Cardenal Sarah: «La Iglesia, que debería ser un lugar de luz, se ha convertido en una madriguera de tinieblas»

«¡No duden! ¡Mantengan firme la doctrina! ¡Mantengan la oración!»

Cardenal Sarah: «La Iglesia, que debería ser un lugar de luz, se ha convertido en una madriguera de tinieblas»

En su último libro, el cardenal Robert Sarah abre su alma para abordar la espantosa crisis que sufre la Iglesia: «No quiero adormecerlos con palabras tranquilizantes y mentirosas. No busco ni el éxito ni la popularidad. ¡Este libro es el grito de mi alma! Es un grito de amor por Dios y por mis hermanos»

(Dominus est) Fragmento del libro ‘Le soir approche et déjà le jour baisse’ (Se acerca la tarde y el día casi ha terminado) del Cardenal Robert Sarah:

¿Por qué tomar de nuevo la palabra? En mi libro anterior, os invito al silencio. Sin embargo, no puedo callarme. No debo callarme. Los cristianos están desorientados. Cada día, recibo de todas partes las llamadas de auxilio de quienes ya no saben qué creer. Cada día, recibo en Roma a sacerdotes desanimados y heridos. La Iglesia atraviesa la experiencia de la noche oscura. El misterio de iniquidad la envuelve y la ciega.

Diariamente nos llegan noticias cada vez más aterradoras. No pasa ni una semana sin que un caso de abuso sexual se nos revele. Cada una de estas revelaciones lacera nuestro corazón de hijos de la Iglesia. Como decía san Pablo VI, el humo de Satanás nos invade. La Iglesia, que debería ser un lugar de luz, se ha convertido en una madriguera de tinieblas. Ésta debería ser una casa familiar segura y apacible, y ¡he ahí que se ha convertido en una cueva de ladrones! ¿Cómo podemos soportar que entre nosotros, en nuestras filas, se haya introducido predadores? Numerosos sacerdotes fieles se comportan cada día como pastores solícitos, en padres llenos de dulzura, en guías firmes. Pero ciertos hombres de Dios se han convertido en agentes del Maligno. Estos han buscado profanar el alma de los más pequeños. Han humillado la imagen de Cristo en cada niño.

¡Desgraciadamente, Judas!

Los sacerdotes del mundo entero se han sentido humillados y traicionados por tantas abominaciones. Después de Jesús, la Iglesia vive el misterio de la flagelación. ¡Su cuerpo está lacerado. ¿Quiénes son los que golpean? Aquellos mismos que deberían amarla y protegerla! Sí, me atrevo a tomar prestadas las palabras del Papa Francisco: el misterio de Judas se cierne sobre nuestro tiempo. El misterio de la traición transpira por los muros de la Iglesia. Los abusos sobre los menores lo revelan de la manera más abominable. Pero se necesita tener el valor de mirar nuestro pecado a la cara: esta traición ha sido preparada y causada por muchos otros, menos visibles, más sutiles pero al mismo tiempo profundos. Vivimos después de mucho tiempo el misterio de Judas. Lo que ahora sale a la luz tiene causas profundas que es necesario tener el valor de denunciar con claridad. La crisis que vive el clero, la Iglesia y el mundo es radicalmente una crisis espiritual, una crisis de la fe. Vivimos el misterio de la iniquidad, el misterio de la traición, el misterio de Judas.

Permítanme meditar con ustedes sobre la figura de Judas. Jesús le había llamado como a todos los apóstoles. ¡Jesús le amaba! Él lo había enviado a anunciar la Buena Nueva. Pero poco a poco la duda se apoderó del corazón de Judas. De manera insensible, se puso a juzgar la enseñanza de Jesús. Se dijo a sí mismo: este Jesús es demasiado exigente, poco eficaz. Judas quiso hacer venir el Reino de Dios sobre la tierra, enseguida, por medios humanos y según sus planes personales. Sin embargo, había escuchado a Jesús decirle: « No son mis pensamientos vuestros pensamientos, ni mis caminos son vuestros caminos » (Is 55, 8). Judas se alejó a pesar de todo. Ya no escuchó a Cristo. Ya no le acompañó en aquellas largas noches de silencio y de oración.

Judas se refugió en los asuntos del mundo. Se ocupó de la bolsa, del dinero y del comercio. El mentiroso continuaba siguiendo a Cristo, pero ya no creía. Él murmuraba. La tarde del Jueves Santo, el Maestro le había lavado los pies. Su corazón debió estar bien endurecido para no dejarse tocar. El Señor estaba ahí frente a él, de rodillas, servidor humillado, lavando los pies de aquel que debía entregarlo. Jesús posó sobre él una última vez su mirada llena de dulzura y de misericordia. Pero el diablo ya se había introducido en el corazón de Judas; él no bajó la mirada. Interiormente, debió pronunciar la antigua palabra de la revuelta: « non serviam », « no serviré ». En la Última Cena, él comulgó mientras que su proyecto esperaba. Aquella fue la primera comunión sacrílega de la historia. Y él traicionó.

Judas es para la eternidad el nombre del traidor y su sombra se cierne hoy sobre nosotros. Sí, como él, ¡hemos traicionado! Hemos abandonado la oración. El mal del activismo eficaz se infiltró por doquier. Buscamos imitar la organización de las grandes empresas. Olvidamos que sólo la oración es la sangre que puede irrigar el corazón de la Iglesia. Afirmamos que tenemos tiempo para perder. Queremos emplear ese tiempo en obras sociales útiles. Aquel que ya no reza, ya ha traicionado. Ya está listo para todos los compromisos con el mundo. Camina sobre el camino de Judas.

Toleramos todas las puestas en causa. La doctrina católica es puesta en duda. En nombre de posturas llamadas intelectuales, los teólogos se divierten deconstruyendo los dogmas, vaciando la moral de su sentido profundo. El relativismo es la máscara de Judas disfrazada de intelectual. ¿Cómo asombrarse cuando nos enteramos que tantos sacerdotes rompen sus compromisos? Relativizamos el sentido del celibato, reivindicamos el derecho a tener una vida privada, lo que es contrario a la misión del sacerdote. Algunos llegan incluso a exigir el derecho a conductas homosexuales. Los escándalos se suceden, entre los sacerdotes y entre los obispos.

El misterio de Judas se extiende. Quiero entonces decir a todos los sacerdotes: Permaneced fuertes y rectos. Ciertamente, por causa de algunos ministros, seréis etiquetados como homosexuales. Se arrastrará al lodo a la Iglesia católica. Se la presentará como si estuviera compuesta por completo de sacerdotes hipócritas y ávidos de poder. Que vuestro corazón no se turbe. El Viernes Santo, Jesús fue acusado de todos los crímenes del mundo, y Jerusalén gritaba: « ¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo! » No obstante las encuestas tendenciosas que os presentan la situación desastrosa de eclesiásticos irresponsables con una anémica vida interior, al mando del mismo gobierno de la Iglesia, permaneced serenos y confiados como la Virgen y San Juan al pie de la Cruz. Los sacerdotes, los obispos y los cardenales sin moral no empañarán en nada el testimonio luminoso de más de cuatrocientos mil sacerdotes a través del mundo que, cada día y en fidelidad, sirven santa y alegremente al Señor. A pesar de la violencia de los ataques que pueda sufrir, La Iglesia no morirá. Es la promesa del Señor, y su palabra es infalible.

Los cristianos tiemblan, vacilan, dudan. He querido este libro [‘Le soir approche et déjà le jour baisse’] para ellos. Para decirles:

¡No duden! ¡Mantengan firme la doctrina! ¡Mantengan la oración! He querido este libro para reconfortar a los cristianos y a los sacerdotes fieles.

El misterio de Judas, el misterio de la traición, es un veneno sutil. El diablo busca hacernos dudar de la Iglesia. Quiere que la veamos como una organización humana en crisis. Sin embargo, ella es más que eso: ella es Cristo continuado. El diablo nos empuja a la división y al cisma.

El diablo quiere hacernos creer que la Iglesia ha traicionado. Pero la Iglesia no traiciona. La Iglesia, llena de pecadores, ¡ella misma es sin pecado! Habrá siempre bastante luz en ella para quienes buscan a Dios. No seáis tentados por el odio, la división, la manipulación. No se trata de crear un partido, de dirigirnos los unos contra los otros: « El Maestro nos ha puesto en guardia contra estos peligros al punto de tranquilizar al pueblo, incluso respecto a los malos pastores: no era necesario que a causa de ellos se abandonara la Iglesia, este púlpito de la verdad […] No nos perdamos entonces en el mal de la división, por causa de aquellos que son malvados », decía ya San Agustín (carta 105).

