Cardenal Sarah: «La Iglesia no está hecha para escuchar, está hecha para enseñar»

No podemos sacrificar la doctrina a la pastoral

Cardenal Sarah: «La Iglesia no está hecha para escuchar, está hecha para enseñar»

El cardenal Sarah ha concedido una entrevista sobre su último libro a Laurent Dandrieu, de Valeurs Actuelles, y que ha sido traducido al español por Elena Faccia-Serrano para Infovaticana. El purpurado africano analiza la situación de la Iglesia y critica a quienes dentro de ella se pliegan a los deseos del mundo.

(InfoVaticana/InfoCatólica) Le soir approche et déjà le jour baisse (Ya está cayendo la tarde y se termina el día), es el nuevo libro de entrevistas del cardenal Robert Sarah con Nicolas Diat. Laurent Dandrieu entrevista al Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Traducción al español a cargo de InfoVaticana:

- ¿Por qué ha elegido usted un título tan sombrío, con el riesgo de atemorizar al lector?

- Este libro es, ante todo, un llamamiento a la lucidez y a la clarividencia. La Iglesia atraviesa una gran crisis. Los vientos son extrañamente violentos. Raros son los días sin escándalos, reales o imaginarios. Los fieles, legítimamente, se hacen preguntas. Este libro para ellos. Deseo que, tras leerlo, puedan sentirse llenos de la alegría que Cristo da: «Quédate con nosotros, ya está cayendo la tarde y se termina el día» (Lc 24, 29, ndt).

- La elección de este versículo sacado del Evangelio de los peregrinos de Emaús, ¿es una manera de indicar que, en la Iglesia, Cristo no es el centro?

- Creo firmemente que la situación que vivimos en el seno de la Iglesia se parece en todo a la del Viernes Santo, cuando los apóstoles abandonaron a Cristo, cuando Judas le traicionó, porque el traidor quería un Cristo preocupado por los asuntos políticos. Hoy en día, numerosos sacerdotes y obispos están literalmente hechizados por los asuntos políticos o sociales. En realidad, estas cuestiones nunca encontrarán respuesta fuera de la enseñanza de Cristo, que es la que nos hace más solidarios, más fraternales. Mientras Cristo no sea para nosotros como un hermano mayor, el primogénito de una multitud de hermanos, la caridad no será sólida, ni habrá una verdadera alteridad. Cristo es la única luz del mundo. ¿Cómo podría la Iglesia darle la espalda a esta luz?

Ciertamente, es importante ser sensible ante las personas que sufren. Pienso, en especial, en los hombres que abandonan su país. Pero, ¿por qué se alejan de su tierra? Porque poderosos sin fe, que han perdido a Dios, para los que sólo cuentan el poder y el dinero, han desestabilizado sus naciones. Estas dificultades son enormes. Pero, repito, la Iglesia tiene, ante todo, que volver a dar a los hombres la capacidad de mirar a Cristo: «Y cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí». Este libro quiere intentar volver a dar a la Iglesia el sentido de su gran misión divina.

- Usted llega incluso a denunciar a «los pastores que abandonan a su rebaño…»

- Esto no es propio sólo de nuestro tiempo: en el Antiguo Testamento hay muchos pastores malos, hombres a los que les gustaba aprovecharse de la carne y la lana de sus rebaños ¡sin ocuparse de ellos! Siempre ha habido traiciones en la Iglesia. Hoy en día no tengo miedo de afirmar que hay sacerdotes, obispos e incluso cardenales que tienen miedo de proclamar lo que Dios enseña y de transmitir la doctrina de la Iglesia. Tienen miedo de no ser aceptados, de ser considerados unos reaccionarios. Entonces afirman cosas confusas, vagas, imprecisas con el fin de no ser criticados, y se alían con la evolución estúpida del mundo. Es una traición: si el pastor no guía a su rebaño a aguas mansas, hacia los pastos de yerba fresca de los que habla el salmo, si no lo protege contra los lobos, es un pastor criminal que está abandonando a su grey. Jesús dice: «Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas del rebaño». Es lo que pasa actualmente.

- ¿No tienen algunos la tentación de alinear a la Iglesia con los valores del mundo?

- Existe una fuerte mayoría de sacerdotes que son fieles a su misión de enseñanza, santificación y gobierno. Perohay también un pequeño número que cede a la tentación enfermiza y perversa de alinear a la Iglesia con los valores de las sociedades occidentales actuales. Quieren, ante todo, que se diga de la Iglesia que es abierta, acogedora, atenta y moderna. La Iglesia no está hecha para escuchar, está hecha para enseñar: ella es mater et magistra, madre y educadora. Ciertamente, una madre escucha a su hijo, pero su papel, primero, es el de enseñar, orientar y dirigir, porque conoce mejor que sus hijos la dirección que hay que tomar. Algunos han adoptado las ideologías del mundo actual con el pretexto falaz de abrirse al mundo; sería necesario, más bien, hacer que el mundo se abriera a Dios, fuente de nuestra existencia.

