La Sábana Santa es auténtica. Un nuevo estudio lo confirma

Estudio de los flujos de sujetos suspendidos en una cruz de tamaño natural

La Sábana Santa es auténtica. Un nuevo estudio lo confirma

En el congreso de la Academia Americana de Ciencias Forenses realizó un experimento para evaluar los flujos de sangre observados en la Sábana Santa de Turín. El estudio también rebate un estudio previo del Journal of Forensic Sciences que declaraba que el Santo Sudario era el producto de un artista medieval.

(Nuova Bussola Quotidiana/InfoCatólica) El pasado julio, causó bastante revuelo la publicación de un artículo en el Journal of Forensic Sciences que declaraba que el Santo Sudario era el producto de un artista medieval basado en algunos experimentos realizados, según lo manifestado por los autores, con la técnica BPA (análisis de patrones de mancha de sangre).

No faltaron entonces las reacciones, porque el artículo en cuestión parecía tener carencias en muchos aspectos. En septiembre, varios medios, entre ellos Il Timone y Storia in Rete, enumeraron argumentos válidos que cuestionaban los métodos utilizados y las conclusiones a las que llegó ese estudio. Voces autorizadas tuvieron espacio de réplica en el mismo Journal of Forensic Sciences. Los autores de la publicación original respondieron. Uno de los principales argumentos en defensa de su trabajo fue que recibían críticas de personas que no habían realizado los experimentos.

Ahora, sin embargo, es precisamente un experimento el que destruye definitivamente esas afirmaciones superficiales . En el congreso anual de la Academia Americana de Ciencias Forenses celebrado en Baltimore en estos días (18-23 de febrero), presentó la intervención: «Un experimento de crucifixión para evaluar el flujo de sangre de la muñeca y el antebrazo observado en la Sábana Santa de Turín» (A crucifixion experiment to assess wrist and forearm blood flows as observed on the Shroud of Turin).

Los autores, coordinados por el famoso físico John P. Jackson, son parte del Turin Shroud Center of Colorado , un centro de los Estados Unidos que estudia la Sábana Santa de Turín. El objetivo de esta investigación fue comparar la forma de las corrientes de sangre presentes en la Sábana Santa con las configuraciones reales de crucifixión de un cuerpo humano. Los resultados relacionados tuvieron un impacto significativo en la comunidad científica forense, por los datos sobre medicina forense, física e historia se utilizados para buscar y proporcionar información sobre la práctica de la crucifixión, utilizando la Sábana Santa como un posible ejemplo de esa antigua práctica y posiblemente arrojen luz sobre otros problemas legales y aplicaciones forenses a la arqueología. Estos experimentos y análisis científicos de los mismos flujos de sangre han llevado a conclusiones opuestas en comparación con las publicadas por el Journal of Forensic Sciences .

El análisis forense se basó en suspender de una cruz de tamaño natural a voluntarios vivos, una metodología que no fue utilizada por los autores del trabajo anterior que utilizó un maniquí. Después de examinar y discutir datos históricos relevantes y evidencias arqueológicas relacionadas con la práctica de la crucifixión en el antiguo mundo romano, este nuevo estudio se diseñó un protocolo experimental a través del cual mecanismos especiales de sujeción de la muñeca y el pie suspenden de forma segura y realista a los sujetos masculinos en una cruz de tamaño natural. El personal médico profesional fue invitado no solo a contribuir al protocolo y análisis experimental, sino también a garantizar la seguridad médica de los sujetos.

Los voluntarios, todos varones, han sido cuidadosamente seleccionados para que correspondan, lo más cerca posible, a las improntas frontales y dorsales visibles en la Sábana Santa. Se realizó una evaluación completa de todos los flujos de sangre existentes en la Sábana Santa para determinar cuál de ellos ocurrió durante el proceso de presunta crucifixión y cuáles son en cambio naturaleza post mortem. También se han determinado las características específicas del clavado de la crucifixión y las posiciones visibles en la imagen de la Sábana Santa. Los sujetos fueron suspendidos en la cruz basándose en estas determinaciones. El sistema de cruz y suspensión se diseñó para adaptarse a diversos ajustes de posición del cuerpo, según corresponda.

Una vez que el grupo de estudio y el grupo de apoyo estuvieron satisfechos con la validez de las posiciones de crucifixión de los sujetos, se depositó la sangre externamente en el cuerpo en los sitios de los clavos previamente determinados. Los modelos de flujo resultantes de voluntarios de la crucifixión simulada han sido documentados y analizados. También se documentaron las posiciones de crucifixión de los sujetos. Las conclusiones alcanzadas apoyan la autenticidad de la Sábana Santa en algunas formas nuevas e inesperadas. La próxima publicación de trabajos científicos proporcionará los detalles de este interesante experimento.