La Iglesia sufre, ella es burlada y sus enemigos están al interior. No la abandonemos. Todos los pastores son hombres pecadores, pero llevan en ellos el misterio de Cristo.

¿Qué hacer entonces? No se trata de organizar y poner en obra estrategias. ¿Cómo creer que podríamos mejorar por nosotros mismos las cosas? Ello sería entrar todavía en la ilusión mortífera de Judas.

Ante la avalancha de pecados en las filas de la Iglesia, estamos tentados a querer tomar las cosas en nuestras manos.

Estamos tentados a querer purificar la Iglesia por nuestras propias fuerzas. Esto sería un error.

¿Qué haríamos nosotros? ¿Un partido? ¿Una corriente? Tal es la tentación la más grave: el oropel de la división. Bajo pretexto de hacer el bien, nos dividimos. No reformamos la Iglesia por la división y el odio. ¡Reformamos la Iglesia comenzando por cambiarnos a nosotros mismos! No dudemos, cada uno en nuestro lugar, en denunciar el pecado comenzando por el nuestro.

Tiemblo ante la idea de que la túnica sin costuras de Cristo corra el riesgo de ser desgarrada de nuevo. Jesús sufrió la agonía viendo por adelantado las divisiones de cristianos. ¡No le crucifiquemos de nuevo! Su corazón nos suplica: ¡tiene sed de unidad! El diablo teme ser nombrado por su nombre. Él ama envolverse en la niebla de la ambigüedad. Seamos claros. « Mal nombrar las cosas, es sumar a la desgracia del mundo », decía Albert Camus.

En este libro no dudaré en tener un lenguaje firme. Con la ayuda del escritor Nicolas Diat, sin quien pocas cosas habrían sido posibles y que ha estado desde que escribí ‘Dios o nada’ con una fidelidad sin falla, quiero inspirarme en la palabra de Dios que es como una espada de dos filos. No tengamos miedo de decir que la Iglesia tiene necesidad de una reforma profunda y que ésta última pasa por nuestra conversión.

Perdonen si algunas de mis palabras os incomodan. No quiero adormecerlos con palabras tranquilizantes y mentirosas. No busco ni el éxito ni la popularidad. ¡Este libro es el grito de mi alma! Es un grito de amor por Dios y por mis hermanos. Os doy, a vosotros cristianos, la única verdad que salva. La Iglesia se muere porque los pastores tienen miedo de hablar con toda verdad y claridad. Tenemos miedo de los medios de comunicación, miedo de la opinión, ¡miedo de nuestros propios hermanos! El buen pastor da la vida por sus ovejas.

Hoy, en estas páginas, os ofrezco lo que es el corazón de mi vida: la fe en Dios. Dentro de poco tiempo, compareceré ante el Juez eterno. Si no os transmito la verdad que he recibido, ¿qué le diré entonces? Nosotros obispos deberíamos temblar al pensar en nuestros silencios culpables, en nuestros silencios de complicidad, en nuestros silencios de complacencia con el mundo.

A menudo me preguntan: ¿Qué debemos hacer? Cuando la división amenaza, es necesario reforzar la unidad. Ésta no tiene nada que ver con una atención del cuerpo como existe en el mundo. La unidad de la Iglesia tiene su fuente en el corazón de Jesucristo. Debemos mantenernos cerca de él. Ese corazón que ha sido abierto por la lanza para que podamos refugiarnos en él, será nuestra casa. La unidad de la Iglesia reposa sobre cuatro columnas. La oración, la doctrina católica, el amor a Pedro y la caridad mutua deben convertirse en las prioridades de nuestra alma y de todas nuestras actividades.

Cardenal Robert Sarah

Con Nicolas Diat

Traducción al español por Dominus Est.

 

83 comentarios

Jorge Cantu
Un amor apasionado por Cristo y Su Iglesia y una convicción de hierro de la Verdad. ¿Será mucho pedir un Papa africano como el cardenal Sarah? Me recuerda la humildad y grandeza de San Pío X.

Dios dirá.
18/03/19 5:46 AM
Adriana
En este desierto en el que lo que mas escasea es la verdad el cardenal Sarah es un consuelo para los que queremos seguir teniendo los ojos abiertos si nosotros callamos gritaran las piedras!!! Que se sigan levantando estrellas como este cardenal para que nosotros que estamos en el llano nos regocijemos mirando el cielo que es nuestra meta gracias cardenal Sarah !!!!!
18/03/19 6:53 AM
Ma. Teresa Gallegos
Me parece maravilloso todo lo que nos dice el Cardenal Sarah, que unidos a Cristo en la oración, en los sacramentos, cambiando nuestra vida no debemos tener miedo, sino confiar en Cristo, además de que como dice el hay más sacerdotes buenos dentro De la Iglesia, que, malos, orar mucho, por todos los, sacerdotes para que Dios los ayude a ser fieles a El. Espero que el Cardenal Sarah, no esté enfermo, por aquello que dice que pronto estará presente ante el Señor, Dios nos lo conserve mucho tiempo. Ma. Teresa. México.
18/03/19 7:37 AM
Daniel Lagos de Perú
Gracias a Dios por el Cardenal Sarah.
Por fin Cardenales diciendo lo que algunos venimos diciendo desde el 2014 y con el lenguaje que lo venimos diciendo.
18/03/19 7:44 AM
Padre Floribert Ouambé, C.S.Sp.
iMuchas gracias a Dios todopoderoso para la vida, la misión y los esfuerzos del Cardenal Sarah de comunicar la fé y de mantener la doctrina y las convicciones de nuestra querida madre, la Iglesia católica!
El cardenal Sarah es un "hijo" de los espiritanos, los miembros de la Congregación del espíritu Santo que fueran en Guinea (su país de origen), durante su infancia...
18/03/19 8:15 AM
Adrián Ferreira
Reconforta mucho saber que no estamos solos. Dios esta con nosotros y nos ha mandado a un santo cardenal que es fiel a su gracia. Oremos oremos y oremos mucho. Incluyendo a los enemigos.
18/03/19 8:25 AM
Pedro Ardués
Precioso testimonio de Fe y de Amor a Cristo y a Su Iglesia.
Lástima que algunas erratas y la utilización incorrecta del condicional verbal sustituyendo a formas subjuntivas, dificulte su comprensión y le quite fuerza
18/03/19 8:57 AM
Alberto el retrogrado reaccionario y rígido
No tengo palabras.Un pastor de la Verdad que dice lo que estábamos esperando oír. Instrumento de Dios para la purificación de la Iglesia
18/03/19 9:05 AM
Soledad
"Señor tu que lo sabes todo sabes que Te amo".
Queremos ser Pedro a pesar de nuestros pecados y besar tu rostro, no como Judas, sino desde el amor y la fidelidad, desde la conversión de nuestro corazón.
Señor, Bendito seas por danos y ponernos en el camino pastores como el Card. Sarah.
Ayúdanos en esta hora aciaga y destierra la desunión. Purifica atu Iglesia, conviertenos a Ti, una vez más.
Sta. María, Auxilio de los cristianos. Ruega por nosotros

Bendito sea el Card. Sarah, que Dios le ayude a él y todos los buenos pastores. Estas palabras, llenas de fe, arrastran toda la podredumbre que vemos y oímos.

Confieso he llorado leyendo lo escrito. Que grande es Dios que una y otra vez sale en nuestro auxilio, hoy con estas certeras y claras palabras. Deo gratias.
18/03/19 9:09 AM
YH
Alivia ver sacerdotes aún valientes. No obstante, cambiaría la palabra reformar por RESTAURAR.



Hay que RESTAURAR la Iglesia (no reformarla, eso es lo que pretenden los protestantes) Hay que restaurar la Fe en la Iglesia y en Dios.



Restaurar la tradión y el Dogma...y si: empezando, como dice Monseñor, por nosotros mismos.

---
Luis Fernando:
Según el diccionario de la RAE
Reformar:
Volver a formar, rehacer.
Reducir o restituir una orden religiosa u otro instituto a su primitiva observancia o disciplina.

Restaurar:
Reparar, renovar o volver a poner algo en el estado o estimación que antes tenía.

Los protestantes no reformaron nada. Lo suyo fue una Revolución, no una Reforma. La verdadera Reforma fue la de Trento
18/03/19 9:27 AM
Pedro Amate
Muchas Gracias Eminencia ; Señor Cardenal : En la Iglesia hacen falta ministros como Su Eminencia ; con un ataque de sinceridad de Verdad,y de Realidad.

