Cardenal Arinze sobre la anticoncepción: «No es la ley de la Iglesia, es la ley de Dios»

Matrimonio cristiano, santidad y Cruz

Cardenal Arinze sobre la anticoncepción: «No es la ley de la Iglesia, es la ley de Dios»

El Cardenal Francis Arinze, Prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, visitó la diócesis de Phoenix, Arizona, Estados Unidos, e impartió una conferencia, en celebración de los 50 años de la «Humanae Vitae».

(Gaudium Press/InfoCatólica) El purpurado hizo hincapié en la importancia de la vida sacramental para fortalecer la unión de los esposos.

«La Penitencia es el sacramento de la misericordia de Dios. Así recibimos el perdón de Dios y la seguridad de la restauración de la gracia a una persona que ha tenido la desgracia de caer en pecado mortal», recordó el cardenal, quien indicó que este Sacramento, junto con la Eucaristía son los más mencionados en la Encíclica Humanae Vitae del Beato Papa Pablo VI. Mientras la Confesión ofrece la gracia necesaria para hacer un progreso constante en la vida espiritual, la Eucaristía alimenta a los fieles y los ayuda a crecer espiritualmente.

El recurso asiduo a los sacramentos es una de las claves de la transmisión de la fe a las nuevas generaciones en las familias. «El ejemplo es más poderoso que las palabras», indicó el purpurado. «Si los hijos ven que los padres se toman en serio la participación en la Misa, y además ven que los padres van a la Confesión, y observan que sus padres reciben la santa Comunión, los niños aprenden, aún más que en la clase de catecismo».

El Card. Arinze recordó que el Matrimonio es un sacramento que guía hacia la santidad, en el cual los esposos «se perfeccionan uno al otro, llegan a ser un medio de la gracia uno al otro», de una manera irreemplazable. «No se puede inventar nada mejor que el Matrimonio y la familia, ni tampoco se puede inventar de nuevo. Cualquier esfuerzo humano que se hace hacia un cambio de esto está condenado al fracaso».

El purpurado recordó que el respeto por la integridad de la persona humana y la dimensión espiritual de la unión es la razón por la cual la Iglesia recuerda la inmoralidad de la anticoncepción. «No es la ley de la Iglesia, es la ley de Dios», explicó el Prefecto emérito, «porque el uso del anticonceptivo significa que el hombre y la mujer desean hacer su acción, la cual se reserva al hombre y su esposa, pero toman otra acción para prevenir la conclusión de nueva vida, y esto significa que desean engañarle a Dios, ser más inventivos que Él, hacer algo en contra de Él»

El cardenal invitó a los esposos a promover el mutuo respeto y la disciplina en su vida conyugal admitiendo que existen alternativas naturales que preservan la dignidad de la mujer y la unión conyugal y que puede ser empleadas cuando haya razones graves. Si bien esta enseñanza puede resultar contracorriente en la actualidad, «no existe ninguna forma de Cristiandad en la cual no haya cruz- ninguna, no existe», insistió, «porque Él mismo, Cristo, dijo: ‘El que quiera venir en pos de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz de cada día y me siga'».

 