24 comentarios

alejandra
I. La historia documentada de la tela ahora guardada en Turín empieza hacia 1357, cuando comenzó a exhibirse en una iglesia en Lirey (diócesis de Troyes, Francia).

II. En 1389, el obispo Pierre d’Arcis denunció en una carta al papa de Aviñón que la imagen era un fraude, indicando que ya había sido denunciada anteriormente por su predecesor Henri de Poitiers, al que le extrañaba que no fuera mencionada en ningún evangelio.

III. En 1988 la Santa Sede autorizó la datación por carbono-14 de la sábana, que se realizó en tres laboratorios diferentes, y los tres laboratorios dataron la tela entre los siglos XIII y XIV (1260-1390). Los laboratorios de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, la Universidad de Oxford y la Universidad de Arizona determinaron que la Sábana Santa data de la Edad Media, entre 1260 y 1390 (±10 años). Dicha datación se corresponde cronológicamente con la primera aparición histórica documentada, lo que fortalece una explicación científicamente coherente en la que la creación de la pieza se habría producido en los años inmediatamente anteriores a esta primera exhibición pública de 1357.

-- Chevallier. Étude critique sur l'origine du St. Suaire de Lirey-Chambéry-Turin, Paris, Alphonse Picard, 1900; Le Saint Suaire de Turin. Histoire d’une relique, Paris, Alphonse Picard, 1902; Autour des origines du suaire de Lirey, Paris, Alphonse Picard et Fils, 1903

-- Ashall, Frank. Remarkable Discoveries!. Cambridge University Press. p. 35ss. ISBN 052158953
22/02/19 5:47 PM
Mario
Sería muy interesante que se hiciera una nueva prueba Carbono 14, que data con exactitud la fecha. Se borrarían las dudas de la prueba anterior. Y la cantidad de material que se necesita no pone en riesgo la tela. Si no se rebate aquella prueba, siempre persistirán las dudas.
22/02/19 5:51 PM
ramosov
Mario:
Ya en el momento en que se iba a llevar a cabo la prueba del carbono 14, en el año 88 se sabía que el resultado iba a ser el que fue, pero desde la Iglesia se mantuvo silencio porque el anuncio hubiera sido algo así como el reconocimiento de un fraude al que la Iglesia se habría prestado desde tiempo inmemorial. Si la Iglesia hubiera dicho: "la tela está llena de remiendos, de tejidos añadidos y de una doble tela que fue cosida en el siglo XVI por unas monjas que restauraron la tela de un incendio, por todo esto lo lógico es que salga un resultado muy posterior al siglo I", la Iglesia se hubiera puesto en disposición del ataque inmisericorde de los detractores como Alejandra, ya que le echarían en cara que ponía ese pretexto a priori para tapar el supuesto fraude.
La razón del resultado de aquella prueba, quedó probado después que fue, efectivamente la mezcla de tejidos muy antiguos con otros de siglos muy posteriores, de remiendos y telas añadidas. No hay duda sobre esto, ya que los tres trocitos de tela que se cortaron fueron pesados, y su peso por unidad de superficie era más del doble que el de la tela en su conjunto. Y esto se sabía antes de la prueba.
Además de estas razones, el inventor del método del carbono 14, Libby dejó dicho que este sistema no era adecuado para la medición de la antigüedad de telas.
22/02/19 8:17 PM
ramosov
Por lo que he explicado, y por la abrumadora cantidad de estudios posteriores que dejan sin autoridad alguna a la medición del carbono 14 del año 88, hacer nuevas pruebas de este tipo es absurdo, pues no se conseguiría con ellas más que destrozar la tela, algo que es lo que algunos desean.
22/02/19 8:21 PM
Adriana
Recomiendo sobre el tema de la sindone y estudios, la entrevista que le realizó Don Javier (historiador) a D. Jorge Manuel Rodríguez, presidente del Centro Español de SIndonología. Es una serie bien interesante y explica lo que nombra Mario sobre el carbono 14, dudas y profundizaciones. Esta serie està aqui: bit.ly/2GaVclh
22/02/19 8:44 PM
Juan Bautista
La noticia no tiene nada que ver con la prueba del carbono 14, una prueba que no es válida para una tela, como la de la Sábana Santa, que ha estado expuesta durante años a contaminación -al humo de las velas en este caso-, ya que puede alterar la datación.