Vivimos en el mundo al revés ; porque la Luz de la Verdad la han reducido Ustedes a la luz de una mariposa ,que sólo dura un soplo ; cómo la vida de la persona que la porta . Cada vez van quedando menos. Portadores de la Verdad ,y los pocos que quedan ; son como una luz debajo de un celemín ,o debajo de la cama. Ustedes se encargan de apartar la luz de la Verdad ,y de relegarla aun segundo o tercer plano. Promocionan a los peores ,y marginan a los mejores.

Señor Cardenal : Vuestra Eminencia lo sabe mejor que nadie porque tiene un corazón sincero y humilde. Hay sacerdotes que deberían estar alumbrando en los más alto de La Casa para que toda la Iglesia sea iluminada con la Luz de La Verdad. Le ruego que se acerque a este medio de " INFOCATOLICA " ,y lo verá.

El drama de la Iglesia consiste, en que el Colegio Cardenalicio está compuesto por seres humanos muy dignos de representar a la Iglesia en lo más alto ; pero quizá un poco mayores de edad ; hay sacerdotes muy preparados para sentarse en el Trono de la Luz y de la Verdad.

Reciba un abrazo ,y siga Vuestra Eminencia alumbrando a Toda la Iglesia..
18/03/19 10:02 AM
María A
Tengo 30 páginas sin traducir del libro por copy paste y el enlace. Se em saltan las lágrimas.

No me permitis ponerlo. Dadme una dirección y os los envío.

----

LF:Póngalo quitando las http:// y las www 
18/03/19 10:04 AM
Pedro Amate Huertas
Muchas Gracias Eminencia ; Señor Cardenal : En la Iglesia hacen falta ministros como Su Eminencia ; con un ataque de sinceridad de Verdad,y de Realidad.

Vivimos en el mundo al revés ; porque la Luz de la Verdad la han reducido Ustedes a la luz de una mariposa ,que sólo dura un soplo ; cómo la vida de la persona que la porta . Cada vez van quedando menos. Portadores de la Verdad ,y los pocos que quedan ; son como una luz debajo de un celemín ,o debajo de la cama. Ustedes se encargan de apartar la luz de la Verdad ,y de relegarla aun segundo o tercer plano. Promocionan a los peores ,y marginan a los mejores.

Señor Cardenal : Vuestra Eminencia lo sabe mejor que nadie porque tiene un corazón sincero y humilde. Hay sacerdotes que deberían estar alumbrando en los más alto de La Casa para que toda la Iglesia sea iluminada con la Luz de La Verdad. Le ruego que se acerque a este medio de " INFOCATOLICA " ,y lo verá.

El drama de la Iglesia consiste, en que el Colegio Cardenalicio está compuesto por seres humanos muy dignos de representar a la Iglesia en lo más alto ; pero quizá un poco mayores de edad ; hay sacerdotes muy preparados para sentarse en el Trono de la Luz y de la Verdad.

Reciba un abrazo ,y siga Vuestra Eminencia alumbrando a Toda la Iglesia..
18/03/19 10:07 AM
María A
En fayard.fr seleccionar autores y buscar Sarah se encuentra un extracto muy, muy grande de 'Le soir approche et déjà le jour baisse'



A ver si no me sale el aviso de spam :)
18/03/19 10:13 AM
Luis
Es un escrito imprescindible. Me atrevo a decir que se debería de leer en todas las parroquias el próximo domingo. Este hombre de profunda oración está lleno de Dios y es un verdadero profeta. Gracias a Dios que aún lo tenemos
18/03/19 10:27 AM
josé
Bendito sea el Seńor! ¿ pero quién ha escondido, protegido
, remunerado y ascendido a los Judas.. ¿ quiénes a pesar se sus graves escándalos han seguido impartiendo doctrina?. Pues clérigos bien nutridos, cuidados y relamidos, ahítos de poder y de dinero, con su vida solucionada y regalada que ante una de las mayores crisis de apostasía de la Iglesia, nada han hecho frente a la homosexualidad en red, frente a la pederastia. Una vez acoplados al mundo, el aguijòn de la carne les muerde y harán nuevos sínodos ( ver la iglesia Alemana) para cambiar su nueva moral sexual, aproximándose a los protestantes, dinero a espuertas ya tienen. Muchos desde dentro quieren acabar con la Iglesia. Claro que los que estamos afuera, la familia, las instituciones polìticas, laborales ...no somos especialmente mejores. Señor, creo pero aumenta mi fe.
18/03/19 10:35 AM
maru
Qué maravilla de cardenal!!! Se nota que el corazón delcardenal Sarah sangra por tanta tiniebla en la Iglesia. Como muy bien dice, la renovación en la Iglesia, ''pasa por nuestra conversión'', ésta es la renovación vetdadera, no la de la Conf. Episcopal Alemana y la de otros progres. No tiene desperdicio ni.una palabra de lo que dice. Que el Señor le premie con largueza su valentia y su fidelidad, porque es, verdaderamente UN.HOMBRE DE DIOS!
18/03/19 11:00 AM
Victor
Todavía estoy impresionado por la exposición del estado en el que se encuentra nuestra Iglesia, conforme lo plasma en un impresionante lamento, monseñor Robert Sarah. Gracias monseñor, por sus palabras y cual debe de ser nuestra postura en esta situación crítica por la que atraviesa la barca de Pedro; que parece ser que va a ser tragada por las terribles fauces de las aguas de la mar tenebrosa. Es cierto ese grito que debería ser de toda la Iglesia en general, desde el más insignificante o que cuenta menos de los creyentes hasta la más alta jerarquía de la Iglesia.
Es mucho el silencio que nos rodea, el abandono a nuestras propias fuerzas, la complicidad de unos y otros en callar y silenciar lo que es un grito desgarrador de los hermanos en Cristo. Si, hay miedo, hay complicidad porque se va a la manera de tapar pecados importantes que afectan a la salvación del individuo y a otros por comisión. Eso llevamos tiempo experimentándolo, aunque estemos callados por miedo a decir la verdad por si lo que hablamos ofende al pastor, al sacerdote, o a quien quiera escuchar. Los cristianos no solo estamos para ayudar a la Iglesia y otros organismos en sus necesidades, sino que necesitamos amor, comprensión, ayuda espiritual y muchas cosas más; pero llegamos a un lugar en el que no sabemos por dónde tirar. Ya no se habla del pecado como si no existiese; no se habla de la salvación por seguir los pasos del Señor; tampoco existe la condenación eterna porque Dios, infinitamente miseric
18/03/19 11:12 AM
hornero (Argentina)
“¡Este libro es el grito de mi alma! Es un grito de amor por Dios y por mis hermanos”. No cito más porque están a la vistas las palabras de este documento frontal e imperecedero.
El clamor de un padre afligido por sus hijos nos mueve a agradecer al Cardenal Sarah este precioso libro, testamento que perdurará como documento vivo del tiempo que vivimos.
Nuestra generación presente ha recibido de Dios la misión de convivir con la etapa final de un mundo que termina, y de una Iglesia sometida a su purificación que la prepara para la nueva edad del Reino de Dios entre nosotros. Transitamos por la línea divisoria de las aguas; espacio de contradicciones entre el error y el mal que se agitan en estertores de muerte, y los dolores de un parto que da a luz un Mundo Nuevo. Las tinieblas afluyen en densa humareda que dificulta o impide atinar qué hacer para salvar lo salvable, para no tropezar en las grietas que se abren a nuestro paso. Babilonia, ciudad de confusión, que exige atención penetrante, mesura en el andar, prudencia al decidir, y auscultar la tenue luz del Alba que debe alentar y orientar nuestro caminar.
En una situación de crisis extrema como la que padecemos, nuestros recursos humanos se vuelven sólo bastones o muletas para cruzar entre la ciénaga, resultan sustancialmente insuficientes e inadecuados para tal cometido. Por esto, Dios, que dirige su plan con sabiduría y providencia, conocedor de los impedimentos insuperables que nos detienen, extravían, angustian y ame
18/03/19 11:45 AM
Sir Peter saint James
Ciertamente, considero a su Ilustrísima un faro entre tanta oscuridad en la Iglesia Católica. Han mencionado a san Pablo VI cuando dijo "que el humo de satanás ha entrado en la Iglesia". Algo debió ocurrir por tanto en su pontificado. Por supuesto, Pablo VI alude a que alguien se ha dejado una ventana abierta y, claro está, el humo de Satanás se ha colado dentro, pero ilustrísima, ¿Quién era el encargado de mantener las ventanas cerradas?. El propio Pablo VI, evidentemente.
18/03/19 11:54 AM
Argia
"No reformamos la Iglesia por la división y el odio. ¡Reformamos la Iglesia comenzando por cambiarnos a nosotros mismos! No dudemos, cada uno en nuestro lugar denunciando el pecado empezando por el nuestro".

