La síntesis de todas las herejías: sobre el catolicismo Nietzscheano

La síntesis de todas las herejías: sobre el catolicismo Nietzscheano

El mensaje claro o subliminal no es difícil de inferir: la Iglesia católica perdió el rumbo hace siglos, y ahora tiene que volver a ponerse en línea con el mundo moderno. Todo está en juego.

Friedrich Nietzsche habló sobre la «transvaloración de todos los valores»: la inversión de nuestros conceptos del bien y del mal en esta era postcristiana. Lo que antes se había considerado bueno -la humildad, la negación de sí mismo, la obediencia, el amor a los pobres y a la pobreza, esperando un mundo por llegar- fue visto, en su sistema, como algo malo, y lo que se consideraba malo -imponer la propia voluntad por la fuerza, satisfacer los deseos, aplastar al débil, despreciar los pensamientos sobre el más allá, vivir el momento- serían ahora consideradas virtudes. El Übermensch o superhombre sería exactamente lo contrario a un santo cristiano.

Como demuestra la atrocidad del aborto, la visión de Nietzsche ha prevalecido en la sociedad secular occidental. Pero ¿no ha invadido una forma sutil de esta «transvaloración de todos los valores» también el cristianismo, incluida la iglesia católica, que parecía que durante siglos se había mostrado totalmente opuesta a cualquier compromiso con la modernidad y su espíritu ateo?. En los últimos treinta años de mi vida (es decir, los años en los que he sido realmente consciente de lo que es ser católico y he intentado llevar una vida coherente con mi fe) he notado una tendencia creciente que ciertamente merece ser llamada nietzscheana.

Si, por ejemplo, uno argumenta que cierta idea o práctica es «protestante», probablemente será tachado de ser «anti-ecuménico». De esta forma, un vago ecumenismo ha suplantado varios dogmas de fe como medida de lo que es ser cristiano. «Yo no creo en dogmas, yo creo en el amor», como le dijo una vez una monja que no llevaba hábito a un guía turístico que era sacerdote.

Si uno dice que una costumbre litúrgica o una opinión es contraria a las enseñanzas del Concilio de Trento o a cualquier otra decisión magisterial, probablemente se le juzgue como «anclado en el pasado» o «no en línea con el Concilio», refiriéndose por supuesto al «super» Concilio Vaticano II, en cuyo nombre todos los anteriores concilios deben ser ignorados o negados. Una nueva forma de conciliarismo ha suplantado a la obediencia al depósito de la fe en su integridad y a la Tradición eclesiástica con toda la riqueza recibida. «Eso es pre-Vaticano» como una monja ya mayor solía espetar a cierto sacerdote cada vez que éste afirmaba la enseñanza de la Iglesia.

En un artículo reciente, expuse mis objeciones a la praxis del lector moderno por considerarla protestante y pelagiana. La reacción de los progresistas actuales (es decir, la corriente principal en la Iglesia) sería indudablemente: « Y ¿qué? somos amigos de los protestantes y no nos importa ninguna oscura herejía antigua en estos tiempos tolerantes. Todo lo que importa es la participación activa». Con una frase mal entendida, cinco, diez o quince siglos de catolicismo pueden ser barridos. Sorprendentemente, incluso los clérigos que hablan sobre el pelagianismo parecen incapaces de ver sus signos más dinámicos y prácticas más afianzadas ni aunque las tengan delante de sus narices.

Nuestro Señor nos enseñó que divorciarse y volverse a casar con otra persona era cometer adulterio, que es un pecado mortal; pero di esto hoy y eres automáticamente tachado de ser «rígido, moralizante, inmisericorde, desagradable, farisaico». No importa si los fariseos eran los que aprobaban el divorcio y derogaban grandes normas mientras imponían otras pequeñas; a nadie le importa hoy ni la historia ni la lógica. Esto, también, es esencial en el «nuevo paradigma»: el desterrar la historia y la castración de la lógica.

Tales ejemplos se podrían multiplicar ad nauseam. Todos apuntan a una misma cosa: lo que solía ser ortodoxo es ahora visto como herejía y lo que solía ser considerado como herejía ahora es considerado ortodoxia. La «transvaloración de todos los valores».

Estamos en un momento crítico de la historia de la Iglesia católica. Podríamos llamarlo el nadir de la Pascendi Dominici Gregis, el momento en que se está haciendo un intento, en la práctica si no en teoría, de sustituir las enseñanzas de San Pío X por las diametralmente opuestas. San Pío X había definido el modernismo como «la síntesis de todas las herejías». Para muchos líderes actuales de la Iglesia y laicos, sin embargo, es la ortodoxia la que es «la síntesis de todas las herejías» y el modernismo el que es la fe católica pura y simple. En realidad, se ha convertido hoy en una moda, incluso en los llamados círculos conservadores, tildar de fundamentalista católicos a los que mantienen y enseñan lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica de Juan Pablo II.

