Consecuencias tras el atentado terrorista a Charlie Hebdo

Manifestantes con la consigna "Yo soy Charlie"

(Manifestantes mostrando carteles con la consigna “¡Yo soy Charlie!")

Los atentados terroristas a Charlie Hebdo han conmovido al mundo. Es comprensible, que se asesine personas de una manera tan salvaje es lamentable. Lo sé yo porque vivo un país donde diariamente son asesinadas aproximadamente 70 personas al día. También vemos frecuentemente noticias donde cristianos son asesinados en países del medio oriente donde la mayoría de la población es musulmana. Ahora, ¿por qué el mundo demuestra ser más sensible a unas tragedias y no a otras?, eso podría ser tema de otras reflexiones, pero lo que sí me ha llamado la atención a raíz de estos acontecimientos es que el ser humano tiene una tendencia enorme de irse a los extremos aun cuando eso involucre dosis enormes de hipocresía.

En el caso particular de estos atentados hemos visto una euforia colectiva e histérica que para condenar los atentados ha llegado a ensalzar, justificar y casi canonizar la labor blasfema que hacían los responsables de ese pasquín amarillista, en donde ofendían no sólo a la comunidad musulmana, sino a Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo), a la Santísima Virgen, y a la Iglesia.  

Incluso dentro en nuestra propia Iglesia se vieron enormes muestras de insensatez. Inaceptable por ejemplo que el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo haya tenido el desatino de declarar que las víctimas eran “unos compañeros que ejercen un servicio del humor satírico pero necesario también en una sociedad democrática y libre”. Inaceptable, pero tampoco hablaré mucho de esto, porque ya lo hizo muy bien nuestro director.

Ahora bien, la consecuencia de todo ya comienza a notarse, y es que de aquí en adelante veremos en los distintos medios de comunicación una creciente “licencia” a nombre de “la libertad de expresión” para blasfemar, y difamar colectivos, siempre que sean colectivos religiosos, en especial musulmanes y cristianos. 

Fundador de facebook

Allí tienen por ejemplo las declaraciones de Mark Zuckerberg, en las que ha dicho que no permitirá que exista censura de ningún tipo en la red social: “Nosotros nos enfrentamos a esto porque diferentes voces – incluso si algunas ofenden – pueden hacer que el mundo sea un lugar mejor y más interesante”. Miles de cabezas huecas no dudaron en sumarse a la insensatez y al salir la noticia su mensaje había sido compartido 26 mil veces y unas 290 mil personas habían presionado el botón de ‘Me gusta’. Y allí lo tienen, aunque antes de las declaraciones del mandamás de Facebook el sitio web satírico El Mundo Today había denunciado la desaparición de su perfil de Facebook de un artículo ofensivo a la comunidad musulmana, el artículo fue repuesto luego de unas horas y los administradores del sitio publicaron “Facebook acaba de ‘perdonarnos’".

Así como este caso no se extrañen que de aquí en adelante Facebook y muchos otros sitios similares comiencen a hacerse de la vista gorda con las ofensas en lo referente a la religión y a colectivos religiosos, hasta llegar a extremos absolutamente ridículos. Y no es que no lo fueran ya, pues en este sentido Facebook había venido mostrando una hipocresía enorme, por ejemplo, al censurar páginas como “Memés católicos” mientras dejaba en el aire páginas absolutamente insultantes contra el cristianismo. Pero si esa era la situación, ahora la tendencia irá en aumento. Entiendo que no podemos esperar coherencia de parte del fundador de Facebook. Ha llegado a donde está traicionando una tras otra a personas que han puesto su confianza en él, incluyendo sus mejores amigos. Tampoco podemos esperar que el resto de los medios seculares no se sume a la locura.

Y si alguien se pregunta, ¿entonces eso quiere decir que incluso los grupos racistas, antisemitas, negacionistas, homófobos, etc. etc. tendrán absoluta libertad de expresión para difundir su ideología? No, ellos no. Y allí está la hipocresía. Porque  si bien aplaudo que esos grupos no tengan carta blanca para insultar, denigrar y difamar, porque insultan colectivos que merecen respeto, y la libertad no debe ser ilimitada hasta el punto de permitirte irrespetar al otro, entonces no es mucho pedir lo mismo también para los cristianos.

Los terroristas creen que han sido muy listos vengando las ofensas a su religión, pero lo que han logrado es que de ahora en adelante se multiplicarán por mil. Y no sólo a ellos sino también hacia otras religiones incluyendo la nuestra.

