Concilio Vaticano II: Amor y Fecundidad

Concilio Vaticano II: Amor y Fecundidad

Los cónyuges, en la determinación del número de hijos, habrán de actuar con responsabilidad generosa, humana y cristiana y el juicio último deberán hacerlo ellos ante Dios.

El matrimonio hoy debe estar abierto a una comunión interpersonal de vida y amor. Actualmente se da al amor una importancia mucho mayor que en épocas pasadas, pese al hecho de que el engranaje afectivo y la concordia sexual siguen exigiendo tiempo y esfuerzo. El amor conyugal dignifica las expresiones corporales, incluido el acto sexual, debiendo su ejercicio ordinario y legítimo realizarse dentro del matrimonio, al transformar éste la sexualidad en una fecunda relación afectiva interpersonal e intersexual, que perfecciona singularmente la relación entre los esposos. Un matrimonio sin amor supone una concepción minimista del sexo y un retraso cultural. A su vez, el matrimonio bajo la sola comunión espiritual niega la realidad de la corporeidad sexual y el valor de su manifestación física como signo especial del amor.

El Concilio conoce ciertamente el mínimo necesario para que un matrimonio sea jurídicamente válido, es decir, un derecho centrado sobre la procreación, pero el ser humano es más que la ley y por ello insiste en el encuentro espiritual del hombre y de la mujer, en la comunidad de espíritus y cuerpos, en la donación total de la persona y en el valor altamente positivo de los actos con que los esposos se unen entre sí, es decir, en la íntima conexión existente entre amor y sexualidad. Está claro que la sexualidad humana posee una naturaleza y dignidad que nos impide tratarla como un fenómeno puramente biológico, y esto hace que la persona humana sea sagrada e inviolable.

El amor conyugal no pugna contra la primacía de la procreación; ni le es necesario disminuir la primacía de dicha finalidad procreativa para defender su propio valor. Más aún, el amor conyugal acrece la importancia del fin de la procreación, porque ésta es obra del amor; y además, la procreación hace que el amor conyugal cuaje en el fruto de los hijos. Podemos decir que el matrimonio es amor y el amor está en el ser mismo del matrimonio.

«El matrimonio y el amor conyugal, por su índole misma, se orientan a la procreación y educación de los hijos» (GS nº 50). El amor conyugal, a la vez que conduce a los esposos al conocimiento y donación recíprocos, no se agota en ellos, sino que los hace capaces de la máxima entrega, por la cual se convierten en cooperadores de Dios en la transmisión de la vida a una nueva persona. La fecundidad, por tanto, no es algo casual o accesorio, sino connatural al amor de los esposos.

Los cónyuges, en la determinación del número de hijos, habrán de actuar con responsabilidad generosa, humana y cristiana y el juicio último deberán hacerlo ellos ante Dios, quedando así superada la consideración que el número de hijos dependía tan solo de la Providencia divina.

El texto conciliar enumera para realizar bien esta decisión varias condiciones previas: conservar en el fondo de su corazón el amor a la vida; tomar una decisión inspirada en el espíritu de generosidad y de sacrificio; atender a su propio bien personal y al de sus hijos, ya nacidos o todavía por venir; considerar los aspectos familiares, sociales y eclesiales del problema; recurrir si es preciso a consejeros competentes, y en fin, permanecer dóciles al magisterio de la Iglesia. «Este juicio, en último término, deben formarlo ante Dios los esposos personalmente» (GS nº 50).

Está también el elogio a las familias numerosas, es decir, a aquellos cónyuges que con prudencia y sentido común reciben una prole más numerosa para educarla congruentemente. Los cónyuges no son, por tanto, sujetos meramente pasivos, sino que con su responsabilidad humana y cristiana, con su decisión de pareja, están llamados a ser los intérpretes de la voluntad de Dios en la transmisión de la vida.

Pero incluso aunque falten los hijos «sigue en pie el matrimonio como intimidad y comunión total de la vida y conserva su valor e indisolubilidad» (GS nº 50).

Pedro Trevijano, sacerdote

 

24 comentarios

Fernando Cavanillas
Bonito artículo, gracias padre.

En cuanto a la determinación del número de hijos... ¿cómo es posible que la Iglesia no hable muchísimo más del método billings?, debería haber una conferencia en cada parroquia, y un curso profundo de este método dado a todos los sacerdotes, para que lo puedan aconsejar.

