Virtudes heroicas de José Rivera, sacerdote diocesano de Toledo

Con D. Marcelo, sembraron santidad sacerdotal a raudales y mucho amor a la Iglesia. He aquí el secreto del Seminario de Toledo. Ejercicios, retiros, dirección espiritual de personas de toda clase y condición. Fue para muchos realmente maestro de vida espiritual, por experiencia y por ciencia.

El detonante fue Antonio. La gracia de Dios se sirvió de él en casa de los Rivera Ramírez. La vida, la heroicidad juvenil y la muerte asombrosa de Antonio Rivera (20 noviembre 1936) fue un detonante de santidad en la familia y en tantos jóvenes y familias de la época. Antonio tenía 20 años, preparaba oposiciones a notarías, con novia formal para casarse, era presidente diocesano de Acción Católica, y cuando empezó la guerra civil preguntó al cardenal Gomá si era oportuno y con su anuencia entró voluntario en el Alcázar, con un crucifijo y el evangelio de san Juan, sin ninguna otra arma, animando a los asediados hasta su liberación el 27 de septiembre. Un balazo le hirió de muerte el brazo izquierdo. Era un seglar comprometido a fondo, líder nato, entregado de lleno a la animación de jóvenes católicos. “Para Santiago santos!”, grito para convocar la gran peregrinación a Santiago, que luego pudo celebrarse en 1948.

José, familiarmente Pepe para distinguirlo del médico D. José el padre de familia, tenía 11 años cuando muere Antonio. Era un chico precoz y rebelde, muy listo y raro como pocos chicos de su edad. Leía y devoraba libros, pasando días enteros sin comer, absorto en la lectura. Basi le subía algún bocadillo a la terraza. Los “Episodios Nacionales” de Pérez Galdós, las obras completas de san Juan de la Cruz (a los 9 años hizo su propio resumen de las mismas), escribe poesías, ya está enamorado de una chica. La muerte de su hermano le cambia totalmente la vida. Fue como una bomba con efecto retardado. A los 14 años vuelve a confesarse con frecuencia, de la mano de su hermana Carmelina, la hermana mayor y su madrina once años más que él, su catequista, la que le va formando la conciencia (Carmelina murió santamente hace pocos años como clarisa en Hellín). Una familia de santos, incluida Ana María, todavía superviviente con 92 años.

A los 17 años Pepe se plantea: si animo a los chicos a acercarse a Jesucristo y al final tengo que buscar cura para confesarlos, por qué no remato yo la faena. Este fue el germen que le llevó al sacerdocio. Por el camino se encontró con Manuel Aparici, con el P. Nieto en Comillas, con el P. Aldama en Salamanca y tantos otros. Quería parecerse al santo Cura de Ars, a san Juan de Ávila. Él quiso ser siempre sacerdote diocesano, como ellos, sólo eso sin carismas añadidos, muy unido a su obispo y entregado de lleno a una diócesis. Planteó su vida en pobreza y humildad, cada vez más absoluta. Con oración muy abundante, una vida mortificada para llevar muchas almas a Cristo y salvar multitudes. Dos años en Santo Tomé-Toledo y poco más de un año en Totanés (Toledo) de cura rural, hasta agotarse. El resto de su vida, toda su vida ministerial, dedicado a la formación de sacerdotes: Salamanca, Toledo, Palencia, otra vez Toledo ya hasta su muerte. Con D. Marcelo, sembraron santidad sacerdotal a raudales y mucho amor a la Iglesia. He aquí el secreto del Seminario de Toledo. Ejercicios por toda España, retiros, dirección espiritual de personas de toda clase y condición. Fue para muchos realmente maestro de vida espiritual, por experiencia y por ciencia, porque leyó mucho y asimiló más durante toda su vida.

Padre de los pobres. Cómo le querían los gitanos. Cómo se sentían queridos los pobres de todo tipo, los descartados, los que el mundo no valora. Su amor y su trato devolvieron la dignidad a tantas personas. Gastó su vida dándose a todos, haciéndose pedigüeño y entrampándose para socorrer tantas necesidades. Donó su casa, sus libros, su tiempo, su salud… hasta su cadáver. Vivió una vida escondida en Dios, sin lucimientos exteriores, sin títulos ni prebendas, y en la última temporada hasta la humillación suprema. Es el camino de Jesús, es el camino de todos los santos. Si el grano de trigo no muere, no da fruto. Y cuánto fruto ha dado y dará, porque la muerte y el desprestigio han sido supremos, incluso después de su muerte.

Hoy la Iglesia, después de atento y riguroso examen, escuchando a todos, reconoce sus virtudes heroicas, a los 24 años de su muerte. Hoy la Iglesia, por la autoridad suprema del Papa Francisco, decreta: José Rivera Ramírez ha vivido todas las virtudes cristianas en grado heroico. Cuántas coincidencias entre Francisco y Rivera, sobre todo colocando a los pobres en el centro de la vida de la Iglesia. Si Dios se digna hacer un milagro o lo ha hecho ya por su intercesión, esperamos que pronto sea propuesto como ejemplo de virtud para todos, de sacerdote diocesano para muchos, como valioso intercesor para  los pobres y los humildes. La diócesis de Toledo tiene a otro de sus hijos camino de los altares. Todos los que le hemos conocido en esta vida sentimos la brisa suave de su sonrisa junto a Dios, diciéndonos: Ánimo, la santidad está a tu alcance por la gracia de Dios, es tu única vocación y tu única tarea. Te espero en el cielo.

