El PSOE y la Eutanasia

El PSOE y la Eutanasia

Si la eutanasia tiene soporte legal, es indiscutible que los legisladores que contribuyen a aprobarla, son también responsables de los homicidios que se cometen.

El Partido Socialista ha presentado recientemente una proposición de ley, que ya ha iniciado su camino parlamentario con éxito en el Congreso de los Diputados, con el apoyo de Podemos y los separatistas, para facilitar que la eutanasia se convierta en un derecho «reconocido, individual y financiado» por el Sistema Nacional de Salud. Según la propuesta, la eutanasia podrá practicarse a las personas con enfermedad o discapacidad grave que no tengan más opciones de tratamiento y que quieran voluntariamente, y con informes médicos, acabar con su vida. En la iniciativa se incluye que los médicos puedan apelar a la objeción de conciencia para no practicarla. El proyecto regula el derecho a solicitar y recibir ayuda para morir en casos de enfermedad o discapacidad grave e incurable.

El problema que nos presenta esta Proposición de Ley es que hemos visto demasiadas veces esta película para que no nos sepamos el final. La hemos visto con el aborto, donde se empezó despenalizándolo para unos, en teoría, pocos casos, para transformarlo pronto en una práctica masiva y actualmente en un derecho, en el que ni se respeta el derecho a la objeción de conciencia de buena parte del personal sanitario y, con frecuencia no se puede ni informar de las posibilidades de no abortar. Algo parecido sucede con el matrimonio, uno de los contratos más inestables por el divorcio exprés y con respecto a la eutanasia, lo sucedido en los países donde ya es legal, nos enseña lo que va a suceder. En efecto, en los países donde es legal, como Holanda y Bélgica, permitir la eutanasia trae como consecuencia, muertes sin consentimiento del paciente e incluso con su rechazo y como consecuencia desconfianza en las instituciones sanitarias, aparte de la paradoja que supone que para respetar la dignidad de un ser humano se le mate.

Si la eutanasia tiene soporte legal, es indiscutible que los legisladores que contribuyen a aprobarla, son también responsables de los homicidios que se cometen. Por supuesto estoy en contra de la eutanasia, que es un acto criminal y homicida, pero si se hace además en contra de la voluntad del paciente, se trata de algo todavía peor. El crimen es crimen, se haga físicamente o desde un sillón parlamentario. Se está matando a ancianos u otras personas que no están en enfermedad terminal, sino que simplemente desean morir, y también a pacientes que ni siquiera lo han pedido y sin su consentimiento, hasta el punto que, aunque oficialmente el porcentaje sea del cuatro por ciento en el 2016, se sabe que la cifra real es mucho más alta. Una encuesta llevada a cabo por el fiscal general del Estado holandés, garantizando anonimato, confidencialidad e impunidad jurídica dice que prácticamente en la mitad de los casos se ha hecho sin consentimiento del paciente. En la mayor parte de los casos los médicos holandeses alegaron que el paciente tenía dificultad para comunicarse. Para un 51% de ellos la eutanasia es una opción digna.

No es extraño por ello que bastantes ancianos con apego a la vida no quieran ni oír hablar de ir a un hospital holandés y que muchos lleven en su cartera una tarjeta que dice: «si caigo enfermo, que no me lleven a un hospital». Es un motivo más para que yo y muchos ancianos no votemos a los socialistas, ni a Podemos, que quieren introducirla en España, ya que con mi vida no se juega.

En cuanto a la Iglesia, su postura es muy clara. Además de constituir una grave violación del quinto mandamiento, el Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: «La eutanasia voluntaria, cualesquiera que sean sus formas y sus motivos, constituye un homicidio. Es gravemente contrario a la dignidad de la persona humana y al respeto del Dios vivo, su Creador» (nº 2324). En España para el Secretario de la Conferencia Episcopal, D. José María Gil Tamayo, «La proposición de ley del PSOE sobre la eutanasia es todo un monumento a la insolidaridad y al descarte humano, que promueve un falso derecho y un corredor de la muerte voluntario». Recordemos lo que decíamos hace pocas semanas cuando hablábamos sobre el Testamento vital de la Iglesia sobre el no a la eutanasia, el no al encarnizamiento terapéutico y el sí a los cuidados paliativos.

Pedro Trevijano

 

11 comentarios

YH
Espero que esa proposición (me niego a llamarla "ley") no salga adelante.
Debería incluso estar prohibido que se pusiera en duda el derecho a la vida.
Digo más: con lo avanzada que está la medicina, no me creo en absoluto que sea tan "imposible" mantener viva a una persona por medio de medicamentos que la impidan sufrir ¿o es que sería demasiado caro esto último para el Estado? eso ya me lo creo más, fíjese.
13/05/18 1:21 PM
Jorge
Lo absurdo de lo absurdo.

Veamos, el derecho se ejerce en tanto se vive para ejercerlo. Las almas en cielo o en el infierno no son sujetos de derecho.

Es absurdo atribuir como derecho, el quitarse la vida, pues luego de ello, se acabó el derecho.

El creer que porque el sujeto goza de vida, y dada esa condición, se ejerce el derecho, es un absurdo justificarlo para culminar con la condición básica para su ejercicio, estar vivo.