El uso de los anticonceptivos artificiales es pecado mortal, y un gran número de los católicos que se dicen practicantes los usan, y luego comulgan tranquilamente. Esta incoherencia es MUY GRAVE, y los responsables son los que no le prestan la suficiente atención. No prestarle la atención que merece es ser co-partícipes en muchos sacrilegios con la eucaristía y con el pecado mortal que esto supone.

Por favor, Padre Trevijano, hable con sus hermanos consagrados para que formen a los fieles de a pie en el "método billings" (tiene un 95% de efectividad, más que el preservativo, y sirve igualmente para buscar el embarazo que para evitarlo).

Por mi parte creo que todo matrimonio católico está llamado a tener muchos hijos (mucho más que los que hoy se tienen), pero en el mundo de hoy hay un límite, impuesto por las limitaciones del mundo moderno y por la supervivencia, gracias a Dios, de la inmensa mayoría de los niños que nacen. En todo caso, ya sea el número razonable 2 ó 4 ó 6 ó 10 hijos, al final habrá que usar un método natural aceptado por la Iglesia, y ése es el método billings (conocer exactamente cuando es fértil la mujer, y no es el método ogino, que no es fia
22/11/18 7:50 PM
Pedro Trevijano
Estoy de acuerdo que deberíamos hablar más del método Billings y demás métodos naturales. Por supuesto que el aborto es pecado grave, pero que lo sean siempre los métodos anticonceptivos, lo pongo en duda, no sólo por el caso de legítima defensa y el de la conciencia perpleja (Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, "Una encíclica profética: la Humanae Vitae", Madrid 20-XI-1992, nº 68 y 70). También por estas palabras de la encíclica "Casti Connubii" de Pío XI: "60. Sabe perfectamente también la santa Iglesia que no pocas veces uno de los cónyuges, más que cometer el pecado, lo padece, cuando por una causa de extrema gravedad permite una perversión del recto orden, sin quererla él mismo, quedando por esto sin culpa, siempre que aun en ese caso tenga presente la ley de la caridad y procure apartar y alejar al otro del pecado". Además hay el principio moral que no hay que multiplicar los pecados mortales sin necesidad.
23/11/18 12:27 AM
Fernando Cavanillas
Gracias por su respuesta padre.

Yo también creo que la mayoría de las mujeres católicas (y que ellas se piensan practicantes) que toman "la píldora", no son conscientes del pecado mortal que cometen, aunque quedó clarísimo para todos después de la encíclica de Pablo VI "humanae vitae".

Al no ser ellas conscientes, el pecado pasa a los sacerdotes, obispos y pontífices que no cumplen con su extremadamente grave responsabilidad de informar mejor a las mujeres católicas, y de hacerlo continuamente dado que el pecado se comente de manera general.

Ser católico practicante no es fácil, pero el privilegio de poder comer el cuerpo de Cristo y beber Su sangre hace que merezca la pena cualquier sacrificio.

Por otro lado no es tan difícil practicar el método Billings... es muy fácil!!!!!!!, además la píldora (como es lógico) afecta de manera gravísima a la salud de la mujer, y no pocos cánceres son producto de la ingesta de anticonceptivos, y seguramente (es mi firme creencia) muchos son una consecuencia de comulgar indignamente.

(continúa en otro mensaje)
23/11/18 12:16 PM
Fernando Cavanillas
(continuación)

Si un matrimonio católico practicante sigue el método Billings, lo normal es que tenga los mismos hijos que si toman la píldora... como muchísimo es posible que en vez de dos hijos tengan tres, y ¡qué bendición de Dios! si Él quiere que sea así. Con el método Billings (dado que su eficacia es altísima pero no total) se puede seguir diciento "tengamos los hijos que Dios quiera", ya que si se quedan esperando un hijo más, claramente es porque Dios lo quiso así, ¡qué bendición!.

Si la Iglesia ha cambiado su magisterio y ahora piensa que los anticonceptivos artificiales ya no son pecado mortal y ya no ofenden gravemente a Dios, que lo diga!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, que cambie el magisterio de los últimos 60 años!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! y que en una nueva encíclica se especifique. No creo que se haga porque la Iglesia sabe que son contrarios a la Ley de Dios.

