Mons. Aguer: «¿Hace mucho que no escuchan una homilía sobre la fornicación o la castidad o el Sexto Mandamiento?»

Estamos viviendo en un mundo anticristiano que fomenta los comportamientos anticristianos

Mons. Aguer: «¿Hace mucho que no escuchan una homilía sobre la fornicación o la castidad o el Sexto Mandamiento?»

El arzobispo emérito de La Plata, Mons. Héctor Aguer, aseguró que el cristiano tiene que darse cuenta de que estamos viviendo en un mundo anticristiano que fomenta los comportamientos anticristianos, y los Mandamientos de la Ley de Dios nos recuerdan el esfuerzo que tenemos que hacer para vivir en la gracia de Dios y alcanzar la salvación.

(AICA/InfoCatólica) El arzobispo emérito de La Plata, monseñor Héctor Aguer, aseguró que el cristiano tiene que darse cuenta de que estamos viviendo en un mundo anticristiano que fomenta los comportamientos anticristianos, y los Mandamientos de la Ley de Dios nos recuerdan el esfuerzo que tenemos que hacer para vivir en la gracia de Dios y alcanzar la salvación. Lo dijo en su reflexión semanal en el programa Claves para un Mundo Mejor, emitido por el canal 9 de TV el sábado 9 de febrero.

Comenzó explicando que «existe una corriente en la teología moral que se detiene en su dimensión trascendental, es decir que la moral se reduciría a este mandato: hay que hacer el bien y evitar el mal, hay que ser buenos y no hacer mal a nadie. Los que piensan así repudian el hecho de que de los diez Mandamientos, siete están formulados de manera negativa, donde Dios nos prohíbe hacer esto o aquello. Así está en la Sagrada Escritura, en el Antiguo Testamento y también en el Sermón de la Montaña porque Jesús comenta los Mandamientos en ese momento y no sólo los comenta sino que los agrava, los profundiza, los hace más serios, los hace más exigentes todavía».

«Quienes piensan así se plantean: ¿cómo Dios que es tan bueno nos prohíbe hacer cosas? Y sí, es así». Y puso como ejemplo el Sexto Mandamiento que en el Antiguo Testamento dice: «no cometerás adulterio», pero luego Jesús dice: «el que mira a una mujer deseándola ya cometió adulterio en su corazón», es decir que va »a un plano de mayor intensidad, de mayor exigencia«.

Hablando del Sexto Mandamiento, monseñor Aguer preguntó a los televidentes que lo siguen todos los sábados: «¿Hace mucho que no escuchan una homilía sobre la fornicación o la castidad o el Sexto Mandamiento? Más aún: ¿Alguna vez escucharon una homilía sobre ese tema?, porque a veces uno tiene la impresión de que de eso no se habla. Y de eso no se habla precisamente ahora que es cuando habría que hablar porque allí se juega un aspecto importante de la vida cristiana».

Y aclaró: «Yo no voy a decir que la castidad es la mayor de todas las virtudes, porque la mayor de las virtudes es la caridad. No voy a decir que el Sexto Mandamiento es el más importante de los mandamientos, pero es un Mandamiento de la Ley de Dios».

«Uno ve -continuó reflexionando- que toda la cultura vigente es una cultura fornicaria. La televisión, los entreveros de algunos artistas, los de las modelos con los futbolistas y todo eso parece que estuviera bien. Ya no se habla de matrimonio ni de marido y mujer, de esposo y esposa, sino que se habla de parejas, de exparejas. Vemos que tantos femicidios que ocurren, que son terribles, la mayoría son cometidos por exparejas. Vemos los chicos por acá y por allá tironeados por la mamá, tironeados por el papá y vemos cómo se destruyó la familia y se puso de moda, digamos así, el pecado contra el Sexto Mandamiento como si eso no importara nada».

Virtud de la castidad

«Acá se juega algo muy grave, porque nosotros sabemos muy bien que la castidad es una virtud fundamental para sostener las otras virtudes. No se sostienen las otras virtudes en un hombre destemplado. Aristóteles decía que el pecado contra la castidad, la incontinencia, es algo que desarma toda la persona y contradice el carácter adulto del comportamiento humano».

