Católicos enganchados al móvil

Católicos enganchados al móvil

La tecnología ejerce una poderosa atracción, nos dispersa y es un gran peligro para la vida espiritual. Muchos católicos no están libres de esta adicción y dependencia del móvil, que cada vez es más común en nuestras sociedades.

El gran poder de atracción que ejerce la tecnología y la adicción a los smartphones, tablets, redes sociales etc. son hechos evidentes en la sociedad postmoderna del siglo XXI. No es sólo cosa de adolescentes, muchos adultos son cada vez más adictos. Y de este apego y dependencia del móvil no están eximidos los católicos, ni quiera en los grupos más piadosos o incluso hasta en personas de mucha oración. Un servidor también entona el mea culpa por haberse dejado seducir por las redes de la redes. Al percatarme de los efectos nocivos de esta adicción, hice el firme propósito de usar el móvil lo estrictamente necesario. Y por supuesto de apagarlo en la iglesia, de no perder el tiempo en trivialidades, aunque la tentación siempre está ahí.

El demonio suele camuflarse bajo la capa del bien. A través del facebook se puede realizar mucho apostolado, contactar con personas alejadas de Dios, difundir excelentes videos, óptimos artículos…El whatsapp puede ser un canal eficaz para solicitar oraciones, para convocar vigilias de oración, para organizar actos de desagravio….Muchas órdenes religiosas y un buen número de sacerdotes usan estos medios modernos. Es ciertamente difícil el uso moderado de ellos y el recto orden. En cambio que fácil es engancharse y permanecer disperso todo el día, perder el tiempo, cuando no ponerse en ocasión de pecado. Y lo digo por propia experiencia. El que esté libre de las tentaciones informáticas que tire la primera piedra virtual.

Es muy desedificante observar a personas con el móvil en la Iglesia. Se esconden en los últimos bancos para chatear a hurtadillas. Es muy triste que suene el móvil en medio de la Santa Misa. A veces incluso tienen la desfachatez de contestar la llamada. Llevo tiempo fijándome y es una plaga cada vez más común. Todo esto contribuye a la pérdida del sentido de lo sagrado. ¿Cómo vamos a hacer oración si no podemos estar 10 minutos sin mirar el móvil? ¿Qué respeto tenemos a la presencia real de Cristo si miramos el móvil en la capilla como si nada?

Por eso la consigna es muy clara. Hay que cortar de raíz con esta tentación. Apaguemos el móvil al entrar en la Iglesia, tengámoslo en silencio cuando hagamos oración en casa y usémoslo lo estrictamente necesario. Tenemos que discernir si nos conviene estar en tantos grupos, tener tanta prisa en responder mensajes, perder tanto tiempo en memes, que aunque algunos no sean malos, incluso simpáticos y ocurrentes, dispersan y nos alejan de nuestro fin último.

La vida es algo muy serio, vivamos con gravedad

San Ignacio de Loyola nos dice en el Principio y Fundamento de sus Ejercicios Espirituales que nuestro fin es servir, alabar y reverenciar a Dios y mediante esto salvar el alma. Y que hay que usar de las criaturas tanto en cuanto nos ayuden a este fin y no usar de ellas tanto en cuanto nos separen del mismo. Pensemos seriamente si las vanidades, los compromisos vacuos, las superficialidades etc. nos acercan o nos alejan de nuestro fin último.

Meditemos sobre el día del juicio de Dios, donde tendremos que dar cuenta de toda palabra ociosa, del tiempo perdido, de lo que hayamos escandalizado. Querido lector, aunque te cueste mucho, te pediría que por amor a Cristo hagas el gran esfuerzo de desengancharte del uso del móvil y engancharte más a Dios en el recogimiento y en el silencio interior.