Yo estoy convencido de la autenticidad de la Sábana, pero si se demostrara que es falsa no pasaría nada, no alteraría para nada mi fe, que no se sustenta en la autenticidad o falsedad de la Síndone. Que es auténtica, pues estupendo; que es falsa, pues no pasa nada.
22/02/19 8:50 PM
Augusto del Río
Mario: es evidente que la tela está contaminada bacteriológicamente y que ha sido afectada por agua y fuego, por lo tanto el carbono 14 no es para nada fiable en esas condiciones. Toda esta contaminación "rejuvenece" la tela y la hace aparecer de una antigüedad de unos pocos siglos.
22/02/19 8:51 PM
Mª del PIlar
A los cristianos lo de la prueba del carbono 14 o del 16 no nos importa, para nosotros es realmente la tela que cubrio a Jesús, es la "Sábana santa". Para el que no quiere creer...ni con la prueba ni sin ella, no creerán.
22/02/19 11:24 PM
David
No está de más recordar que se puede ser perfectamente católico y no creer que esa sea la Sábana que cubrió a Cristo en el sepulcro.
22/02/19 11:32 PM
Pablovelasco
Yo de hecho no me creo que tenga nada que ver con cristo, David.
22/02/19 11:50 PM
Guillermo PF
En Italia, por conocidos que tengo allí, es gracioso cómo se cree con convencimiento en la Síndone de Turín pero la comprobación que siempre se ha pedido, por surrealista, es la de la famosa sangre de San Genaro de Nápoles.
23/02/19 12:25 AM
El gato con botas
La tela será de la Edad Media, pero la imágen ¡ay la imagen! ¿ Cómo dejaban en la edad media improntas en telas sin dejar materia alguna?
23/02/19 12:46 AM
Frank morera
Alejandra, parece que no conoces ni la historia, ni los descubrimiento del polen que marca la ruta de la Sabana Santa. La historia de la Santa Sabana COMENZO en Europa en esa epoca que fue cuando llego, pero muchisimo antes ya estubo en el Cercano Oriente y en Constantinopla donde se venero como el. Mandilion siglos antes. Solo estas mostrando la historia Europea de la Sabana que todos conocemos y no es un misterio.
23/02/19 2:06 AM
ramosov
La ignorancia, lo único bueno que tiene es que, al menos, tiene cura. Daremos pasos en ese sentido si nos ponemos a leer datos objetivos conocidos sobre el tema y nos olvidamos un poco de los relatos que solo buscan desahogar al escritor detractor de la sábana de turno -al estilo Eslava Galán- y convencer con esos datos que busca por ahí y retuerce para sus lectores igualmente detractores. Acercarse a la Sábana con prejuicios de este tipo es negativo y conlleva aferrarse como besugos a dos o tres datos fácilmente desmontables, pretendiendo con ellos tapar la montaña de datos que avalan la autenticidad.

