Jesús nunca vaciló a predicar el temor al castigo, y tampoco deberían los predicadores modernos

Monseñor Charles Pope

Continuando con la nueva serie del castigo divino les comparto la traducción de un lúcido artículo de Monseñor Charles Pope quien es párroco de la iglesia Holy Comforter-St Cyprian de Washington. Estudió en el seminario Mount Saint Mary, donde consiguió una maestría en Divinidad y un grado de maestría en Teología Moral. Fue ordenado sacerdote en 1989, trabaja desde entonces en la arquidiócesis de Washington. 

Jesús nunca vaciló a predicar el temor al castigo, y tampoco deberían los predicadores modernos

Por Mons. Charles Pope

Hace algunos años conocí a un sacerdote que mientras a menudo le gustaban mis homilías, también a menudo criticaba mi uso de lo que él llamó “la predicación basada en el miedo". Tal vez había advertido a la congregación sobre el castigo por el pecado, o incluso de que algunas cosas eran pecados mortales que excluirían a uno del cielo y lo llevarían al infierno. A menudo en forma de juego recordaba a la congregación que faltar a misa los domingos era un pecado mortal. Les decía “ir a misa o ir al infierno.” También les advertía que los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los que practican la homosexualidad, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios (cf 1 Corintios 6,9).

Por supuesto que yo estaba predicando y citando las Escrituras y numerosos textos de advertencia y de tradición bíblica. Sin embargo, el sacerdote con frecuencia solía menear el dedo y decía: “Ah eso es predicación basada en el miedo… basada en el miedo!”

Tal vez lo fue, pero ¿y qué? Y sin embargo, muchos (no todos) los sacerdotes de su generación pensaban que advertir o incitar temor en el pueblo de Dios era una mala práctica pastoral, abusiva y pasada de moda. Parecen haber sido una generación en reacción a algo antes que ellos. Tal vez habían crecido con lo que pensaban era una predicación de demasiado fuego y azufre y no suficientemente motivados a fines más elevados arraigados en el amor y una madura reflexión espiritual.

Es cierto, que la Primera Carta de Juan establece una meta para nosotros, que seamos libres del miedo y del castigo y que arraiguemos nuestra vida moral en el amor:

No hay temor en el amor. Porque el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor tiene que ver con el castigo. El que teme no ha sido perfeccionado en el amor(1 Juan 4,18)

Y, sin embargo, si esta meta buena e importante que es, tiene la intención de eliminar cualquier apelación al miedo movido por el castigo, al parecer, Jesús nunca se dio cuenta. Tampoco San Pablo, San Pedro, Santiago, San Judas, el autor de la Carta a los Hebreos, y hasta el mismo Juan parece haber olvidado la “regla” de vez en cuando.

El hecho es que la cita de primera carta de Juan establece una meta para la madurez espiritual, no quiere decir que todos estamos allí. De hecho, las personas se encuentran en diferentes etapas de crecimiento espiritual. Ciertamente el Señor, y los escritores del evangelio y las epístolas sabían esto, al igual que cada pastor experimentado.

Francamente, muchos todavía están en una etapa espiritual donde es necesario y saludable el temor al castigo.

Jesús ciertamente tuvo a bien apelar al miedo al castigo, la pérdida y al infierno. De hecho, se puede argumentar que este era su principal enfoque y uno tendría dificultades para encontrar muchos textos donde Jesús apela más a una contrición perfecta y a un temor puramente santo enraizado en el amor sólo como un motivo para evitar el pecado. Pero una y otra vez en docenas de pasajes y parábolas Jesús advierte del castigo y la exclusión del Reino por el pecado sin arrepentimiento y por la negativa a estar listo. Éstos son sólo algunos:

“«Entrad por la entrada estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella; mas ¡qué estrecha la entrada y qué angosto el camino que lleva a la Vida!; y poco son los que lo encuentran.” (Mateo 7,13-14)

“El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, que recogerán de su Reino todos los escándalos y a los obradores de iniquidad,  y los arrojarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes.” (Mateo 13,41-42)