La transvaloración, o quizás a veces simplemente la devaluación de todos los valores se puede ver si repasamos los teólogos populares de nuestros tiempos. La extraña teología trinitaria de Hans Urs von Balthasar es totalmente irreconciliable con la teología trinitaria ortodoxa de la Iglesia (1). Tomando como ejemplo otra de las novedades de dicho autor, el obispo Robert Barron cree que puede seriamente afirmar que todos los hombres podrían ser salvados, una visión que Nuestro Señor en los evangelios, Nuestra Señora de Fátima y toda la Tradición de la Iglesia anterior al Vaticano II habrían desaprobado. La versión estándar «Bud Lite» (ndt 1) de la cristología tiene poco que ver con la versión articulada y defendida con gran esfuerzo por muchos de los santos Padres de la Iglesia, como San Atanasio y San Cirilo de Alejandría. Comparada con la de San Alfonso o San Luis de Montfort, nuestra mariología es o inexistente, o sentimental o reducida. La izquierda socialista y la derecha capitalista se han apropiado de la enseñanza social de la Iglesia, cada una para sus propios propósitos, mientras temas fundamentales como los que encontramos en León XIII, como por ejemplo, la relación ontológica e institucionalmente necesaria entre la Iglesia y el Estado, son ignorados o caricaturizados. En lo que se refiere a nuestra teología sacramental y litúrgica, a uno se le puede perdonar por preguntarse si queda algo de la teología ortodoxa a nivel popular, aparte de los conceptos (simplistas) de validez y licitud.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Ha sido un largo y serpenteante camino que data al menos de varios siglos atrás, con el nominalismo, voluntarismo, protestantismo, racionalismo y liberalismo, cada uno jugando un papel estelar. Pero en términos de cómo este Nitzscheanismo ha encontrado un hueco en casi cada iglesia católica, en casi cada seno católico, filtrándose en la nave, propagándose en el santuario, borrando o taladrando la memoria de nuestros antepasados y las caras de los santos y ángeles, creo que la respuesta está clara.

Esta «transvaloración de todos los valores» es una consecuencia necesaria de la transformación de todas las formas.

Me refiero a la forma en la que nada de la vida católica quedó sin tocar después del Vaticano II. Cada aspecto de la misa, del Oficio Divino, cada rito sacramental, de bendiciones, cada una de las vestimentas litúrgicas y clericales, cada página del derecho canónico y del catecismo, todo fue modernizado, reformado, revisado, normalmente para ser depreciado o suavizado: «La Palabra se hizo insulsa y habitó en las periferias». La belleza y el poder de nuestra tradición fueron atenuados como mínimo o, en el peor de los casos, silenciados. Ninguna forma se salvó, ni se mantuvo o se consideró digna de ser preservada tal como era, tal como fue recibida.

El mensaje claro o subliminal no es difícil de inferir: la Iglesia Católica perdió el rumbo hace siglos, y ahora tiene que volver a ponerse en línea con el mundo moderno. Todo está en juego. Qué medida aplicar, qué ideal al que aspirar, qué fin alcanzar antes de que el cambio se detenga, incluso estos son indeterminados, discutibles, indefinidos, como en un monólogo interior mal escrito. Nada puede quedar intacto, como un reconocimiento agradecido y humilde a su longevidad y aprecio. Ya no construimos sobre roca, porque significa que es inamovible, las arenas movedizas es lo que mejor se ajusta a la evolución, la flexibilidad y el pluralismo del hombre moderno.

Simplemente no es posible que un proceso tan iconoclasta, vandálico, de baja autoestima, de auto expresión creativa pueda tener lugar sin poner en duda todas las creencias y prácticas católicas. La liturgia de la Iglesia fue ostensiblemente reformada; en realidad el catolicismo fue cuestionado de pie a cabeza, o mejor diremos de campanario a cripta. Una grieta en el dique es suficiente para hacer que todo se colapse.

La transformación de todo, por tanto, produjo, como después de la revolución inevitablemente aparecen el agotamiento y la dictadura, la transvaloración de todos los valores. Uno podría casi definir esto como un teorema de Euclides: «Asumir el aggiornamento, demuestra que la ortodoxia se convertirá en la síntesis de todas las herejías». Y así ocurrió como alguien podría haber predicho. Q.E.D. (quod erat demostrandum, lo que se quería demostrar).

Este es el amplio contexto que explica y, de hecho, impulsa los vertiginosos eventos de los que estamos siendo testigos bajo este pontificado, tales como el desmantelamiento de los frailes y monjas franciscanos de la Inmaculada, la supresión del monasterio trapense de Mariawald, la presión por hacer el celibato opcional, por expandir los ministerios femeninos, el fuerte resentimiento hacia el Summorum Pontificum y cualquier práctica litúrgica tradicional que ha resurgido (por ejemplo, la celebración ad orientem), los disparates de los «amorites» (ndt 2) que están trabajando sin descanso (a imitación de su maestro) para lograr la aceptación en la Iglesia de toda «expresión» sexual, …, etc, etc.

Todo tiene sentido en el momento en el que uno ve a los nuevos señores del universo mantener exactamente lo contrario de lo que tú y yo pensamos. Creemos lo que los católicos han creído siempre; queremos vivir y rezar como los católicos lo han hecho siempre (2); y nos sorprende que seamos objeto de burlas, hostilidad y persecución. Pero no deberíamos sorprendernos. Estamos viviendo según el antiguo paradigma, en el que el modernismo era la síntesis de todas las herejías. Nuestros enemigos siguen un nuevo paradigma, el paradigma, de hecho, de la novedad o novelería sistemática. Cuanto más nuevo es algo, mejor, más auténtico, más real, en el siempre cambiante proceso de maduración del ser humano. Para ellos, la así llamada «fe ortodoxa» defendida por gente tal como San Agustín, San Juan Damasceno, Santo Tomás de Aquino, San Roberto Belarmino, San Pío X, es ya absolutamente irrelevante para el hombre moderno; es una reliquia congelada de un tiempo pasado, un obstáculo al progreso que el Espíritu de la Novedad quiere otorgar. (3)

Los pregoneros de la novedad no se atreverán quizá, a canonizar a los miembros más ilustres de su casa, Ockham, Descartes, Lutero, Hegel o Nietzsche, pero se esforzarán para hacerlo con miembros menores como Giovanni Battista Montini, Annibale Bugnini, y Teilhard de Chardin. Deberíamos prepararnos espiritualmente para soportar una época de sacrilegios, blasfemias y apostasías como los católicos nunca han soñado ni en el peor de los períodos paganos de persecución o de confusión interna.