" La unidad de la Iglesia reposa sobre cuatro columnas. La oración, la doctrina católica, el amor a Pedro y la caridad mutua deben convertirse en las prioridades de nuestra alma y de todas nuestras actividades."

¡Como me gustaría que este cardenal fuera Papa,!

18/03/19 11:56 AM
Luis López
"La Iglesia, que debería ser un lugar de luz, se ha convertido en una madriguera de tinieblas"-

Este profeta (¿quién puede negarle este tremendo título?) evoca las dramáticas palabras del Señor unos días antes de su muerte. "La casa de mi Padre es Templo de oración, pero vosotros lo habéis convertido en una cueva de ladrones". Y también evoca ese terrible anuncio: "vuestra casa será desolada". Aún estamos a tiempo de evitarlo, y este profeta nos marca el camino: "La unidad de la Iglesia reposa sobre cuatro columnas. La oración, la doctrina católica, el amor a Pedro y la caridad mutua deben convertirse en las prioridades de nuestra alma y de todas nuestras actividades".

Luego dice:

"Los abusos sobre los menores lo revelan de la manera más abominable. Pero se necesita tener el valor de mirar nuestro pecado a la cara: esta traición ha sido preparada y causada por muchos otros, menos visibles, más sutiles pero al mismo tiempo profundos".

¿Se puede decir más claro? Los abusos sexuales son el síntoma más doloroso y repugnante de la enfermedad, pero lo grave es la enfermedad en sí: y esa enfermedad se llama pérdida masiva (y en camino de ser universal) de la fe entre los bautizados. O deformación masiva de la fe, que es casi lo mismo.

Padre Sarah, vd, es la prueba viviente de que las puertas del Infierno no prevalecerán. Que el Señor y su bendita madre le protejan y le bendigan.
18/03/19 11:57 AM
pedro de madrid
Este cardenal, se conoce bien el Evangelio. Marcos. 5-43 "Amad a vuestros enemigos y rezar por los que os persiguen..."Lucas 6´36 "No juzgueis y no sereis luzgados...", es lo que dice, con prudencia. Denuncia lo que se ha introducido dolorosamente por algunos miembros en la Iglesia
18/03/19 12:12 PM
juanlui
Dentro de la ICAR siempre ha habido algunas personas malas. Ahí no es problema. Nadie espera trigo 100% limpio.

El problema de los abusos es que ahora lo que pasa en La Conchinchina, Vietnam, se sabe en todas partes, si interés hay en ello. Así que tampoco veo mayor problema.

El gran problema es que, como nunca antes en la historia, los malos atacan desde dentro y pretenden acabar con la doctrina.

18/03/19 12:24 PM
Mar libre
Dejaron el primer amor, no enseñan, ni hacen lo que dice la Biblia........
18/03/19 12:49 PM
Inés
"La unidad de la Iglesia reposa sobre cuatro columnas. La oración, la doctrina católica, el amor a Pedro y la caridad mutua deben convertirse en las prioridades de nuestra alma y de todas nuestras actividades."



18/03/19 1:47 PM
Antonio de la Torre del Fin del Mundo
Más allá de todo y de lo que sea necesario reformar y corregir, la Iglesia sigue siendo Luz. Hay miles y millones de cristianos que prestan sus servicios en Caridad a los pobres y necesitados, ya sea física como o espiritualmente; pero esto no se dice, se hace callada y ocultamente. Yo soy testigo presencial de varias de estas obras calladas y silenciosas, como la oración que el Señor recomienda ; las que sin duda suben al cielo como incienso . Así mismo la gracia es llevada por los sacerdotes a los fieles mediante la administración de los Sacramentos. O la virtud de los silenciosos y abnegados misioneros. No veamos todo negro, porque eso es precisamente lo que el Demonio quiere:La desesperanza.
18/03/19 1:54 PM
Jordi
Una crítica a Sarah: el mal en la Iglesia tiene como responsable en gran parte a Francisco, al ejercer un Papado débil y omitente en su deber de confirmar la fe, pues desarrolla la sinodalidad, el diálogo, las periferias, el ecumenismo, la ecología y la economía, que no son propios para el fin de la salvación de las almas.

Amoris laetitia da la comunión y absolución a los adulteros atenuados, la iglesia de la Rioja beatifica a Angelelli, los obispos alemanes hacen un sínodo para destruir los dogmas, no se prohíbe la intercomunion de los protestantes casados con católicos, sigue Lutero como testigo del Evangelio, los lavatorios de pies siguen tomando a no católicos o con una vida contrario al catolicismo, no se menciona la sodomía en la iglesia, el Sínodo del Amazonas pide sacerdotes laicos casados...

El rupturismo ve a Francisco como un pontiífice rendido. Gran parte del humo de satanás que dice Sarah, proviene de la mala praxis durante los 6 años del pontificado de Francisco.

La solución es sólo que la Cabeza confirme en la fe...
18/03/19 2:11 PM
alma
Sarah, como otros muchos cardenales, se niega a creer que todo esto parta del mismo papa , están convencidos que el problema está en la gente que rodea al papa ,vamos; que ven la enfermedad pero no el factor etiológico.Supongo que su clericalismo, en el buen sentido de la palabra, le impone una negación,de aquello que otros parecen ver mas claro .De todos modos el diagnóstico es certero y valiente, aunque si nombrase al factor etiológico que muchos sospechamos, sería un Viganó mas dentro de la historia de la Iglesia.
PD si no lo publican; lo entiendo perfectamente, lo que pasa es que a estas alturas negar lo obvio resulta contraproducente .
18/03/19 2:39 PM
José Ignacio
Que Dios bendiga al Cardenal Sarah
Que el. Cardenal Caffarra interceda desde el cielo por esta Iglesia militante
18/03/19 2:45 PM
Néstor
Gracias a Dios por el Cardenal Sarah. Es hora de defender la fe de la Iglesia y no callar.

Saludos cordiales.
18/03/19 3:04 PM
Armando Guerra
Jordi:
Muchas de las cosas que se leen sobre nuestro Papa Francisco son de medios tendenciosos que sacan de
contexto sus palabra y otras callan aquello que no les gusta, lo silencian. Seguro hay muchísimas cosas buenas que no sabemos de nuestro Papá, solo Dios lo puede juzgar, a nosotros lo que nos toca es rezar por el que es uno de los cuatro pilares de los que habla el cardenal, lo demás es hacerle el juego al príncipe de la mentira como también dice el cardenal.
18/03/19 3:20 PM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Recemos, con perseverancia y confianza, por todos los sacerdotes, obispos y cardenales: por los que son fieles a nuestro Señor Jesucristo, para que perseveren en su fidelidad, y por los que no lo son, para que se abran a la gracia de la conversión, del arrepentimiento y de la penitencia.

Estas palabras me movilizaron mucho: "La Iglesia, llena de pecadores, ¡ella misma es sin pecado! Habrá siempre bastante luz en ella para quienes buscan a Dios. No seáis tentados por el odio, la división, la manipulación. No se trata de crear un partido, de dirigirnos los unos contra los otros: « El Maestro nos ha puesto en guardia contra estos peligros al punto de tranquilizar al pueblo, incluso respecto a los malos pastores: no era necesario que a causa de ellos se abandonara la Iglesia, este púlpito de la verdad […] No nos perdamos entonces en el mal de la división, por causa de aquellos que son malvados », decía ya San Agustín (carta 105).".
18/03/19 3:38 PM
Fernando Martín López Avalos
El excelentísimo señor cardenal Roberth Sarah, varón insigne, sabio, santo, docto y fiel. Pedimos para la Iglesia un Papa que sea insigne, sabio, santo, docto y fuel.
18/03/19 3:51 PM
YH
Escribo de nuevo sólo para darle las gracias por ese apunte D.Luis Fernando.

Tiene usted toda la razón.
18/03/19 4:25 PM
teresita
Lo más grande del Papa Francisco , es aguantar a gente como Jordi .