I.- La historia documentada de la Sábana Santa no comienza en el siglo XIV. Ahí es cuando el objeto llega a Europa occidental, en concreto a Francia, y no sé si por influencia de los medios de comunicación o de qué, el caso es que los europeos nos lo tenemos muy creído, y nos pensamos que somos en centro del universo. Lo que haya quedado fuera o proceda de fuera es como que no existe, pues estaría contaminado por el atraso y el subdesarrollo. Eso nos hacen creer y lo acabamos interiorizando. Estamos como divinizando a Europa -occidental, pues cuando pensamos en Europa no pensamos ni en Hungría ni en Serbia, etc...-, y esto es grave.
Hay montones de pruebas documentales que han situado a la Sábana en lugares anteriores a Francia o Italia, y son pruebas que no dejan duda alguna porque se refieren a dicha Sábana describiéndola al detalle, y dando detalles comprobables en la qu
23/02/19 7:53 AM
Javidaba
Ciertamente creer que la Sábana de Turín envolvió a Cristo yacente, no es necesario para la Fe.
Pero dicho esto, si Cristo ha querido dejar una reliquia suya, ¡caramba!, ¡muchas gracias, Señor!. Es un detalle por tu parte.
Y es que hay muchos estudios y muy serios que avalan la firme posibilidad de que envolviera efectivamente el cuerpo de Nuestro Señor.
1º.- Los estudios hechos sobre la tela hablan de técnica de telares del Siglo I en oriente.
2º.- Como dice Frank, el polen encontrado en la síndone demuestra que el itinerario que ha seguido la sábana desde Judea a Turín, era conocido por la tradición que narra su recorrido. Curiosamente hay polen de plantas que existían en Judea en el S. I y desaparecieron después, según se sabe por la paleobotánica.
3º.- Los rasgos que configuran la imagen, no son dibujo, parece más bien una impresión térmica. No es pintura de origen animal, vegetal o mineral.
4º.- Desde la primera vez que la fotografió el italiano Secondo Pía allá por el 1870, más o menos, la imagen resulta más bien parecida a un negativo fotográfico... del Siglo I...
5º.- Existen pinturas bizantinas que reproducen la imagen de la sábana de Turín anteriores al S. VII. El Carbono 14 la fechó en mil doscientos y pico... Hay también textos de aquel siglo que se refieren a ella.
6º.- Vamos con el Carbono 14. Cuando me enteré que se iba a datar la Síndone con el C-14, me dije algo así como "supongo el que Cardenal encargado, tendrá la cultura general suficiente, o en su
23/02/19 11:24 AM
ramosov
Mencionaba Alejandra también en su punto dos otro gran argumento en contra de la autenticidad de la Sábana. Era el de la carta del obispo D'Arcis al papa de Avignon, en la que le hablaba de la falsedad de una sábana que había aparecido. Esa carta no tiene el menor valor probatorio de la falsedad de la Sábana Santa. Lo que sí que vendría a probar es que hacia ese año 1389 se había armado un buen revuelo en Francia por la llegada de la Sábana, pero nada más, porque ni ese obispo ni nadie en la época tenían conocimientos ni medios científicos ni técnicos para analizar la sábana, no digamos ya en comparación con los actuales. Era una simple opinión de un cargo eclesiástico que demuestra el lógico escepticismo que se suele producir cuando no sabemos dar respuesta a algo y los medios de comunicación de la época son rumores y habladurías. Lo lógico en estos casos es negar de entrada.
Menciona también al obispo predecesor suyo, Henri de Poitiers, que decía que ya le parecía a él extraño que no apareciese la Sábana mencionada en los evangelios. Esa otra opinión corrobora lo del revuelo que se debió armar en la Francia de la época por la irrupción de la Sábana procedente de la zona balcánica. Y es lógico que no aparezca tal mención en los evangelios. Lo raro sería que apareciera algo. Los evangelios se escriben en el siglo I, y ahí dominaba el imperio romano, que consideraba a los cristianos una secta enemiga y rebelde. La sábana santa fue tenida en primer lugar por los apóstoles, que
23/02/19 2:10 PM
Palas Atenea
Yo tengo más fe en cualquier cosa que en los científicos. El que crea que éste fue el sudario de Cristo que siga creyéndolo, el que no puede no hacerlo porque no es dogma de fe; ahora bien si esperamos que los científicos nos lo digan estamos aviaos. Los científicos ni siquiera saben cuando un milagro es un milagro, lo único que dicen es que no tienen ni idea. Dios se escurre por los dedos de la ciencia porque ha decidido que ese no es el camino para llegar a Él y hay que aceptarlo; por otra parte la ciencia, con decir que todavía no lo saben y que archivaran las pruebas porque en un futuro próximo lo van a saber, cubre el expediente. Los ateos se ríen de nosotros y creen en la ciencia porque están seguros de que, con el tiempo, no habrá misterios para ella, y para creer eso también hace falta fe: la fe de los ateos que a mi también me causa risa.
23/02/19 4:20 PM
ramosov
La ciencia no está para explicar los indicios de resurrecciones... Eso no lo podemos esperar, pero sí que es claro que la ciencia puede decir y dice que es auténtica tela mortuoria del siglo I, por montones de datos científicos comprobables, pero es que estamos ante lo de siempre: hay una legión de ateos y detractores de la sábana que no van a aceptar nada que no les guste, y que sabemos que van a decir que dos más dos son cinco, si hace falta. La primera aproximación histórica de la tecnología a la sábana ocurrió con las fotos de Secondo Pía, en 1898. Ya me sirve con eso para la comprobación de que es tela mortuoria de hace dos mil años y que cubrió el cuerpo de Jesucristo. Y me sirve porque lo que dice aquella foto de calidad todavía mediocre -mejoró mucho la de 1931- es que la chamuscadura o deshidratación de fibras superficiales de la tela representa el cuerpo torturado con signos evidentes de crucifixión de una persona que no puede ser más que la que es, y lo hace en negativo, cuando los negativos no se producen así porque sí en la naturaleza, por lo que no hay duda de que es auténtica tela mortuoria de Jesucristo, y no puede ser copia porque no es posible copiarla ni producir esos resultados, y menos en la Edad Media. Se puede hacer un churro, pero eso es otra cosa.
24/02/19 7:22 AM
ramosov
Creo que tanto los creyentes como los detractores de la sábana santa deben estar contentos, cada uno con lo que tiene. Los creyentes tienen -sin ser artículo de fe, de acuerdo- un objeto sagrado que sirve de apoyo a sus creencias, que es auténtica tela que cubrió -según innumerables pruebas- el cuerpo de Jesús, y que examinadas sus marcas de sangre e improntas evidencia nada menos que la resurrección para el que quiera verla.
Los detractores también pueden quedarse contentos con su datación por carbono 14 de remiendos añadidos a la tela original, y con la carta del obispo D'Arcís al papa de Avignon. Siempre tendrán esos argumentos, que nadie les podrá quitar. Aquí paz y después gloria.
24/02/19 7:28 AM
ramosov
Espero que la Iglesia no cometa más el error de aceptar nuevas pruebas del carbono 14. Hace treinta años no tuvo más remedio porque juzgó que era lo prudente para no ser acusada de obstruccionista y/o cómplice de un "antiquísimo fraude", etc..., pero hoy en día permitir cortar más trozos de la tela sería inaceptable, cuando está archisabido -se sabía antes de la prueba del 88- que cualquier zona de la tela por sus bordes contiene remiendos y añadidos de todo tipo para corregir efectos de incendio del siglo XVI y para evitar deshilachados que se producen por los bordes. Habría que ir a cortar trocitos por zonas interiores de la tela, y eso es sencillamente un crimen.
24/02/19 7:47 AM
José Luis
El hecho de que con el conocimiento científico que hoy tenemos, no pueda afirmar ni negar, ya es motivo de admiración ante el Misterio. Y con eso me quedo.
24/02/19 8:04 PM
Fernando
El estudio dirigido por el científico norteamericano Robert Villarreal, del laboratorio de investigación física de Los Álamos, en Colorado (Estados Unidos), aportó datos que "desautorizan la conocida prueba que se practicó en 1988 y a la que, todavía hoy, los escépticos se acogen para asegurar que la tela de Turín es un fraude".