Podemos confortarnos con la certeza, como Juan Pablo II nos recordó en su último libro «Memoria e Identidad» que el Señor siempre pone un límite al mal, tal como hizo con el nacionalsocialismo y con el comunismo soviético. Él no tentará a ningún hombre más allá de lo que pueda soportar. Y, siendo este pensamiento consolador, podemos encontrar alivio en el hecho de que Nuestro Señor restringe los males que cada uno de nosotros debe soportar marcando un límite a nuestras vidas. Para el discípulo fiel que se acoge a Cristo y a su evangelio que da vida, la muerte aceptada en el abandono de uno mismo es, además de una maldición consecuencia del pecado original, una bendición que nos libera de un mundo que no es y nunca estuvo destinado a ser nuestro hogar definitivo (Cfr. Heb 13, 14). Este hecho inevitable no es una invitación al quietismo -debemos trabajar y trabajaremos- sino más bien una llamada a preservar nuestra paz del alma en medio de las pruebas del mundo, que nunca faltarán y que están ahí para liberarnos poco a poco de nuestras ataduras, mientras nos preparamos para la fiesta eterna de las bodas del Cordero.

Mientras tanto, durante nuestro peregrinaje en esta vida, debemos luchar el buen combate, mantener la verdadera fe y resistir todas y cada una de las derivas que surjan en nuestro camino, mientras que luchamos para transmitir lo que nosotros hemos recibido y para buscar la entronización de Cristo como Rey de nuestros corazones, casas, parroquias, países y toda la creación.

Peter Kwasniewski

Publicado originalmente en 1P5

Traducido para InfoCatólica por Ana María Rodríguez

Notas:

(1) Fr. Bertrand de Margerie, S.I., publicó una corta pero mordaz «Nota sobre la teología trinitaria de Balthasar», en The Tomist 64 (2000): 127/30, en la cual cita varios textos heréticos del trabajo y comentarios de dicho autor: «Encontramos una paradoja: algunos autores modernos, evidentemente preocupados por la espiritualidad, han caído sin querer en una concepción del Ser Divino que es claramente materialista… Una especie de recurso psicológico humano que corre el riesgo de conducir a los lectores del teólogo suizo hacia el triteismo… Dada la sólida afirmación del evangelio de la unidad entre el Padre y el Hijo, afirmaciones reiteradas por varios Concilios Ecuménicos para subrayar su consustancialidad, no podemos aceptar el lenguaje dialéctico oscuro y, sobre todo, peligroso de Balthasar que parece que afirma y niega al mismo tiempo».

(2) La respuesta ingeniosa favorita de los progresistas es que «la liturgia siguió desarrollándose a lo largo del tiempo, así que no puedes decir que los católicos ‘siempre han dado culto de esta o aquella forma’». Pero esta es una respuesta superficial. La verdad profunda es que los católicos siempre han dado culto de acuerdo a la liturgia que han recibido y cualquier desarrollo se produjo asumiendo la continuidad de los ritos, los cantos y los textos. El trabajo del Concilio de los años 60 rechazó esta premisa alterando casi todos los aspectos de la liturgia, añadiendo y quitando material de acuerdo a sus propias teorías. Por lo tanto, lo que produjeron no es y nunca podrá ser una expresión de la Tradición Católica; siempre será algo ajeno.

(3) Es debido al evolucionismo darwinista-hegeliano que los conservadores de hoy están tan dispuestos a aceptar que cualquier cosa que diga el Papa prevalece sobre lo que sus predecesores han dicho sobre la misma materia. En realidad, las enseñanzas de un Papa tienen autoridad precisamente en tanto que contengan y confirmen las de sus antecesores, incluso si las amplía en consonancia con lo que ya sido enseñado. Es más, las reglas elementales de la interpretación magisterial nos dicen que una enseñanza dada con un gran nivel de autoridad sin importar si se dio hace décadas o siglos, tiene más peso que una enseñanza reciente, pero con menos nivel de autoridad. Dicho nivel se mide por el tipo de documento o la ocasión en la cual fue promulgado, la fórmula verbal empleada u otros signos.

 

–––––-

(ndt 1) Bud-lite se refiere a la versión light de una conocida marca de cerveza americana.

(ndt 2) Amorite es un vocablo acuñado por el autor en un artículo suyo (https://onepeterfive.com/fifty-year-descent-footnote-351-progressive-desensitization-holy-eucharist/) que denomina a los que, según él: «ven la eucaristía como una reunión fraterna, un evento social o una afirmación del valor humano, una celebración del amor incondicional de Dios o cualquier otro eslogan que se venga a la mente…».

 

37 comentarios

Forestier
El cristianismo es interpretado por Nietzsche como el paradigma de las doctrinas que niegan la vida. Esta crítica hunden sus raíces en dos motivos fundamentales: a) su vitalismo cosmológico sumergido en un universo radicalmente inmanente, que le lleva a rechazar cualquier sentido trascendente de la realidad y de sus valores naturales, y b) su concepción luterana sobre la esencial corrupción de la naturaleza humana.