No podemos sacrificar la doctrina a una pastoral que quedaría reducida a una porción mínima de la misericordia: Dios es misericordioso, pero sólo en la medida en que reconozcamos que somos pecadores. Para que Dios pueda ejercer su misericordia, hay que volver a Él, como el hijo pródigo. Hay una tendencia perversa que consiste en falsear la pastoral, oponerla a la doctrina y presentar a un Dios misericordioso que no exige nada. ¡Pero no existe un padre que no exija nada a sus hijos! Dios, como todo buen padre, es exigente, porque ambiciona grandes cosas para nosotros.

-La Iglesia suele tener la costumbre de culpar al ambiente materialista por la desafección de sus fieles. ¿No debería cuestionarse también ella su parte de culpa en el alejamiento de los mismos, en su participación en esta desacralización?

- Estoy convencido de que los sacerdotes deben asumirse la responsabilidad principal de este derrumbe de la fe. En los seminarios o en las universidades católicas no siempre hemos enseñado la doctrina. ¡Hemos enseñado lo que nos gustaba! Ya no se dan clases de catecismo a los niños. Se menosprecia la confesión. En los años 70 y 80 sobre todo, los sacerdotes hacían lo que querían cuando celebraban la misa. El Papa Benedicto XVI dijo que la crisis de la liturgia ha provocado la crisis de la Iglesia. Lex orandi, lex credendi: como rezamos, así creemos. Si ya no hay fe, la liturgia se reduce a un espectáculo, a un folclore, y los fieles se van. Hemos querido humanizar la misa, hacerla comprensible, pero la realidad es que sigue siendo un misterio que está más allá de nuestra comprensión. Cuando celebro la misa, cuando doy la absolución, capto el significado de las palabras que pronuncio, pero la inteligencia no puede comprender el misterio que esas palabras producen. Si no rendimos justicia a este gran misterio, no podremos guiar al pueblo hacia una relación verdadera con Dios.

- ¿Qué piensa usted del libro Sodoma? ¿Cree que estamos asistiendo a una ofensiva generalizada contra la figura del sacerdote, objeto de escándalo para una sociedad hipersexualizada?

- No he leído el libro.Pero creo que hay un proyecto especialmente estructurado de destrucción de la Iglesia mediante la decapitación de su cabeza, los cardenales, los obispos y los sacerdotes. Nos empeñamos en destruir el sacerdocio y, sobre todo, el celibato, que es presentado como algo imposible y contra natura: porque si destruimos el celibato, dañamos sin remedio una de las riquezas más grandes de la Iglesia. El abandono del celibato agravaría aún más la crisis de la Iglesia y reduciría la posición del sacerdote, llamado no sólo a ser otro Cristo, sino Cristo mismo, pobre, humilde y célibe.

Hay una voluntad de debilitar a la Iglesia, de modificar su enseñanza sobre la sexualidad. Pero cuando vemos la enorme cantidad de sacerdotes fieles al sacerdocio, debemos permanecer serenos y seguir testimoniando el don total a Dios por medio del celibato. Este testimonio no se entiende. ¿Lo detestan? Tampoco Jesucristo fue aceptado, porque murió en la cruz. Él nos dijo: «Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros».

Hay hombres en la Iglesia, algunos en altos niveles de la jerarquía, que han empañado la Iglesia, han desfigurado el rostro de Cristo, pero Judas no debe llevarnos a rechazar a todos los apóstoles. Estos graves fallos no condenan a la Iglesia; al contrario, demuestran que Dios confía incluso en personas débiles para demostrar el poder de su amor por nosotros.No confía su Iglesia a héroes excepcionales, sino a hombres sencillos, para demostrar que es Él el que actúa por medio de ellos.

-¿Qué piensa de la condena del cardenal Barbarin?

- Le conozco desde hace tiempo. Le admiro mucho. No puedo no sufrir por el martirio que le han impuesto, sobre todo porque estoy convencido de su inocencia. Toda la Iglesia lleva este sufrimiento de manera colegial. El Papa ha tenido verdaderamente razón tomando la decisión de no aceptar su dimisión para respetar la presunción de inocencia a la espera del juicio de apelación. Y el cardenal Barbarin ha sido valiente retirándose a un monasterio, por el bien de la diócesis y para dar paz a las víctimas de estos actos abominables. Pero me quedé estupefacto cuando condenaran a monseñor Barbarin, mientras que un sacerdote horrible, que ha cometido estos incalificables crímenes, aún no ha sido juzgado…

-Usted escribe que el mundo moderno impone una forma de barbarie atacando a las identidades. Usted, al contrario, defiende el arraigo…