“«Guardaos de que no se hagan pesados vuestros corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improviso sobre vosotros, como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la faz de la tierra.  Estad en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengáis fuerza y escapéis a todo lo que está para venir, y podáis estar en pie delante del Hijo del hombre.»” (Lucas 21,34-36)

“Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo el Padre.  «Como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre.  Porque como en los días que precedieron al diluvio, comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca,  y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrastró a todos, así será también la venida del Hijo del hombre. Entonces, estarán dos en el campo: uno es tomado, el otro dejado;  dos mujeres moliendo en el molino: una es tomada, la otra dejada. «Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, estaría en vela y no permitiría que le horadasen su casa. Por eso, también vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre.” (Mateo 24,36-44)

“le separará y le señalará su suerte entre los hipócritas; allí será el llanto y el rechinar de dientes.” (Mateo 24,51)

“Mientras iban a comprarlo, llegó el novio, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de boda, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron las otras vírgenes diciendo: “¡Señor, señor, ábrenos!” Pero él respondió: “En verdad os digo que no os conozco.” Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora.” (Mateo 25,10-13)

“dos mujeres moliendo en el molino: una es tomada, la otra dejada. «Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Dichoso aquel siervo a quien su señor, al llegar, encuentre haciéndolo así.” (Mateo 24,41-46)

“Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.  Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna. (Mateo 5,28-29)

“Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano “imbécil", será reo ante el Sanedrín; y el que le llame “renegado", será reo de la gehenna de fuego.” (Mateo 5,22)

“Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la Vida que, con los dos pies, ser arrojado a la gehenna. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna,” (Mateo 9,45-47)

“le dice: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?” El se quedó callado.  Entonces el rey dijo a los sirvientes: “Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes.” Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.»” (Mateo 22,12-14)

“Jesús les dijo otra vez: «Yo me voy y vosotros me buscaréis, y moriréis en vuestro pecado. Adonde yo voy, vosotros no podéis ir.»  Los judíos se decían: «¿Es que se va a suicidar, pues dice: “Adonde yo voy, vosotros no podéis ir?» El les decía: «Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba. Vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo.  Ya os he dicho que moriréis en vuestros pecados, porque si no creéis que Yo Soy, moriréis en vuestros pecados.»” (Juan 8,21-24)

“Así que por sus frutos los reconoceréis.  «No todo el que me diga: “Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. Muchos me dirán aquel Día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Y entonces les declararé: “¡Jamás os conocí; apartaos de mí, agentes de iniquidad!” (Mateo 7,20-23)

“Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará.” (Marcos 16,15-16)

“El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien le juzgue: la Palabra que yo he hablado, ésa le juzgará el último día;” (Juan 12,48)

“Mira, vengo pronto y traigo mi recompensa conmigo para pagar a cada uno según su trabajo. Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Ultimo, el Principio y el Fin.  Dichosos los que laven sus vestiduras, así podrán disponer del árbol de la Vida y entrarán por las puertas en la Ciudad. ¡Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los asesinos, los idólatras, y todo el que ame y practique la mentira!»  Yo, Jesús, he enviado a mi Ángel para daros testimonio de lo referente a las Iglesias. Yo soy el Retoño y el descendiente de David, el Lucero radiante del alba.»” (Apocalipsis 22,12-16)

“Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto. Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden.” (Juan 15,2-6)

Docenas de otros textos, parábolas y advertencias se podrían añadir a esta lista, pero estos son suficientes. La conclusión es que Jesús advirtió e hizo un llamamiento al temor del castigo UN MONTON.

Nadie nos ama más que a Jesús y sin embargo, nadie nos advirtió del juicio y el infierno más de Jesús.  Él sabe lo terco y duro que somos, y por lo tanto él es nos advierte con claridad y caridad.

San Pablo y todos los otros escritores del Nuevo Testamento tienen también muchos textos de advertencia, así que proclaman un saludable temor al castigo. Un ejemplo común de los textos de advertencia de Pablo es el siguiente:

“¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el Reino de Dios.” (1 Corintios 6,9-10)

Traducción: si uno se queda en el pecado grave y sin arrepentimiento va a ir al infierno. Y así, San Pablo al igual que los demás escritores del Nuevo Testamento apelan al miedo al castigo.