Javier Navascués

 

24 comentarios

Jacinto
Ha omitido una función fundamental del wasaps, ayudar a mantener y fomentar la amistad. Esta misma mañana he quedado con un amigo para tomar unas cañitas, con otro para visitarle en el hospital, con otro para ayudarle a trasladar unos muebles......
A este paso hasta el fútbol va a ser ocasión de perdición....
22/08/18 11:21 AM
Mn. Jaime Mercant Simó
Muy buena reflexión, Javier; muy edificante este "aviso para navegantes".
22/08/18 11:54 AM
Artillero
Pues me parece a mi que esa epidemia será muy difícil de erradicar. Hasta en grupos religiosos con fama de "ultras" y perdonen el calificativo, utilizan el móvil para seguir la Misa y lo hacen como una cosa de supremo buen rollete. Vivo en un pueblo costero y en verano muchos componentes de uno de esos grupos eligen pasar allí sus vacaciones. Pues bien, hasta a sus hijos pequeños les enseñan el móvil y le van haciendo seguir la liturgia por su medio, cosa que , como comprenderá tiene mucha concentración religiosa el asunto. Y que conste, que cuando ellos lo hacen es señal de que es de muy buen ver por sus superiores.
22/08/18 11:55 AM
albatros
Este enganche es otro de los motivos de tantas aberraciones que vemos y oimos en la Iglesia de hoy. Vivimos para el mundo y no para Dios.
22/08/18 1:33 PM
César
Creo que cabe hacer una importante distinción entre usar el móvil para Internet, y usarlo como lector de textos electrónicos. Si se fija, todos los ejemplos desedificantes que menciona se refieren a Internet (WhatsApp, Facebook, chatear, vídeos, etc...), por lo que el problema, más que relativo al móvil, es relativo a Internet.

Lo digo porque por ejemplo cuando rezo una novena, acostumbro a llevarla en PDF en mi móvil, y así mismo llevo muchos e importantes textos de oración en mi móvil.

Para evitar que la gente se distraiga pensando que estoy conversando por Internet, suelo ponerme de rodillas en el banco, con el Rosario en la mano, mientras sigo el texto de oración en el móvil (que además pongo en modo avión si tengo el riesgo de recibir mensajes en ese momento, para que ni siquiera vibre).

No pretendo hacer una defensa de la tecnología, pero he de reconocer que a veces el móvil me permite ir a una tarde de oración sin llevar una carpeta de textos en papel.
22/08/18 2:45 PM
Fernando Cavanillas
Buena reflexión.
Yo ya tampoco veo la televisión, pura bazofia diabólica.
Nutro mi alma y mi conciencia con buenos videos de youtube (como los de Agnus Dei prod!!!, no deje la producción de tan buenas entrevistas).

Podría entrevistar al padre Jesús Calvo en León... un auténtico sabio ninguneado por muchos tibios y cobardes. También continuar con entrevistas de diferentes temas con gente como Mariano Arnal, Javier Barraycoa, y en general carlistas ó tradicionalistas (de Prada, Miguel Ayuso etc). También entrevistar a Albérto Bárcena, serge abad gallardo y el padre Manuel guerra sobre masonería; en general repetir personajes de alta calidad pero incursionando en temas nuevos específicos... es un placer y un deber escucharles.

En todo caso felicidades por su programa y a seguir en la lucha por Dios y por España.
22/08/18 3:06 PM
Jacinto Benavente (Asturias)
Magnífico artículo Javier. A mi, personalmente, me sorprende ver a sacerdotes blogueros que se pasan todos los días publicando artículos, conferencias o lo que sea. Tanto activismo, creo yo, acaba mermando la vida interior.
22/08/18 8:19 PM
Jacinto
"El demonio suele camuflarse bajo la capa del bien", o sea, ojo con la Sagrada Escritura, Dios uno y Trino, mi estupenda familia, las victorias de Nadal, la cañita veraniega y la madre que parió a Panete, ....
Me voy corriendo de aquí antes de que me extriña de por vida.
22/08/18 8:37 PM
Javier Navascués
Jacinto, en ningún momento digo que estar con la familia, las victorias de Nadal o la cañita veraniega sean pecado...Siento que dedujese eso, pues nada más lejos de mi intención.