- Cuando estuve en Polonia [en octubre de 2017, ndr], país criticado a menudo, animé a los fieles a afirmar su identidad como han venido haciendo a lo largo de los siglos. Mi mensaje fue simple: ante todo sois polacos, católicos y, sólo después, europeos. No debéis sacrificar la dos primeras identidades en el altar de una Europa tecnócrata y apátrida. La Comisión de Bruselas sólo piensa en la construcción de un mercado libre al servicio de los grandes poderes financieros. La Unión europea ya no protege a los pueblos, sólo protege a los bancos. Quise afirmar de nuevo a Polonia su misión singular en el plan de Dios. Ella es libre de decirle a Europa que cada uno ha sido creado por Dios para ser situado en un lugar preciso, con su cultura, sus tradiciones y su historia. Esta voluntad actual de globalizar al mundo suprimiendo a las naciones, las especificidades, es una locura total. El pueblo judío tuvo que exiliarse, pero Dios lo condujo de nuevo a su país. Cristo tuvo que huir de Herodes y refugiarse en Egipto, pero volvió a su país cuando Herodes murió. Cada uno de nosotros debe vivir en su país. Como un árbol, cada uno tiene su terreno, su ambiente donde crece perfectamente. Más vale ayudar a las personas a crecer en su cultura que animarlas a venir a una Europa en plena decadencia. Es una falsa exégesis utilizar la Palabra de Dios para valorizar la migración. Dios nunca ha querido estos desarraigos.

- ¿Cómo se puede explicar que tantas voces en la Iglesia condenen a los países que intentan contener el flujo migratorio?

- ¿Los dirigentes que hablan como yo son hoy en día una minoría? No lo creo. Existen muchos países que van en esta dirección, lo que debería hacernos reflexionar. Todos los inmigrantes que llegan a Europa están hacinados, no tienen trabajo, ni dignidad… ¿Es esto lo que quiere la Iglesia? La Iglesia no puede colaborar en esta nueva forma de esclavitud en que se ha convertido la migración de masa. Si Occidente continúa por este funesto camino, hay un gran riesgo de que, debido a la falta de natalidad, desaparezca, invadido por los extranjeros, como Roma fue invadida por los bárbaros. Hablo como africano. Mi país [Guinea, ndr] es mayoritariamente musulmán, creo saber de qué realidad estoy hablando.

- Algunas personas dentro de la Iglesia parecen conformarse con poner una cruz sobre Europa. En cambio, usted escribe que la paganización de Europa llevaría a la paganización del mundo…

- Dios no cambia de opinión. Dios ha dado una misión a Europa, que acogió al cristianismo. Y los misioneros europeos han proclamado a Cristo hasta los confines de la tierra. Y no fue una casualidad, era el plan de Dios. Esta misión universal que Él le dio a Europa cuando Pedro y Pablo vinieron a instalarse en Roma, a partir de la cual la Iglesia ha evangelizado a Europa y al mundo, no ha terminado. Pero si nosotros le ponemos una fecha límite hundiéndonos en el materialismo, el olvido de Dios y la apostasía, entonces las consecuencias serán graves. Si Europa desaparece, y con ella los valores inestimables del viejo continente, el islam invadirá el mundo y nuestra cultura, nuestra antropología y nuestra visión moral cambiarán totalmente.

- Usted, a pesar de que mucha gente considera su pontificado como un fracaso, cita mucho a Benedicto XVI. ¿Cuáles son, en su opinión, sus frutos?

- Dios ha visto que el mundo se hundía en una confusión funesta. Ve que cada día que pasa perdemos nuestra identidad, nuestras creencias, nuestra visión del hombre y del mundo… Para prepararnos a esta situación, Dios nos ha dado unos papas sólidos: nos dio a Pablo VI, que defendió la vida y el amor verdadero con la encíclica Humanae Vitae, a pesar de una fuerte oposición; nos dio a Juan Pablo II, que trabajó en el matrimonio de la fe y la razón para que fueran la luz que guía nuestro mundo hacia una visión verdadera del hombre -el propio camino del Papa polaco fue un evangelio vivo-; y nos ha dado a Benedicto XVI, que instituyó una enseñanza de una claridad, una profundidad y una precisión que no tienen igual. Hoy nos ha dado a Francisco, que quiere salvar literalmente el humanismo cristiano. Dios nunca abandona a su Iglesia.

- En su discurso a la juventud católica, usted cita esta hermosa frase del poeta británico T.S. Eliot: «En el mundo de los fugitivos, el que toma la dirección opuesta será considerado un desertor». ¿Están dispuestos los jóvenes creyentes a resistir?

- Todos nosotros debemos resistir, todos debemos tomar la dirección opuesta al mundo secularizado, es decir, el camino de Cristo, el único salvador del mundo. En la novela de Hemingway El viejo y el mar, vemos al héroe intentando remolcar a puerto un gran pez que acaba de pescar. Cuando consigue llegar, los tiburones se han comido al pez. Hoy, si estamos solos, hay muchos tiburones que devorarán nuestra fe, nuestros valores cristianos, nuestra esperanza. Por desgracia, para mantenernos firmes, nos tenemos que apoyar mutuamente en la fe, caminar como una comunidad unida alrededor de Cristo: «Porque donde dos o tres estén reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos». Es de esta presencia de la que podemos sacar nuestra fuerza.