Ahora ¿por qué nosotros, que estamos llamados a predicar y enseñar en el nombre de Jesús, rechazamos una estrategia clave que él y sus apóstoles emplearon? Y sin embargo ha llegado a ser una práctica moderna y continua para todos ignorar estos textos importantes de advertencia que se producen en toda la predicación de Jesús y los Apóstoles.

Parte de la razón de nuestro rechazo parecería arraigada en el hecho de que vivimos en tiempos más delicados en los que la gente fácilmente se ofende. Además la cultura “autoestima” y sus premisas son hostiles a hablar de las personas como pecadores o rechazada de algún modo. En tercer lugar, muchos hoy en día han echado a Dios en el papel de padre sólo cariñoso, y Jesús como un hippie inofensivo. No importa qué tan antibíblico estas imágenes de Dios son, ellos se mantienen obstinados incluso cuando se enfrentan a textos bíblicos.

Pero, al fin y al cabo, aquellos que predicamos no tenemos excusa si descuidamos o rechazamos una práctica pastoral utilizada ampliamente por el mismo Jesús. Por nuestro silencio a este respecto engañamos al pueblo de Dios y llegamos a ser, en efecto, engañadores que no predican el “todo el designio de Dios” (cf Hechos 20,27).

Si bien es cierto que podemos ayudar a guiar al pueblo de Dios de una contrición imperfecta (arraigada en el miedo al castigo) a una contrición más perfecta (enraizada en el amor a Dios), sigue siendo un hecho bastante claro que muchos de los fieles se encuentran en diferentes etapas y todavía no están en la etapa de contrición perfecta.

Por esta razón, la Iglesia siempre ha permitido que la contrición imperfecta fuese suficiente para recibir la absolución. El tradicional acto de contrición dice:

“… Detesto todos mis pecados, no sólo porque temo la pérdida del cielo y las penas del infierno, pero sobre todo porque te ofendo mi Dios, que eres todo bueno y merecedor de todo mi amor …”

Este acto de contrición es preferible porque distingue contrición perfecta e imperfecta y correctamente señala que la mayoría de nosotros tenemos un poco de ambas. Pero este acto de contrición también ayuda al penitente recordar el viaje que debemos hacer desde el temor al castigo hacia el más perfecto amor de Dios y del prójimo para evitar el pecado.

Pero para la mayoría de nosotros, este es un viaje que está en marcha, en el que algunos han avanzado más que otros. Mientras tanto, los predicadores de la Iglesia hacen bien en apelar al miedo al castigo, entre otros motivos para evitar el pecado.

Jesús y los apóstoles nunca dudaron de recordar los resultados terribles de obstinación pecaminosa. Y tampoco debemos que predican hoy. Se necesita el miedo al castigo después de todo.

—————————————————————————————————————

El artículo de Monseñor Charles Pope termina aquí en el cual comparte dos vídeos, que lamentablemente sólo están en inglés: (AQUÍ y AQUÍ) .

Tuve la idea de traducir este artículo, gracias a que un lector me había escrito para decirme que cuando le habló del tema a su párroco, éste le dijo que decir que Dios podía castigar era una predicación de siglos pasados y que era mejor predicar sólo que es amor, ya que eso atraía más personas. Me hizo recordar también las lúcidas advertencias del Papa San Pio X publicadas en el último número de nuestra revista Apologeticum:

San Pio XOtra manera de hacer daño es la de quienes hablan de las cosas de la religión como si hubiesen de ser medidas según los cánones y las conveniencias de esta vida que pasa, dando al olvido la vida eterna futura: hablan brillantemente de los beneficios que la religión cristiana ha aportado a la humanidad, pero silencian las obligaciones que impone; pregonan la caridad de Jesucristo nuestro Salvador, pero nada dicen de la justicia. El fruto que esta predicación produce es exiguo, ya que, después de oírla, cualquier profano llega a persuadirse de que, sin necesidad de cambiar de vida, él es un buen cristiano con tal de decir: Creo en Jesucristo.