Sólo afirmo que la adicción al móvil, el estar casi todo el día enganchado, no ayuda nada a la vida interior...
23/08/18 1:31 AM
Antonio
"Pensemos seriamente si las vanidades, los compromisos vacuos, las superficialidades etc. nos acercan o nos alejan de nuestro fin último".

Don Javier, ¿todo momento en nuestra vida debe estar orientado hacia DIOS?
23/08/18 9:32 AM
Javier Navascués
Lo ideal es vivir la presencia de Dios en todo momento a imitación de los santos. Aunque obviamente este ideal es altísima perfección y necesitamos tener ratos de descanso, esparcimiento, hobbies, sanas distracciones...Santa Teresita pasaba poco tiempo sin pensar en Dios. Estamos aún muy lejos de este ideal, pero podemos acordarnos de Dios al levantarnos y acostarnos, en las comidas, al empezar el trabajo etc...varias veces a lo largo del día al margen del tiempo dedicado a la oración en exclusiva.
23/08/18 11:47 AM
Fernando Cavanillas
"Sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto"

...sí, todos estamos llamados a la santidad y a buscar estar siempre en presencia de Dios, lo que pasa es que es un "camino" de perfección y cada uno estamos en el lugar actual que nos corresponde.

Cuando uno empieza a plantearse las cuestiones de moral y de fe en el día a día, entonces tu auto-exigencia se hace más fuerte, y te das cuenta de cuanto tiempo pierdes en cosas inútiles y absurdas, que además son alienantes y desviadoras de lo importante. No se trata de actuar con artificialidad, más bien busca la Verdad y el Reino de Dios, y lo demás se te dará por añadidura. Todo llegará en su debido momento, pero ponte rápido a buscar la Verdad, es el gran tema de nuestras vidas y perdemos mucho el tiempo en tonterías, que muchas veces son trampas del mal.

saludos
23/08/18 12:05 PM
César Fuentes
El problema, en mi opinión, es internet y las redes sociales: por mucho que nos empeñemos, un cristiano que al día esté más de una hora al día en ambos está dejando lo más valioso y arrumbando los frutos de la oración. En eso no nos diferenciamos en nada de los paganos, además que caemos en las mismas trampas dizque discusiones estériles y llenas de rencor y odio.

Por otra parte, hay ancianos a los que el tfno. les suena en Misa y ni siquiera saben cómo apagarlo o silenciarlo; no queramos para ellos como hacen en algunas parroquias construir guetos para ellos como hacen para con los niños. Bien cierto es que hay , por desgracia quienes no silencian su tfno. porque les da igual, y como dice el autor, hasta contestan la llamada.


Creo recordar que el Cardenal Sarah dijo algo sobre lo de rezar con el móvil en la mano, con las esclavo-aplicaciones de turno, señalando sus peligros, aludiendo al Demonio incluso Estoy de acuerdo. Hemos arrumbado las santa herramientas y nos hemos dejado aprisionar por las malas.