«La desgracia está aquí en que los chicos y chicas adolescentes se inician sexualmente a una edad en que no están en condiciones de hacerlo, porque sabemos muy bien por la antropología cristiana que el comportamiento sexual se justifica plenamente en el matrimonio donde tiene un doble significado: el unitivo, para mostrar el amor entre los esposos y el procreativo, para la comunicación y la transmisión de la vida. Vemos chicas de 12 o 13 años, que quedan embarazadas y chicos que no se hacen responsables de eso. ¿Pueden hacerse responsables de eso? Esto comienza en las tabletas, comienza en la televisión, comienza en el ambiente que favorece todas estas cosas».

«El cristiano -expresó el prelado en la última parte de sus reflexiones- tiene que darse cuenta de que estamos viviendo en un mundo anticristiano que fomenta los comportamientos anticristianos. Y los Mandamientos de la Ley de Dios nos recuerdan el esfuerzo que tenemos que hacer para vivir en la gracia de Dios y alcanzar la salvación«.

«Quiero insistir en esto precisamente porque de esto no se habla, y sin embargo hay que hablar. Algunos critican y dicen que la Iglesia en el siglo XIX de lo único que se ocupaba era del Sexto Mandamiento y no de la justicia. Puede ser, pero ahora se ocupa de la justicia pero no se ocupa del Sexto Mandamiento. Y los Mandamientos son diez. Jesús dijo que «el que me ama cumple los Mandamientos», o sea que el que cumple los Mandamientos es el que lo ama. Por eso no pongamos el amor de Dios al hacer lo que nos da la gana», concluyó.

33 comentarios

Braulio
Donde se ponga una homilía sobre la importancia de ser solidario y todo el buen rollo que se quite lo demás
13/02/19 8:42 PM
Mikel
¡Gracias Mons. Aguer! La majestad del Señor al levantar profetas en estos días únicos es incuestionable, ¡gloria a Dios! Es que el grito de la Iglesia sobre la importancia de cumplir los Mandamientos es crucial teniendo en cuenta los días que vivimos; aparte del propósito masónico de transformar al ser humano en una criatura que "piensa" con las gónadas, dentro de un proceso de animalización del hombre bajo el disfraz de "ser como dioses", la transgresión de los Mandamientos, especialmente de aquellos que sabemos probadamente que ofenden grandemente al Creador, tiene precisamente esa dimensión espiritual importantísima que los señores del mundo utilizan a su favor en su intento por subvertir la sexualidad humana y desligarla de su carácter unitivo y procreativo por designio divino que nos bendice y nos abre a la vida.
En pocas palabras: la élite conoce la repercusión a nivel espiritual que supone para la humanidad fabricar una Sodoma a escala global, por eso imprescindible que la Iglesia neutralice esta acción satánica levantándose y gritando contra ello con cien mil lenguas, desde el Vaticano a cada templo católico del mundo.
13/02/19 8:51 PM
hornero (Argentina)
