Robots asesinos harán que la guerra sea aún más inhumana

Afirma el Arzobispo Iván Jurkovic

Robots asesinos harán que la guerra sea aún más inhumana

El arzobispo, que es el observador del Vaticano ante las agencias de la ONU en Ginebra, habló en una sesión para el «Grupo de Expertos Gubernamentales» sobre Sistemas Letales de Armas Autónomas.

(Catholic Herald/InfoCatólica) La robotización y la deshumanización de la guerra presenta varios problemas éticos y legales graves, dijo el arzobispo Iván Jurkovic

Permitir el desarrollo y uso de sistemas de armas letales completamente automáticas haría que la guerra sea aún más inhumana y socavará los esfuerzos para lograr la paz mediante el diálogo, no una carrera armamentista, dijo un representante del Vaticano.

«Un mundo en el que los sistemas autónomos deban manejar, rígida o aleatoriamente, cuestiones fundamentales relacionadas con la vida de los seres humanos y las naciones, nos conduciría imperceptiblemente a la deshumanización y al debilitamiento de los lazos de una fraternidad verdadera y duradera de la humanidad como una familia», dijo el arzobispo Ivan Jurkovic a un grupo de expertos en las Naciones Unidas en Ginebra.

El arzobispo, que es el observador del Vaticano ante las agencias de la ONU en Ginebra, habló el 9 de abril en una sesión para el «Grupo de Expertos Gubernamentales» sobre Sistemas Letales de Armas Autónomas (LEWS). Los Estados que son parte de la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales acordaron en 2016 establecer el grupo para abordar las implicaciones legales y éticas relacionadas con dichas tecnologías autónomas, que también se conocen como armas robóticas o «robots asesinos».

El Comité Internacional de la Cruz Roja ha definido LAWS como «cualquier sistema de armas con autonomía en sus funciones críticas». Es decir, un sistema de armas que puede seleccionar, es decir, buscar o detectar, identificar, rastrear, seleccionar y atacar, es decir, utilizar la fuerza para neutralizar, dañar o destruir objetivos sin intervención humana».

La primera arma autónoma de este tipo fue la mina terrestre, pero los rápidos avances en inteligencia artificial y aprendizaje automático han ampliado el potencial de las armas con una amplia autonomía de la toma de decisiones humanas.

El arzobispo Jurkovic dijo al grupo, que se reunía del 9 al 13 de abril, que «el desarrollo de leyes proporcionará la capacidad de alterar irreversiblemente la naturaleza de la guerra, volverse aún más inhumana, poniendo en peligro la humanidad de nuestras sociedades».

«Cualquier intervención armada debe sopesarse cuidadosamente y debe verificar en todo momento su legitimidad, legalidad y conformidad con sus propósitos, que también deben ser legítima tanto ética como legalmente», dijo.

«Frente a los desafíos de hoy, estas tareas se vuelven cada vez más complejas y matizadas para confiarse a una máquina que, por ejemplo, sería ineficaz frente a dilemas morales o cuestiones planteadas por la aplicación del llamado principio de “doble efecto”» dijo. El principio católico enseña que es moralmente aceptable perseguir una buena meta que podría tener un efecto malo no intencional siempre y cuando exista una razón proporcionada o adecuada para permitir el mal.

El arzobispo dijo que la robotización y la deshumanización de la guerra presentan varios problemas éticos y legales serios.

Por ejemplo, una mayor automatización eliminará la responsabilidad y la «trazabilidad del uso de la fuerza con una identificación precisa de los responsables», dijo.

«Tal pérdida o dilución de la responsabilidad induce una total falta de responsabilidad por las violaciones tanto del derecho internacional humanitario como del derecho internacional de los derechos humanos y podría incitar progresivamente a la guerra», agregó.

Los sistemas autónomos de armas, dijo, también carecen de la «capacidad humana única para el juicio moral y la toma de decisiones éticas», lo que implica un aporte mucho más complejo que una «colección de algoritmos».

La capacidad necesaria para comprender una situación o contexto y aplicar la regla o principios apropiados nunca puede ser reemplazada o programada en una máquina, dijo, ya que tal discernimiento o juicio «implica ir más allá de las potencialidades de los algoritmos».

Y finalmente, dijo, «la idea de una guerra librada por sistemas de armas autónomas no conscientes y no responsables parece esconder un atractivo para el dominio que oculta la desesperación y una peligrosa falta de confianza en la persona humana».

«La seguridad y la paz internacionales se logran mejor mediante la promoción de una cultura de diálogo y cooperación, no mediante una carrera armamentista», dijo el arzobispo Jurkovic.

2 comentarios

Fuenteovejuna
No creo que lleguemos a la guerra robótica, esto se acaba antes...
14/04/18 11:23 PM
hornero (Argentina)
En verdad estas armas pretenden automatizar la guerra, derivando a las máquinas el discernimiento de los objetivos. Supone un concepto mecanicista de la sociedad humana que seria tratada con la precision de un mecanismo. Lo cual es evidentemente falso, pero para la concepcion del NOM la humanidad debe ser sometida a un regimen mecánico manejable por medios tecnicos automáticos Hasta esta aberracion han llegado, no digamos los tecnicos, si i todos aquellos que participan concientemente de este proyecto satanico de reducir la humanidad a un gran mecanismo de relojeria. Sobre todo logran sus viceros imbecilizar a gran psrte de los hombres que creen y admiran tan monstruoso proyecto.
15/04/18 1:37 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.