Y por desgracia , ahora tambien el Cardenal Sarah tiene que aguantar las criticas de Jordi . Dios los protege .
18/03/19 4:27 PM
Mikel
El Señor bendiga y nuestra Madre del Cielo cuide a Robert Sarah, profeta del Señor, instrumento para rescatar la barca de esta tempestad.
De repente me encuentro yo también llorando pero no por las palabras de este siervo de Dios sino por Francisco, por lo que su persona protagoniza en este momento de la historia humana. Que Dios lo cuide y lo ayude.
18/03/19 4:28 PM
Dr. Hudson
Gracias Eminencia. Es Ud la voz de tantos que no tenemos quien nos oiga. Gracias porque sus palabras nos confirman en la fe. Gracias porque sus palabras son el fruto del color de su birrete, dispuesto a defender la Santa Iglesia con su sangre si fuera preciso.
Con la seguridad de que la barca de Pedro no se hunde, bendíganos Eminencia Reverendlísima y Queridísima.
Omnes cum Petro ad Jesús per Mariam!
18/03/19 4:49 PM
Fernando Martín López Avalos
Estoy de acuerdo con usted, don Armando Guerra. No es precisamente el Papa o tal cual Cardenal, Obispo o Sacerdote. Tampoco un teólogo o filosófo. No. Es la masonería que se ha infiltrado como en salitre en todas las estructuras de la Santa Iglesia.
18/03/19 4:54 PM
pedro de madrid
Me suena amí, que desde un lugar de Europa, tal vez Alemanía, unos monseñores criticaron a otros monseñores de África por algo que no me acuerdo ¿estoy en lo cierto?
18/03/19 5:00 PM
mercedes
Es mejor restaurar la misa(volver a la misa autentica o misa tradicional) que es fuente de santidad pues la misa tradicional no requiere la cantidad de gente sino la fe de los sacerdotes .Mira porque se cerraron las iglesias solo por la falta de fieles .Creame ,he visto en Pitumarca ,la pequeña comunidad campesina de Cusco ,Peru con iglesias mas antiguas del siglo 16 .Solo dos estan activas por los fieles y otras capillas estan cerradas . Novus ordo es la misa alterada a pedido de los tibios ,liberales y enemigos de la fe catolica.

---

Luis Fernando:Novus Ordo es la Misa que celebra habitualmente el cardenal Sarah a diario. 
18/03/19 5:12 PM
Benjamin Landa
Cardenal debió ser doloroso para Ud. Escribir lo que muchos nos damos cuenta y guardamos silencio. Gracias a Dios por su luz y valentía ya que muchos nos sentimos tristes y desorientados . Son momentos de obcuridad en un mundo cada ves más combulcionado por el mal. Gracias por su valentía
18/03/19 5:16 PM
Iñaki
Sugiero guardar estas palabras, serán una gran viga para sostenernos en los tiempos aciagos que vienen. No olvidar que el cardenal nos sitúa recien en jueves santo
18/03/19 5:45 PM
Martha hernandez
Dios bendiga y ayude al cardenal Sarah no cabe duda que El Espíritu Santo de Dios está con el
Sus palabras llegan al corazón y me confirman en la fe
Dios está con su Iglesia aunque el enemigo la sacuda como hojarasca que lleva el viento no sucumbira pues El es el capitán y con hombres como el cardenal Sarah
Cristianos firmes en su fe que son los que hoy necesita la Iglesia de Jesucristo Nuestro Dios y Señor estamos seguros que la tormenta por la que hoy atraviesa nuestra Santa Madre la Iglesia Católica saldrá adelante y más ardiente en su fe y luminosa pues la luz de Cristo es la luz que la ilumina.
Oremos a nuestro Padre Dios pidamos con fe que nos de su fuerza su gracia para no sucumbir ante los ataques de nuestro enemigo común .
Que el señor nuestro Dios. Nos libre de ser como las ratas que huyen cuando se está hundiendo el barco
ASI SEA.
18/03/19 5:53 PM
Jordi
Teresita y Armando Guerra, Juan Pablo II cortó de raíz a la teología de la liberación con dos estudios de Ratzinger, el mejor teólogo vivo de la Iglesia.

El problema de la Iglesia actual es un Papado de Francisco totalmente débil, que no sólo no corta de raíz la heterodoxia, la hétero-heterodoxia, sino que además contribuye a ella, con la auto-heterodoxia de los ejemplos que cito.

Y los tiempos actuales no son de medias tintas y tiritas: o blanco o negro, sí sí no no. Los heterodoxos han calado bien la debilidad de Francisco, y a perro flaco todo son pulgas: cualquiera se atreve y se sube a las barbas...

Al permitir el sínodo alemán antidogmático, no prohibirlo y no responder a su desafío con un documento prodogmático, está permitiendo que los obispos alemanes duden de los dogmas (herejía y excomunión), y permite que cualquier iglesia celebre cualquier sínodo antidogmático, poniendo en irritable y exasperante provisionalidad a todo el edificio fideístico, moral, liturgial y eclesiológico. Eso no es de ninguna manera la función Pontificia primordial de confirmar a los hermanos en la fe católica. Si no lo sabe desarrollar, que ceda el paso.
18/03/19 6:01 PM
Cusquisiban
No estoy de acuerdo con este Cardenal. La Iglesia, como todo ente compuesto por seres humanos, está atravesando una gran crisis, como ya han habido en el pasado pero saldremos victoriosos de ella. Tiene 2000 años y está llaga es profunda pero se está “extirpando la pus” expulsando a aquellos que parece nunca tuvieron vocación y la herida pronto sanará. Si no podemos hacer nada directamente para ayudar, en lugar de criticar hay que orar y si se puede ayunar constantemente por la Iglesia de Dios.
18/03/19 7:31 PM
José
Jamás los cardenales elegirían a Sarah, tiene una mentalidad del catolicismo del siglo XIX, perdería un ochenta por ciento de los fieles que aún le quedan a la iglesia y que tienen una mentalidad muy distinta, si optaran por un papa conservador -ya de por si poco probable- buscarían un perfil más racionalista y menos dado a heroismos místicos, al estilo Benedicto XVI, Burke quizás o alguien menos notorio.
18/03/19 8:02 PM
carmelo
Negar la propia miseria, desvirtuar su alcance o esconderla, en el fondo es una crítica a la “pública crucifixión de Jesús” es como si Jesús habría tenido que tomar otro camino mas mediático y políticamente correcto, mas contemplativo allá arriba en la loma sin bajar. La crucifixión publica de Jesús es una respuesta del hombre, pero en sentido opuesto a lo que el públicamente Jesús, expuso con todo su ser, sus palabras sus gestos en la vida por Jerusalén. La forma cruenta que es martirizado y juzgado Jesús es la manifestación del poder de aquella Crítica que súbanse del poderío mundano mezclado con el eclesial o la ruptura a su unidad misma. "Aquel día Herodes y Pilato se hicieron amigos, pues antes estaban enemistados. (Lucas 23, 12".
En la crucifixión se crucificaba la esencia del Perdón que Jesús nos proponía, se crucificaba a todo el prójimo, a toda las familias, a los esposos, a los santos, a los sacerdotes fieles a las viudas, a los niños indefensos escandalizados, a los enfermos, a los pobres de espíritu, se crucificaba ante todo, en el nuevo altar de quien proponía “ámense como yo le he amado” .
Su propuesta requería reconocer la existencia del “pecado y de la culpa”, de reconocer que solo en Jesús podríamos encontrar la “salvación” mediante su perdón. Estaba en juego con los dados sobre el manto, la existencia de la culpa y por tanto sus consecuencias. Hemos relativizado los actos deliberados, los reducimos y los justificamos muy a menudo con fórmulas temerarias,
18/03/19 8:03 PM
Luis Fernando
Dice el cardenal:
"La unidad de la Iglesia reposa sobre cuatro columnas. La oración, la doctrina católica, el amor a Pedro y la caridad mutua deben convertirse en las prioridades de nuestra alma y de todas nuestras actividades".