Excelente, Mons. Aguer: vivimos en un mundo anticristiano. Me permito decir que este mundo anticristiano vive el Apocalipsis, la batalla final de la Virgen contra el dragón. Por eso su virulencia. Por eso Cristo nos envía a Su Madre para defendernos del demonio y de sus hordas. Es bueno advertir la situación extrema que padecemos los cristianos de los siglos XX y XXI. Y advertir que "Ha venido el Día. Y no lo ven? Ha venido la Misericordia. Y, no la aceptan?" (Jesús, San Nicolás).
13/02/19 8:52 PM
rosana
Nunca he oido ninguna homilía hablando sobre la castidad.
Solo a los sacerdotes del Opus Dei en sus retiros.
13/02/19 9:22 PM
Horacio Castro
«Yo no voy a decir que la castidad es la mayor de todas las virtudes, porque la mayor de las virtudes es la caridad. No voy a decir que el Sexto Mandamiento es el más importante de los mandamientos, pero es un Mandamiento de la Ley de Dios». Más vale darse cuenta tarde, que nunca. Por cierto que lo de «el que mira a una mujer (o a quien fuere que estuviere ya casado) deseándole ya cometió adulterio en su corazón» vale en primer lugar para los sacerdotes o consagrados ‘con voto de castidad’ y luego para solteros, también respecto a menores. Vamos todavía.
13/02/19 9:44 PM
Horacio Castro
Buehno... "y luego para 'casados', también para cualquiera respecto a menores".
13/02/19 9:52 PM
Viviana
Lo que dice el excelentísimo Monseñor Aguer , es la verdad !!!
Muchos dicen , no hay que ser legalistas ( refiriéndose a los 10 mandamientos ), Jesús es amor
Pero si Nuestro Señor Jesucristo es Amor , Jesucristo es la segunda persona de la Santísima Trinidad.
Los mandamientos vienen de Dios Uno y Trino
Por lo tanto , los diez mandamientos son Amor , no legalismo.
Son perfectos y buenos porque vienen directamente de Dios y no de los hombres.
Decir que cumplir los diez mandamientos o pedir que se cumplan es legalismo , es erroneo, es casi decir que el Señor se equivocó en pedir que se cumplan , casi que se asemejan al engaño de la serpiente a Adán y Eva , cuando les incita a la desobediencia del único mandamiento de no comer del fruto del bien y del mal.
Lo preocupante es que estas premisas erróneas están saliendo de la boca de muchos sacerdotes que están para custodiar, guardar y dar su vida por la recta doctrina y por el contrario están fomentando la confusión y la pérdida de muchas almas .
Rezo, penitencia y sacrificio en estos tiempos de prueba.
13/02/19 9:56 PM
Adrián Ferreira
Una buena catequesis de 10 minutos sobre los mandamientos y sobre lo que es gracia santificante salvaría a muchas almas. La gracia santificante se recibe en el bautismo y si la pierdes la recuperas en la confesión esto y esto atentan contra los mandamientos y es pecado mortal. Ejercer la sexualidad fuera del matrimonio es pecado mortal. Y así por el estilo. Falta lo básico y se pretende construir sin bases?? Que se está construyendo?
13/02/19 10:10 PM
Manuel rodriguez blanco
Totalmente de acuerdo con el artículo. Otra, nunca, que yo recuerde, una homilía sobre el aborto
13/02/19 11:50 PM
Pablo