 

59 comentarios

Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Muchísimas gracias, Cardenal Sarah, por darnos fuerza, con su palabra, en estos duros momentos por los que atravesamos.
Que el Espíritu Santo lo siga iluminando.
3/04/19 3:42 PM
Pant
El gran Sarah defiende la Verdad enseñada por Cristo y por la Iglesia dos veces milenaria, pero no a costa de criticar y "despellejar" al Papa. Los "paladines de la doctrina y de la Tradición" deberían aprender del cardenal africano, que hasta pone en valor al Santo Padre ("Hoy nos ha dado a Francisco, que quiere salvar literalmente el humanismo cristiano"

Sarah es sal que sala sin dejar de ser por eso fermento de unidad en la Iglesia.
3/04/19 3:44 PM
AC
El cardenal Sarah ha concedido una entrevista sobre su último libro a Laurent Dandrieu, de Valeurs Actuelles, y que ha sido traducido* al español por Elena Faccia-Serrano para Infovaticana.

* Ha sido “traducida” la entrevista. El libro todavía no, ¿verdad?

3/04/19 3:55 PM
Roberto Ibarra
Del Africa vendrá el sostén de la Iglesia Católica...
3/04/19 3:57 PM
Percival
Hay Obispos creyentes. Y otros que no.
Aunque huelan a oveja.
La fe es más importante que el olor.
3/04/19 4:21 PM
Jordi
"Hoy nos ha dado a Francisco, que quiere salvar literalmente el humanismo cristiano."

Eso yo no lo creo en absoluto, pues Amoris laetitia, por ejemplo, contiene la herejía de la comunión y absolución de los adúlteros atenuados (Carta de los 45 profesores y teólogos). Y como este ejemplo, a decenas.

El último Papa en dar humanismo cristiano es Benedicto XVI. Francisco y sus asesores sólo ha dado confusión, ambigüedad e innovaciones fuera de la tradición. Aquí no acierta Sarah, pues si lo dijera, su segundo acto de congruencia sería salir del gobierno pontificio.
3/04/19 4:46 PM
Fernando Martín López Avalos
Palabras precisas de un varón egregio. Sin duda, con legitimidad puede decirse de él que es un pastor sabio, docto, santo y fiel. ¡Ojalá que Pedro hablara así!
3/04/19 5:12 PM
Juan Caballero
Este cardenal dice verdades como puños. Ojalá y Dios quiera que llegue a ser el siguiente papa, el Cardenal Muller de vuelta a la CDF y el Cardenal Burke a la Signatura. Supongo que expreso algo imposible, pero ¿quién sabe? Se habla de Parolín, el del nuevo paradigma y la traición de los sufridos hermanos católicos chinos. Dios nos libre de él.
3/04/19 6:30 PM
Luis López
Recordad las breves pero impresionantes palabras de Lucas cuando ese viernes arrestaron al Señor:

"Y Pedro le seguía de lejos". (Lc. 22,54)