Por cierto, una mujer no toma la píldora si no se lo dice antes a su marido. Es una decisión de dos. Los dos cónyuges pecan mortalmente, y además es un pecado a conciencia y a largo plazo. No, padre, la situación es muy grave... y el hecho de que exista un método excelente alternativo deja sin excusas al que cae en ese error. Por eso nuestra responsabilidad es mayor, y tenemos que proclamar a los cuatro vientos el método Billings (entre otros), para que millones de católicos dejen de pecar y de comulgar sacrílegamente, ya que comen y beben su propia condenación. Muchos "saben" que no deben, pero an
23/11/18 12:19 PM
Fernando Cavanillas
Por cierto ¿legítima defensa?... existe un método alternativo natural, por lo que ya no se puede aducir legítima defensa en ningún caso. Además, si un matrimonio tiene 6 hijos y los dos están en paro, se podría aceptar que aleguen legítima defensa, pero no es ese el caso en el 99% de las familias.

En España la media es de 1,2 hijos por matrimonio, la más baja del mundo... y las parejas católicas tienen también la mayoría de ellas sólo 2 hijos (mientras se van en enero a esquiar, cambian de coche cada 4 años, llevan a sus hijos a colegios privados costosos... ¿dónde está la legítima defensa?).

Por favor, no nos engañemos a nosotros mismos. Decir estas cosas en alto es muy polémico y daña el prestigio y te pone en contra de mucha gente (decir que tomar anticonceptivos es pecado mortal)... PERO ES NUESTRA OBLIGACIÓN ANTE DIOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!, si no, pecamos mortalmente nosotros.
23/11/18 12:27 PM
María de las Nieves
Muy buen artículo,el matrimonio es una comunidad de vida y amor abierto necesariamente a la procreación.Amor es donación del Espíritu Santo e implica nuestra voluntad,no podemos llamar Amor a los meros sentimientos humanos si no es respuesta amorosa a nuestro Señor.
El enfoque real de los métodos anticonceptivos no está si son naturales o artificiales y si ,hay que admitir que estos psu función es bloquear las hormonas pro creativas, por tanto para un cristiano es un cierre a Dios en el posible futuro hijo.En enfermedades médicas ,contagio ,Sida etc es preservar la salud corporal luego están indicados y la persona no peca.
Como la persona y matrimonio somos seres corpóreos espirituales la Iglesia aconseja y forma en los fines del matrimonio y en la recta moral y camino al Padre en la Unidad de los esposos.
El método natural vigila los ciclos hormonales de la mujer para espaciar los nacimientos y el fin es no cerrar la Voluntad última y creadora de Dios y nuestra respuesta ante El.
La formación matrimonial debe ir a la Voluntad y la decisión a tomar ante el Eterno y esto tiene sus consecuencias de libertad bien o mal elegida no en el método en sí.
Una pregunta al Padre Trevijano como Ej si los esposos pactan con el Señor .Mira Señor sabemos nuestros fines matrimonio , pero queremos espaciar-esperar dos años en tener hijos y vamos a utilizar durante este tiempo cualquier método natural ,barrera o bloqueo hormonal, y al cabo de este tiempo abrimos nuestra capacidad cre
25/11/18 2:40 AM
Fernando Cavanillas
Maria de las Nieves,
Usar métodos anticonceptivos artificiales es pecado mortal y siempre ha sido así, es parte del magisterio de la Iglesia.

Ya San Agustín habla de los métodos anticonceptivos que usaba cuando era un pecador impenitente, antes de escoger a Cristo y vivir en gracia de Dios, por lo que es un tema MUY antiguo.

Sin embargo la aparición de la "pildora" anticonceptiva abrió un debate que cerró el papa Pablo VI con su enciclica humanae vitae, considerandolos contrarios a la ley de Dios y pecado mortal.

Es posible que en situaciones excepcionales pueda haber eximentes... pero esa no es la situación del 99% de los casos. Y ojo que estamos hablando de un pecado mortal que hace que no podamos comulgar.