..........quizá en este tema y otros más, por la claridad de procedimiento, nos vendría bien, una higiénica Invasión Musulmana.- A lo mejor con 50 años alcanzaría.-

Aclaro, algo como el Califato de Córdoba.........nada de terroristas disfrazados.-
14/02/19 12:19 AM
Oscar Ignacio Gomez
Monseñor, ahora nos llego la "teologia del beso" a La Plata y lo demas no importa nada. Cuanto lo extrañamos.
14/02/19 12:31 AM
Juan Arida, de Buenos Aires

Insisto: para nuestro mundo (e incluyo a buen parte de los clérigos de toda la escala), los Mandamientos son como un examen escolar: Diez, sobresaliente; pero con cuatro, aprobado.
14/02/19 1:12 AM
Spes
Así es, nadie se anima a ir contracorriente, y lo corriente es lo que impera, y decirse esposo o esposa, ya es de la época de piscis ahora que estamos en acuario se dice pareja, aunque no se diga que parejas son los animales, las cosas,. Además, es mejor hablar del cambio climático que del cambio de moral, y luego, que , donde manda capitán, no gobierna marinero,
14/02/19 2:22 AM
Victoria Sánchez y Sánchez
De acuerdo Monseñor. Está de moda decir "soy ateo". Qué triste!!! Por eso tanta promiscuidad, violencia, mentira,muerte.
Estamos en un mundo dominado por las bajas pasiones. Tenemos que luchar, luchar y luchar en todo lugar,en casa, colegio, trabajo y sobretodo en la familia hasta lograr la sociedad tan anhelada. Los mandamientos de la ley de Dios no pasaron de moda. Allí están y son el camino para nuestra Salvación.
Gracias Monseñor. Saludo fraterno desde Lima Perú 🇵🇪.
14/02/19 2:44 AM
maru
Perfecto, lo que dice mons. Aguer. Efectivamente, no se habla de ésto, en las homilias y se pasa por alto, completamente. Como muy bien dice, no es que el sexto mandamiento sea el más importante, pero es un mandamiento y un cristiano, un católico tiene que cumplirlos todos , no sólo los que nos de la gana.
14/02/19 8:51 AM
Argia
Los mandamientos excepto no robar y no matar, se los han cargado la sociedad. Ahora solo importa hablar del amor, pero sin concretar en como se vive, lo cual desemboca en que cada uno tenga su propio criterio sobre lo que es amor o no. En todo caso en las homilias se habla en general partiendo de la base de que lo que es bueno lo sabe todo el mundo, cuando no es asi, y la existencia del pecado mortal, no se nombra para nada. El resultado es ir a misa cuando me viene bien, tener relaciones con mi novio, porque le quiero, tomar anticonceptivos, a estos se han añadido actualmente comulgar aunque sea un divorciado en segundas nupcias, o mantenga relaciones homosexuales. Cometer un monton de pecados mortales, sin embargo pensar que uno es un buen católico. Los sacerdotes no se atreven a decir que esto está mal, asi que todos engañados viviendo una moral que no es la de Dios, sino la nuestra.
La iglesia necesita una renovación, formada por valientes que no les importe lo que piense la sociedad, sino lo que piensa Dios.

14/02/19 10:07 AM
Almudena
La Santísima Virgen dijo a los pastorcillos de Fátima que los pecados de la carne son los que llevan más almas al infierno
14/02/19 10:22 AM
Horacio Castro
Argia. Del Catecismo de la Iglesia Católica 2055 “¿Cuál es el mandamiento mayor de la Ley?” (Mt 22, 36), Jesús responde: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas” (Mt 22, 37-40; cf Dt 6, 5; Lv 19, 18). El Decálogo debe ser interpretado a la luz de este doble y único mandamiento de la caridad, plenitud de la Ley: «En efecto, lo de: No adulterarás, no matarás, no robarás, no codiciarás y todos los demás preceptos, se resumen en esta fórmula: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. La caridad no hace mal al prójimo. La caridad es, por tanto, la ley en su plenitud» (Rm 13, 9-10).
14/02/19 11:10 AM
Gregorio Bagon
Lo que está de moda es; este sí, este no. Este me conviene, con aquel no puedo. Un poco de misericordia con los mandamientos que me cuestan, que no será tan grave, y con los que tengo el don de no pecar, mérito mio.
Si aquí el que no se consuela es porque no quiere. Si la religión se está convirtiendo en algo a la carta, no en una escucha del creador que es quien tiene en manual de instrucciones para ver qué es lo bueno y lo malo, porque nos conoce mejor que nosotros mismos
14/02/19 11:56 AM
José Gonzalo, de Chile.-
Muy agradecido Monseñor.
Nos aclara que llegó el momento en que debemos vivir más para Cristo y de tal manera hacerlo nuestro, que para la exportación, dándole el gusto a los enemigos de la Iglesia. Nuestra María Madre nos lo ha pedido en cada una de sus apariciones y lo reitera permanentemente a través del Rosario.
Muy agradecido, Monseñor, y ayúdenos a continuar,
14/02/19 12:01 PM
Pablo


RATIFICO MI POSICIÓN CON LA YA ESCRITO Y RECONOCIDO.-

Salmo 128:1-5

1Canción de las subidas. Dichosos todos los que temen a Yahveh, los que van por sus caminos.2Del trabajo de tus manos comerás, ¡dichoso tú, que todo te irá bien!3,,,,,,,,,,,,Tu esposa será como parra fecunda en el *secreto de tu casa*....... Tus hijos, como brotes de olivo .....*en torno a tu mesa*.....4Así será bendito el hombre que teme a Yahveh.5¡Bendígate Yahveh desde Sión, que veas en ventura a Jerusalén todos los días de tu vida.-