No yerra este profeta, no.
3/04/19 6:31 PM
Carmen Benavides
Sus comentarios, son absolutamente acertados, de acuerdo al tiempo histórico,que la Iglesia está viviendo. En este momento, no podemos abandonar a nuestra Madre la Iglesia, ella necesita que sus hijos sean fieles, la Iglesia está viviendo el Viernes Santo, y Jesús, su cabeza sufre con ella. Oremos por la Iglesia fundada por el Señor Jesús, que es Una, Santa, Católica y Apostólica, iluminada por el Espíritu Santo, tenga un nuevo Pentecostés, para que salga de la crisis en que está.
3/04/19 6:36 PM
Luis Fernando
Ruego se abstengan de poner comentarios sobre la última exhortación apostólica de Francisco aprovechando esta entrevista del cardenal Sarah.
No serán publicados. Ya podrán hacerlo cuando alguno de nuestros blogueros escriba sobre ella.
3/04/19 6:40 PM
Javi
Extraordinario Sarah.
Su afirmacion sobre el Papa Francisco no podía faltar en esa enumeración de valores de los últimos Pontífices: habría sido una ausencia muy chirriante. Sarah comprende que al Papa no se le debe mover la silla y que la cristiandad debe tener paciencia. El texto del cardenal de Kazajistan publicado hace unos días en Infocatolica sobre este tema es iluminador y sencillo: promover derrocar al Papa sería concederle más importancia que a la Iglesia, y si precisamente Dios ha puesto este tiempo de prueba por algo será. Merece la pena leerlo aunque es un poco largo. El cristiano no ha de perder nunca el sentido providencialista; no somos un partido político que se cansa de errores y trata de quitar al gobernante opositor.
3/04/19 8:05 PM
María-Ar
Pastor fiel, Cardenal Sarah...
Dios, nuestro Señor,lo preserve por largo tiempo...
+
3/04/19 8:32 PM
Pablo.el menor
Siempre ha habido en la Iglesia de Cristo y Católica voces que han recordado el papel central en la humanidad de ésta mi Iglesia.expeetaxen Humanidad..voces como hoy Mñr.Sarah..recordando de dónde viene y adónde va . y sobre todo en nombre de Quién debe hablar..recordar eso nunca es malo..sólo es malo para quien se ha desviado tanto..que tiene más cerca el abismo que retornar a la senda correcta...reflexionemos todos..desde el primero al último de los creyentes
3/04/19 8:49 PM
C
El cardenal Sarah presenta perfectamente la situación de la Iglesia y recuerda las auténticas lecciones del Evangelio en verdad y caridad.
Con su frase "Hoy nos ha dado a Francisco, que quiere salvar literalmente el humanismo cristiano", el cardenal se exprime con caridad. Pero presenta bien el “problema” Francisco con su elección específica de palabras, en particular “literalmente”, “humanismo”. Que entiendan quienes tienen que entender. O yo no he entendido nada...
En Francia los católicos conservadores quieren mucho al cardenal Sarah.
3/04/19 9:23 PM
Ana María
Que palabras más claras las del cardenal Sarah¡ Gente como él es lo que necesita hoy la Iglesia, que sean fieles a la Verdad, que es Cristo y no tengan miedo a proclamarla.
3/04/19 9:46 PM
Josep
no podrá enseñar si antes no escucha.
3/04/19 9:50 PM
Chimo de Valencia
Pant, hay que saber leer entre líneas. El Cardenal Sarah dice expresamente que la Iglesia "no está hecha para escuchar, sino para enseñar". ¿Quien parece defender exactamente lo contrario, cuando dice que la Iglesia debe escuchar y, en cambio, no hacer proselitismo? Creo que no hay dudas al respecto,
3/04/19 9:55 PM
Carmen estrada
Gracias cardenal Sarah he leído sus libros agua fresca en medio del desierto...que el Señor le recompense y dure muchos años para verlo papa
3/04/19 10:12 PM
Clara Voce
Señor, envíanos al Cardenal Sarah como Papa!
Señor, salva a tu pueblo!
3/04/19 10:29 PM
Jorge Augusto Orozco
Una Iglesia que no escucha, andará mal.
Cardenal: Habla de la Iglesia como de tercera persona, recuerde que Todos somos Iglesia.
3/04/19 11:11 PM
SGM
Observo que Laurent Dandrieu le preguntó al cardenal Sarah su opinión sobre los frutos del pontificado del Papa Benedicto XVI y me parece que el cardenal Sarah después de responder la pregunta agrega una frase que por su contenido es un acertijo: " Hoy nos ha dado a Francisco, que quiere salvar literalmente el humanismo cristiano." Pues el humanismo lleva a un comportamiento separado de normas teológicas. En razón de ello, para quien así lo entienda termina aseverando "Dios nunca abandona a su iglesia."
3/04/19 11:18 PM
Maria
Muchas gracias,Cardenal Sarah. Dios se lo page.
3/04/19 11:54 PM
Gonzalo Pullas Tapia
Por favor, Cardenal Sarah, nunca más sus decisiones de silencio, pues, los católicos del mundo necesitamos de su palabra que es luz que alumbra esta noche negra en la que transita hoy nuestra Santa Madre Iglesia. La serenidad, fidelidad y claridad de su palabra nos deja escuchar con alegría la frase de Jesús, cuando decía a sus atemorizados apóstoles: "No tengáis miedo".

Gonzalo
4/04/19 12:03 AM
Irma
Pastores como Monseñor Sarah, hacen falta en el mundo, que tengan claro su misión y guíen correctamente a los feligreses en las verdades de la fe Católica, no dejándose llevar por el mundo donde el mal quiere infiltrarse en la Iglesia que fundó Nuestro Señor Jesucristo, para destruirla en sus bases fundamentales. Pero debemos confiar que “Las puertas del infierno no prevalecerán sobre Ella”
4/04/19 12:20 AM
D.S.
O próximo papa PRECISA ser africano! É a última região do mundo não infectada pela heresia do liberalismo que originou a heresia do modernismo.

Bendito seja Deus em seu servo, o Cardeal Sarah por nos consolar neste sombrio martírio da única e verdadeira Igreja de Cristo, fora da qual não há salvação.

Creio na Igreja, Una, Santa, Católica e Apostólica e que as portas do inferno não prevalecerão sobre ela. E quanto mais aumenta o sofrimento em presenciar seu martírio, mais me uno a ela (Corpo Místico de Cristo) na busca de vivê-lo e, assim, compartilhar em minha debilidade a agonia e dor que Nosso Senhor e Salvador sofreu em seu corpo físico.

Creio que esse seja o motivo pelo qual Cristo quis que se estabelecesse a devoção ao seu Sacratíssimo Coração e ao Imaculado Coração de vossa mãe Santíssima.

