A esto lo único que faltaba era intentar ocasionar un cisma en la Iglesia, pero eso también lo ha intentado con el surgimiento de la mal llamada “Iglesia Católica paralela”, en un intento quizá de conducirnos por el rumbo de China, donde hay una Iglesia oficial controlada por el estado, y una perseguida y clandestina en comunión con Roma.

Un camino alternativo.

Luego de haber reflexionado mucho en el tema, se me había ocurrido que quizá un modelo socio-económico que combinara las ventajas del capitalismo y del socialismo, pero que a la vez corrigiera aquello en lo que han fallado sería un paso adelante en la evolución. Luego me enteré que lo que a mi se me había ocurrido, ya se le había ocurrido a muchos pensadores quienes la han llamado “la tercera vía”, y que en su momento fue rechazado por los lideres comunistas entre los cuales se puede contar al mismo Lenin.

En mi opinión sería maravilloso un modelo donde se recompense el esfuerzo, la innovación y la creatividad humana, donde se respete la propiedad privada, pero a la vez donde no se tenga el capital tan idolatrado que se coloque por encima del ser humano. Que el capital esté al servicio del hombre, y no el hombre al servicio del capital, como proclama el socialismo, pero que se busque la igualdad tal como pienso debería ser, garantizando las mismas oportunidades y los mismos derechos a todos por igual. Si yo trabajo más, y produzco más, es lógico que obtenga el merecido beneficio por ello.

——————————————————————————————————————

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

19 comentarios

  
Dorian
¿ha leido algo sobre el distributismo de Chesterton, Belloc...?
15/09/08 12:07 PM
La verdad no, gracias por la recomenación.
15/09/08 1:50 PM
  
Félix
JMA:Muy buen estudio, sencillo y básico pero centrado. Dejando a un lado las obras de los expertos en economía (hay muchos, la verdad, y casi todos proponen buenos diagnósticos y soluciones), siempre me ha intrigado el hecho de que siendo Hispanoamérica una tierra muchísimo más fértil y llena de recursos naturales que Europa, ande a remolque del progreso y el bienestar de sus ciudadanos. Lo mismo para África, mucho más deprimida aún. Está claro que todo lo que no pase por el respeto a la libertad e iniciativa individual está condenado al fracaso, y esto no sólo en lo económico sino también en lo ideológico y lo religioso. Está asimismo claro que no se puede prescindir de la economía mundial, de los flujos donde se encuentra el dinero, ni tampoco de la protección social de los ciudadanos, en especial los más débiles.
Creo que las sociedades hispanoamericanas se encuentran a merced de demasiados "salvadores", los cuales terminan pegando patadas a todos aquellos que, precisamente, les podrían ayudar. Las viejas utopías son ya hermosos cadáveres, y tienen manchadas las manos de demasiada sangre.
15/09/08 2:38 PM
la gente ignora estas cosas, es bueno explicarlas
15/09/08 7:07 PM
  
Miriangela Rivas
Excelente Artículo!!!
15/09/08 7:42 PM
  
jolcarriz
Poner al capitalismo y al socialismo en la misma balanza me parece aberrante.

No sé a qué se refiere exactamente con “capitalismo”. Para empezar, lo que considero por capitalismo (aunque no me gusta este nombre), no es un sistema económico, si como sistema implica una planificación. A partir de ahí considero que confunde el punto de vista. Por ejemplo esos empresarios, que menciona, han satisfecho algunas necesidades de millones de personas, que han intercambiado libremente su dinero por un producto. Además, a estos empresarios se les consideran en sus ámbitos empresariales (informática, literatura...) poco más que unos ignorantes. No sé qué hay que entender, para hacer... ¿qué?. La educación no acaba con la pobreza.

“El rico se hace más rico... y el pobre más pobre”. Falso, el pobre también se hace más rico.

No sé qué harán en Estados Unidos, pero aquí, si veo a alguien que se muere de hambre intento aplicar la caridad, como católico. El intervencionismo estatal en el sistema de seguros y la falta de caridad (sin coacción), si es que hay personas que se mueren por ello, no tienen nada que ver.