Las milenarias y buenas costumbres de los Patriarcas de Oriente.-
14/02/19 1:26 PM
Forestier
Desde hace tiempo que en las homilias (especialmente los idas laborales) en cuanto detecto generalidades rutinarias sobre el amor y la solidaridad, clichés al uso, tópicos buenistas, desconecto y me pongo a rezar el rosario. Por tanto, ni siquiera tengo elementos de juicio para constatar si se habla de pureza, aunque me da la impresión que nada de nada.
14/02/19 1:33 PM
Pacho
Horacio castro: el poner a la caridad, o el amor a Dios o el amor solo, como base y estructura única de ley para una vida correcta, deja de lado y no incluye otras normas o herramientas fundamentales que nos fueron dejadas, y que el pensamiento y la vida humana: por nuestra razón imperfecta, pueden olvidar fácilmente, o no ver con claridad; sobre todo cuando se trata de ver los daños a futuro de las acciones no somos capaces de asumirlos y entenderlos.
14/02/19 1:50 PM
Rubén
La persona es un todo, y también sexuada, si en el sexto mandamiento no anda bien, termina mal en los 10.
14/02/19 2:48 PM
Victor
Monseñor: no he leído todo !o escrito, porque creo fervientemente que no merece la pena. Dice usted: "que el cristiano tiene que darse cuenta de que estamos viviendo en un mundo anticristiano que fomenta los comportamientos anticristianos, y los Mandamientos de la Ley de Dios nos recuerdan el esfuerzo que tenemos que hacer para vivir en la gracia de Dios y alcanzar la salvación".
Eso hace muchos, muchísimos años que lo sé y nadie tiene que recordármelo, pero si hay que preguntarselo a los pastores de la Iglesia Católica y también a sacerdotes -aunque hay excepciones-, que se han olvidado de ello y no han querido saber nada de esto y ver si así iba más gente a las iglesias. Mire monseñor: cuando se expulsa a Dios de nuestra vida porque nos molesta, porque así creemos que al no vernos, podemos vivir como queramos y sin problemas; estamos caminando en el error, pero lo grave del caso, es que nos falta la ayuda espiritual que tanto hemos necesitado, pero solos. Ustedes mismos, han dejado de hablarnos de los Mandamientos de la Ley de Dios, como de otros sacramentos mas, porque parece ser que eso no vale y que están están pasados de moda. ¿Cómo se puede echar de nuestro lado al Creador, al que le debemos todo y quedarnos como si no hubiera sucedido nada? No monseñor, no. La culpa es totalmente de ustedes, pero en su soberbia, nos han dejado a los pies de los caballos y hoy caminamos a oscuras por culpa de ustedes. No han sido capaces en un rasgo de humildad, reconocer que la
14/02/19 4:43 PM
Alberto Monche
Yo no oigo hablar de los mandamientods, sean de Dios o de la Iglesia, del los novísimos, de la dedencion del pecado, de las indulgencias, desde los 1960.
15/02/19 12:43 AM
Nacho
Muy cierto lo que dice Monseñor Aguer, hay temas sobre los que ya casi no se predica en las homilías.
Ya ni me acuerdo de la última vez que oí predicar sobre la indisolubilidad del matrimonio en una homilía. Creo que fue hace unos 15 años más o menos, y ya era una cosa excepcional por esos tiempos...
15/02/19 1:14 AM
Horacio Castro
Pacho. Usted está cuestionando el contenido del envío mío de 14/02/19 11:10 AM. Le respondí con un comentario que incluye a otros publicados en este post. Ahora le digo simplemente que su cuestionamiento "es inaceptable".
15/02/19 3:03 AM
Saulo
Si, no tiene sentido la OMISION
15/02/19 7:55 AM
Pedro Amate
Monseñor Hector Aguer :" Hace mucho que no escuchan una homilía sobre la fornicación o la castidad o el sexto mandamiento ?"

Sí ,Monseñor : Le cuento una anécdota de una conferencia que nos dio un sacerdote sobre la doctrina social de la Iglesia, durante una tanda de charlas cuaresmales, hace unos años ,en mi parroquia.