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

17 comentarios

  
Jaime Fernández de Córdoba
No deja de ser paradójico: los mismos que bajo el paraguas del multiculturalismo han fomentado la entrada de los musulmanes en Europa (para acabar con sus raíces cristianas), son ahora los principales objetivos de los terroristas. Y aún así, van a sacar provecho de esta situación para cargar aún con más fuerza contra el cristianismo (la consigna: "el fanatismo religioso"). Hollande ya ha dicho que el Islam no tiene NADA que ver con los atentados; y es que la inmensa mayoría de los musulmanes franceses le votan a él.
Las inaceptables burlas a las creencias de los musulmanes son un ejercicio de libertad, democracia (y según TVE de "inteligencia") si las hacen los ateístas de izquierda; pero si lo hace Le Pen, entonces es xenófobo, neonazi y no sé cuántas cosas más.
11/01/15 2:45 PM
  
Anónimo...
Gracias por la lucidez de su escrito... ----EDITADO-----

---------------
JM: Agradezco su comentario. La última parte no la he podido dejar pasar porque hacía referencia negativa a lo escrito en otro blog aquí mismo en Infocatólica y eso no está permitido. En este caso corresponde que lo exprese en el lugar donde salió publicado.
11/01/15 3:23 PM
  
José Luis
Yo no sé si entre los que se manifiesta diciendo que es ese personaje: "Charlie Ebod", saben algo de su trabajo, pero si son cristianos, deberían comprender, la gravedad de sus acciones, su mala intención, burlándose de todo, y la blasfemia no es nada bueno, sino un signo demoniaco, es un signo de locura.

Una persona honrada no puede meterse en ese tipo de manifestación en que se hay autores que denigra al ser humano, pues no solamente rechazan a Dios, sino que es un "humor pecaminoso" "satírico", no puede agradar a los hijos e hijas de Dios. Pues reflexionando la Palabra de Dios, es como lo sabemos.

En otro lugar he leído que quienes se dicen que es "Charlie Ebod" se reconocen ateos, no creyentes.

Los cristianos, claro, no podemos admitir el terrorismo, ni los atentados contra nadie, porque eso es contrario a la Voluntad de Dios: No matarás. Tampoco nos alegramos sobre esas muertes repentinas de unos o de otros, que dejaron este mundo sin la Gracia de Dios. Los cristianos sabemos que debemos estar preparado, y es una preparación de cada día, que la muerte nos debe sorprender en Gracia de Dios, y no haciendo daño a nadie.

La única libertad de expresión que conozco es la que me ha enseñado la Sagrada Biblia, el Magisterio de la Iglesia Católica, los Santos Padres, es la caridad, la misericordia, la compasión, esta es la única libertad que nos debe importar, fueron libres los Santos Mártires cuando murieron por los derechos de Cristo, los intereses de Dios nuestro Señor.

Una sociedad que rechaza a Dios, se precipita hacia los abismos eternos.
11/01/15 4:18 PM
  
Ricardo de Argentina
Totalmente de acuerdo con el artículo, José Miguel. La así llamada "Libertad de Expresión" es un régimen super-hipócrita que ha puesto en práctica un procedimiento desconocido en siglos anteriores: la Censura Subrepticia.
Antes, para censurar se necesitaba una orden expresa, una ley o un decreto. Y el brazo ejecutor era el poder civil, a través de su policía. Hoy en cambio, la Censura Subrepticia se ejecuta por vías que pasan desapercibidas para el gran público: ahogo financiero, manejo discrecional de la publicidad estatal, trabas para conseguir insumos esenciales, o subsidios/impuestos abusivos según qué casos. Sin descartar la censura lisa y llana de parte de los directivos de los medios, nuevos dictadorzuelos de "amigos del poder" que se manejan a su antojo y sin ninguna cortapisa.
Como la Censura se maneja por vías alejadas de la percepción pública, entonces se difunde el mito de que no hay censura, de que hay "Libertad de Expresión Irrestricta". Mentira hipócrita si las hay.

En cuanto a lo que dices en tu último párrafo, te diré que yo creo que los terroristas sí que han sido muy listos. Porque si bien es cierto que como reacción las blasfemias se multiplicarán por mil, por otro lado los conversos al Islam se contarán por decenas de miles. Que es lo que les importa a quienes han mandado matar.
La Iglesia Católica en cambio seguirá perdiendo creyentes porque su condescendencia con la blasfemia en particular, y con las infamias de los medios en general, no genera mayor adhesión por significar una incoherencoa inexplicable.
Y no estoy haciendo apología de la matralleta, ¡qué va!. Me estoy refiriendo a las declaraciones escandalosas de Gil Tamayo o de un alto directivo de COPE, ése que salió a defender el "derecho a la blasfemia" -lo que es grave- pero que además, todavía permanece en su cargo.
Lo que es gravísimo.