"Eles não sabem porque me matam, mas eu sei porque morro!
Viva Cristo Rei!"
4/04/19 12:21 AM
Francisca
Gracias cardenal Sarah!
Es alentador escuchar la palabra de un buen pastor. Tiene olor a Jesús de Nazaret.
Gracias a Dios , por él y tantos santos sacerdotes, que quedan en la Iglesia.
Me da fortaleza para seguir adelante.
4/04/19 12:41 AM
Isaac
Dios bendiga al cardenal Sarah .
4/04/19 1:04 AM
Natalia Barraza de R.
El Cardenal Sarah es un hombre de Dios, pero mencionar a Francisco como salvador del humanismo cristiano me parece cierto, en el sentido de que Dios nunca nos abandona, pero irreconciliable con la propuesta Divina de evangelizar (hacer proselitismo) que constantemente niega Francisco.
4/04/19 4:10 AM
Rosita
África. Continente de la esperanza!! Mi recuerdo para sus magnánimos misioneros!!
4/04/19 4:28 AM
jerusalen es
gracias cardenal . Puedo mirar la brujula de su palabra y saber donde esta el norte. Soy fiel al Magisterio y no al cisma . Hay una gran tormenta y el viento y las olas parecen que tumbaran la barca, pero NO ESTA JESUS DORMIDO y preferiria que hoy como ayer se oiga su voz .....hombres de poca fe ..... . Con MARIA y la CRUZ podemos decir...... PADRE por nuestro Señor JESUCRISTO en la unidad del ESPIRITU SANTO FIAT tu DIVINA VOLUNTAD
4/04/19 4:48 AM
José Ignacio
Dios le bendiga Cardenal Sarah.
4/04/19 7:48 AM
Vetón
No es incompatible escuchar con enseñar. Quien no escucha no enseña. Y en eso se equivoca gravemente Monseñor Sarah. Y respecto a no escuchar a los fieles (y sí atender a todos los demás, demés, demós y demús) el experto es Paco Romano.
4/04/19 8:33 AM
Soledad
Madre y Maestra:refugio de nuestra mente y nuestro corazón. Que tiempos aquellos que era mirarla y nos daba seguridad, sin ver lo que había debajo de la alfombra. Ahora todo es más visible, pero sigue siendo Madre y Maestra, solo que requiere más esfuerzo por nuestra parte: maduram os. La queremos, y tener pastores como el Card. Sarah nos asegura que Dios asiste a su Iglesia.
Este hombre no sabe el bien que hace, es leerlo y a mí me pega un subidon :de energías espirituales.
Que Dios lo bendiga!
4/04/19 9:05 AM
Wert
Mater et magistra. Creo q una madre lo primero que hace y lo más importante es QUERER más que enseñar.
----

LF:
Quien quiere, enseña.
4/04/19 9:52 AM
Fernando Cavanillas
"Quédate junto a nosotros, que la tarde está cayendo..."

El cardenal Sarah acertando de nuevo... centremos todo en Cristo y en Sus mandamientos y en Su suave Yugo. La barca de Pedro no se va a hundir, pero tengamos fe en Él, siguiendo el Magisterio milenario y perseverando hasta el final.
4/04/19 10:17 AM
Wert
Lf: quien quiere, quiere
---

LF:
Y quien no enseña a andar en los caminos del Señor, no quiere.
4/04/19 10:28 AM
maru
Suscribo desde la primera frase a la última lo que dice , para mí, el muy querido y respetafo Cardenal Sarah. Cada vez que concede una entrevista se supera, para bien. Es , creo, la mayor esperanza de la Iglesia. Pendiente estoy de que se edite su libro en España. Qué el Señor lo guarde y bendiga!!!
4/04/19 10:44 AM
Soledad
Fernando Cavanillas:
Que gratificante traigas en tu comentario la figura del yugo. Ese instrumento qué la gente del medio rural conoce bien. Sentír el yugo del Señor sobre nuestro cuello, sin peso, suave, dejándonos llevar es una hermosa imagen, y tan necesaria.

LF me voy a meter Enel comentario de Wert y voy a poner como ejemplo el amor de madre. Como aman enseñan y lo hacer POR Y CON amor. Si solo hay cariño sin obras, no es amor. El que ama desea lo mejor para aquel que es objeto de su amor. Si aplicamos esto a la educación de muchos niños, vemos que algunos están asilvestrados. Aparentemente se les llena de cariño, pero no se les corrije, ni se les enseña. Esto es el ABC.
A mi me gusta que me corrijan, que me enseñen lo que no se,...
eso quiere decir que yo no soy invisible y que el error debe dejar paso a la Verdad.