¿Qué clase de fruto quieren obtener estos predicadores? No tienen ciertamente ningún otro propósito más que el de buscar por todos los medios ganarse adeptos halagándoles los oídos, con tal de ver el templo lleno a rebosar, no les importa que las almas queden vacías. Por eso es por lo que ni mencionan el pecado, los novísimos, ni ninguna otra cosa importante, sino que se quedan sólo en palabras complacientes, con una elocuencia más propia de un arenga profana que de un sermón apostólico y sagrado, para conseguir el clamor y el aplauso; contra estos oradores escribía San Jerónimo: Cuando enseñes en la Iglesia, debes provocar no el clamor del pueblo, sino su compunción: las lágrimas de quienes te oigan deben ser tu alabanza. Así también estos discursos se rodean de un cierto aparato escénico, tengan lugar dentro o fuera de un lugar sagrado, y prescinden de todo ambiente de santidad y de eficacia espiritual. De ahí que no lleguen a los oídos del pueblo, y también de muchos del clero, las delicias que brotan de la palabra divina; de ahí el desprecio de las cosas buenas; de ahí el escaso o el nulo aprovechamiento que sacan los que andan en el pecado, pues aunque acudan gustosos a escuchar, sobre todo si se trata de esos temas cien veces seductores, como el progreso de la humanidad, la patria, los más recientes avances de la ciencia, una vez que han aplaudido al perito de turno, salen del templo igual que entraron, como aquellos que se llenaban de admiración, pero no se convertían“.

San Pio X, Motu Proprio Sacrorum Antistitum

El padre José María Iraburu tiene dos artículos muy buenos sobre el tema:

Salvación o condenación, parte I

Salvación o condenación, parte II

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

24 comentarios

  
cesar Contreras
Gracias.
De verdad me encuentro identificado con este tema el cual es el centro de mis predicaciones y con este aliento que he recibido me lleno de fuerzas para continuar en la perseverancia de vencer el moralismo, la mal llamada prosperidad y el "dios todo amor" que es un licuado que ha venido metiendoce como comejen en nuestra Iglesia. Eso si aplicando siempre 1Pe 3,15-16.
14/08/15 3:32 AM
  
Walter
Hola hno Arráiz: te conozco desde que te leí en un debate con Daniel Sapia. Me has enseñado mucho vos y otros en Infocatólica. Muchas gracias. Espero que mantengas esa humildad y Amor a la Verdad hasta la muerte. Dios despertó en mí un deseo de conocer la Verdad y (entre otras cosas) me guió hasta INFOCATÓLICA.
Tal vez en el cielo nos veamos con vos, el Padre Iraburu, Iglesias Grezès, Moreno, Luis Fernando Pérez y otros. Desde ya mis oraciones son para tu Ministerio que seguro es ingrato a veces pero que tiene la victoria asegurada.

-------------------
JM: Dios mediante hermano.
14/08/15 3:43 AM
  
José María Iraburu
El P. Iraburu tiene unos artículos muy buenos sobre "Salvación o condenación". Los números (8) y (9) de su blog "Reforma o apostasía". Los recomiendo.

(Si no hago yo propaganda de mis propios escritos ¿quién la hará?
Hay que ser realistas. "Andar en humildad es andar en verdad", Santa Teresa)..

-------------------
JM: Nosotros padre José María.
14/08/15 7:56 AM
  
Antonio1
Todo está muy bien, pero sin perder de vista, como dices, que la aspiración del Cristiano, su modelo es éste: "“No hay temor en el amor. Porque el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor tiene que ver con el castigo. El que teme no ha sido perfeccionado en el amor” (1 Juan 4,18)" . Modelo del que toman consciencia los discípulos en plenitud a la luz de la resurrección de Cristo. No se puede confundir pedagogía para cristianos que no han alcanzado la madurez y que puede ser necesaria bien aplicada (mal aplicada es un desastre y semillero de futuros renegados de la religión) con una fe vivida en plenitud en presencia del amor de Dios. Dicho con otras palabras:

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido;
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, señor; muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido;
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque cuanto espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.
14/08/15 10:41 AM
  
Luis Fernando
Yo me tomaría muy en serio esta cita de la Escritura:

Si digo a un malvado. «Vas a morir» y tú no le adviertes ni le insistes para que se convierta de su mal camino y viva, el impío morirá por su culpa, pero demandaré su sangre de tu mano.
Si, por el contrario, adviertes al malvado y no se convierte de su iniquidad y de su mal camino, él morirá por su culpa, pero tú habrás salvado tu alma.
Y si el justo se aparta de su justicia y comete una iniquidad, pondré ante él un obstáculo y morirá. Como no le advertiste, morirá por su pecado y no se tendrán en cuenta las obras justas que había hecho. Pero demandaré su sangre de tu mano.
Sin embargo, si adviertes al justo para que no peque y no peca, ciertamente vivirá porque atendió la advertencia y tú habrás salvado tu alma.

Eze 3, 18-21
14/08/15 11:42 AM
  
María
Pues muchos se han librado del infierno y de la cárcel por el Temor a Dios.
14/08/15 11:48 AM
  
Eva
"El comienzo de la sabiduría es el temor de Dios" (Proverbios 9, 10a).

Sobre el acto de contrición, yo suelo utilizar este:

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío;
por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno.
Ayudado de vuestra divina gracia,
propongo firmemente nunca más pecar,
confesarme y cumplir la penitencia
que me fuera impuesta.

Como se observara, se acopla al comentario de monseñor Pope sobre la contrición perfecta e imperfecta. Pues bien, hace ya años que lo veo en algunos sitios sin la frase "también me pesa..." y no en sitios cualquiera, no: en mis evangelios de todos los días y en el catecismo de uno de mis ahijados (he de decir que en este caso, la catequista se la ha hecho añadir con boli :)
14/08/15 1:48 PM
  
Tomás Bertrán
Lo del temor de Dios, que es uno de los dones del Espíritu Santo, por lo que no puede ser malo el tenerlo, si se me permite lo explicaré con un ejemplo muy sencillo en donde, creo, se entiende mejor.
Un buen cristiano debe conducir su automóvil con amor a Dios y al prójimo, para no pecar en el 5º Mandamiento, pero si esto no se tiene del todo claro, por lo menos al temor a la multa que nos puede caer, puede que nos haga conducir bien. Explicado más religiosamente, envío link de vatican.va, en donde el Papa Francisco habla sobre el santo temor de Dios. En un párrafo tambíen alude al temor de Dios porque uno puede ir al infierno.
w2.vatican.va/content/francesco/es/audiences/2014/documents/papa-francesco_20140611_udienza-generale.html
14/08/15 2:51 PM
  
Feri del Carpio Marek
Qué saludable haber leído este post, saludable en el sentido original del término.
14/08/15 5:17 PM
  
Longinos
Muy bueno el artículo y la cita de San Pío X.

La verdad es que el otro (con lo de me pesa... el infierno) me resulta algo extraño de asumir cuando no creo haber cometido pecado mortal, aunque tal vez podría justificarse porque creo que nunca se sabe con certeza absoluta si uno está en gracia...

Yo uso este otro acto de contricción por ser el primero que aprendí al convertirme, leído en una carta de San Francisco Javier:

Señor mío Jesucristo,
Dios y hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío,
por ser Vos quien sois, bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
a mí me pesa de todo corazón haberos ofendido.

Ayudado de vuestra divina gracia,
me propongo firmemente nunca más pecar,
confesarme, cumplir la penitencia que me fuere impuesta
y apartarme de todas las ocasiones de ofenderos.

Os ofrezco mi vida, obras y trabajos
en satisfacción de todos mis pecados;
y espero de vuestra divina bondad y misericordia infinita
me los perdonéis,
por los méritos de vuestra preciosísima sangre, pasión y muerte
y me deis gracia para enmendarme
y para perseverar a vuestro santo servicio hasta el fin de mi vida.
Amén.

Un abrazo



14/08/15 7:42 PM
  
Feri del Carpio Marek
¡Qué bueno el sermón del funeral! Monseñor Pope mostrando en la acción lo que dice en este texto. Aquí una muestrita de lo que predicó: "Todos nosotros vamos a morir, Henry (el difunto) es nuestro maestro. Estemos preparados para encontrarnos con Dios."