Yo recomiendo el libro que empecé a leer precisamente hoy: “Por qué el estado sí es el problema-Una defensa católica de la economía libre” de Thomas E. Woods.
15/09/08 10:51 PM
  
tito livio
Creo que el autor de este artículo tiene los conceptos un tanto descentrados. Por ejemplo, habla de sistema capitalista. Y el capitalismo no es un sistema porque si fuese un sistema habría que organizarlo, estructurarlo, planificarlo, etc y alguien debería realizar esta planificación, un Gran Ente. A esto se llama socialismo y ese Gran Ente es el Estado. Y efectivamente, vemos como el Estado interviene, y cada vez más y más, planificando la economía y la sociedad incluso en las economías pretendidamente capitalistas (ahora incluso nos dice qué moral debemos tener los ciudadanos y nos la quiere imponer: EpC).
Hoy en día dudo de que existan países capitalistas. Lo que existe por do quiera que uno mire y vaya es socialismo. Un socialismo que permite un espacio, más o menos grande a la libre competencia.
Otro ejemplo de los errores de este autor: habla de capitalismo y pone como ejemplo de capitalismo a grandes empresas y a sus creadores como Bill Gates de Microsoft, Larry Page, Sergey Brin (de Google), Mark Zuckerberg (Facebook), Shawn Fanning (Napster), J. K. Rowling (escritora de Harry Potter). Lo primero que debo decir es que esta gente si llegaron donde están es porque tuvieron una buena idea y se arriesgaron a ponerla en marcha buscando la financiación allí donde les fue posible. De una manera u otra encontraron la financiación adecuada y pusieron en marcha sus ideas. Se arriesgaron y pudieron fracasar, ese era el riesgo, pero han triunfado. Lo segundo que debo decir es que si bien estons individuos y sus compañías comenzaron siendo capitalistas han llegado a una situación en que han dejado de serlo porque, no nos engañemos ¿qué quieren y que pretenden? eliminar a toda la competencia, que la gente sólo compre sus producto, que sólo existan sus productos. Vamos, construir una Gran Compañía o Gran Ente que provea al ser humano de todas sus necesidades ya sean informáticas, ya sean educativas ya sean sanitarias, ya sean alimenticias, ya sean en el vestir, ya sean en el trasporte, etc. Vamos un Gran Estado-Compañía, con filiales más o menos autónomas que colme a los seres humanos de todas sus necesidades. Vamos Socialismo.
Recomiendo vivamente al autor de este blog la lectura de Hayek en libros como: "Los fundamentos de la libertad" y "Camino de Servidumbre", por ejemplo.
16/09/08 12:23 AM
  
tito livio
una última recomendación para el autor. Le recomiendo que lea a Michael Novak
Novak se formó en el Seminario de la Santa Cruz, el Stonehill College y la Universidad Gregoriana de Roma. Se graduó en la Universidad de Harvard en la especialidad de historia, filosofía de las religiones y teología. Ha ejercido cátedras en el Seminario Teológico de la Unión, la Universidad Stanford, la Universidad Estatal de Nueva York, la Universidad Syracuse y la Universidad de California (Santa Bárbara). Es director de estudios sociales y políticos del American Enterprise Institute. Es miembro del consejo de consultores y colaboradores de revista Humanitas. Es un autor de gran influencia en ámbitos intelectuales, políticos, filosóficos y culturales liberal-conservadores y cristianos.
Sus dos obras más relevantes son La ética católica y el espíritu del capitalismo y El espíritu del capitalismo democrático por el cual recibió el premio Anthony Fisher otorgado por la Atlas Economic Research Foundation. También es Premio Templeton. Sus teorías y postulados han sido muy bien acogidos en países como Chile, Estados Unidos y Gran Bretaña, que durante las décadas de 1980 y 1990 fundamentaron su crecimiento y vitalidad económica y política en sus propuestas y las del liberalismo-conservador en general.
Reseña del pensamiento de Novak: parte del principio de que cualquier sistema social y político debe responder a la máxima del ser humano que es la libertad y la moral, así ha creado Dios al ser humano. Todo sistema que transgreda este hecho va no solo contra el hombre y la humanidad en su conjunto sino va contra Dios mismo. Por otro lado no puede haber un buen uso de la libertad sin responsabilidad, y ésta es una parte intrínseca de la moral humana. Solo a través de la moral se puede hacer un buen uso de la libertad. Sin estos principios no puede haber desarrollo integral de la persona. Y ¿cuál es el sistema que más respeta al ser humano y favorece su desarrollo? Novak responde: el sistema democrático bajo la forma política de democracia liberal capitalista, porque solo de él puede surgir una autoridad legítima que ejerza el poder de manera limitada y controlada dando seguridad a las personas y al conjunto de la sociedad. Y solo a través de este sistema se puede organizar una comunidad política en un Estado que respete y asegure los principios intrínsecos que conforman al ser humano. Y solo con personas libres y morales se puede construir una sociedad libre y moral. Las características medulares de este sistema son la libertad y los derechos de la persona, del individuo que vive en sociedad: la libertad de conciencia y creencia y de expresarlas, la libertad de asociación y reunión, libertad de elegir a los gobernantes, la libertad de empresa; derecho a la vida y a la integridad y seguridad física y moral, derecho a la propiedad, derecho a participar del gobierno y controlarlo y limitarlo, derecho a crear las leyes y participar en su aplicación. La democracia liberal, que el llama "capitalismo democrático", es un sistema tripartito: económico, moral y político, si se restringe un área o aspecto de alguno de estos tres soportes se ataca a todo el sistema, a la sociedad y la persona. Esto es lo que se pretende desde el marxismo y desde las terceras vías: la difusión del ateísmo, del materialismo, del hedonismo y del nihilismo para construir un mundo sin otro dios que el hombre por el hombre. Este es el camino más seguro hacia la tiranía mediante el vaciado moral del alma humana que lleva a convertir a la persona en un objeto y medio para un fin de supuesta -falsa- felicidad universal sin Dios. En este "camino a la felicidad" quien se resista debe ser eliminado porque el fin último es bueno. Esto es, socialismo. El estado y la propia sociedad de democracia liberal, con sus instituciones bajo el imperio de la ley, deben controlarse mutuamente para impedir caer en esta tiranía.
Atentamente.
16/09/08 12:33 AM
  