(párrafo de mi artículo "Nietzsche y el cristianismo")
18/05/18 4:35 PM
milton
Al final mi Inmaculado corazón triunfará (Fátima)
Lc 21,28 Cuando vean que todas estas cosas comienzan a suceder levantad vuestra cabeza porque se acerca vuestra liberación.
18/05/18 4:39 PM
Menka
Hay que distinguir entre la deriva filosófica de la religiosa, aunque el ataque a la ortodoxia fue perpetrado también desde el campo de las ideas.
Novus Ordo y la nueva forma del sacramento del orden fueron introducidos en 1969. Desde entonces el porcentaje de católicos en Sudamérica bajó de más de 90 a la minoría de población en algunos países.
18/05/18 7:00 PM
Deriva
Sublime ... y terriblemente cierto
18/05/18 7:49 PM
Palas Atenea
El Nitzscheanismo ha encontrado un hueco junto con otras filosofías formando un pastiche difícil de describir. El hombre moderno, mezcla de soberbia e irresponsabilidad, puede tener tintes de la filosofía de Nietzsche pero no sé si éste vería reflejada su idea del hombre en personas que, cada vez que pueden, se escaquean de sus responsabilidades. Hay abundancia de síndromes y problemas psicológicos de todas clases para evitar las consecuencias de los actos y no me parece que Nietzsche estuviera pensando en eso, precisamente. En cambiar los parámetros de todo sí, en negar la responsabilidad, como es habitual hoy en día, no lo creo.
18/05/18 8:30 PM
Forestier
Nietzsche, especialmente en su obra "Así habló Zaratustra", se autoproclama como el profeta diabólicamente iluminado, anunciando a la humanidad la nueva aurora del tiempo venidero, en el que el nihilismo borrará los dos milenios del cristianismo de la faz de la tierra, y en los que volverán a resurgir con fuerza inusitada los trágicos símbolos de la mitología pagana. Es por ello, a mi juicio, el pensador más influyente en la actualidad, al socavar e invertir todos los valores cristianos.
18/05/18 9:24 PM
Gonzalo Mazarrasa Martín
Pablo VI es un santo

---

LF:
¿Y eso qué tiene que ver con los HECHOS que explica el autor de este artículo?
18/05/18 9:43 PM
Quico
Pienso que a veces sobrevaloramos la influencia de algunos filósofos. Nietzsche es más bien el portador que el creador de cierto espíritu anticristiano. Es una especie de antiprofeta de una mentalidad que estaba allí antes que él y que hubiera crecido también sin él. Los filósofos son a menudo signos de una época mucho más que creadores de ella, porque expresan y anticipan lo que muchos sienten o sentirán sin haberles leido. Igual que un verdadero profeta no crea el espíritu sino que lo recibe, lo mismo ocurre con el "antimimon pneuma", el "espíritu de contrahechura".
19/05/18 7:41 AM
Palas Atenea
Forestier: Es muy posible que Nietszche quisiera poner el mundo patas arriba, y en eso coincida con el postmodernismo actual, pero si coincide en los fines no así en los medios. Wagner y luego Hitler, que eran sus seguidores, estaban pensando en el héroe, en el superhombre sin moral alguna capaz de aplastar a un niño contra las piedras si convenía. En cambio ahora este cambio de paradigma se quiere hacer con hombres grises, más bien cobardes y pidiendo derechos a troche y moche para invertir la moral tradicional sin esfuerzo alguno y, si puede ser, con subvenciones. Y a la vez que hacen eso, en vez de hacer ostentación del mal lo hacen de tapadillo, mostrándose puritanos según en qué cosas.
Matan niños sí, pero en lugares donde tal cosa no se vea y negando las imágenes de sus atrocidades en lugar de mostrarlas orgullosos. No creo que el desfile del "Día del Orgullo Gay" le gustara mucho a Nietszche, ni creo que fuera eso es lo que quería conseguir como oposición al Cristianismo. Él no pretendía buscar una opción más piadosa que el Cristianismo sino más cruel-el hombre fuerte que aplasta al débil-mientras que ahora creen ser más piadosos que Jesucristo y, por otro lado, sus simpatías hacia los gays eran nulas por no ser prototipo de superhombre. Es otro modelo, tan demoledor como el Nitszcheano pero sin su ferocidad y sin la "gallardía" del héroe. Vivimos en un mundo donde la valentía está proscrita y, en ese sentido, de Nietszcheano tiene poco. No es el "fuerte debe triunfar
19/05/18 8:15 AM
José María IRABURU LARRETA
Excelentes análisis y diagnósticos.
Pero hay una afirmación (una, al menos) que no me parece verdadera: "Los pregoneros de la novedad no se atreverán quizá, a canonizar a los miembros más ilustres de su casa, Ockham, Descartes, Lutero, Hegel o Nietzsche, pero se esforzarán para hacerlo con miembros menores como Giovanni Battista Montini, Annibale Bugnini, y Teilhard de Chardin".