Creo que buena parte de la dificultad que tengo para amar a Dios y dejarme amar por Él se debe a lo que me cuesta conocerlo, conocer su amor, por ese empeño de tantos pastores en desfigurar su verdadero rostro. Porque ese "amor" dulzón, de algodoncito de azúcar, no pega, no atrae, ni me anima a luchar por mi conversión.
14/08/15 8:15 PM
  
Luis Fernando
José Miguel, ¿estás tú seguro que los escritos de ese sacerdote navarro que ha puesto un comentario antes que yo son fiables?
No sé, no sé... :D

--------------
JM: :D
14/08/15 10:00 PM
  
Hernán
J. Miguel

Disculpa, por mi marcada imbecilidad. Siempre he tenido muy severo problema con la lectura de compresión (por igual, al que lo escucho hablar).

He leído todo el post, y lo he entendido prácticamente todo. Aunque, el primer verso bíblico que hace mención Mons. Pope no me quedó muy claro. Yo lo entiendo al revés, ya verás por qué...... que obviamente la Palabra de Dios es infalible, y no puedo yo tener la razón encima de Ella.

"“No hay temor en el amor. Porque el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor tiene que ver con el castigo. El que teme no ha sido perfeccionado en el amor” (1 Juan 4,18)" .

Para mí este verso que va relacionado a Dios, está mal aplicado o mal referida. ¿Cómo está eso, de que no hay temor en el amor hacia Dios? Al contrario, SÍ hay temor a Dios, por ende ¡HAY AMOR A DIOS!

No me refiero, aquel "temor a Dios" totalmente hipócrita y falso de Lutero, cuando aún era católico, de que estaba obsesionado en ser castigado por Dios (aterrorizado de ir al infierno), al grado que por ello quiso ser sacerdote para poder ser salvo, y así se refugiaba en Dios ..... lo cual, no había un verdadero amor a Dios, la evidencia lo dice todo, con su rebeldía contra Iglesia.

Aquél, que no tiene temor de Dios, no ama a Dios, tiene abandonado a Dios...... porque es un rebelde, usa mal el libre albedrío para su conveniencia (mundana) y perdición.

Lo sig. que dice en el verso "Porque el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor tiene que ver con el castigo". Claro, estoy de acuerdo con que el temor tiene que ver con el castigo, porque es "natural"; pero en ello, si se ama verdaderamente a Dios, pues se tiene "el temor a Dios", así de sencillo. A mi entender, no está estrictamente desligado el temor y amor a Dios; que puede serlo como el ejem. de Lutero, pero van ligados si esto es verdadero hacia Dios. Por lo tanto, no se me hace coherente en que: "Porque el amor perfecto expulsa el temor". Veo contradicción. Al contrario, debería decir algo así como: "Porque el amor perfecto es precisamente el temor(a Dios)".

Por último, dice el verso: "El que teme no ha sido perfeccionado en el amor”. Ya sin mucho ahondar; debería ser al revés: "El que teme (SÍ) ha sido perfeccionado en el amor".

JM, seguramente, hay algo ahí que está muy mal en mi compresión.

De antemano, te doy las gracias.
Saludos.

----------------------------
JM: Yo entiendo que el texto se refiere al mero miedo al castigo. El temor de Dios no es un don en donde se teme ofender a Dios porque se le ama y no se le quiere ofender.
14/08/15 10:40 PM
  
Palas Atenea
Reconozco que yo siempre he tenido temor de Dios. Y creo que quienes vieron a Jesús pendiente de la cruz también lo sintieron. El temor va unido al amor, también sentí temor cuando mi madre sufría y cuando murió. El temor es parte del amor: temes defraudar a quién te ama, temes perderlo...
Sientes vergüenza de tus miserias ante su bondad. El temor produce el don de las lágrimas, hace humilde y contrito a la persona, lava las culpas y está en la base del arrepentimiento.
Los judíos llamaban "temerosos de Dios" a aquellos gentiles provenientes del paganismo que se acercaban a las sinagogas buscando al Verdadero Dios, podían haberles llamado "buscadores de Dios" pero, curiosamente, les llamaron temerosos. El centurión Cornelio fue uno de ellos y, entre los gentiles conversos, constituyeron una mayoría.
El temor no es el miedo sino una de las formas del amor e incluye la reverencia y la humildad. Los mártires sienten temor de Dios porque no consiguen asustarlos con la pérdida de la vida, les asusta más ofender a Dios.
15/08/15 10:55 AM
  