 

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

11 comentarios

O. V
Viva!!!!!
1/10/15 3:20 PM
Gloria Irene (Flavia)
La noticia me alegra y me conmueve profundamente. Dios es el mejor pagador, de eso no hay duda, y se encarga de mostrar el honor que merecen sus siervos y amigos.

Don José Rivera,formador de sacerdotes, director espiritual letrado y santo, padre y protector de pobres. Su influencia sigue viva, porque yo personalmente le debo mucho: por pura providencia, durante mis años de formación previos a mi consagración, la asignatura "Teología espiritual" tenía como base el libro "Síntesis de espiritualidad católica", de don José Rivera y don José María Iraburu. Lo estudié y medité con fruición, y fue y sigue siendo imprescindible para mí, por su claridad extraordinaria y sus referencias continuas a la Sagrada Escritura, Magisterio eclesial, grandes místicos (palpitan en la obra las enseñanzas de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús).

Y todo ello en unos momentos en que debía decidir mi vocación.

Es verdad que al final padeció amargas humillaciones, pero es normal en los santos místicos -y pienso que todo santo lo es, al modo elegido por Dios para él-. Ya San Juan de la Cruz nos advierte que la mayor cercanía a Dios no solo no apaga los talentos humanos, sino que los eleva. Por eso los místicos van por delante en todo, porque ven lo que otros no vemos...y avisan...y pueden ser malinterpretados, marginados, descartados. Como su Maestro supremo.

Doy gracias a Dios por esta gran noticia, precisamente al comenzar el mes del santo rosario. Y releeré y re-estudiaré de nuev
1/10/15 4:27 PM
Eleuterio
Muchas gracias, don Demetrio, por este artículo sobre el P. José Rivera. Es bien cierto que personas como el que, seguramente, será proclamado (como poco) Beato de la Iglesia católica, son ejemplo a seguir.

Cada cual queda, en realidad, para la historia, según haya sido a lo largo de su vida. Por eso usted, por ejemplo, quedará la mar de bien aunque muchos traten de ponerle zancadillas.

¡P.José Rivera, ruega por nosotros!
2/10/15 9:34 AM
María Prado
!Gloria a Dios! Pedimos para que pronto sea beatificado
2/10/15 3:11 PM
P. Juan José Saliva González
Con él aprendí en Toledo, sobre la espiritualidad. AMDG.
2/10/15 6:10 PM
P. Roberto Funes Díaz CCR
Gracias a don Demetrio por estas palabras.
Don José viene declarado como venerable justo unos días antes del Sínodo de la Familia, no es coincidencia sino providencia. Pidamos a Dios que tanta gracia y luz como se nos concedió al mundo entero (escribo desde México) en la persona de él brille en nuestra madre Iglesia para alumbrar las tinieblas del mundo y de los que buscan oscurecerla Gracias al Papa Francisco por esta sorpresa, Don José venerable.
3/10/15 8:34 PM
Marisel jarpa
Por los frutos se conoce el árbol y acá en Chile tuvimos la surte de tener a un hijo espiritual de don José Rivera ( sacerdote) que nos ha hecho mucho bien.
3/10/15 11:14 PM
Carlos
Gracias, Don Demetrio. Pero los que lo conocimos, pese a su esfuerzo, sabemos que incluso entre tanto elogio, se queda Vd. corto. Don José parecía marciano. Si no, ¿cómo se puede bromear, con verdadero ingenio, hasta hacer reir a carcajadas a quien le escuchaba, al tiempo que nos hacía desear seguir a Cristo, y todo en medio de una vida durísima de penitencia, con largas vigilias y ayunos incluidos? La respuesta a este portento nos la va dando la Iglesia, que ya lo declara venerable. No he conocido a ningún otro hombre más alegre, bueno, inteligente y coherente que éste. Ahora, a pedirle que no ayude a hacer lo que Dios, como tantas veces nos recordaba, está deseando: dejarnos santificar.
5/10/15 12:35 PM
Josè Marìa
Gracias don Demetrio.Soy feligres suyo(còrdoba) y me ha encantado esta historía.¡Viva Cristo Rey!
5/10/15 1:15 PM
Damián
Soy fan acérrimo de esta figura prócer. Actualísimo, lúcido y vigoroso como pocos. Presencia de Dios y santidad sin "postureos". Hizo actual el Evangelio de Cristo, Buena Noticia, Fuerza de salvación.
En esta época de densa niebla y de gas anestesiante nos ofrece toda la sal y luz de la mejor tradición. Naturaleza y Gracia. Libertad moral y condicionantes psíquicos y ambientales. Introduce el bisturí de Cristo en aquella frontera entre lo psicopatológico y lo espiritual. La poderosa fuerza sanante de la Gracia; potencia sanadora en raíz. La gracia, más potente que la naturaleza, posee aquella virtualidad de "hacer nuevas todas las cosas". Purificación y Vida de Unión, etc. Todo lo contrario de la actual, decadente y enferma confusión.
En su clarividencia profética lanza poderosas invectivas contra el "establisment" eclesiático de su tiempo: "estructura de pecado y de muerte"- llega a afirmar Rivera.
5/10/15 9:07 PM
p juan jose aldaz
Conoci a Don Josè a travès de nuestro director espiritual del Seminario en Venezuela, quien le tratò personalmente. Su biografìa y escritos son el reflejo de un alma santa. Me alegro de esta noticia y ojalà pronto le veamos beatificado y canonizado. Don Josè ora pro nobis.
17/10/17 4:59 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.