Guerra en el protestantismo español sobre la ideología LGTB

Divididos entre la postura «inclusiva» y la bíblica

Guerra en el protestantismo español sobre la ideología LGTB

El complejo mundo de las agrupaciones protestantes españoles se encuentra dividido entre los partidarios y los detractores de la «inclusividad».

(InfoCatólica) Por razones obvias, el blanco de las críticas del protestantismo español suele ser la Iglesia Católica, pero esa unanimidad no impide que, de vez en cuando, surjan acerbas guerras internas entre las diversas confesiones protestantes presentes en España.

Desde hace varios años, los protestantes españoles están divididos en relación con sus posturas favorables o de rechazo ante la ideología LGTB. Esa división ha dado lugar a acusaciones muy graves de unos grupos contra otros y a estrategias para que las instituciones y organismos protestantes en España se decanten oficialmente por una u otra postura.

El grupo protestante que ha tomado protagonismo en la “inclusividad” de las relaciones homosexuales es, desde hace años, la Iglesia Evangélica Española (IEE), que podría considerarse uno de los decanos del protestantismo español, al haber sido fundada en la segunda mitad del siglo XIX (entonces con el nombre de Iglesia Cristiana Española). Este grupo surgió de la unión de confesiones protestantes históricas, como los presbiterianos, metodistas, luteranos y congregacionalistas. Al igual que esas confesiones en otros países, la IEE ha adoptado con entusiasmo la ideología de género y otros principios básicos de la posmodernidad, en particular la bondad y legitimidad de las parejas del mismo sexo en pie de igualdad con las heterosexuales.

Frente a la postura de la IEE se colocan los grupos protestantes actualmente más numerosos en España, conocidos en conjunto como “evangélicos” (en una terminología algo confusa), y que abarcan diferentes denominaciones como la de los bautistas, reformados -calvinistas-, asambleas de hermanos, pentecostales, y adventistas del séptimo día (aunque estos últimos no son considerados verdaderos protestantes ya que siguen las enseñanzas de Hellen White). Generalmente, mantienen una estrecha vinculación con los Estados Unidos y el protestantismo latinoamericano, en contraste con el carácter más europeo de la IEE. Estos grupos se oponen a la ideología LGTB en nombre de la doctrina bíblica, que condena con gran claridad los actos homosexuales tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Por esta insistencia en tomar en serio los preceptos de la Escritura, aunque vayan contra las modas actuales, los evangélicos son considerados por otros protestantes como fundamentalistas.

Además de por su creciente número, los evangélicos españoles gozan de un significativo peso informativo gracias al diario Protestante Digital. Este medio, fundado en 1993 y dirigido por Pedro Tarquis, ha sido especialmente crítico con la postura “inclusiva” de la IEE ante la ideología de género y las uniones del mismo sexo.

La disputa abierta se inició en 2014, cuando el Consejo Evangélico de Madrid comenzó los trámites para expulsar a la IEE por su postura favorable a la ideología LGTB, a pesar de que tratarse de uno de los miembros fundadores del Consejo. En aquel momento, la pastora Esther Ruiz de la IEE concedió una entrevista al blog Homoprotestantes en la que acusó al Consejo Evangélico de “fundamentalistas” e “inquisidores”, que discriminaban a una “Iglesia plural” como la IEE. En su opinión, “la relación personal y la experiencia de fe” no tenían que ver “con el sexo, sino con la persona”.

En la polémica, la Iglesia Evangélica Española contó con el apoyo de la Iglesia Española Reformada Episcopal (IERE), es decir, los anglicanos españoles, cuya iglesia más conocida es la Catedral Anglicana del Redentor en Madrid. Esta confesión, que cuenta con un obispo y varias parroquias, rechazó la expulsión sufrida por la IEE, porque a su juicio olvidaba “el pluralismo propio del protestantismo y de las iglesias de la Reforma”.