Madre y Maestra es la Iglesia de Cristo. Cuando vas cumpliendo años te das cuenta del peso que a as características tienen en tu vida.
4/04/19 11:09 AM
António da Cunha Duarte Justo
A afirmação do senhor cardeal é indiferenciada e própria para fomentar polémica. A Igreja é mais que isso!
4/04/19 11:25 AM
Wert
Yo no sé si hay alguna madre en el mundo que le guste que la definan como "persina que enseña a sus hijos"
---

LF:
Yo no sé si hay alguna madre en el mundo a la que le guste que la definan como mala educadora de sus hijos y a sus hijos como maleducados.
4/04/19 11:31 AM
Soledad
Madre mía Wert, mi madre me daba chocolate y besos, pero tb consejos y alguna que otra corrección. La quiero por todo eso,..Pero por lo que me transmitió por amor y cuando me tuvo que enderezar lo hizo, sino ahora andaría entre árboles. Soy la que soy gracias a todo ello.
La corrección, los consejos si son dados sin amor pueden verse como represiones, o tiranía.
El amor dado sin corrección sólo crea mascotas. Yo tengo dos y tb las corrijo y enseño.
De verdad háztelo mirar. Te lo digo con cariño, esa posición es extraña, diría que falta de sentido común y humildad.
Vaya sería como si las madres nos tratasen siempre como bebés recién nacidos. Mua, mua! Que quieres cariño. Que crecemos.

Sabes ahora mismo mi madre tiene una demencia. Ni me puede dar consejos, ni corregirme, y no sabes cómo lo hecho de menos. Me da besos, me conformo.

4/04/19 12:19 PM
jose 2 catolico y español
La comparación con lo sucedido el Viernes Santo es para llevarlo a la oración y meditarla. A mi me ha dejado impactado y no había meditado: "le seguía de lejos". Así que me apunto a mejorar en el Via Crucis de mañana viernes y los que vengan.

Gracias por la entrevista que es pura catequesis (una claridad, una profundidad y una precisión que no tienen igual).

In Domino.
4/04/19 12:49 PM
Pedro Amate Huertas
El cardenal Sarah es un Discípulo de Jesucristo que ha dado un paso al frente ,dándonos a los entender a todos los católicos ; que quiere dirigir los destinos de la Iglesia.

Así debería de ser ; hace falta voluntad y ganas de trabajar para dirigir la Nave de Jesucristo, que es la Iglesia. No se puede ser Papa por obligación o de mala gana ; hay que postularse para ser el responsable máximo de la Institución Eclesiástica.

Harían falta sacerdotes ,obispos y cardenales voluntarios y predispuestos ; que hicieran pública su vocación de Servir a la iglesia al más alto nivel. Seguro que saldrían muchos,y muy buenos.

Un cordial saludo a todos
4/04/19 12:53 PM
Juan Avella
Su eminecia es acertado en las orientaciones que ha dirigido. La Iglesia no ha de acomodarce al mundo, tiene que estar en el mundo pero sin ser del mundo, como lo enseña el Evangelio. Como Iglesia tenemos el deber de amor para enseñar la doctrina pura, no podemos decaer ante las pretenciones de una sociedad ajena a los prinvipios divinos.
Recuerdo la frace del Santo Cura de Arz " si en tu camino de fe no te encuentras de frente con el demonio, quiere decir que vas caminando en la misma dirección que él." Caminos en contra del mundo, si chocamos de frente, si nos persiguen, si nos calumnian, si nos señalan, por predicar la verdad y por ser fieles a Jesucristo y asi Iglesia, significa que estamos haciendo las cosas ben, y crecerremos en santidad.
Alabado sea Jesucristo
4/04/19 4:04 PM
Miguel
Hay obispos que son pastores y otros son funcionarios. Gran cardenal es mons. Sarah, que haya muchos como el para la mayor gloria de Dios y salvacion de los hombres
4/04/19 5:29 PM
Juan Mac Donnell
El Cardenal Sarah es un grande!!! Coincido plenamente con sus comentarios y conceptos, a excepción del que se refiere al Papa Francisco, pero creo que no tenía otra alternativa, sobre todo porque había hecho mención condenatoria respecto a las actitudes de altos prelados de la Iglesia y ponderaciones para Juan Pablo II y Benedicto XVI, por lo que una falta de mención del actual Papa hubiera identificado a este último con esos altos prelados a los que criticó.
5/04/19 12:37 AM
Altagracia Arias
Maravilloso comentario lo mismo que su libro son maravilloso he tenido el gusto de leer su libro la fuerza del silencio voy a tratar de comprar este nuevo libro gracias su eminencia por esas palabras tiene usted toda la razón que Dios lo bendiga padre
5/04/19 12:45 AM
Fabian Hernández
Señor Señor, el próximo Papa, por favor.
5/04/19 3:35 PM
Gregory
Me agrada mucho el Cardenal Sarah, la Iglesia debe hablar, anunciar y escuchar es bueno y no pocas veces necesario por lo demás no tengo la menor duda que es un hombre de Iglesia y si fiel al papa Francisco.
5/04/19 3:44 PM
Juan Antonio Parra-Hurtado
Los títulos de la entrevista, es decir, los mensajes más destacados, se dirigen veladamente al Papa, pues se está pronunciando en esta diatriba q vivimos por su patrón comunicativo hacia la deliberada ambigüedad retórica, dilución doctrinal y confusión magisterial.
Le dice Sarah a Francisco: "NO PODEMOS SACRIFICAR LA DOCTRINA A LA PASTORAL"
Así como «La Iglesia no está hecha para escuchar, está hecha para enseñar», pues Francisco había dicho lo contrario recientemente.