Considero inaceptable la inclusión del Beato Pablo VI en esa enumeración peyorativa (muy acusadora), siendo él autor de Nota explicativa sobre el Collegium (Vat.II, final de Lumen gentium), Mysterium fidei, Credo Pueblo de Dios, Poenitemini, Sacerdotalis caelibatus, Humanae vitae, Marialis cultus, Gaudete in Domino, Evangelii nuntiandi, Persona humana, Inter insigniores...
Aunque reconozco sus debilidades gubernativas y modernas, de las que él mismo se confesó en varias ocasiones.
19/05/18 10:22 AM
Residente en Fátima
Comprender lo que esta ocurriendo es principio para ser libre frente a esta terrible realidad. Y poder enfrentarla eficazmente al menos para preservar la paz interior mientras somos machacados. Luz de la fe y luz de la recta razón siempre de la mano por los siglos de los siglos. Unidos a Cristo y de la mano de Maria veremos la segura victoria de nuestro Dios.
19/05/18 10:24 AM
Alfredo
La Revelación Cristiana contenida en la Palabra de Dios es la que fumiga eficazmente todas las bacterias bichos alimañas inmundos del modernismo del nietzchenismo y cuanto -ismo habido y por haber inventado por la dimensión materialista humana por más novedosa o ingeniosa que sea

Así mueren, por efecto de la Palabra de Dios, nietzche hegel y sus comparsas modernistas que inyectaron en la Iglesia toda patraña irracional y mentirosa de todos los enemigos de Dios
19/05/18 12:14 PM
Gabriel
Excelente exposición. Sería muy interesante, analizar la influencia del pensamiento de Michel Foucault en estos días, que por lo que he podido corroborar, ejerce gran influencia en el ámbito universitario y en el movimiento feminista. Pax tecum.
19/05/18 5:55 PM
Paul en California
Estoy de acuerdo que el autor injustamente rebaja al beato Pablo VI a la altura del sacerdote Teillard quien fue marginado de la enseñanza catolica por practicamente TODOS los Papas contemporaneos a la vida de dicho jesuita.
LF, me parece que deberiamos ser mas cuidadosos en el trato de quienes ocuparon altas posiciones dentro de la Iglesia, y en tiempos sumamente dificiles como fue el caso del futuro santo Pablo VI. No podemos perder de vista la caridad ni la compostura que todo catolico debe mantener. A veces pareciera que caemos en una caceria de brujas en contra de muchos altos dignatarios pasado y presente, cuando la realidad es que estamos juzgando a diestra y siniestra.
Hoy tenemos un santo amigo en el cielo, Pablo VI, quien puede comprender nuestras angustias y dolor con lo que ocurre en la Iglesia hoy. Si perdemos la caridad, incluso para criticar a los que estan equivocados, entonces nos devaluamos, y rebajamos este portal a un nivel por debajo de la intencion de quienes lo fundaron.
19/05/18 8:23 PM
Pensador
Ciertamente padre Iraburu que la cita que incluye a Pablo VI da un sentido de exageración, me pareció lo mismo en un primer momento, hasta que medité un poco sobre la gravedad del cargo que ocupó y los hechos inmediatos a tales aclaraciones, cuyas controvertidas oposiciones todavía hoy sufrimos e incluso desde la misma jerarquía..
Sigue siendo una opinión, pero en un sentido relativo debo decir que está justificada.

Justamente a todos esos documentos les falto la disciplina y guía firme en su aplicación que competía justamente al romano pontífice, como reformador de la Iglesia. Es como querer aclamar a Juan XXIII como restaurador del latín por la encíclica Veterum Sapientia (cuyo impulso debe haber durado como mucho un par de años hasta que se desterró el latin de la liturgia -una de sus bases primarias- y poco después de las universidades y colegios).
19/05/18 8:50 PM
Forestier
Palas: Acabo de leer tu comentario, lleno de volcánica incisividad, como es en ti habitual, gracias a tu excelente nivel cultural. Lo que describes demandaría varias tertulias para ir desglosando la cantidad de munición depositada. Muy brevemente te digo que Wagner le entusiasmó la obra de "El Origen de la Tragedia" de Nietzsche ,a partir de ahí establecieron una estrecha amistad y mutua admiración, hasta que esta amistad saltó por los aires. He publicado algunos libros de Nietzsche, y pienso que te podría interesar el titulado "Nietzsche como artista" en la que cuento muchas de estas cosas (Desconozco el medio más adecuado para obtener tu correo, supongo que Luis Fernando, que tiene mi correo, sabrá el porcedimiento más idóneo)
La cuestión del genio, del héroe, frente a la masa o chusma rebañesca como la denomina Nietzsche, sin duda que es una cuestión de actualidad.
20/05/18 5:39 PM
YH
Nietzsche era un amargado, al igual que todos los ateos modernistas o comunistas. No hay ni uno que no recurra a la soez, a la vulgaridad, a la más absoluta pedantería o soberbia, y al sinsentido en todas sus obras.

Respecto a la publicación: Es triste ver cuanto sucede en la cristiandad. Que pretendan que el ecumenismo signifique convertirse al protestantismo en lugar de impulsar el Catolicismo, auténtico y único cristianismo universal. A la vez, también me resulta alentador ver que cada vez hay más fieles laicos y consagrados que defienden la Fe y combaten con valentía el error. Recuerdo que todo esto ya estaba escrito y avisado:

- Si el Mundo os odia, sabed que me odió a mí primero (Jn 15:18)
- De entre nosotros salieron, más no eran de los nuestros ( 1 Jn 2:19)
- Se levantarán muchos falsos profetas y engañarán a muchos (Mt 24:11)
- En el Mundo tendréis tribulación, pero tened Fe, yo he vencido al Mundo. (Jn 16:33)
21/05/18 10:02 AM
Palas Atenea
Forestier: Pide mi dirección electrónica y te la darán, yo siempre deseando encontrar contertulios que merezcan la pena. Que Nietzche tuviera una vertiente artística se cae de su peso, también la tenía Wagner, of course, y Hitler. El Romanticismo en su última fase y, en el caso de los nazis, con su toque de darwinismo. Pero ¿qué rayos tiene que ver esto con la sociedad actual?
21/05/18 10:15 AM
José Julio
No se trata de ser cuidadosos. Se trata de decir la verdad para que nuestros hermanos se puedan salvar. Porque ese es el fin de la Iglesia. No es llevarse bien con el Mundo, ni ser bonachones que todo lo comprenden y toleran. Es hablar claro y llevar a los fieles a la Salvación aún a costa del martirio. El Señor no vino a traer la paz, ni a dar de comer a los pobres.Vino a salvarnos.
21/05/18 5:51 PM
Palas Atenea
Vemos en esta sociedad una amalgama de todo, pero no puede ser que veamos inclinaciones marxistas y nietzscheanas a la vez porque son antagónicas. Todos estos pensadores han dejado su semilla y han contribuido no poco a la situación en que estamos, pero yo diría que la postmodernidad no tiene el aliento épico de Nietzsche ni de lejos: todas estas ONGs, la acogida de los refugiados, los movimientos gay y otras manifestaciones son contrarias en todo a su filosofía. Si a Nietzsche la compasión de la Iglesia le sulfuraba no digamos nada del buenismo y del pacifismo. ¿Pacifismo a él? Por favor... La supervivencia del más fuerte mandaría a las ONGs y a los refugiados al fondo del Océano y a los pacifistas los aplastaría sin piedad porque para él eso es una debilidad. La sociedad actual es mucho menos viril que la Iglesia Católica y si ésta le tocaba las narices, no digamos nada de individuos como Pablo Iglesias con el discurso "to er mundo e´güeno y dejen a los manteros campar a sus anchas". Nietzsche era un amoral total y no aguantaba ir de bueno por el mundo, ni entendía de más derechos que los que uno se ganaba a base de furia homicida. Ahora la amoralidad tiene que ir acompañada de la subvención, derechos, lo mala que es la policía y las leyes garantistas. Sobre eso Nietzsche escupía por el colmillo retorcido.
21/05/18 8:35 PM
YH
Para Nietzsche y para el resto de modernistas, nihilistas y marxistas, la supervivencia del más fuerte pasaba por la manipulación de las masas. Utilizando a supuestas minorías para convertirlas en bolcheviques (mayorías de pensamiento único) que les hiciesen el trabajo sucio.

Así sucede hoy en día con los "lgtbi", las feministas, los veganos, los animalistas, los abortistas, los okupas....etc.

Crean facciones con las cuales realizar una especie de guerra de guerrillas y "guerra relámpago" (copiada de los nazis) para desgastar a las fuerzas contrarias.
Por un lado se hacen las víctimas y lloriquean cada vez que se les hace pagar por sus actos (de ahí los eufemismos de "preso político" a quien en realidad es un golpista secesionista o un asesino terrorista) y por otro realizan una campaña de hostigamiento, difamación y terror constante y progresivo hasta la total destrucción de toda oposición u objetivo enemigo.

Lobos con piel de cordero, verdugos disfrazados de víctimas, a fín de evitar que se haga verdadera justicia. Eso es el marxismo-comunista, el liberalismo ateo y todo movimiento nietzscheano.
22/05/18 7:36 AM
Luis López
Palas Atenea, memorable tu última reflexión que hace honor a tu apodo. Nietszche la emprendería a gorrazos con toda esta patulea de ONGs, pacifistas, sodomitas y buenistas, que son la oposición más radical a su filosofía del superhombre.

Y probablemente diga algo incorrecto, pero como intuyó Nicolás Gómez Dávila, la oposición al cristianismo de este maravilloso escritor alemán (lo es, pese a lo deleznable de muchas de sus ideas) era más bien a la una visión burguesa, mezquina y acomodada del cristianismo que observaba en sus contemporáneos. Visión, diría yo, que ha dado origen al pacifismo de opereta actual y a la proliferación de ongs.
22/05/18 8:24 AM
YH: No, me temo que para ti todos son lo.mismo, pero no se puede combatir a base de simplicidades. El mal es poliédrico y complicado, no lineal y sencillo.
22/05/18 10:02 AM
Palas Atenea
El comentario anterior es mío. La frase más famosa de Nietzsche, la de la muerte de Dios, es todo menos cómoda. No se refiere a que muerto Dios me han de dar cancha carpida, sino a que el durísimo camino de la vida cae sobre mi supremacía de superhombre y no reconozco a los infrahombres, que para él es casi todo el mundo. Eso me obliga a combatir a muerte haciendo rodar cabezas, tal cial hizo Hitler.
22/05/18 10:09 AM
Silveri Garrell
Los protestantes son los que mejor han estudiado La Bíblia con la excepción de la Eucaristia en la que fallan por defecto, pero ¿quien es el perfecto que no tiene algun fallo en algo?. Esta disponible el mejor libro que he leído después de La Biblia: EL DILUVIO DEL GENESIS. Se encuentra en Amazón. La pregunta que hago a los teologos expertos es : ¿¿Porqué en el Catolicismo no existe un estudio científico desarrollado por sabios católicos sobre el Diluvio Universal?.
22/05/18 10:54 AM
Forestieer
Palas Atenea: Te paso uno de los parágrafos de un ensayo mío, publicado en forma de Cuaderno, con el título: “El sentimiento de culpa en Nietzsche y Freud: “Los reclamos ideológicos sembrados de demagógicas proposiciones aventadas en la feria de las banalidades tienen el peligroso riesgo de sumergir a los individuos en la ovejuna masificación de la multitudes gregarias, en la que debilitada la singular entidad personal, el individuo transfiere sus propias responsabilidades a lo que anuncian los medios de comunicación, a las estructuras sociales, a los misteriosos y ocultos dirigismos políticos o religiosos, etc. Esta claudicante inmersión que nos aboca a la insustancialidad de la masa social, es precisamente uno de los aspectos más vituperados por el talante elitista de Nietzsche, al establecer su radical dualidad entre los hombres superiores y los hombres inferiores. Pero debido a su menosprecio de la libre voluntad y la responsabilidad personal, será, a pesar suyo y de forma paradógica, uno de los que contribuirán a la floración de individuos sin conciencia de su identidad, precisando, para compensar su vacío interior, sumergirse en el fragor colectivo e impersonal de las masas. etc….” Nietzsche tiene numerosas citas en las que niega la libertad, sólo pongo una par de ellas, para no alargar el comentario: En “Humano demasiado Humano” I, af. 39,: “Nadie es responsable de sus actos, nadie es responsable de su ser. Esta proposición es tan clara como la luz del sol, y, sin
22/05/18 11:21 AM
YH
Sr. Anónimo: Por supuesto que el mal es complejo, por eso dejó claro el uso abusivo de la hipocresía en toda herejía y ateísmo anticristiano, venga de donde venga.