El proceso de expulsión se prolongó durante tres años y finalmente llegó a su término en 2017, cuando la IEE perdió sus derechos de voz, voto y asistencia a las Asambleas Generales del CEM, aunque mantuvo teóricamente su calidad de miembro, pero de manera “inactiva”.

La expulsión, sin embargo, no finalizó la disputa, sino que meramente la trasladó a otro organismo: la FEREDE. Se trata de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España,​ a la que pertenecen la mayoría de las comunidades evangélicas del territorio español. Esta institución tiene una importancia fundamental para los protestantes españoles, porque es el interlocutor único de la Administración española en todo lo relacionado con los Acuerdos de Cooperación firmados en 1992 entre las comunidades evangélicas y el Estado.

Hace unos días, el diario Protestante Digital escribió un artículo titulado “La IEE pone la Biblia en el ‘altar’ del orgullo gay”, señalando la incongruencia de que la IEE siguiera perteneciendo a la FEREDE. Según parece, el diario protestante había guardado silencio durante las conmemoraciones del aniversario de la Reforma luterana, pero consideraba que la actitud de la IEE durante la celebración del Día del Orgullo Gay en Madrid (con la colaboración de los anglicanos españoles y la participación del exmonseñor Krzysztof Charamsa) hacía inconveniente el papel de esta comunidad en la Federación protestante. En otro artículo se criticaba también su recepción del premio Arco Iris, otorgado a la IEE por el colectivo de [email protected] LGTBI el pasado mes de junio. Protestante Digital señalaba asimismo que, el próximo mes de marzo, la FEREDE tenía previsto“reflexionar sobre las relaciones de la IEE con la propia FEREDE”, lo que se consideró una advertencia.

Como respuesta, la revista protestante progresista Lupa Protestante (en la que escribe José Tamayo) publicó hace unos días otro artículo, firmado por Alex Roig, con el título “Parodia gnóstica del mensaje liberador de Jesús”. Este último artículo, cuajado de invectivas, respondía a Protestante Digital con acusaciones de “conservadurismo cultural”, una perspectiva “retrógrada”, “tono entre conspirativo y apocalíptico”, “valores conservadores, patriarcales y homofóbicos” como “agenda única que les une”, “miopía” y “manipulación”.

Ante este ambiente lleno de tensión, es posible augurar que la 61ª Asamblea General de la FEREDE, el próximo mes de marzo, será el escenario de nuevas disputas.

16 comentarios

Cordá Lac
¡Vaya, divididos como los católicos! Al menos, como la jerarquía católica.
19/02/18 4:42 PM
Gunteron
Pues creo que este virus no solo ha afectado a los protestantes, basta con leer las continuas declaraciones de cardenales y arzobispos de la Iglesia Católica, así como el ominoso silencio de quien debería corregir esas declaraciones.
19/02/18 5:36 PM
Percival
Cada vez se ve más claro que la línea que nos divide ya no pasa entre protestantes y católicos, sino entre cristianos fieles y neopaganos mundanos, disfrazados de cristianos. Todo ello salpimentado con pasiones variadas. Un show doloroso para Cristo y para cualquier fiel.
19/02/18 5:44 PM
Luis Fernando
No hay tal guerra. Hay un 99% de protestantes evangélicos españoles que defienden la tesis bíblica sobre la sexualidad humana y un 1% de protestantes liberales que, como los católicos modernistas, no merecen siquiera el nombre de cristianos.
19/02/18 7:30 PM
Francisco Javier
El mundo esta obsesionado con la ideologia de genero y aceptacion de la homosexualidad. No hay ninguna base biblica para aceptar la sodomia y el lesbianismo, cuestiones que por 2 mil años en TODAS las denominaciones cristianas ha sido denominado PECADO, mas bien solo para rechazarlos por mas vueltas que ciertos "teologos" le quieran dar a los mensajes biblicos, en ningun momento de la historia en el antiguo Israel ni siquiera en los pueblos que lo rodeaban hubo una aceptacion de las relaciones homosexuales ni mucho menos su promocion como "amor". Lo mas grave es que ni nuestra Iglesia Catolica se salva de esto, basta leer las noticias que nos vienen de Roma, Alemania, Austria y otros para ver que crisis es la que tenemos con obispos agachando la cabeza hacia los requerimientos de los lobbys sodomitas y lesbicos, la "revolucion sexual" tambien nos quiere tragar, y pensar que otrora el cristianismo era una fortaleza contra estos pseudovalores de aceptacion del libertinaje sexual y la ideologia de genero.
19/02/18 7:44 PM
Luis López
Que un protestante se pase la Biblia por el forro de sus caprichos -y siga siendo protestante- es un contrasentido de magnitudes "bíblicas".