Cierto, pero el amor a Pedro no excluye la corrección cuando es necesaria. Al contrario. Otra cosa es quién debe ejercer dicha corrección.
18/03/19 8:07 PM
hornero (Argentina)
Continúo - Por esto, Dios, que dirige su plan con sabiduría y providencia, conocedor de los impedimentos insuperables que nos detienen, extravían, angustian y amenazan destruirnos, envía a Su Madre con la Misión de intervenir de modo personal, inmediato, soberano y urgente, secundada por las milicias de los ángeles y por las legiones de bienaventurados, a fin de contraatacar a las fuerzas desatadas por el infierno, reduciendo de modo progresivo la devastación de la Iglesia y de la humanidad, y aniquilar de modo definitivo el poder del demonio, hasta pisar la cabeza del dragón, satanás. La Virgen cumple, así, su anuncio de Fátima: “Al fin triunfará Mi Corazón Inmaculado”. Por esto viene como Aurora que ilumina el nuevo Día, del que nos dice Jesús: “Ha llegado el Día. ¿Y, no lo ven? Ha llegado la Misericordia. ¿Y, no la aceptan?” (San Nicolás). La frontera está ante nuestros ojos, aceptemos agradecidos y alborozados la Luz vivificante que irradia nuestra Madre sobre la Iglesia, la humanidad y el universo; “Crucemos el Umbral de la Esperanza” a que nos alentaba S.Juan Pablo II. Porque se nos insta a trabajar desde ya en la preparación del Mundo Nuevo que viene, traído por la victoria de María sobre el demonio. Es evidente que un mundo sin la constante intervención perturbadora del demonio, gozará de condiciones nunca vistas después de la caída original. La Iglesia alcanzará una santidad acorde a las condiciones eminentes en gracia que Cristo le hace llegar por medio de Su Madre,
18/03/19 8:14 PM
carmelo
parte 2
...formulas temerarias como si el fin justificara los medios, como si Dios no haría todas las cosas Buenas "Dios vio que todo cuanto había hecho era muy bueno" Génesis, 1:31.
A esta generación se nos preguntara, que hicimos, si se nos ha perdido uno de los que nos dejaron a cuidar! "He velado por ellos y ninguno se ha perdido, salvo el hijo de perdición, para que se cumpliera la Escritura." Juan, 17", «De los que me has dado, no he perdido a ninguno.»" Juan, 18 :9.
Es decir una mirada crítica a ese nivel, tiene como epicentro una ruptura de origen, es decir el drama de la crítica a Jesús, es la repetición del tentador sobre de “si” lo que ha hecho Dios que “era muy bueno” o no era muz bueno y requería que el hombre pudiese hacer algo más bueno que lo que Dios nos ha propuesto ser. Esta idea es la expulsión del Edén, es la eterna condenación propuesta por un falseador, por el mismo diablo del jardín
18/03/19 8:31 PM
Pedro Amate Huertas
Ustedes creen que un Papa va a arreglar los problemas de la Iglesia?



No pudo hacerlo Benedicto XVI ,y tampoco podría hacerlo si resucitará san Pío X ,por citar un Papa del siglo XX. Este problema está enraizado en la Iglesia ,de la misma manera que lo está en la Sociedad.



El Engaño del Diablo está expandido por todo el orbe ,y la Iglesia no es una excepción. El mundo está dividido y la Iglesia también. El engaño de Satanás y el Nuevo Orden Mundial han dividido a toda la Humanidad.



Llegaremos hasta una situación desesperada ,y la única solución será salir de Babilonia. Conozco a cristianos católicos que se reúnen para rezar en un restaurante a horas determinadas o en un colegio porque la Parroquia nos niega entrar en alguna estancia de las muchas que tiene ,para rezar una vez a la semana.



La Iglesia Verdadera ha dado a Luz un "Hijo Varón " ; una Nueva Institución ; una Nueva Iglesia ; decir Nueva Institución ,puede parecer algo innovador,como dice el padre José Maria Iraburu Larreta. No ; es tan simple , como muy bien dice el padre José Maria ; cómo repetir lo que los Padres de La Iglesia han afirmado siempre ....Es una Nueva Institución ; porque es Hija de la Iglesia Verdadera que ha huido al desierto.... Es como un retoño de un viejo árbol...


----

LF:Trento arregló muchos problemas. Un Papa santo puede hacerlo igualmente. 
18/03/19 8:52 PM
Juan Mariner
En la anticatólica cadena pública TV3 cada día hacen un publireportaje de un nuevo abuso, en cuentagotas: un montaje para "preparar" a la gente en contra de los sacerdotes y religiosos con otras campañas paralelas políticas.



Este Cardenal, con todo respeto, también tendrá su parte de responsabilidad. No es un sacerdote de a pie, sino un alto cargo durante muchos años en el Vaticano. Algunos sólo hablan cuando ya no están en el poder...



La Iglesia, por suerte para los católicos y para desgracia de los traidores, la formamos todos, no sólo la jerarquía, donde está el problema. Sólo basta ver 13TV y escuchar COPE para darte cuenta de que no están muy finos los jerarcas desde hace decenios en la CEE, y eso lo aprovechan frailes y curas "tocados desde arriba" para las consignas contrarias nacionalistas periféricas más minoritarias.



"Pero ciertos hombres de Dios se han convertido en agentes del Maligno."

No, no se han convertido en nada: ya lo eran, y es deber de la jerarquía depurarlos por impostores.



"La Iglesia sufre, ella es burlada y sus enemigos están al interior. No la abandonemos." Pues, "¡A por ellos!". Hay que desenmascararlos y echarlos a todos, y rapidito. ¿A qué esperan? ¿Tienen miedo?

----

LF:
¿Tiene usted el más mínimo indicio de que el cardenal Sarah tiene alguna responsabilidad en el tema de los abusos? ¿O lo dice por decir, a ver si cuela? Pues no cuela
18/03/19 9:38 PM
José Luis
creo que hay obispos y sacerdotes en España, que están perfectamente acomodados en su rutina. De siempre y cada vez más, a medida que el tiempo se acerca a su fin, el esfuerzo que se pide a los cristianos, va en aumento. Aquél que se sienta acomodado en su quehacer diario, debe meditar.
Y dejémonos de tanta adulación.
18/03/19 10:01 PM
Maria de las Nieves
Gracias ;oración suplicante para nuestra conversion y elevacion de nuestra alma y de todos los bautizados desde el pequeño fiel al sucesor de Pedro.
El Amor nos viene de Jesucristo que nos amo primero y dio su vida por nosotros
Devolvamos agradecidos ese Amor que nos habita y pongamos racionalidad y disciplina ante tanto pecado .
Que viva Jesucristo en nosotros y El vencerá a todos los Judas traidores que nos destrozan constantemente y vivamos la unidad interior.
18/03/19 10:05 PM
Jordi
LF: "...el amor a Pedro no excluye la corrección cuando es necesaria. Al contrario. Otra cosa es quién debe ejercer dicha corrección."



- Gálatas 2 justifica la corrección (razón teológica):



"...cuando vino Cefas a Antioquía, me enfrenté con él cara a cara, porque era digno de reprensión."



- La corrección la puede realizar cualquier católico razonándolo, pues es sacerdote, profeta y rey, y por ello, debe de defender el Reino contra todo error, para proteger la indefectibilidad de la Iglesia, como pasó en el arrianismo (razón histórica).

----

LF:No, para nada. Cualquier católico no es San Pablo ni sucesor del apóstol. Y hablo de una corrección formal, pública.
18/03/19 10:24 PM
ATANASIO
¿ Madriguera de tinieblas ?, ¿ y porque ?. Acaso no reconoce Ud. que hay 400.000 sacerdotes que cumplen con su vocación y son buenos pastores; yacaso un 3% por ciento se han desviado del camino.

¿ Porque entonces tanto alboroto en el patio del colegio ?. Tengo entendido que en todos los Colegios hay un director, y su la obligación del Director es poner normas de futuro, tanto para ser admitido como despedido. Y punto.

Lo que me preocupa, es hay una creencia que la Iglesia es de los sacerdotes, y la Iglesia somos todos, incluidos los laicos creyentes. Hay que dar paso a los laicos, tambiénes el tiempo de los laicos. Y falta tambien un criterio unanime, y no que un cardenal aleman diga que amplia es castilla y que hay que cambiar a la Iglesia. ¡¡¡ Que se le expulse ya ¡¡¡. Lo que hay es que respetar a Dios y sus mandamientos. "

Ese cardenal y los modernistas no quieren servir a Cristo, y si quieren jugar con los temas santos pues que se vayan a una cantina. Todos somos Iglesia y la Justicia de Dios existe, y nadie se puede burlar del Buen Dios. No se puede permitir que un cura alce la voz porque ha dormido mal y diga burradas, ello debe tener sus consecuencias inmediatas. Y punto.

19/03/19 12:01 AM
ATANASIO
Y disculpe, pero no me llegaba el espacio y me quedo un último punto.

Veamos, me pregunto porque el mensaje de la Iglesia no llega a los fieles, y más en cuanto a que sean apostoles o que hablen de Dios sin complejos. Que animen a seguir el camino. Que tenga reciedumbre para ser católico auténticos y den testimonio.

Y donde esta la evangelización ?, se ha paralizado ¡¡¡ coño¡¡. Y cuando en las homilias hablan los sacerdotes no hablan de la realidad, del momento actual y del mal camino. Los superiores deben insistir en que deben hablar del pecado, de la cruz y su sentido, del que porque Dios permite el mal pues porque del mismo obtiene un bien, que el maligno en realidad es un esclavo de Dios, de la inutilidad de las riquezas y del poder pues las manos quedan llenas de mal por la corrupción; y de la maldad inmensa del adulterio y del aborto, y por tanto del pecado mortal, que la muerte puede ser inesperada y hay que tener en cuenta que puede cojer en pecado grave. y etc. etc...