Mi opinión es que la Iglesia está pecando de negligencia grave en este tema, y deja a las parejas en una ignorancia de las consecuencias morales de usar anticonceptivos y además no informa de que hay métodos naturales moralmente correctos y que son efectivisimos.
25/11/18 3:57 PM
Pedro Trevijano
En el Documento de la Sagrada Congregación del Clero del 26-IV-71 sobre la "Humanae Vitae" se declara "la malicia objetiva del acto contraceptivo", pero también que el consejero "no debe presumir ni la completa inocencia, por una parte, ni por la otra, un deliberado rechazo del mandato del amor de Dios, en el caso de una persona que está tratando con esta mentalidad de llevar una vida verdaderamente cristiana".
A Maria Nieves: son los esposos los que deben decidir, dentro de una apertura a la vida, cuántos hijos deben tener. El uso de métodos naturales es lícito, pero no creo que el bloqueo hormonal ni los métodos barrera sean métodos naturales. Saludos. Pedro Trevijano
25/11/18 10:17 PM
Maria de las Nieves
Fernando Cavanillas lo que Ud dice es cierto y ahora le hago esta pregunta es pecado utilizar métodos anticonceptivos de barrera en caso de enfermedades de transmisión sexual o en caso de Sida y que un varón puede contagiar a su mujer o al revés y enfermar los dos, espero razone su respuestas y que le aconsejaría a esta pareja .Estos son casos reales y las estadísticas no son precisamente bajas.
26/11/18 12:22 AM
Andrés-Eduardo Luis
Cuando era prefecto de la CDF todo método ´antinatura´ era ilícito, para Ratzinger. De papa Ratzinger dijo: es más moral para el ´prostiuto´ con SIDA usar preservativo que no usarlo. Pero alguien puede ver esto como ´situacionismo´, ´circunstancionismo´,... muy criticado hoy por algunos grupos.
26/11/18 9:16 AM
Andrés-Eduardo Luis
Lo natural es vivir como las aves del cielo y los lirios del campo. Entonces comeríamos y vestiríamos mejor que Salomón en toda su gloria. El labriego-ganadero y tejedor se llama evolución de la naturaleza.
26/11/18 9:32 AM
María de las Nieves
Así es Padre Trevijano el método de observación de la ovulación es natural y es importante ya que ayuda a la mujer a quedarse embarazada en aquellas parejas que desean hijos, esta observación corporal le indica sus días de máxima fertilidad. Y el mismo método ayuda a espaciar los nacimientos .
Los anticonceptivos hormonales actúan sobre el eje hipotalamo-hipofisis bloqueando la producción de hormonas en el ovario y por tanto no hay crecimiento de ovocitos primarios,todo el ciclo es de infertilidad.
La píldora del día después y Diu son abortivas ,hay producción de ovocitos y posible embarazo.
El método de barrera es impedimento mecánico por impedir que lleguen las células seminales del varón.
Son métodos artificiales con sus consecuencias de evitar deliberadamente embarazos y algunos impiden la anidacion del zigoto -ya ser humano fecundado 5 días antes-y por tanto abortivos. Tampoco son inocuos para la mujer que debe preservar su salud.
26/11/18 10:46 AM
Fernando Cavanillas
Maria de las Nieves:
Claro que hay casos concretos (normalmente digamos que el 1% de las parejas católicas) en que se requiere una reflexión moral más detallada. La Iglesia Católica suele tener las respuestas a los diferentes dilemas morales, en muchas ocasiones difíciles. En el caso de parejas en las que uno de ellos tiene una enfermedad sexual contagiosa no sé si la Iglesia tiene respuestas, supongo que sí, pero le hago una pregunta:

¿Si en un matrimonio católico un cónyuge se queda en coma en un accidente de tráfico ó pierde su capacidad de tener relaciones sexuales por graves secuelas físicas ó psíquicas... ES LÍCITO PARA EL OTRO CÓNYUGE TENER RELACIONES SEXUALES FUERA DEL MATRIMONIO ó su deber es permanecer en castidad mientras su cónyuge vive... COMO PROMETIERON A DIOS EN SU MATRIMONIO SACRAMENTAL?

¿Cuáles son las circunstancias en las que un cónyuge católico debe optar por la abstinencia?. La Iglesia católica sólo permite las relaciones sexuales dentro del matrimonio, y esas relaciones deben darse sin usar métodos anticonceptivos artificiales. SER CATÓLICO PRACTICANTE NO ES FÁCIL. Pero merece la pena.