No pretendo ofender a nadie con esta tontería mía, y si alguien lo hace le pido disculpas.
23/08/18 3:02 PM
Están esperando todavía la llamada del señor
23/08/18 5:51 PM
Sentido común
El móvil es una herramienta de trabajo y, como tal, hay que darle el trato que se merece. Nunca hemos visto que un carpintero vaya a comer con el serrucho, el martillo o la lija en la mano; tampoco nos cabe que el mecánico lleve a la habitación la caja de herramientas o el gato hidráulico... Si es un electricista católico, no llevará la escalera y sus aparatos a la Santa Misa... Cuando lo ves desde fuera, ves que es simplemente de sentido común... lo que pasa es que cada vez hay menos sentido común.... y menos fuerza de voluntad para hacer las cosas que debemos hacer.
23/08/18 7:14 PM
Silvia Liliana Sueyro
Excelente articulo. Hermosa reflexión. Yo uso el móvil para poner las alarmas para poder rezar en diferentes horarios . y leo las oraciones que me faltan en mi libro de oraciones. Es verdad uno se puede volver adicto...lo bueno es darse cuenta de lo que estamos haciendo. Internet me sirve para leer blogs donde me hablen de la Doctrina Catolica porque me gusta leer actuales pensadores católicos. Y asi reenviar a mi face lo que leo y a alguno le sirva.Gracias por ayudarnos.Saludos en Cristo y Maria.
23/08/18 10:13 PM
César
Coincido con mi tocayo César Fuentes: El problema es Internet (y las redes sociales, pero éstas son también Internet, por tanto dejémoslo en Internet). Si no existiese Internet, no habría reticencias a que alguien sacase su móvil dentro de una capilla para hacer oración con los textos que lleva almacenados en el móvil, porque en tal caso el móvil sería análogo a llevar un libro de oraciones, y tan artificial es una pantalla conectada a unos chips, como un libro (no hay árboles que den móviles, como tampoco los hay que den libros).

Es Internet la realidad que lo ha cambiado todo. Incluso los ordenadores se usaban de una manera más sana cuando no había Internet (a mí personalmente, habiendo trabajado con ordenadores desde mucho antes que se popularizase Internet entre las masas, me disgustó cuando dejó de ser concebible usar un ordenador sin Internet... y de hecho sigo usándolos a menudo sin Internet, lo que con cierta frecuencia me hace encontrarme con alguien extrañado que al verme trabajar, intenta localizar alguna red WiFi sin éxito, y me lanza la pregunta “¿cómo has encontrado Internet?”, para después intentar hacerle entender que estoy trabajando sin Internet).

Con esto vuelvo a mi post inicial arriba: cuando saco mi móvil en una capilla, lo hago sin Internet, leyendo textos de oración que llevo almacenados en PDF. Pero entiendo que aún así esto puede escandalizar a algunos que piensen que estoy usando Internet. Por ello intento hacerlo en una posición que deje cla
24/08/18 10:20 AM
P. Antonio
Yo mismo sigo la Misa con un misal instalado en el teléfono, o utilizo textos para rezar que tengo en el .pdf en el móvil. Si alguien se escandaliza es su problema.
24/08/18 12:42 PM
Horacio Castro
Continuamos esperando que el Papa se decida a condenar el uso del móvil. Hay que erradicar los smartphones de los seminarios y prohibir su uso a los sacerdotes cuando celebran Misa.
24/08/18 9:56 PM
Luz
¡Mil gracias por este artículo Javier!.
Un saludo
25/08/18 12:02 AM
Traditio
Curiosa reflexión y la apoyo. En la capilla de CESIC, capilla del Espirítu Santo, no paramos de ver a familias enteras enganchadas al móvil durante toda la misa.
31/08/18 1:11 PM
Carlos Bockor
Horacio Castro, lo dice Bob Dylan no lo digo yo, pero se te aplica perfecto : "es admirable que sepas respirar".
31/08/18 11:51 PM
Falstaff
Además de las razones que da el artículo para ser prudentes con el uso del móvil, hay una cada día más extendida: las redes sociales pueden romper con facilidad la verdaderas relaciones sociales. ¿Cuántos amigos o comilitantes que antes se reunían físicamente se conforman con hablar por el Facebook o WhatsApp? Es una plaga que deshumaniza
1/09/18 2:50 PM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Excelente artículo que pone en evidencia uno de los problemas más graves, en nuestro tiempo, para avanzar en el camino espiritual.

"Querido lector, aunque te cueste mucho, te pediría que por amor a Cristo hagas el gran esfuerzo de desengancharte del uso del móvil y engancharte más a Dios en el recogimiento y en el silencio interior".

PROPÓSITO: Pedir la gracia necesaria para que todos nosotros podamos cumplir con este pedido, que nos facilitará grandemente el avanzar por el camino que conduce a la santidad.
8/09/18 1:17 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.