Así lo ha explicado el presidente del Centro Español de Sindonología, Jorge Manuel Rodríguez, quien ha precisado que el fragmento de tela sobre el que se aplicó la prueba del C-14, según el estudio de Villarreal, "contiene añadidos de hilo de algodón teñidos que simulan el lino original".

Este estudio confirma, además, otro publicado en 2005 que ya demostró que las muestras seleccionadas para la datación con el C-14 eran, precisamente, las añadidas a la tela original en la Edad Media "a modo de remiendo".

En el congreso participarán varios de los investigadores que llevaron a cabo en 1978 el estudio más completo realizado hasta la fecha sobre la Síndone de Turín.

Se trata de miembros del S.T.U.R.P. (Shroud of Turin Research Project), un grupo que estuvo integrado por 31 físicos, químicos, hematólogos, forenses y fotógrafos, que trabajaron conjuntamente durante 120 horas de forma directa e ininterrumpida sobre la Sábana Santa.

También está prevista la intervención del profesor Paolo di Lazzaro, responsable del laboratorio Eccimeri del Centro de Investigación de la Agencia Nacional para las Nuevas Tecnologías, la Energía y el Desarrollo
25/02/19 11:27 AM
ramosov
José Luis, de acuerdo, es para admirarse desde luego, pero una precisión: con el conocimiento científico que tenemos, hay muchísimo más para afirmar que para negar.
Fernando, gracias por hacer mención al tema de los remiendos de la Sábana. Es fundamental, porque por sí solo invalida la prueba del carbono 14, y pensé que nadie diría nada. Se sabía y aún así se hizo la prueba, cuando debió haber valor -es lo que faltó- y volver a recoser como Dios manda dichos trocitos en la tela. Pesaban por unidad de superficie más del doble que el conjunto de la tela, y la razón era obvia. Al hacer la prueba, prueba absurda hecha nada más que para contentar a los detractores de la sábana -que se frotaban las manos, salibaban de gusto y cuando se dieron los resultados, estallaron en apoteosis-, los trocitos se consumen, desaparecen.
25/02/19 4:25 PM
Trujillo
Para los escépticos les recomiendo que investiguen sobre el santo sudario de Oviedo. El sudario de Oviedo coincide plenamente en las manchas de sangre con la sabana santa y puede rastrearse de forma histórica hasta el siglo VII. Eso descarta la datación del carbono 14 realizada en 1988. Una cosa más en la sabana está plasmada la fotografía y la radiactividad cuestiones descubiertas hace menos de dos siglos.
3/04/19 5:27 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.