Paz y Bien y santa Alegría.
Pues, a mi lo que mas me interesa es el modelo de hombre-humanidad que proponen y desarrollan estos sitemas, no tanto modelos económicos. Por cierto, hunden sus raíces en pensadores de tradición protestante, tanto el liberalismo salvaje como el comunismo. ¿no es así?
16/09/08 1:12 AM
Si me he referido al capitalismo es un sistema, lo he hecho porque así lo definen varias enciclopedias.

Unos ejemplos:

Microsoft Encarta:

"Capitalismo, sistema económico en el que los individuos privados y las empresas de negocios llevan a cabo la producción y el intercambio de bienes y servicios"

Wikipedia:

"El capitalismo es un sistema económico surgido en Europa en el siglo XVI y concebido principalmente al menos de tres formas diferentes dependiendo del énfasis en la consideración de ciertas características como determinantes o intrínsecas desde enfoques respectivamente políticos, culturales y sociales, sin que esto implique necesariamente una exclusión mutua de las diferentes definiciones."

Ahora, si las fuentes citadas están equivocadas realmente no se, como aclaré, no soy experto en la materia, sin embargo no creo que quienes hayan escrito esas definiciones estén errados.

Tampoco entiendo por qué se objeta que para que algo sea un sistema se requiere planificación. Un sistema se define como un conjunto de reglas o principios sobre una materia racionalmente enlazados entre sí, o como un conjunto de cosas que relacionadas entre sí ordenadamente contribuyen a determinado objeto. En este sentido hay sistemas en todas partes, comenzando en nuestro propio cuerpo.

Tampoco entendí porque se cuestiona que los personajes citados (Bill Gates) etc. hayan llegado donde han llegado gracias al capitalismo y luego se dice que ya no lo son porque quieren monopolizar el mercado. No veo como una cosa interfiere como la otra. Bill Gates puede ser 100% capitalista y buscar monopolizar todo lo que entre a su alcance. Ese es uno de las caracterticas de un capitalismo no controlado.

Yo tampoco he dicho solamente que "el rico se hace más rico y el pobre más pobre" sino "Salvo algunas excepciones, el rico se hace más rico, y el pobre se hace más pobre". Me intento referir aquí al capitalismo sin reglas que puede generar esos fenómenos. Evidentemente el sistema de los medios para que cada quien mejore su condición económica, pero mantengo que para esto hace falta educación y cultura, sino se hace muy dificil.