A que esperan ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡. Gracias
19/03/19 12:32 AM
ATANASIO
A mi la reflexión del cardenal me parece un poco histerica y poco práctica. Podia poner soluciones, pero más directas y no tan generales, porque habla de soluciones muy generales y poco entendibles por una sociedad con poca cultura moral y espiritual. ¿ a que jugamos ?. .

Habla de " (...) La oración, la doctrina católica, el amor a Pedro y la caridad mutua ", de la oración, pues el rosario pienso o la contemplación, o el ofrecimiento del trabajo, o las jaculatorias, ect...digo yo, en cuanto al amor a Pedro, en que sentido y de que forma ?, y la caridad mutua ?, como debo tratar al projimo para que se considere caridad....vamos, por favor, menos sentimiento y más realidad.

Todos se han impactado con las palabras llenas de sentimientos, pero Dios y sevirle o seguirle con "Obras" y no emociones. Alto y claro.
19/03/19 1:19 AM
Liliana Barba
El relativismo es la máscara de Judas *disfrazada de intelectual* cierto es, que muchos de los alejados de la iglesia, se sienten intelectuales.
19/03/19 2:22 AM
Andrés
Intensificar la oración perseverante, tanto personal como en comunidad; Eucaristía, lectura y meditación de la Palabra de Dios; el rosario; el ayuno; el sacrificio.
Colosenses 2,6-9
[6]Vivid, pues, según Cristo Jesús, el Señor, tal como le habéis recibido;
[7]enraizados y edificados en él; apoyados en la fe, tal como se os enseñó, rebosando en acción de gracias.
[8]Mirad que nadie os esclavice mediante la vana falacia de una filosofía, fundada en tradiciones humanas, según los elementos del mundo y no según Cristo.
[9]Porque en él reside toda la Plenitud de la Divinidad corporalmente."
Sagrado Corazón de Jesús en vos confío
19/03/19 2:51 AM
Nestor13
Notable intoducción del Cardenal Sarah. Es necesario decir la verdad, sin perder el silencio. Observo un sólo punto que no comparto (aunque quizás sea un defecto de traducción). Se habla de la necesidad de una "reforma". No, no puedo compartir esta expresión. Debiera utilizarse -como dice un lector- la palabra "restauración". Muy simple: lo mismo que hizo San Francisco de Asís y que le pidió el mismo Cristo desde el Crucifijo de San Damián: "Francisco, anda y repara mi Iglesia"...Porque intentar una reforma sería caer en la misma trampa que Lutero, Calvino y tantos otros, con los resultados que todos conocemos. Fraternalmente.
19/03/19 3:39 AM
Gonzalo Pullas Tapia
Gracias, Señor Cardenal Robert Sarah, por encender una luz en esta hora de oscuridad que cubre a nuestra Santa Madre Iglesia. Esa luz son las cuatro columnas que el Espíritu Santo le acaba de iluminar a usted. Manos a la obra. La oración nos salvará. Reunámonos los "fieles" alrededor de la Santísima Virgen María, así como se reunieron los apóstoles "acobardados" después que las autoridades religiosas judías, en contubernio con las autoridades civiles y parte del pueblo le mataron a Jesús, sin saber que Jesús iba a resucitar. MARÍA FUE EL CENTRO DE LA IGLESIA NACIENTE EN LA HORA OSCURA DE LA CRUCIFIXIÓN. Ahora, la Santísima Virgen María, volverá con su talón, a aplastar la cabeza de Satanás. Saquemos la imagen de la Reina de la Iglesia y en procesión recemos, cantemos el SANTO ROSARIO todos los sábados del año. Esta humilde devoción la hacemos con fe y alegría, desde muchos años atrás, en un rincón andino de Ecuador, en la ciudad de Ambato, en la pequeña parroquia de Izamba, y la hacemos los fieles laicos, a las cinco de la mañana. El ROSARIO DE LA AURORA nos salvará. No tengamos miedo. Jesús y la Santísima Virgen María nos protegen porque nos aman.

Gonzalo
19/03/19 5:49 AM
Javidaba
¿Podría llamarse el extracto del libro "El efecto Judas"?...
"Se dijo a sí mismo: este Jesús es demasiado exigente, poco eficaz. Judas quiso hacer venir el Reino de Dios sobre la tierra, enseguida, por medios humanos y según sus planes personales." escribe el Cardenal Sarah, el bendito Cardenal Sarah.
Y mientras se me han saltado las lágrimas leyéndolo, he sentido algo así como si alguien me gritara desde dentro: No seas otro Judas.
Perdón, Señor. ¿Cuántas veces he sido Judas pensando que mi camino es mejor que tu camino, que mi "pastoral" es mejor que tu pastoreo...?.
Perdón, Señor, pues esas traiciones mías, están adobadas en amor a Ti, pero un amor a Ti para sentirme yo a gusto, pensando que obro rectamente, creyendo que te amo. Te amo lo justo para servirme de Ti. Te amo lo justo para creerme que te amo. Te amo pero no como a Señor, pues mi "Señor" verdadero sigue siendo mi Yo. En mi Yo, he puesto mi corazón.
Perdón, Señor, perdón.
¡Qué fiel soy a la doctrina!. ¡Qué rectitud la mía!... ¡Cuánto amo la verdadera liturgia!. Pero a la luz de este post, de las palabras del Cardenal Sarah, caigo en la cuenta de que soy fiel a la doctrina porque la he hecho "mía", soy recto porque es "mi" rectitud, amo la verdadera liturgia porque también la he hecho "mía"... sigo amándome a mí mismo como a "señor".
Perdón, Señor, perdón; quebranta mi corazón...
Obediencia, obediencia, obediencia.
19/03/19 7:47 AM
FG
Es un grito desesperado por la oración. Para los que mandan en la Iglesia y para los que no. Para los que amamos a la Iglesia de forma incondicional, toda nuestra fuerza está en la oración, pues dice el Señor "sin Mí no podéis hacer nada".
19/03/19 8:42 AM
Ataulfo
Me sorprende la ingenuidad de tantos. Lo explicare aunque no servira de nada. Lo que aqui se ha citado textualmente es el fragmento de un libro que se esta editando.

No es un articulo de opinion que ha de juzgarse no por lo que no dice sino por lo que dice, porque al ser un genero breve el autor solo puede centrarse en un aspecto de una problematica mucho mayor.

Pero es que el fragmento no es tan siquiera un articulo de opinion sino un libro, es decir un medio extenso, y que como tal habra que juzgarlo tanto por lo que dice bien o mal el cardenal, como por lo que no cuente.

Y yo pregunto. Alguien se lo ha leido?
19/03/19 10:42 AM
Juan Mariner
LF: dejando a salvo la presunción de inocencia que asiste a todas las personas hasta que no han sido condenado en firme por un tribunal imparcial, George Pell, hasta que no se vio acorralado por la justicia australiana, mantenía unas tesis bastante heterodoxas que chirriaban en el Vaticano; luego, fue el más ortodoxo de todos buscando el apoyo de los grupos netamente católicos en su bien. Revisemos las hemerotecas... Todo cargo que ha estado en el Vaticano suficiente tiempo, por acción u omisión, tiene su parte de responsabilidad, porque la mafia homosexual instalada (y reconocida por el propio Papa Francisco) no es cosa de hace cuatro días (recordemos el caso del polaco Charamsa, de infausta memoria).
19/03/19 12:32 PM
hornero (Argentina)
Gonzalo Pullas Tapia, Javidaba, FG : señalo en particular estos últimos comentarios, entre tantos excelentes. "Por los frutos los conoceréis"; las palabras del Cardenal Sarah nos alientan e iluminan. ¡Qué gran Fe la que viven nuestros hermanos de Ambato, firme y elevada como los Andes, silenciosa y recóndita como los rincones de montaña!; ¡y cuán cierto es que estimamos nuestro yo, lo hacemos centro de nuestros criterios, y lo ocultamos mezclado con la verdad, como el trigo con la cizaña!; "un grito desesperado por la oración", reconocimiento de nuestra impotencia. Sí, las palabras del Cardenal dan buenos y sabrosos frutos, bueno debe ser ese árbol que Dios plantó en su Iglesia para ayudarla en momentos como los que nos toca vivir.
19/03/19 12:47 PM
hornero (Argentina)
Concluyo - Es evidente que un mundo sin la constante intervención perturbadora del demonio, gozará de condiciones nunca vistas después de la caída original. La Iglesia alcanzará una santidad acorde a las condiciones eminentes en gracia que Cristo le hace llegar por medio de Su Madre, Madre y Reina de la Iglesia. Nuestra generación debe responder en este doble cometido, de combatir contra el mal, y de trabajar bajo la Aurora que crece cada día sin detenerse.