La abstinencia sexual NO es lo peor que le puede pasar a una persona... lo peor que le puede pasar a una persona es ofender a Dios y condenar su alma. Esto último es sencillamente la Verdad.
26/11/18 11:34 AM
María de las Nieves
Fernando Cavanillas Si a mí consulta llega una pareja con un problema de infección y si es Sida es mucho más grave ,por higiene profiláctica y sabiendo tienen relaciones sexuales mi obligación es prescribir el Tto adecuado y prevenir y evitar el contagio y en este caso está indicado el método de barrera,no es asunto de anticoncepción ,por tanto no hay problema moral ya que el fin es otro.
El pecado es que uno de ellos se fue con otra persona fuera del matrimonio y ahí está el pecado ,infidelidad y contagio de los dos.
Puedo recomendar abstinencia si están dispuestos a no seguir contagiándose en el matrimonio.
A su pregunta . Moralmente Es un No rotundo ,son esposos y fidelidad y abstinencia.Y en la Iglesia parroquia si formamos a Jóvenes y padres según Magisterio de la Iglesia ,no a las relaciones sexuales antes del matrimonio y recomendación del método Billings para casados sacramentalmente.Jóvenes te preguntan puedo usar preservativo. ¿Para que? Lo cierto es que mantienen relaciones sexuales y la Iglesia te va a formar en Sacramento de la Confirmación o preparación para matrimonio sacramental y requiere conversión real de esas prácticas .Y el joven que mantiene relaciones sexuales con otro de su mismo sexo . Pues arrepentimiento ,Confesion y valorar si está preparado para el Sacramento.
26/11/18 4:26 PM
María de las Nieves
Y ahora Fernando otra pregunta .Y a la monja o soltera seglar que va a tierra de misión y se le recomienda utilizar método de bloqueo hormonal pues puede ocurrir una violacion y derivar en un embarazo ¿está pecando por utilizar un método anticonceptivo hormonal y artificial ?
26/11/18 4:59 PM
Fernando Cavanillas
Por supuesto que la perspectiva médica es muy distinta a la perpectiva religiosa. Si no son católicos el veredicto moral de la Iglesia no creo que les preocupe mucho (si no se harían católicos practicantes). Desde un punto de vista exclusivamente médico, si se tienen relaciones hay que usar preservativo para evitar el contagio.

Si son católicos PRACTICANTES su deber es hablarles del preservativo como tratamiento necesario si es que tienen relaciones sexuales (que tampoco es un 100% eficaz desgraciadamente), pero si ellos hacen mención al tema religioso católico, lo ideal sería recomendarles que hablen con un sacerdote que les aconseje sobre este tema, sobre todo si son de verdad practicantes y quieren comulgar estando en gracia de Dios. A usted le recomiendo que encuentre un sacerdote estricto y comprometido con Cristo, para tener una visión de este tema acorde con la Verdad y con la Voluntad de Dios.

En cuanto a la monja en tierra de misión, personalmente pienso que debe arriesgarse a quedarse embarazada por violación si Dios permite que ésto suceda. Estamos en manos de Dios... ¿qué ocurría cuando no existían las píldoras anticonceptivas?, ¿las monjas no podían ir a tierra de misión?; ¿qué es peor: perder la vida ó quedarte embarazada por violación?... bueno, pues ambos peligros afrontan las religiosas en tierra de misión.

Satanás nos seduce siempre con un mal con apariencia de bien. él lo único que quiere es que ofendamos a Dios, y que le desobedezcamos, y para el
26/11/18 7:37 PM
Fernando Cavanillas
María de las Nieves
...por responder aún más concretamente a su primera pregunta, yo a una pareja de católicos en la que un cónyuge tuviera una enfermedad sexual, le aconsejaría primero hablar con un buen sacerdote de su confianza, a ser posible un sacerdote estricto y comprometido con la Verdad.

Lo segundo les diría que si usan preservativos en lugar de la abstinencia, no deben en ningún caso comulgar. Pero en todo caso es una decisión de ellos. Hablar con un sacerdote sería el primer paso siempre para ellos.

Lo tercero que les diría (y lo más importante) es que recen MUCHO; rezar, rezar y rezar. Que se encomienden a la Santísima Virgen, que hagan novenas, que recen el rosario, que se confiesen, que asistan frecuentemente a misa y comulguen (todo ello en un periodo de castidad adecuado), y que luego tomen su decisión. Estoy SEGURO que Dios les va a iluminar y a conducir por la senda de la Verdad y del Amor verdadero.