16/09/08 1:43 AM
  
jolcarriz
Es al revés: “salvo algunas excepciones, el rico se hace más rico”... y el pobre más rico.

Hasta wikipedia discute, más abajo, varias definiciones. Usted quizá se refiera a capitalismo corporativo o intervencionismo en algún ámbito (monetario, permisos, movilidad, etc). ¿Capitalismo salvaje? Si intervienen humanos, ¿cómo va a ser salvaje? Yo me refiero a la economía libre, donde se respeten la vida, la propiedad y los contratos libremente acordados (Manuel Ayau dixit).

El socialismo no surgió “como un deseo de buscar el bien común y la igualdad social,” etc. Si lee “Historia del pensamiento económico” de Murria Rothbard surge de personas “iluminadas” y malvadas. Marx, Engels, etc no eran personas oprimidas, eran de clase media-alta.

Siento mucho ser tan limitado y no tener más tiempo para leer sobre economía, para explicar con más exactitud todos los errores y contradicciones que se encierran en este artículo. tito livio buena aportación, a ver si entre los dos conseguimos desentrañar estas contradicciones.
16/09/08 12:21 PM
Cuando la Wikipedia da abajo varios significados no quiere decir que esté contradiciendo el primero y principal que pone en su enunciado. Si haces una breve busqueda en Google verás que hay no pocos sitios que hablan del sistema capitalista.

Ahora, repito, si tu estás en desacuerdo con que el capitalismo es un sistema, ya tienes que resolver tu problema con las fuentes ya citadas. Yo me he limitado a transmitirlas.

Cuando he utilizado el término "capitalismo salvaje" es porque es el término que suelen utilizar los socialistas para identificar un capitalismo sin reglas.

Que el socialismo haya sido ideado por pensadores que no fueron de la clase baja no quiere decir que no pudiera haber surgido por el deseo de la igualdad.

Yo no estoy en contra del capitalismo, por el contrario, pero si pienso que sistema capitalista que se olvida del bienestar social se expone a que ocurran revoluciones comunistas donde todos perdemos.




16/09/08 1:56 PM
  
Dorian
Se nota sus raices protestantes en el modo en que se dedican a recomendar libros mas que tendencios en lugar de exponer sus argumentos (Me malicio que por que simplemente defienden lo que les escuchan a otros sin saber por que lo defienden). Por cierto Thomas E. Woods dice verdaderas tonterias sobre el pensamiento tomista, y pasa por alto todo lo que no le conviene del tomismo.
17/09/08 1:02 AM
  
jolcarriz
Sigo sin saber si con capitalismo se refiere usted a libre mercado: libertad económica que respeta la vida, la propiedad y los contratos libremente acordados (Manuel Ayau dixit), claro y definitorio. Con su definición relativa, indeterminada, oscura, ininteligible hace concesiones a los que están en contra del mercado libre, luego con su argumentación final aparenta una postura de sabia moderación. Sin embargo, el efecto de esas concesiones es ceder el terreno de la moralidad a los intervencionistas, a los que usted dice que los errores son de grado no de fondo.

Ya sé que usted no propone gobiernos socialistas ni colectivistas, pero sí una gran intervención del mercado (¿un 50%?). No cuestiono las buenas intenciones que motivan tales consejos económicos o cambio de régimen político. Sin embargo, a los católicos, que conocemos un poco de algunos asuntos económicos, nos preocupan que los medios que propone no tengan los resultados pretendidos o incluso empeoran las condiciones de trabajadores y pobres.
17/09/08 10:18 AM
Yo me he referido al capitalismo en general, con sus cosas buenas y con los excesos que ha tenido en la práctica.

Nunca he hablado ni mucho menos propuesto ninguna gran intervención del mercado, por lo que mucho menos voy a proponer un porcentaje de participación. Cualquiera que lea mi post sabe que no dije eso.

Lo que si debe garantizar un sistema son condiciones justas de trabajo que respeten la dignidad humana, y no se traduzcan en la explotación del hombre por el hombre, que garantice atención médica gratuita para el que la necesite por parte del Estado, y oportunidades equitativas para todos, tanto en educación, libertad de expresión, democracia, etc.
17/09/08 1:50 PM
  
jolcarriz
Pues yo digo que usted está hablando de intervencionismo (en la práctica), aunque no se dé cuenta. Lo del 50% es una broma, pero en lo de gran intervención no. En todo caso, es subjetivo.