Palas Atenea
El pecado de Satanás es la soberbia, pero él sabe que no todas las personas desean dominar el mundo o hacerse inmensamente ricos. Tiene que tentar de distinta forma según psicología: al inapetente no puede tentarle con la gula y al que tiene bajas pulsiones sexuales tampoco con la lujuria. Hacer creer a los pecadores que Dios perdona y es misericordioso para que no modifiquen su conducta es una buena forma de tentar. Los temerosos de Dios se resisten a caer en esa tentación porque, aunque confían en Dios y esperan en su misericordia, les duele el pecado. El temor de Dios es una defensa contra el maligno y sus tentaciones, quizás la mayor de todas las defensas.
15/08/15 11:32 AM
  
laura
Comparto con mis hermanos, que el verdadero amor es no hacer
sufrir al ser amado. Pienso que el temor a Dios, es temor de ofenderlo,
de hacerlo sufrir con nuestra desobediencia a cualquiera de los 10 Mandamientos, que nos dejò para nuestra felicidad y salvaciòn.
Pero tambièn nos dijo que no todos iban a entender, por eso debemos
rezar y ofrecer muchos sacrificios, unidos al Señor en la Eucarìstìa, por
los que no pueden entender.
Que Ntra.Madre nos ayude a conquistar almas.

15/08/15 7:10 PM
  
Saber o no
"Traducción: si uno se queda en el pecado grave y sin arrepentimiento va a ir al infierno. Y así, San Pablo... al miedo al castigo".
DICE ESTE ARTÍCULO,

¿Porque no consideran mas pasajes biblicos para descubrir el punto de vista del creador?

Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra;
En ese mismo día perecen sus pensamientos.(salmo 146:4) ¿El infierno? Bahh Doctorados En Ignorancia

--------------------
JM: Su punto de vista equiparable al punto de vista del creador? es broma? y en serio quiere más textos? Le dejo el ejercicio de que busque estos textos en su Biblia de testigo de Jehová, a ver si los encuentra.

"Pues para mí la vida es Cristo, y la muerte, una ganancia. Pero si el vivir en la carne significa para mí trabajo fecundo, no sé qué escoger... Me siento apremiado por las dos partes: por una parte, deseo partir y estar con Cristo, lo cual, ciertamente, es con mucho lo mejor; mas, por otra parte, quedarme en la carne es más necesario para vosotros"

“Porque es propio de la justicia de Dios el pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros, los atribulados, con el descanso junto con nosotros, cuando el Señor Jesús se revele desde el cielo con sus poderosos ángeles, en medio de una llama de fuego, y tome venganza de los que no conocen a Dios y de los que no obedecen al Evangelio de nuestro Señor Jesús. Estos sufrirán la pena de una ruina eterna, alejados de la presencia del Señor y de la gloria de su poder”

“«Allí será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abraham, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, mientras a vosotros os echan fuera”

"Y os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se pondrán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los Cielos, mientras que los hijos del Reino serán echados a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes»"

"Y el Diablo, su seductor, fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde están también la Bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos"

«Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna”

“Cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los degollados a causa de la Palabra de Dios y del testimonio que mantuvieron. Se pusieron a gritar con fuerte voz: «¿Hasta cuándo, Dueño santo y veraz, vas a estar sin hacer justicia y sin tomar venganza por nuestra sangre de los habitantes de la tierra?»
17/08/15 1:08 AM
  
Alejandro Colombia
Este post va directo a mis marcadores de chrome...
18/08/15 4:36 AM
  