Es sumamente insidioso, para nada lineal (pues no ataca de frente sinó que se anda con sigilos y varios frentes abiertos) y en extremo pérfido ¿Esto qué digo es simplificar? No: simplificar es hacer de todo arte bello un burdo garabato, es hacer de la Cruz un elemento meramente decorativo; simplificar, en fin, es responder un comentario sin aportar argumento alguno.
22/05/18 4:07 PM
Gracias, Forestier..
22/05/18 4:31 PM
Silveri: por una cuestión de principios. Los protestantes surgen en la época del racionalismo, donde las verdades divinas y eternas son puestas en duda y contrariadas, ante esto, los protestantes se arman con el mismo método (natural y racional científico) para desbaratar todos los argumentos en contra que se les venían encima, máxime por ser su única fuente de religión los textos de un libro.
En el catolicismo la cumbre del trabajo de la sagrada escritura se da en los primeros siglos, por la difusión del evangelio de los Apóstoles y la interpretación de los Santos Padres de Oriente y Occidente. Y todo esto en un contexto donde la realidad sobrenatural no se ponía en duda como ahora y donde los argumentos en los que aparecía la divinidad o lo espiritual tenían tanto peso como los científicos. De tal modo que la palabra de Dios puede ponerse en un contexto real (algo material obrado por lo inmaterial),
El protestantismo tiene estudios loables en el ámbito científico de la biblia, pero el verdadero camino de las SE es el mismo Dios, que se manifestó en Jesucristo y dejó la Iglesia para administrar los medios de salvación, asistida por el Espíritu Santo. Durante 1600 años hasta que llegaron los protestantes, este fue el curso natural de las cosas y el contexto donde se dieron los estudios bíblicos.
22/05/18 9:03 PM
Forestier
Palas Atenea: continuación del comentario anterior que quedó cortado: En “Humano demasiado Humano” I, af. 39, escribe Nietzsche: “Nadie es responsable de sus actos, nadie es responsable de su ser. Esta proposición es tan clara como la luz del sol, y, sin embargo, todos preferimos volver a las tinieblas del error,por temor a las consecuencias". En Ecce Homo, del aptdo "porque soy un destino", escribe: "El concepto de voluntad libre se ha inventado para extraviar a los instintos, para convertir en una segunda naturaleza la desconfianza frente a éstos".
Palas: Me dices: Forestier: Pide mi dirección electrónica y te la darán. ¿a quién la pido? o quizas mejor que la pidas tú.
23/05/18 8:24 AM
Palas Atenea
La pido yo.
23/05/18 2:36 PM
hornero (Argentina)
"Mientras tanto, durante nuestro peregrinaje en esta vida, debemos luchar el buen combate, mantener la verdadera fe y resistir todas y cada una de las derivas que surjan en nuestro camino, mientras que luchamos para transmitir lo que nosotros hemos recibido y para buscar la entronización de Cristo como Rey de nuestros corazones, casas, parroquias, países y toda la creación." Párrafo final que define nuestro objetivo, único término que permitirá la plena edificación del Reino de Dios entre nosotros. Entrevista sumamente esclarecedora sobre lo que acontece en la Iglesia, su crisis que se originó hace varios siglos al final de la Edad Media con la serie de errores filosóficos y teológicos que desembocaron en el modernismo Nietzscheano. Es de notar que hay dos líneas de fuerza que se cruzan en este proceso de demolición de la Iglesia, y con ello de la cristiandad. Por una parte la razón con todos los límites de la naturaleza humana caída desde el pecado original, por otra, el misterio de iniquidad en acción desde entonces. Después que el cristianismo se consolidó como unidad de lo divino y de lo humano, como encuentro de la fe y de la razón, conforme al plan de la Providencia, hasta dar los frutos eximios que conocemos a lo largo de los siglos cristianos, comienza un requebrajearse de esa unidad, dando lugar a un progresivo divorcio de la fe y de la razón. Esta incipiente y progresiva separación, si bien tiene como causa inmediata la inteligencia o razón natural, tiene como causa
23/05/18 6:39 PM
hornero (Argentina)