En esas propuestas, digo imposiciones, menciona al estado (coacción). Se olvida del principio católico de subsidiariedad: “ninguna función debe ser asignada a una institución remota o elevada (estado, gobierno central), mientras pueda ser llevada a cabo con eficacia por unidades sociales más pequeñas (familias, iglesias, etc.).”

Si está todo garantizado, ¿acaso intenta usted impedirnos ejercer un don de Dios: la caridad con nuestro prójimo?
18/09/08 3:06 PM
  
jolcarriz
Más ejemplos:
Juan Velarde cuenta que en una reunión para asesorar a la Conferencia Espiscopal Española, le propusieron medidas parecidas a lo que usted expone, muy bien intencionadas, suenan muy bien... Proponía un obispo “cambiar unas leyes económicas que tanto daño hacen a esas medidas en pro del bienestar de los obreros”. Velarde le contestó: “¡Señor Obispo! Creo que antes debe cambiar otra ley que origina daños, a veces terribles, a los obreros. Piense en la cantidad de obreros fallecidos, inválidos, heridos que origina esa ley”. El prelado preguntó: “¿de qué ley habla usted?” “Pues de la ley de la gravedad... no menos implacable que las que actúan en el ámbito económico”.

Reconozco que es difícil comprender, si no se tiene unas mínimas nociones económicas. En este mundo nada sale gratis. Por ejemplo, a quién no le gustaría tener un buen coche de empresa y una gran oficina. Pero, ¿estas medidas no serían contraproducentes para algunos trabajadores que valoran más otras cosas?, incluso perderían el trabajo por sus altos costes. Propongo una reflexión: Hay una forma no arbitraria de lograr mejoras laborales: el mecanismo del mercado.
18/09/08 3:08 PM
Jolcarriz

No pretendo aclarar indefinidamente lo que quise decir, si le ha gustado bien, sino también.

Cualquiera puede ir al post y entenderlo tal cual como lo escribí.

Todo capitalismo debe tener reglas, eso lo digo y lo mantengo, no he hablado de control de mercados ni nada por el estilo. Cualquiera puede ver cuando se intenta endosar a otro una idea, siendo que el post está arriba es más que diafano.

Como dije, yo no soy economista, pero no le veo el sentido a discutirle a que el capitalismo es un sistema, siendo que N fuentes reconocidas así lo definen.
18/09/08 11:27 PM
  
Dorian
Siempre me ha hecho gracia esta mania de los liberales de decirle a todo el mundo que no les da la razon "usted tiene muy buenas intenciones pero es un ignorante".

Prepotencia en estado puro teniendo en cuenta que la economia no es una ciencia exacta, y en algunos casos bastante impredecible, sobre todo, cuando se pretende que un modelo es el mejor para todo momento, todo lugar y toda cultura (Las extrapolaciones a veces no funcionan ni en las ciencias exactas, ya no digamos en economia). Y puesto que existen otras propuestas economicas al margen de las liberales tan razonables como estas desde el punto de vista economico, como por ejemplo las de Ernst Friedrich Schumacher, pretender descalificar a todo el que no se considera liberal llamandole socialista es un acto de maniqueismo impropio de alguien con unas minimas nociones de logica.

La mención del catolico principio de subsidiariedad casi da risa teniendo en cuenta que quien apela a el considera todas las demas propuestas de la DSI como fruto de la ignorancia.

La verdad esta pretensión liberal de que la iglesia adopte el liberalismo como modelo economico me parece tan sumamente arrogante por parte de los liberales como imposible en la practica. Por un sencillo principio cristiano, expresado en el punto 1761 del catecismo: "Hay comportamientos concretos cuya elección es siempre errada porque ésta comporta un desorden de la voluntad, es decir, un mal moral. No está permitido hacer un mal para obtener un bien".

En cuanto al mecanismo del mercado en el ambito laboral, en las teorias liberales presupone unas condiciones iniciales que ha dia de hoy no se cumplen en casi ningun lugar de el mundo (por no decir en ninguno) y por lo tanto proponer su aplicacion en lugares donde las premisas no se cumplen es una temeridad, puesto que no hay ningun motivo para dar por hecho que se van a obtener los resultados esperados.



19/09/08 12:39 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.