Nueva ley australiana pretende obligar a los sacerdotes a violar el secreto de confesión

El arzobispo de Canberra se enfrenta con el gobierno local

Nueva ley australiana pretende obligar a los sacerdotes a violar el secreto de confesión

En un artículo para Canberra Times, el arzobispo Christopher Prowse de Canberra y Goulburn, apoyó el esfuerzo por proteger a los niños, pero dijo que «violar el sagrado secreto de confesión no evitará el abuso».

(Catholic Herald/InfoCatólica) La asamblea legislativa del Territorio de la Capital Australiana ha ampliado las regulaciones sobre el reporte de abuso para incluir información divulgada en el confesionario. El arzobispo Prowse criticó las nuevas leyes obligatorias de información que incluyen el sacramento de la confesión. 

En un artículo para Canberra Times, el arzobispo Christopher Prowse de Canberra y Goulburn, apoyó el esfuerzo por proteger a los niños, pero dijo que «violar el sagrado secreto de confesión no evitará el abuso».

El arzobispo Prowse dijo que la ley sería ineficaz, en parte porque los abusadores probablemente no confesarían sus crímenes si «pensaran que serían denunciados».

El arzobispo agregó: «El gobierno amenaza la libertad religiosa al designarse a sí mismo un experto en prácticas religiosas y al intentar alterar el sacramento de la confesión sin ofrecer ninguna mejora en la seguridad de los niños».

La premier de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, dijo:  «Son asuntos complejos que deben equilibrarse con lo que las personas creen que son las libertades religiosas».

La Arquidiócesis de Canberra y Goulburn tiene nueve meses para negociar con el gobierno antes de que la ley entre en vigor.

20 comentarios

Francisco Javier
Resultado: nadie tendrá confianza al confesarse en Australia.
9/06/18 7:01 PM
Persecución de Cristo.
9/06/18 7:03 PM
maru
La cuestión es ir en contra de la Iglesia sea como sea. Es una persecución asquerosa.
9/06/18 7:37 PM
Mikel
"En medio de la inmensidad del mar se levantan, sobre las olas, dos robustas columnas, muy altas, poco distante la una de la otra. Sobre una de ellas campea la estatua de la Virgen Inmaculada, a cuyos pies se ve un amplio cartel con esta inscripción: Auxilium Christianorum. Sobre la otra columna, que es mucho más alta y más gruesa, hay una Hostia de tamaño proporcionado al pedestal y debajo de ella otro cartel con estas palabras: Salus credentium.[...] El Pontífice empuña el timón y todos sus esfuerzos van encaminados a dirigir la nave hacia el espacio existente entre aquellas dos columnas, de cuya parte superior todo en redondo penden numerosas áncoras y gruesas argollas unidas a robustas cadenas. Las naves enemigas dispónense todas a asaltarla, haciendo lo posible por detener su marcha y por hundirla. Unas con los escritos, otras con los libros, con materiales incendiarios de los que cuentan gran abundancia, materiales que intentan arrojar a bordo; otras con los cañones, con los fusiles, con los espolones[...]. Las proas enemigas chocan contra ella violentamente, pero sus esfuerzos y su ímpetu resultan inútiles. En vano reanudan el ataque y gastan energías y municiones: la gigantesca nave prosigue segura y serena[...]. A veces sucede que por efecto de las acometidas de que se le hace objeto, muestra en sus flancos una larga y profunda hendidura; pero apenas producido el daño, sopla un viento suave de las dos columnas y las vías de agua se cierran y las brechas desaparecen."
9/06/18 7:45 PM
rastri
Hubo un tiempo donde los poderosos de este mundo hicieron mártires porque estos no quisierron adorar a las leyes de su mundo.

Hoy día, de forma diferente, pero vuelven a exigir lo mismo.
9/06/18 7:52 PM
Pepito
Pues lo que faltaba pal duro. Ahora también legislan contra el secreto de confesión. Como se entere Chuck Norris de este atropello que se preparen los australianos.
9/06/18 8:04 PM
Decimus
Nada, tranquilos, graben las confesiones, pero también en todos los países con traducción simultanea, en las consultas de abogados, y a los políticos, y pongan cámaras en los hogares sin olvidar los bancos, en los quirófanos por si en ellos el cirujano tiene mala praxis, o bien donde se hacen los churros para ver si cambian los aceites a menudos, y así después podemos ponernos todos locos al enterarnos que nuestra suegra en su casa no hace nada más que hablarle a su hija de lo malo que es su marido. En realidad una broma de coña.
9/06/18 8:39 PM
luxose
¿Y qué? Sí depende sólo del sacerdote denunciar al penitente según su conciencia, sabiendo que sólo él sabe tal o cual pecado por muchas leyes que saquen no van a tener mucho éxito. Distinto fuera si pusieran micrófonos en los confesionarios para ejercer un control externo de las confesiones, siendo eso un atentado en toda regla y descarado a la libertad religiosa, propio de una dictadura. Por otro lado está la ley canónica que sanciona duramente la violación del sigilo sacramental, cuya sentencia es mucho más dura que ir a la cárcel por unos años o pagar multas, pues está en juego la salvación eterna. Hay que encomendar a San Juan Nepomuceno a la Iglesia en Australia.
9/06/18 9:10 PM
Echenique
Pues que obligue y surjan mártires que se nieguen a revelar el secreto de confesión, el mejor testimonio que pueden dar. Cristianismo sin martirio diario no es cristianismo. La ley será inicua, pero nos puede hacer santos.
9/06/18 9:21 PM
amauta
Es la típica ley propaganda que no sirve de nada, a no ser que legalicen las escuchas con micros en los confesionarios.
9/06/18 9:53 PM
Guillermo Juan Morado
Es un disparate de tal calibre, esa presunta ley, que no puede ser tomado en serio.