Continúo. Esta incipiente y progresiva separación, si bien tiene como causa inmediata la inteligencia o razón natural, tiene como causa primera y fundamental la acción oculta del misterio de iniquidad, que valiéndose de la razón natural falible, la aparta más y más de la sabiduría que la sostenía y se alimentaba en la fe, todo según un proceso de apariencia lógica. Porque, sabemos la astucia del demonio lo lleva a ocultar la sustancia de sus actos e intenciones, engañando como en el Paraíso con “frutos hermosos a la vista y gratos al paladar”. Así, con apariencias razonables el pensamiento humano se apartó de las verdades de la fe y de la sabiduría así constituida, devariando hasta los tiempos actuales. Aquí surge el dilema de prever qué camino va a seguir la inteligencia humana, que de hecho es la que conduce el mundo en que vivimos. Podemos predecir que librada a sus solas fuerzas no regresará a su punto de equilibrio, sino que seguirá su curso decadente aguijoneada por el misterio de iniquidad, cada vez más poderoso sobre una inteligencia deformada y por lo tanto enfermiza. Debemos dar un salto sobre la razón. Decía J. Maritain: “Es necesario situarse por encima de la razón para defenderla, o debajo de la misma, para combatirla. Ahora bien, sólo las virtudes teologales y los dones sobrenaturales están por encima de la razón” (Los Grados del Saber - Grandeza y miseria de la metafísica). Pero ¿cómo lograrlo? Pudiera esperarse la intervención de un hombre providencial, como l
23/05/18 9:17 PM
Isaac
Preguntas incómodas:
La Santa Iglesia, ¿canoniza a cualquier persona que esté en el Cielo?
O, por el contrario, ¿canoniza a aquellos que fueron ejemplo de virtud heroica en el cumplimiento de sus deberes de estado y posición?
Si es el segundo caso, ¿Humane Vitae y otras acciones plenamente ortodoxas son suficientes para canonizar a un papa por otra parte muy "manga ancha" con innumerables desvaríos y despropósitos de "teólogos" que en realidad eran heterodoxos de tomo y lomo; dejadez que tiene sus repercusiones hasta la fecha?
24/05/18 3:32 PM
Octavio Rodríguez
Todos tenemos el riesgo de caer; y, sin embargo, todos podemos contar con la gracia de Dios. Todos tenemos el riesgo de salirnos del recto camino –que es Jesucristo- y desviarnos en un sentido u otro. Cuando así sucede, los extremos se juntan: Si queremos ser "más papistas que el Papa", acabaremos, tristemente, haciéndonos antipapistas. En ambos casos, hay un déficit de fe.
Aquí, en concreto, vacila la fe en la asistencia constante del Espíritu Santo -prometida por Nuestro Señor Jesucristo- como garante de la infalibilidad de la Iglesia –ante todo, en persona del vicario de Cristo, el Papa- cuando se trata de definir cuestiones de fe y de moral. Más específicamente, no dudemos de la infalibilidad pontificia, que entra en juego cuando se trata de proponer, ante toda la Iglesia, el culto de veneración de una persona: Ya ha sido anunciada la canonización de Pablo VI. No lo dudemos. Reafirmemos nuestra fe.
Por otra parte, si la barquilla de Pedro diese la apariencia de zozobrar, confiemos siempre en Aquel que la dirige –a través de su representante, el Papa, dulce Cristo sobre la tierra. El Sagrado Corazón de Jesús decía a Santa Margarita de Alacoque: “Confía en Mí inmensamente, y me agradarás inmensamente...”
24/05/18 6:10 PM
lola
La lectura de este texto de Peter, da una alegría muy necesaria para ahogar todo pesimismo. ¡ No estamos solos !. "¡ Non praevalebunt ! ".
El ataque viene de una sociedad "humanista" en el peor sentido de la palabra .Nada que ver con el humanismo cristiano.
Desgraciadamente el gran enemigo, no está fuera.
Está dentro y ya no se oculta.
No le hace falta.
25/05/18 5:44 PM
Envío de nuevo esta parte faltante de mi comentario, enviada el 23 -05-2018, 20,20hs.
Pudiera esperarse la intervención de un hombre providencial, como los grandes cristianos que forjaron la Iglesia y la cristiandad, una persona o varias con dotes extraordinarios superiores a las habidas en los últimos siglos, pero la experiencia ha demostrado que a pesar de haber habido hombres sabios y santos, no ha sido suficiente para impedir que la crisis ahondara su obra demoledora. Es en verdad necesario un salto sobre la razón, un salto que sólo la fe puede dar, para aceptar la intervención de Dios en la historia del presente mediante la intervención extraordinaria y escatológica de la Virgen. A Ella, la Madre de Cristo, Madre de la Iglesia y de todos los hombres, le ha sido confiada por Su Hijo, la Misión de derrotar al misterio de iniquidad y poner en fuga a los enemigos hasta pisar la cabeza del mismo satanás. Esta es la respuesta que Dios ha preparado desde la eternidad para concluir el tiempo concedido a su enemigo el demonio. Ninguna otra creatura ha recibido de Él la sabiduría, astucia y poder para vencer al enemigo del género humano, al que odia por su condición de imagen y semejanza del Creador. Esta es la perversa razón que lo mueve a destruir la obra con que Dios coronó la creación del universo, a la que estaba reservada ser asumida por el Verbo en la Encarnación. Llego hasta este punto, porque la Presencia actual de María en el mundo derrota al demonio y abre el camino al
30/05/18 3:55 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.