Esta sería mi respuesta...
26/11/18 7:42 PM
María de las Nieves
Con permiso del Padre Trevijano,su artículo y comentario es impecable y el tema es el matrimonio sacramental comunion de vida y amor y apertura a la procreación ,la llegada y vida de un ser humano ,el Amor de nuestro Dios Creador y los padres cocreadores con El .
Y hemos entrado en los métodos y no es el tema del artículo hay otros casos,pero nos desviamos del tema propuesto.
Gracias Fernando por su recomendación en cuanto a mi persona y aparte de mi formación médica y teológica, todos necesitamos al sacerdote como Representante de Jesucristo y rezar mucho.
Y la monja o soltera su fin no es el matrimonio y por tanto el bloqueo hormonal está indicado, ya que impide tener un embarazo ella es misionera,su fin no es el matrimonio ,ni tener un hijo ,sino el servicio a los demás y no hay pecado en ello ,no Diu,no barrera
Otro caso pareja católica con ciclos a veces anovulatorios, recomendación hormonas cometen pecado ya que ahora no necesitan la abstinencia?

27/11/18 12:13 AM
Fernando Cavanillas
María de las Nieves
No soy teólogo, soy un seglar de a pie, con algo de fe gracias a Dios. No tengo respuestas a tantos casos especiales que, aunque son minoritarios, existen y más en una profesión como la suya. En el ejemplo de las monjas misioneras NO ESTAMOS DE ACUERDO, pero en todo caso pertenece a la conciencia de las religiosas, y es responsabilidad de ellas buscar el consejo adecuado.

Mis comentarios sobre la falta de información de la inmensa mayoría de los católicos sobre el PECADO MORTAL que representa tomar la "píldora", apuntan a la negligencia de muchísimos sacerdotes y de la jerarquía de la Iglesia en este importante tema. Para esta conclusión no necesito estudiar teología, lo tengo frente a mis narices a diario. Miles de sacrilegios con la eucaristía y parejas en pecado objetivo sin que nadie diga nada (y los pastores callan a sabiendas para no buscarse problemas, a pesar de existir medios lícitos y efectivos).

Las respuestas del Padre Trevijano, cuyo artículo es excelente, me refuerzan tristemente en mi convicción de quiénes son los responsables de la laxitud que existe hoy en la Iglesia. Tiene un origen clerical, y en muchos temas políticamente incorrectos (como son los anticonceptivos) estamos realmente como ovejas sin pastor.

Sólo hay que leer los motivos que da el padre Trevijano en sus comentarios para comprender por qué estamos así (legítima defensa, tratar con esa mentalidad de ser cristiano y no multiplicar los pecados mortales "sin necesidad
27/11/18 12:22 PM
Fernando Cavanillas
Esos sacerdotes que callan no comprenden que la culpa de las parejas que toman la píldora pasa a ellos, ...a ellos que callan el magisterio, que callan que tomar la píldora es pecado mortal, que callan que los métodos lícitos aceptados por la Iglesia son gratuitos, fáciles de implementar, naturales y por lo tanto no dañan la salud de la mujer, y sobre todo que no son pecado y pueden usarlos sin dañar sus almas ni sus conciencias... y además no comprenden que obedecer a Dios y a Su Iglesia es una tranquilidad de conciencia maravillosa. Uno aumenta mucho su amor por la Iglesia cuando obedece el magisterio, sin rigidez pero sin laxitud.

Sí, muchos sacerdotes "mienten" callando, pero yo lo siento sobre todo por ellos, ya que en el juicio eterno no valen excusas, y la conciencia de cada uno nos acusará no sólo de los pecados cometidos, sino de nuestras omisiones, nuestras inacciones y nuestros silencios.