22 comentarios

Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Gracias, Cardenal Arinze, por esta excelente y muy clara explicación.
18/05/18 11:30 AM
Soledad
Buen pastor. Gracias Cardenal Arinze por recordar la buena doctrina
18/05/18 11:34 AM
Pablo NM
Pocas palabras para tan gran doctrina. Bravo por el Cardenal!
18/05/18 12:00 PM
Juan F
Doctrina Pura! Doctrina católica, lo que sea diferente de esto viene del demonio! Ven Señor Jesús!
18/05/18 1:01 PM
maru
Qué razón tiene este cardenal en todas sus palabras, como que no hay mejor enseñanza que el ejemplo q dan los padres y que no es la Ley de la Iglesia sino la Ley de Dios y, efectivamente,es así. Que tomen ejemplo otros cardenales, obispos, etc. que se.han vuelto totalmente a las normas del.mundo. Ah!, también es muy cierto cuando cita las palabras de Jesús, ''quien quiera venir en pos de mí, que tome su cruz y me siga''.
18/05/18 1:05 PM
hornero (Argentina)
"Si bien esta enseñanza puede resultar contracorriente en la actualidad, no existe ninguna forma de Cristiandad en la cual no haya cruz". Esta verdad debe ser repetida en un mundo que está convencido de haber vencido la cruz con el "progreso". Piensa que el futuro lo librará aún más de los dolores que pesan en el presente, que todo será mejor gracias a la ciencia, técnica, economía, política, acuerdos internacionales, y quizás mediante el NOM. Y cree que es una verdad demostrable racional y empíricamente. Sin embargo aquí se oculta su grave error del que es víctima incauto. El mundo olvida, porque no gusta reconocer que pisa sobre un tembladeral, algunas de las conquistas de la ciencia y de la técnica, sino las más importantes, sí las más destructivas, tales como las armas nucleares, los misiles de ilimitado alcance, su alta precisión lograda mediante los más sofisticados artefactos. Es decir, física nuclear, tecnología misilística y electrónica aunados potencialmente para destruir la humanidad en minutos. A fin de no extender este razonamiento, digamos que todos los demás logros positivos del “progreso” quedan expuestos a su extinción. Si esta verdad no es racional y empírica, espero alguien pueda demostrarlo. Si apeláramos a la cordura humana y a su buena voluntad, igual quedaríamos defraudados por los hechos diarios. Por lo cual, sin duda, tiene gran razón el Cardenal al afirmar esta verdad elemental de que la cruz constituye esencialmente la vida cristiana, pero, me permi
18/05/18 2:39 PM
Francisco Javier
¡Muy bien cardenal! esto es catolicismo puro, se debe de insistir en la moral católica aunque el mundo la rechace, nunca asumir la corrección política que es lo que hoy quiere imperar.
18/05/18 2:44 PM
Mª del Pilar
Gracias, Dios mío, por la Iglesia en África.
18/05/18 2:51 PM
Octavio
Dios le bendiga, eminencia
18/05/18 3:03 PM
Jose Manuel
Bravo, Cardenal Arinzé! Usted, con su fidelidad doctrinal, me reconcilia con mi amada Iglesia Católica. Qué lástima que estas palabras no se escuchen de boca de Francisco.!
18/05/18 3:23 PM
Jackino
Los métodos anticonceptivos tratan de dominar la naturaleza evitando embarazos no deseados y la superpoblación. Anteriormente, las guerras y la peste controlaban el exceso de población: es que Malthus tenía razón. Los ejércitos medievales eran numerosos en segundones que no tenían derecho a herencia. Y la colonización europea es consecuencia de la superpoblación. Periódicamente, había epidemias que diezmaban la población europea hasta que se desarrollo la medicina.
18/05/18 3:45 PM
Forestier
Muchos cardenales y obispos africanos me producen gran envídia, no se porque será. (o quizá si lo se)
18/05/18 4:26 PM
José Miguel
Bravo! Gracias a Dios por estas palabras del cardenal que son como agua fresca en medio del relativismo imperante.
18/05/18 4:52 PM
Juan Mariner
Jackino: Malthus era un poderoso acumulador de renta que se veía amenazado por gente que reclamaba su parte de riqueza, redistribuir los bienes, en pocas manos en la mayoría de los casos. Poder y dinero van unidos casi siempre.
18/05/18 6:40 PM
hornero (Argentina)
Continúo. me permito decir, que también constituye esencialmente la vida de todo hombre, lo quiera o no. La diferencia, también esencial, es que la cruz representa el dolor cristianamente aceptado y vivido, mientras que el mundo rechaza la cruz; su dolor es inexorable, padecido contra su voluntad, rechazado y eludido mediante el aturdimiento, el vértigo, la vida inmoral y otras formas de acallarlo. Conclusión: la cruz es nuestra más auténtica realidad diaria desde la concepción hasta la muerte, y el dolor no ha sido eliminado por el “progreso” sino aumentado hasta el extremo y negado hasta la irracionalidad.
18/05/18 6:44 PM
Noé López
Si todos usaran condon en sus relaciones, los humanos estamos condenando nuestro destino y si los cristianos lo hacemos en un futuro no habrían mas cristianos. Los musulmanes dicen que con sus vientres conquistaran el mundo.
18/05/18 10:03 PM
Ariel
Es más correcto hablar de "motivos serios", tal y como dice Humanae Vitae, más que "razones graves".
19/05/18 8:54 AM
Jackino
@ Juan Mariner, coincido con usted en que Malthus no era buena persona: algunas de sus sentencias son muy cínicas. Como cuando decía que el exceso de población no tenía derecho al reparto de la riqueza. Con esto, a mi parecer, justificaba la guerra que siempre es consecuencia del exceso de población. Pero que no sea buena persona no implica que no lleve razón. Y la tesis fundamental maltusiana es que la población crece geométricamente mientras que los recursos crecen aritméticamente. Es una postura realista. Cuando escasean los recursos sobrevienen los conflictos. Para evitarlos hay que controlar el aumento de la población o aumentar los recursos de subsistencia.
19/05/18 6:07 PM
Diego A. P. Abriola
Monseñor muchas gracias por ser voz clara y sencilla que respeta totalmente a la vida y al amor.

Amor Vitae, Scientia Salutis.
Amor Vitae, Veritas Familia.

Es mi lema de trabajo pro vida y pro familia, lema que se hizo acción diaria hace 20 años. Y que esas acciones se las ofrezco de todo corazón al Señor y a la Iglesia.

Le pedimos su bendición desde Argentina, para que muchos encuentren y sigamos encontrando, el sentido de la Vida y de la Fe, para ganar más personas para Cristo.
19/05/18 7:03 PM
Los Castillo
Espiritu Santo danos la fuerza para poder hacer tu voluntad... tuyos somos
21/05/18 2:43 PM
Los Castillo
Espiritu Santo danos la fuerza para poder hacer tu voluntad... tuyos somos
21/05/18 9:59 PM
Aída Cecilia Rodríguez Díaz
Que bien por el Señor obispo, para hacer ver la voluntad de Dios ntro Señor.
22/05/18 1:47 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.