19/03/19 12:58 PM
ATANASIO
Atauldo,

Dicho con cordialidad, sabemos que ha escrito un libro, y sabemos que lo publicado en esta prestigiosa Web es un estracto del mismo; pero mire, me llega lo leido, pues dichos estractos desprestigian a la Santa Iglesia y hy que ser justo con la verdad y la realidad; si quiere me pongo a relatar las bestialidades del mundo, y lo anterior ni para los curas ni para los laicos se puede generalizar, y además hace mucho daño.

"Aun cuando un cura sea malo yo no voy a dejar de seguir al Señor - con la ayuda de su gracia" , y repito que hay 400.000 sacerdotes fieles, y creo que ello es un cifra inmensa . Mire en el mundo se han producido 1.400 millones de abortos desde 1973, pero no puedo generalizarlo tampoco, por supuesto.

Este cardenal, creo que hace un año habia valorado el silencio. Y parece que la prudencia no ha sido cumplido en este caso del " libro " y con lo dicho. La conciencia no debe ser escrupulosa, pero esas declaraciones hacen mucho daño a quienes tienen poca FE o es una arma a quienes odian a la Santa Iglesia. Repito que seguire al Señor, "y aun cuando tuviere 100 disculpas para abandarle buscaria 1 para seguirle".
19/03/19 12:59 PM
hornero (Argentina)
La magnitud de la crisis de la Iglesia que señala enérgicamente el Cardenal Sarah, implica necesariamente la co-responsabilidad de nuestra parte en la misma. Debemos meditar hondamente sobre nuestras co-responsabilidades: “Cuando un miembro padece, todos los demás padecen” (I Cor 12,26). Todos somos responsables directos por nuestros pecados del desvarío de la Iglesia y de la humanidad, porque son puertas que abrimos a los demonios. Creo que no podemos por más tiempo acusar sin acusarnos; denunciar los errores de los demás, sin hacer un público, solemne y universal reconocimiento de nuestra general deserción como Pueblo de Dios.. ¿Qué es el pecado sino deserción, traición a Dios y alianza con el demonio? No dudo que lo anunciado por la Virgen en La Salette habrá de cumplirse: “Los justos sufrirán mucho; sus oraciones, su penitencia y sus lágrimas subirán al Cielo, y TODO EL PUEBLO DE DIOS PEDIRÁ PERDÓN Y MISERICORDIA y buscará mi ayuda y mi intercesión”, anunciaba nuestra Madre el 19 de setiembre de 1846 en La Salette (20).Es hora de hacerlo.
19/03/19 1:01 PM
JUAN ARMANDO COLLAZOS SERRANO
Por parte del Papa Francisco veo LUZ. Por parte de muchos - incluyendo minoritaria parte del clero - OSCURIDAD: Unos por rechazar de plano las enseñanzas del Papa y otros por querer aplicarlas sin discernimiento.
19/03/19 1:57 PM
Ricardo de Argentina
"Luis Fernando Dice el cardenal:"La unidad de la Iglesia reposa sobre ...el amor a Pedro.." Cierto, pero el amor a Pedro no excluye la corrección cuando es necesaria. Al contrario. Otra cosa es quién debe ejercer dicha corrección."

---

La deben ejercer los cardenales, como lo es Sarah, en primer lugar.
Otra cosa es que con este papa eso sea posible.
Que creo no lo es, ya que no ha tolerado las correcciones que le han hecho nada menos que cuatro cardenales y de manera pública.
Y eso que lo han hecho de la manera más diplomática posible, en forma de "dudas" o preguntas.
Pero ni así.
19/03/19 3:45 PM
Jorge Augusto Orozco
Se queja de lo mal que está la Iglesia. Pero debe reconocer que es la Iglesia que dirigen, ustedes están muy mal en su dirección. Las declaraciones "grandilocuentes" no la van a mejorar, por el contrario.
La Iglesia solamente debe colocarse en las enseñanzas de Jesús.
19/03/19 6:06 PM
Isabel
TRADICIÓN. ES LA PALABRA clave. Volver a ser lo que nunca debían haber abandonado y ea Jesús. Sólo hay que comparar la iglesia actual y la iglesia actual pero dentro de la tradición. No hay milagros . Esta todo clarisimo. Catecismo tridentino y misa misa misa tridentina .
19/03/19 8:15 PM
hornero (Argentina)
Me animo a ver en nuestro tiempo una inmensa multitud que navega a bordo de una flota por el océano desconocido, ignorante ella misma del viaje que realiza. Esa flota es la Iglesia, la envía su Rey, Cristo; la preside su Nave Capitana, Santa María, nuestra Madre, bajo el empuje del Viento que sopla el Espíritu Santo. Ha zarpado del puerto de la Historia del “viejo mundo” que termina, navega por el mar embravecido de nuestro tiempo hacia un futuro no conocido; alentado por la Fe cristiana inconmovible, por la Esperanza viva que lo sostiene, por la Caridad de su anhelo, en un Viaje sin regreso hacia las nuevas tierras del Mundo Nuevo que viene, hacia el Paraíso a cuyas puertas María nos aguarda. Aún es la noche, pero ya se preparan los centinelas a gritar ¡Tierra!.

19/03/19 8:40 PM
Dorian Giraldo
Más que bonitas, son palabras alentadoras, llenas de fe, entusiasmo y llenas del Espíritu Santo. Se que dentro de la iglesia hay más buenos que malos y la maldad de judas no podrá dividir la iglesia, pues Dios siempre prevalecerá sobre el mal y permanecerá con nosotros hasta el fin.
20/03/19 12:54 AM
Alicia
Piedad Señor, pequé contra Ti.Perdón Jesús,soy culpable.No te expreso mí amor,mí oración,mí agradecimiento,mis pedidos,mis agradecimientos,mis esperanzas,todo lo que vivo y siento.
20/03/19 1:54 AM
Yamile ballen
Dios le siga dando mucha fuerza para seguir luchando por la verdadera palabra de Dios en la tierra, y así en ayuda con nuestras oraciones el señor nuestro Dios salvador nos dará mucha más fuerza para seguir adelante y creer en las únicas y verdaderas enseñanzas que el Dios vivo nos dejó en la tierra.. y no seguir creyendo y teniendo en cuenta malas enseñanzas del que está como papa en el Vaticano, y seguir orando por el único y vwr
20/03/19 2:46 AM
Esther
Francisco, repara mi Iglesia.
20/03/19 8:23 AM
carmelo
Hay que saber que el “santo bien” no siempre es pagado con “bien” y quizás en muchas circunstancias será pagado con un “mal muy doloroso”. El mal físico duele, pero el mal causado por la traición de los más cercanos es muy doloroso, es desgarrador, no permite ni siquiera dejar tragar fácilmente!. Se pone en juego nuestra “conversión retributiva” a su máxima expresión y se enfila a desearle “El Reino al Otro” en las peores circunstancia, es decir tragar el cáliz hasta el fondo, pero este desearle El Reino no significa ceder ante el error, seria caer en la tentación. Ante esta tención de la manifestación de la suprema caridad, la verdad se sostiene con brazos abiertos y dando la otra mejilla incluso sin capa. Es darle una verdad, un desearte este reino sin dudar de ella, sin ponerla en discusión, ni difusa ni ambigua, es estar seguro de lo que se siente y a quien se a conocido.
El ofrecimiento, configurados en este Cristo que seguimos, de seguro se recibirá en circunstancias a su máxima tensión donde la respiración sea difusa, pero seguro al final valdrá la pena, de seguro sentiremos la mirada Maternal de la Virgen que nos acompaña.
20/03/19 3:27 PM
Alfonso
¡Anda ya! ¡Cómo fastidia a los tradis que haya un cardenal bueno y no sea tradicional! ¡Os desmonta vuestra razón de ser! ¡Hipócritas! Obras son amores y no buenas razones. ¡Si no sois capaces de levantar a una persona en todas sus facetas!
----

Luis Fernando:
¿Qué entiende usted por gracia?
21/03/19 11:17 PM
Darío
Agradezco a Dios por el Cardenal Sarah y su firmeza para anunciar la verdad en momentos de confusión. Oremos por nuestra amada Iglesia.
22/03/19 4:05 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.