Si la vida no se recibe por el ejercicio del sujeto de derecho, de donde se deduce entonces que el sujeto que no ejerció su derecho para recibir la vida, ahora se adjudica la autoridad, bajo la cortina de un presunto derecho, quitársela?
14/05/18 12:57 AM
Luis J.
Ese es precisamente el problema, que lo pone en el Catecismo de la Iglesia. Quítenlo y verán como a los socialistas y demás morralla parlamentaria les deja de interesar.
14/05/18 8:35 PM
En el fondo son marionetas , del maligno, el resultdo es embrucernos más,
15/05/18 8:45 AM
Jose
Todo es más prosaico, simplemente se trata de una acción de ingeniería social destinada a acabar con el exceso de ancianos que se nos viene encima en los próximos años, lo cual va a hacer insostenible la propia existencia de la Seguridad Social. Tras décadas de abortos indiscriminados, anticonceptivos y "sexo seguro" no hay niños, no hay reposición generacional. Qué paradoja que los que propusieron estas leyes de aborto y promovieron los derechos de bragueta sin consecuencias, vayan a ser eutanasiados por sus escasos hijos. Criaron una generación en la opulencia y en la falta de responsabilidad y se lo pagan con la Solución Final. Esta sociedad Occidental decadente esta lista para la capitulación y su sustitución por el Islam. Que el Señor se apiade de nosotros.
16/05/18 7:32 AM
No, el problema no es que lo ponga en el Catecismo de la Iglesia, el problema es que el Catecismo de la Iglesia impone a todo el mundo su ley divina. El problema es que la Iglesia no se entera de que no queremos leyes impuestas por ningún dios. Que la Biblia y la Iglesia hablen sólo para los creyentes y dejen de dar por saco a los que no somos creyentes y que dejen la gestión de la vida y de la muerte de los no creyentes a los no creyentes, y las leyes a la sociedad a través de sus representantes legítimos en el legislativo. Yo no quiero leyes dictadas por ningún dios, la edad media ya pasó.

----

LF:
Y nosotros no vamos a renunciar jamás a que la ley de Dios gobierne las naciones y los pueblos.
¿Te ha quedado claro?
Espero que sí.

Ahora parece que "ganáis". Pero la historia da muchas vueltas. Y al final de la misma toda rodilla se doblará ante Cristo. La tuya también.
16/05/18 10:34 PM
Luis J.
Al señor sin nombre.

¿Se da cuenta de que lo que usted ha escrito y lo que escribí yo es exactamente lo mismo? Que me aspen, pocas veces he visto que un comentario mio haya sido refrendado de manera tan inmediata y perfecta. Pero no, no creo que se de cuenta.

Usted cree saber cosas que nosotros los cristianos desconocemos, del mismo modo nosotros sabemos cosas que usted desconoce. ¿Que le hace suponer que usted tiene derecho a influir en la vida pública y nosotros no? ¿Es acaso usted un ciudadano de primera y nosotros de segunda?
17/05/18 2:29 PM
Luis J.
Lo que tampoco ha hecho el señor innominado ha sido leer el artículo del padre Trevijano, pues expone bien las no ya posibles sino reales consecuencias de esta ley o de otra cualquiera de ésta índole. Además, señora anónima, no está fuera de su alcance el llegar a comprender que lo que se dice en el catecismo no está muy alejado de su auténtica idiosincracia humana y que con no gran esfuerzo puede llegar a esas mismas conclusiones sin necesidad de hablar de deidad alguna, con solo lo que lleva usted puesto. Y es que Dios, si algo no es, es ajeno al hombre. Comprender esto es encontrarse de repente en sintonía con la belleza más profunda y la verdad más sincera, ¿y pretende usted que callemos tal dádiva sin compartirla?..amos anda...
17/05/18 6:54 PM
Agustín Sardón
Me ha quedado claro: teocracia. Ponéis los pelos de punta.

---

LF:
No, teocracia, no. Cristiandad. Funcionó durante siglos.
17/05/18 10:12 PM
Luis J.
Eliminar la vida humana en sus primeros tiempos consagrado como un bien jurídico que hay que proteger, arbitrariedad para decidir qué vida es digna de ser vivida, conculcación del derecho de los niños a tener padre y madre, banalización del matrimonio y fomento del divorcio a las primeras de cambio con el mensaje de no aguantarse ni lo más mínimo, ninguneo de los padres que quieren hacer valer su derecho a proporcionar a sus vástagos la educación moral que consideren, activación del enfrentamiento entre varones y hembras privilegiando a unas y criminalizando a otros despreciando la presunción de inocencia, asfixiante presión de los poderes para limitar al máximo la libertad de pensamiento, de conciencia y de expresión con el manido argumento de la incitación al odio....y somos nosotros los que ponemos los pelos de punta...tiene bemoles la cosa...
18/05/18 4:36 PM
YH
Luis Fernando, me estoy convirtiendo en su fan a pesar de no caerle demasiado bien.

Sus respuestas como siempre, y en este caso, al usuario anónimo:

👏🏻👏🏻👏🏻
22/05/18 6:52 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.