11/01/15 6:11 PM
  
Juan Mariner
En la sociedad occidental u occidentalizada (resultado de la deriva de los ganadores de la II Guerra mundial), con sus propios PRINCIPIOS y VALORES (los suyos, muy firmes, aunque cambiantes según las conveniencias), por supuesto que hay personas que valen más que otras, lo de la "igualdad" no se lo creen ni ellos, los apologetas del sistema (lo veíamos en España con los atentados de ETA, por ejemplo). Esta sociedad occidental tiene también sus DOGMAS: aborto y anticoncepción, ecología selectiva, homosexualismo, destrucción de la familia (no digo la "tradicional" porque de familia sólo existe una: la "natural"), elitismo de unos pocos poderosos (Trilateral, Bilderberg, masonería...), holocausto único de los judíos,silenciamiento de sus masacres para asimilar a los postmarxistas, denostamineto de los fascismos, ingeniería genética humana...

Que a nadie se le ocurra mofarse y reírse de los "principios, valores y dogmas" de los herederos de los vencedores de la II Guerra Mundial porque lo van a tener muy crudo en los tribunales (o puede que en las cunetas ya).
11/01/15 6:14 PM
  
Eduardo
Una de las cosas que mas detesto, aparte de la hipocresìa, es la hipocresìa hipster.

Buen Post,

Saludos.
11/01/15 6:53 PM
  
Julio
brillante tanto tú articulo como el del Director de info.
Me ha pillado con el paso cambiado las declaraciones del portavoz de la Conferencia Episcopal,flipo en colores,Personalmente creo que no las ha pensado....se ha dejado llevar... Y ya sé que si es asi no deberia estar en el cargo..
Por otra parte,esta desgracia de Paris les ha venido como anillo al dedo a los de la faranadula de la ONU para seguir su campaña contra todo lo que huela a Divino.

----------------
JM: Lo natural sería que por lo menos se retractara. Hubiera podido perfectamente decir que condenaba los asesinatos como todo el mundo y ya, pero "compañeros que hacen un servicio necesario". Uff.
11/01/15 7:09 PM
  
María de las Nieves
Han sido muchos comentaristas católicos y otros no católicos, los primeros con cierta indignación que un portavorz de la CEE de España diga que el humor satírico es necesario, pero si hubiera condenado los atentados diciendo que el humor satirico no era aceptable, nadie hubiera dicho nada ,pero ponerlo como necesario, pues sencillamente no ,en un sacerdote de la Iglesia Católica, que actuó de portavoz de la CEE, que tiene como misión formar a los fieles católicos.

A la vez esas palabras les han venido muy bien a los no católicos, para ensalzar la libertad de expresión sin límites, es conveniente leer el articulo 525 del código civil español contra los que ofenden los sentimientos religiosos. Los sentimientos religioso del Islam, del judaismo y del critianismo son respetables ,al igual que los sentimientos de los no creyentes, si se sienten ofendidos por otros.

Esperando que lo dicho `por el portavoz haya sido un lapsus y que lo reconozca ante sus fieles,y que el humor satírico que insulta a Jesucristo no ayuda a nadie, y hace daño a los fieles que le amamos
11/01/15 8:20 PM
  
Luisfer
Juan Mariner,
A Vd. leparecen que el denostamiento de los fascismos es un dogma de Occidente.
Sin duda, muy significativo. Creo que describe muy bien su pensamiento.
11/01/15 8:52 PM
  
Ricardo de Argentina
Juan Mariner, tienes toda la razón: nos quieren vender que la actual es una sociedad "sin dogmas", pero a poco que analicemos nos encontramos con dogmas de todos los colores, inculcados a las generaciones desde la más tierna infancia en la educación obligatoria, lejos totalmente del control de los padres.

Es que los dogmas no solamente que no son malos, sino que son absolutamente necesarios para la convivencia pacífica y ordenada de millones de almas. No podemos pasarnos la vida discutiéndolo todo, sino que antes bien, debe necesariamente haber postulados que no se discutan. Así se arman las sociedades y así se arman, también, las ciencias. Es algo lógico. Cuando no hay dogmas, cuando no hay convenciones que no se discuten, la convivencia se rompe.

¿Porqué entonces eso de la "sociedad sin dogmas"? Porque justamente y como bien señalas, se han reemplazado los dogmas católicos por los dogmas democráticos. O sea liberales. Pero estando el Liberalismo expresamente condenado por la Iglesia, no resultaba "políticamente correcta" la sustitución de unos por otros. Había que simular. Por eso lo de "sin dogmas". Pero que los hay, los hay. Y ya se empiezan a ver las sanciones de diferente tipo para los disidentes.