Saber o no
-------EDITADO---------

JM: Lo lamento, el tema de este post no es la negación de la inmortalidad de la secta de los testigos de Jehová. Para eso ya tengo bastantes post en este mismo blog a los que puede referirse y donde esas objeciones ya están analizadas. Este tema se refiere a un contexto específicamente católico que un testigo de Jehová no va a entender.
18/08/15 7:09 PM
  
María Elena
Realmente esto se recibe como el agua clara y fresca cuando se tiene mucha sed; en verdad mil gracias por traer a colación este artículo de Mons. Pope, citando a la vez a San Pío X, clarificando conceptos que deberían estar muy claros en todos los que nos llamamos católicos
19/08/15 2:35 AM
  
antonio
¿Qué clase de fruto quieren obtener estos predicadores? No tienen ciertamente ningún otro propósito más que el de buscar por todos los medios ganarse adeptos halagándoles los oídos, con tal de ver el templo lleno a rebosar, no les importa que las almas queden vacías. Por eso es por lo que ni mencionan el pecado, los novísimos, ni ninguna otra cosa importante, sino que se quedan sólo en palabras complacientes, con una elocuencia más propia de un arenga profana que de un sermón apostólico y sagrado, para conseguir el clamor y el aplauso;
Santa Teresa, también fusstigaba a esos predicadores, que buscaban halagar a la gente!!!!Su Censor el Padre Dominico Domingo Bañez,Gran Dominico, llego a la oración de arrobamiento, era un Místico(Leyendo y practicando, lo que la Inquisición le habia mandado).
Pone al Pie:Escuchad predicadores.Otro que se merece considerar la Causa de Canonización, su apoyo, al Carmelo que pertenezco, fue vital.
Todo el post está bien están todos los escritos Evangélicos, ignorarlos, es ignorar a Cristo, a Dios, asi estamos, "por sus frutos los conocereis"
Conversión Cero!!!!!!Está muy bién las etapas de la vida interior de cada persona, es asi,SOLO DIOS, nos puede lavar la Cabeza, el buenismo demagogico de distinto signo,.Fatima,La Visión del Infierno que tuvierón los Pastores, ver a las almas en sufriendo,a chicos, se los mostro la Santisima Virgén, el Espiritu Santo, los hizo rezar por compasión a las almas, que objetivo mayor tiene un Sacerdote, que querer que estas se Salven!!!!, no es amputando, la FE DE LA IGLESIA,
A Santa Teresa, la transporto el SEÑOR a ese lugar, después toda
Cruz, le pareció liviana.
El Tremendo amor de Cristo en la Cruz, toda la epopeya del Rey de Reyes sus sufrimientos,desde la entrada a Jerusalen,hasta la Cruz, y Soledad, su extremo amor por cada uno de Nostros, SU AMOR infinito, su JUSTICIA, infinita, debe ser retribuido por obediencia a la FE de la IGLESIA,Eso ES AMAR al SEÑOR, no queda otra!!!!!Con el Caospostconciliar, la falta de predicación de esto, de los recursos, de la GRACIA,UN DIOS EL ESPIRITU SANTO,LA SANTISIMA VIRGEN ;LOS SANTOS,MAESTROS DE LA VIDA INTERIOR!!!!!!Etc, están pasando las consecuencias, en el sinodo en realidad, están tratando las consecuencias de todo" Esto".La Castidad!!!!!!!En el Mundo que vivimos,!!LO he escrito en el Blog de Bruno!!!!No hacemos el bien que queremos y si el mal que no queremos, en mi no en la mazanita,ver la maldad en uno, comienza la redención, por pasos, hay aqui un millon de moradas,Santa Teresa!!!!!!!!!

Que Dios lo bendiga
Muchas Gracias.
21/08/15 3:50 PM
  
Juan Sebastian Salazar
-----EDITADO-------

JM: No pierda el tiempo enviando mensajes a mi blog, lo suyo parece ya un problema psicológico.
17/10/15 8:21 PM
  
Juan Sebastian Salazar
----EDITADO----

JM: Ale, siga perdiendo el tiempo.
21/10/15 12:22 AM
  
Gustavo Acuña
Dichoso el hombre que teme a Yahwe, le ira bien, comera del fruto de su trabajo y sera bendecido
23/06/16 11:09 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.