En cuanto a los casos extremos de enfermedades, puedo tener una opinión personal: "qué haría yo", y sería hablar con alguien experto en el tema a ser posible sacerdote, preguntar a mi conciencia, leer sobre el tema y finalmente rezar mucho y meditar en mi conciencia pidiendo guía al Señor... pero son casos extremos. Mis comentarios tienen que ver con el otro 99% de las parejas católicas que toman anticonceptivos pudiendo utilizar el método billings... ó la abstiencia si así se evita pecar. Están pecando mortalmente pudiendo usar métodos lícitos y mejores para la salud.
27/11/18 2:48 PM
Andrés-Eduardo Luis
Lo natural es malo: la cicuta es mala, el cianuro es malo, el monóxido de carbono, ..... una distorsión orgánica es mala, ..... curar en sábado es malo porque el sábado es para Dios, Él curó en sábado. No hace mucho se dijo: "Pido perdón por los errores que la iglesia ha cometido contra la humanidad". La iglesia=magisterio. La Iglesia nunca comete errores y menos contra la vida humana.
28/11/18 12:31 AM
Fernando Cavanillas
Él curó en sábado porque Él era Dios y por lo tanto dueño del sábado. Pero también llamó adúlteros a los divorciados, y fornicarios a los que deseaban a una mujer con la mente. Al curar en sábado no disminuía ni un ápice los mandamientos de la ley de Dios, ya que el hombre es más que el sábado (aunque sea infinitamente inferior a Dios, su creador, el hombre no es inferior a un día concreto de la semana, aunque ese día se dedique a Dios. Si está enfermo, el católico no tiene la obligación de ir a misa ese domingo, por ejemplo).

Lo natural es bueno si se utiliza bien y malo si se utiliza mal. La mayoría de los venenos lo son por la dosis, no por su maldad intrínseca. Es el mal uso lo que los hace dañinos.

La Iglesia es una institución de derecho divino fundada por el mismo Dios hecho hombre. Pero está formada por hombres y por lo tanto comete errores. La Jerarquía pidió perdón por los errores cometidos por los miembros de la Iglesia, no por la Iglesia misma.

Lo que nunca podrán cambiar son los Dogmas, y las verdades de fe que custodia a través de su Magisterio.

Por cierto, yo que tú no haría de Troll en un chat católico, es posible que Dios te castigue, y si así sucediera créeme que se pasa muy mal... de Dios nadie se burla, y Él nos protege a los Suyos.
28/11/18 12:50 PM
Manoletina
Yo estoy aprendiendo ahora billings (al cuarto hijo) y es un método que te lo tienen que explicar bien personas cualificadas. Anteriormente habia preguntado a un ginecologo catolico y matronas y no lo conocen adecuadamente. Esa efectividad del 95% solo se da con un uso adecuado que incluso profesionales cualificados desconocen.

Por lo demas, no es el "anticonceptivo" catolico. Estamos llamados a la apertura a la vida, y su primera manifestación es la familia numerosa. El uso de estos métodos es "apto" en ciertas circunstancias pero no es moral en todo momento sin razón que lo justifique.

Por lo demás, los curas en general están mas preocupados de sus intereses particulares que de la santidad del matrimonio y la familia, por eso apenas se explica este metodo.
29/11/18 2:42 PM
Fernando Cavanillas
María de las Nieves
...le pego un texto del padre Iraburu que aclara una de sus preguntas:

2.- ¿Y cuando uno de los cónyuges está infectado por una enfermedad muy grave y contagiosa (p. ej. ébola, sida)?
En este supuesto no les es lícito a los esposos realizar la unión sexual conyugal, pues ni es lícito poner en peligro grave la vida del cónyuge, ni es lícito eludir -disminuir, mejor- ese peligro mediante el uso de anticonceptivos. Para los cónyuges sólamente son lícitos los actos sexuales conyugales. Y aquellos actos que eliminan por medios mecánicos o químicos la posibilidad de la transmisión de vida no son actos conyugales, sino contrarios a la naturaleza y a la verdad del matrimonio.

El cónyuge enfermo, por tanto, no puede lícitamente exigir la donación conyugal. Y el cónyuge sano no está obligado a acceder a esa petición si se produce, pues nadie está obligado a arriesgar su vida. Puede, sin embargo, acceder a ella, aun poniendo en peligro su vida, si muy graves razones –la continuidad del matrimonio, el mantenimiento de los hijos, etc.– se lo aconsejan. Vuelvo sobre el tema en el punto 4.

El Vademecum para los confesores sobre algunos temas de moral conyugal dice que «presentan una dificultad especial los casos de cooperación al pecado del cónyuge que voluntariamente hace infecundo el acto unitivo» (n. 13), y señala los motivos, modos y límites que pueden hacer lícita esa cooperación (Card. López Trujillo, presidente del Pontificio Consejo para la Familia, 1
4/12/18 6:24 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.