En la Iglesia, lamentablemente, vemos el efecto contrario: hay quienes se han creído eso de "sin dogmas" y arremeten muy frescos ellos contra los dogmas de la Iglesia. Lo discuten todo. Están dinamitando los fundamentos de la institución divino-humana.
El acatamiento de los dogmas representa un progreso verdadero: la meditación teológica llega a una certeza tal que permite afirmar: "esto no se discute más, es así y punto". Y a otra cosa. Lo que antes era opinable ahora ya no lo es. Dediquémonos pues a la siguiente cuestión, sigamos avanzando. Pero la contestación lo impugna todo, duda de todo, produciendo una confusión fenomenal que, para más escarnio, ¡¡se hace en nombre del "progreso"!!
11/01/15 10:32 PM
  
Gregory
La actitud del fundador de Facebook es un claro ejemplo de esa actitud contradictoria que permite insultar grupos y personas que son ofendibles y respetar a otras porque atacarles es ir en contra de su dignidad. El atentado contra esta publicación se ha convertido en la gran excusa para atacar no solo al Islan sino a todos los grupos religiosos, aunque quiza respeten `más al Islan desde ahora de manera que vendran contra los cristianos de manera particular contra los católicos.
11/01/15 10:35 PM
Otro ejemplo de locura dentro de la Iglesia: La revista jesuita Revue ETUDES para solidarizarse con la redacción de CharlieHebdo‬ ha tenido la brillante idea de reproducir sus viñetas, varias blasfemas, otras en que acusan al Papa emérito Benedicto XVI de homosexualidad, y agregan: "Poder reír de ciertos rasgos de la institución a la que pertenecemos es un signo de fuerza, porque es una manera de decir que aquello a lo que estamos ligados está más allá de las formas siempre transitorias e imperfectas. El humor en la fe es un buen antídoto contra el fanatismo y contra un espíritu de seriedad que tiene la tendencia a tomar todo al pie de la letra".

Cuando veo estás cosas me parece que estoy dentro de la película "Los Dioses deben estar locos"
12/01/15 2:42 AM
  
Juan Mariner
Luisfer: no se confunda, considero a un mismo nivel el fascismo, el liberalismo y el marxismo, los tres igual de perniciosos para la Humanidad (a los hechos luctuosos me remito); lo que pasa es que ganaron la II Guerra Mundial los dos últimos y el primero quedó extinto (sólo utilizado puntualmente por el liberalismo para dar palos al marxismo y a quien convenga)... No busque donde no hay.
12/01/15 1:23 PM
  
Luisfer
Aclarado.
12/01/15 3:52 PM
  
Paloma
No me cabe duda que mi Iglesia Catolica es la Iglesia que Jesucristo fundo, y si no me creen, solo vean como el demonio lo confirma haciendo tantos ataques a nuestra Iglesia. Los Musulmanes responden con violencia a las blasfemias e insultos a su religion. Nosotros Catolicos Cristianos perdonamos y amamos a nuestros enemigos, y ponemos la otra mejilla, como Jesucristo nos enseno hacerlo. Y hermanitos esto no es nada en comparacion a lo que nos espera. Pero siempre hay Esperanza en Cristo Jesus. No enojarnos eso no ayuda nada, no podemos controlar lo que los demas hagan, Orar, orar, orar, doblar rodilla, la oracion tiene poder. Si todos los catolicos oraramos con fe pudieramos mover montanias. Que Dios nos bendiga a todos.
13/01/15 8:16 PM
  
orlando
Siempre la misma HISTORIA, El Señor deja que los SOBERBIOS hagan lo que les venga en gana, a ellos se les unen mas y mas SOBERBIOS, y luego viene el enfrentamiento, la batalla la guerra, con sus contrarios tambien SOBERBIOS y ..... en medio de esta confrontacion ( de ideas armas, etc) estan los cristianos purificandose por obra del Esp Santo. Es la Prueba, la definicion de quien esta con Dios y quien No, quien le cree a Dios o quien a su ego, a la imagen de si mismo. Eso sucede aqui en Venezuela y en todas partes, en naciones, comunidades y personas.
2 Crónicas 7:14
si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.
20/01/15 12:31 AM
  
Pedro Ruiz Dana
Se le atribuye a Benito Juarez quien fuera presidente de Mexico en el S.XIX "El respeto al derecho ajeno es la paz". En todo caso, pienso que también la libertad debe tener limites o se convierte en libertinaje y que estos límites pueden ser fijsdos por un sano sentido común regido por la ética, así que aunque no estoy de acuerdo con la labor del susodicho semanario, desde luego que como persona civilizada deploro el empleo de la violencia como medio de hacer perseverar cualquier idea ya sea política o religiosa.
17/02/15 8:48 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.