En cuanto a la frase que dedica al Bergolio habría que resaltar un velado ejercicio periodístico con el objeto de favorecer la discreción del cardenal. Desconocemos la comunicación no verbal en la respuesta del cardenal en el momento preciso de referirse a Francisco pero podemos intuir el tono si complementamos dicha frase y la frase posterior de cierre con 2 adverbios correspondientes que completarían un mensaje que, en su formato público, solo los buenos entendedores han leído entre líneas, y esos dos adverbios serían:
... y BUENO, ahora tenemos a Francisco, que intenta salvar literalmente el humanismo cristiano (resultando un tono claramente condescendiente pero consciente de la gran participación de Bergolio en la tribulación de la Iglesia y consciente de que su intento es escatológicamente en vano).
Por otra parte, intuyendo el sentido de la frase que a continuación cierra el párrafo y que cierra también su opinión respecto de Francisco, está sostenida en la escatologia y la realidad de que, a pesa
5/04/19 5:25 PM
Andrés-Eduardo Luis
"Pido perdón por los errores que la iglesia ha cometido contra la humanidad". ¿Sin escuchar se puede enseñar?
5/04/19 6:31 PM
carlos
No entiendo la prédica contra la globalización ni contra la unidad de europa ni porqué eso significa perder culturas o desnaturalizar al ser humano. El artificio no está en unir comunidades sino en crear fronteras. Decir que todo ese movimiento está al servicio de los grandes capitales, es -con todo respeto- un slogan, sin fundamento. Aparte de esto, aplaudo los criterios que vuelca en la entrevista
6/04/19 12:09 AM
José Luis
Reflexionar y actuar. Quedarse en el aplauso y en la adulación sirven de poco. Vienen tiempos muy difíciles, no tanto como los comienzos, pero difíciles. Se necesita de la implicación y apoyo de más cristianos acomodados. Dios nos ayude.
6/04/19 11:16 AM
Antonio de la Posada del Fin del Mundo
Cuando se habla del celibato hay que tener cuidado, porque en el Rito Oriental Católico hay sacerdotes casados. Esos sacerdotes no son menos dignos que los del rito occidental.
7/04/19 5:55 AM
Clara Voce
Señor, envíanos al Cardenal Sarah como Papa!
Señor, salva a tu pueblo!
7/04/19 3:22 PM
J. Pagan
Siempre he creído que nuestra Iglesia está guiada y sostenida por el Espíritu Santo. Y Dios nuestro Padre en su momento oportuno envía hombres o mujeres para dar continuidad al mayor de su deseo mantener su Iglesia mediante su enseñanza, porque para eso está. Bendito Cardenal ,Dios. le de vida y salud para que le dé continuidad al mayor deseo de Dios salvar a su Iglesia por medio de la enseñanza conforme a la exigencia evangélica. Que los ministros nos pongamos las pilas. Amén!
10/04/19 4:40 PM
Alexander David Cabral
Muchas gracias a ustedes, en principio, Infocátolica por publicar material de este tipo. Realmente es una bendición que se tomen el tiempo de publicar una entrevista tan maravillosa. Al Cardenal Sarah no queda más que agradecer desde lo más profundo del corazón su vocación, ese amor tan apasionado por Nuestro Señor. Oírlo en persona, leerlo, ver un vídeo... ¡Vale cada segundo, cada minuto, cada hora!. Dios lo bendiga Cardenal, espero nos sorprenda.
11/04/19 12:41 AM
CJ
¡Gracias a Dios por este cardenal y por tantos sacerdotes fieles! Dios les de larga vida al servicio de su pueblo. Y también pedimos por los tibios, los infieles, los traidores... por todos. Dios quiere que todos se salven, que ni una gota de su Preciosísima Sangre se desperdicie...

Suscribo al comentario de Pant: "El gran Sarah defiende la Verdad enseñada por Cristo y por la Iglesia dos veces milenaria, pero no a costa de criticar y "despellejar" al Papa. Los "paladines de la doctrina y de la Tradición" deberían aprender del cardenal africano".

Ojalá muchos lean las palabras que dijo recientemente Mons. Schneider así como los puntos 675-679 del CIC para entender lo que estamos viviendo y hacia dónde vamos.

Jesús dijo: «El que no está conmigo, está contra mí y el que no recoge conmigo, desparrama». Dios quiera que sepamos ser instrumentos inútiles de salvación de muchas almas, que para eso nos ha llamado, y no para fines terrenales, ni para los aplausos de los demás, ni para mirar las cuestiones políticas y sociales ni de la iglesia ni del mundo, mucho menos para ser jueces de nuestro prójimo ni para entrar en discusiones sin sentido. No somos del mundo, o al menos no deberíamos... Nuestra patria es el cielo.

Que Dios nos conceda esa gracia y el don de discernimiento y profecía para poder servirlo en estos tiempos de tanta confusión... Que Dios nos libre de ser uno de los tantos Judas.
11/04/19 8:09 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.