Es demasiado absurdo.
9/06/18 10:30 PM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Nadie está obligado a cumplir una ley injusta. Y esto se les debe aclarar perfectamente a quienes quieran imponer leyes contrarias a los mandatos divinos.
Muchos años atrás a nadie se le hubiera ocurrido tamaña necedad, porque era algo sabido que obedeceríamos a Dios antes que a los hombres. Pero ahora Dios ya no ocupa, en la sociedad, el lugar que le corresponde. Lo hemos echado de la vida social, por eso cualquiera se considera con derecho a ocupar su lugar.
9/06/18 10:51 PM
Horacio Castro
Lo triste es que se enfatice sobre el delito de ‘abusos’. Creo que se evidencia mala intención sugiriendo la eventual complicidad entre confesores y abusadores. Aunque la cantidad de sacerdotes incursos en este delito, es muy inferior a la que se comprueba en otras actividades y profesiones, los casos probados ponen en riesgo la credibilidad general sobre el sacramento de la Penitencia. Pienso que, básicamente la confesión no releva de-ni excluye- la responsabilidad penal. El secreto tendría que proteger la conducta privada, y también la vida e integridad física de delincuentes penales. El secreto de confesión, no surge del Evangelio como instituido en el Sacramento por Nuestro Señor . Además, alguien condenado por cualquier tipo de delito, arrepentido, puede procurar la absolución por un sacerdote.
10/06/18 12:36 AM
Guillermo PF
Pocas ilegalidades llegan al confesionario, pocas por no decir ninguna.
O si no, que se pronuncie cualquier confesor de cuantos intervienen por estos blogs, que sabrán perfectamente a qué se debe que a sus colegas de profesión les dé tanta pereza sentarse en el confesionario. Hartos de escuchar siempre las mismas puerilidades. Infracciones al Código Penal, nunca.
10/06/18 1:31 AM
Blas Caba
De acuerdo con el comentario de Francisco Javier. Precisamente porque me existe el secreto de confesión muchas de las víctimas se atreven a hablar. Además que esa pretendida ley es una intromisión en algo que no le compete
10/06/18 5:27 AM
Jordi
Es un irresoluble conflicto entre la ley canonica y la ley australiana, que no tiene ningún tipo de solución a favor de la ley australiana.

En caso de conflicto, la ley que prevalece es la ley canónica, que obliga al secreto de confesión, y ello es así porque el sacerdote está obligado a cumplir un deber canónico emanado del Legislativo de la Santa Sede, que es superior al de la ley australiana, al tratarse de una materia religiosa esencial y fundamental: el secreto de confesionario.

La ley canónica tiene eficacia directa en Australia, por causa del reconocimiento constitucional de la libertad religiosa, la cual implica que se deben de reconocer obligatoriamente todas aquellas disposiciones jurídicas y morales de cualquier religión, y más de la Santa Sede porque, además, es un estado.

El secreto de confesionario tiene un cierto equivalente con la inmunidad diplomática de terceros estados en otro estado.

Lo que ha de ser un confesor es seguir la ley vaticana y negarse a cumplir la ley australiana por falta de competencia, y entonces provocar un conflicto jurisdiccional, provocando así una crisis con la existencia de presos religiosos.

La violación del secreto de confesión empieza por el tema de los abusos, pero no tendrá fin para irla derogando materia a materia.
10/06/18 12:19 PM
Francisco
El diablo odia el sacramento de la confesión, de ahí que trate por todos los medios que los penitentes la eviten. Cualquier injerencia del estado en ello está fuera de lugar y no hay por qué acatarlo. Respecto al comentario de Guillermo PF comentar que el escuchar muchas veces lo mismo no quita para que tenga menos importancia, verdad? Siempre pensé que los sacerdotes son un enorme tesoro de la iglesia, pueden celebrar la misa con ese gran milagro que es la transubstanciación y perdonan los pecados, ahí es nada!!!
Paz y bien
10/06/18 2:23 PM
Guillermo PF
Francisco, se ve que por desgracia no hemos tenido la oportunidad de conocer (tratar estrechamente) a los mismos, qué le vamos a hacer.
11/06/18 12:04 AM
Grace del Tabor-Argentina
Esto no es nuevo. Las persecuciones a los primeros cristianos, y antes de eso, crucificar al Hijo de Dios ( por nuestros pecados).
Ahora esta parece ser una forma postmoderna.No lo es.
¿ Alguien se acuerda de una película viejisima, en la que el sacerdote se niega rotundamente a revelar la identidad del culpable, a riesgo de la vida de un inocente?
11/06/18 6:36 AM
irma
Es increíble con que desesperación está trabajando satanás hoy en el mundo y como pretende destruir a las bases más fundamentales de la Iglesia que Nuestro Señor instituyo, pero hay una buena noticia: NO PODRÁ, porque las puertas del infierno no prevalecerán contra ella, Promesa de Jesús
11/06/18 5:44 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.