Nos contó, este sacerdote una anécdota sobre una chica de su parroquia, que un día le llamó por teléfono para decirle :" Padre ,un chico conocido de la parroquia ,me está presionando para que tenga una experiencia sexual con él,me dice que lo llame a usted,a ver que opina . El sacerdote ,añadió : Bueno,el padre Ángel,ya se esta poniendo colorado como un tomate,pero os voy a decir lo que le contesté : " Dile que sí, y relajate . La chica luego más tarde me llamó para darme las gracias

Risas y aplausos para el conferenciante ...Cuándo terminó de dar la conferencia ,el Padre Ángel tomó la palabra para agradecerle su participación en esta tanda de charlas cuaresmales ,y ya para despedirnos ; invitó al sacerdote invitado a que nos diera la Bendición .Entonces fue el sacerdote invitado el que se puso como un pimiento colorado..
15/02/19 5:47 PM
Victor
Braulio
Donde se ponga una homilía sobre la importancia de ser solidario y todo el buen rollo que se quite lo demás.

Dónde se celebre una Eucaristía con solemnidad y dignidad que requiere la celebración de la Pasion, Muerte y Resurrección del Señor; todo lo demás,
Incluida la homilía, se ha cumplido con la dignidad que requiere una Eucaristía.
La homilía es una parte de la celebración eucarística, pero no lo más importante. La homilía no es ni más ni menos, que la explicación que hace el sacerdote de las lecturas de la Misa. Por ese motivo lo más importante es la Enristía. Ya lo decís en una cita que no recuerdo bien el libro en el que se hablaba de ello y -lo decía Bossuet-, se celebra siempre el viernes santo de la muerte del Señor. Existe un altar de sacrificio señsl de que se va a celebrar el sacrificio de una persona y en este caso no es, ni más ni menos, que la Muerte del Señora que se ofrece como oblación por la redención de los pecados del mundo. El con su muerte y resurrección, nos ha librado del pecado de origen; pero el resto, el salvarnos nosotros, depende de nosotros precisamente. Una buena homilía no está al alcance de un porcentaje muy grande de los sacerdotes, y máxime hoy, que salen muy deficientes del seminario externo que hacen. No tienen la misma preparación que antiguamente y a pesar de ello, no es muy fácil, a no ser que sea un buen orador. En fin, es cuestión de pareceres y como uno ves las cosas. Un saludo cordial Paz y Bien.
16/02/19 12:45 AM
Sir Peter saint James
Tiene razón monseñor. No me parece recordar nunca ninguna homilía sobre la castidad ni sobre la impureza que acarrea contravenir el sexto mandamiento. Pero también voy a decir otra cosa, ¿Cuándo un párroco ha dado un sermón sobre el Infierno? ¿Y sobre el Purgatorio?. Desde el Concilio Vaticano II nadie lo ha hecho. Pero si no se advierte sobre el Infierno y el Purgatorio ¿Qué argumento damos para no cumplir este u otro mandamiento de la ley de Dios?. Monseñor se detiene ahí sin entrar en la cuestión. Es más, habla de la salvación de Dios, pero ni él ni nadie nos dirá de qué nos salva Jesús. Nos salva del Infierno, ya lo digo yo monseñor, el más bajo de los miembros de la Iglesia católica, puesto que nadie más lo dice.
16/02/19 9:29 AM
Pedro Amate
Hay que predicar a Jesucristo,Verdadero Dios y Verdadero Hombre. Al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Es condición indispensable ,conocer el significado del Bien y del Mal ; según los ve Dios,y la Voluntad de Dios. Tener conciencia del mal,significa ,tener conciencia de los actos y acciones que son perjudiciales para el ser humano ,y ofenden a Dios ; conocer la Ley de Dios ,y cuando tenemos conciencia de haber errado, consciente o inconscientemente ; confesar nuestros pecados ,y mostrar un arrepentimiento sincero ante Dios.

Si mostramos arrepentimiento sincero ,Dios nos perdonará ; "y la Sangre de Jesucristo, su Hijo ,nos limpia de todo pecado ".





18/02/19 8:47 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.