Pero ahí tenemos a las "Iglesias" luteranas del norte de Europa casando entre ellas a personas que practican la sodomía. Y lo hacen sin que se les caiga la cara de vergüenza por pitorrearse de uno de los ejes fundacionales de la rebelión protestante como el "Sola Escritura".

En fin, estoy casi convencido que Lutero hubiera preferido que lo quemase León XIII a ver en que se han convertido hoy los hijos de su reforma.
19/02/18 9:00 PM
Jordi
La única verdadera opción antropológica, desde la perspectiva de "Sola Scriptura", es la de heterosexualidad de dos sexos, varón y mujer. La letra literal del Génesis lo dice muy claro: Dios no creó a Adán, Eva... y Evadán, Adaneva, Edán, Evo, Adania...

En el Antiguo Testamento, están las ciudades de Sodoma y Gomorra, Admá y Seboím, y la de Guibeá (Jueces 19).

Jesús confirmó el diseño antropológico de varón y mujer unidos heterosexualmente: "En el principio...".

En las cartas paulinas y católicas se condena la homosexualidad. Arsenokoites, αρσενοκοιταις, de árrhēn-arrén, "macho", y koítē, "cama", se usa para definir a los sodomitas en I Timoteo 1 y I Corintios 6, cuando hace las relaciones de pecados que cierran el Cielo.

En latín seria masculorum concubitores, de masculo-macho, y concubus, de con, juntos; y -cubo, yaciendo, reclinado, estirado.

1. Epístola de San Pablo, I Corintios 6, 9-10 (10 pecados) 
2. Epístola de San Pablo, I Timoteo 1, 8-11 (15 pecadores)
3. Epístola de San Pablo, Galatas 5, 19-21 (16 pecados): fornicatio, immunditia, luxuria.

Igualmente Apocalipsis de San Juan, 22, 15: Afuera quedarán los perros y los hechiceros, los lujuriosos, los asesinos, los idólatras y todos aquellos que aman y practican la falsedad.

Por ello, me pregunto qué quedará de los protestantes, tan orgullosos de sus 5 solas:

1. Sola scriptura (“sólo por medio de la Escritura”): aquí est
19/02/18 9:04 PM
Fuenteovejuna
Luis Fernando
Si el 99% de los protestantes evangélicos defiende la tesis bíblica sobre la sexualidad humana y tan solo el 1% de los protestantes liberales -igual que los católicos modernistas- apoyan todas las locuras de los degenerados LGTB , estamos frente a un hecho que nos permite sacar una conclusión muy interesante, porque lo mismo que ocurre en la Iglesia católica y las iglesias protestantes ocurre también en el mundo de la política.
En efecto, así como en el ámbito religioso la paridad en la pelea a favor y en contra de los LGTB que se da en las cúpulas hace pensar que esa paridad se refleja también entre los fieles -cosa que no es real- en el ámbito político ocurre algo mucho peor, porque los políticos, casi por unanimidad, votan favorablemente las ridículas leyes LGTB -incluidos algunos que están en contra pero igual lo hacen porque eso es políticamente correcto- cuando esas leyes nunca se las propusieron a sus votantes en campaña electoral sabedores de que, por ser resistidas, podrían perder el apoyo de muchos.
La moraleja de todo esto desnuda la sórdida conjura de las altas cumbres, tanto de la Iglesia como de la política, para traicionar a las bases -ya sea la inmensidad de los fieles como del electorado- que no sólo en España sino también en buena parte de Occidente repudia las relaciones contranatura.
(continúa más abajo)
19/02/18 10:10 PM
Fuenteovejuna
(continuación)
Y algo todavía más espeluznante es que esta conjura también desnuda la claudicación de la Iglesia frente al mundo, vista la complicidad de muchos obispos y cardenales con el mundo de la política.
Lo dicho nos deja un sabor amargo, porque tanto en la Iglesia como en el mundo, nosotros, tanto sea como fieles o como electores, somos muchos y ellos son pocos, pero ellos deciden y nosotros padecemos lo que ellos deciden.
Y una última ironía brutal es que, tanto la Jerarquía de la Iglesia como los partidos políticos, se llenan la boca alabando a coro a la democracia, pero a la hora de decidir les importa un rábano el número y las mayorías. Sólo les importan sus intereses que nada tienen que ver ni con Dios ni con el bien común.

---

LF:
A día de hoy, el protestantismo evangélico tiene bastante más clara su oposición al NOM que la gran masa del catolicismo.
Y también tienen muy claro lo que hay que hacer con los que defienden la agenda del lobby gay: echarlos a patadas.
19/02/18 10:21 PM
Mikel
No sorprende que esto ocurra entre las denominaciones protestantes, el rechazo de la acción divina de la gracia para observar los mandamientos es una consecuencia lógica de la justificación por la sola fe, y la consecuencia última (a mi entender) es prescindir de facto de Jesucristo como el Camino, la Verdad y la Vida. Realmente Lutero fue y es un anticristo.
La Reforma dividió a la cristiandad pero también se dinamitó a sí misma... Aunque, dado el caos en nuestra propia casa, parece difícil para nosotros, católicos, dar lecciones de unidad a otros.
19/02/18 10:23 PM
Adrián Ferreira
Las personas que se dejan llevar por esa ideología creen que estan ayudando a gente marginada, creen que les dan oportunidades de inclusión y hacen un acto de caridad y justicia.

Tenemos que expresar mejor nuestras ideas y darnos cuenta que en el fondo el asunto es seguir la voluntad de Dios o no seguirla, punto! nadie tiene la potestad de declarar lo que esta bien y lo que esta mal moralmente. El fondo de la cuestión es el relativismo junto con la idea de que mi deseo debe convertirse en derecho.
19/02/18 11:40 PM
keparoff
Creo que lo responde bien LF a Fuenteovejuna.

Los protestantes evangélicos son esencialmente cristianos, culturalmente cristianos, son conservadores, creen en la familia, en Dios y en la patria.

La inmensa mayoría de los católicos no son ni siquiera cristianos, aprueban el matrimonio homosexual y creen que la Biblia es un relato mágico para pueblos primitivos.

Así que, a pesar de las inmensas diferencias sobre la Virgen, la Misa, la Iglesia, etc. yo coincido mucho más con la visión del mundo de un evangélico que con la de los supuestos hermanos en la fe.
19/02/18 11:44 PM
SR.
A los que afirman que en la Iglesia también estamos divididos: en el lado ortodoxo tenemos el Magisterio de casi todos, por no decir todos los Papas que hubo en la Historia; y la Tradición. Los protestantes ortodoxos se enfrentan a "sus liberales" con la lectura rigorista de cada punto y coma de la Biblia de quién grita más alto.
19/02/18 11:56 PM
Fuenteovejuna
Keparoff
Coincido con Vd. en que los protestantes evangélicos tienen mejor formación religiosa que los católicos, pero acá en la Argentina los homosexuales y el matrimonio igualitario de Belcebú son ampliamente repudiados por la inmensa mayoría de los católicos, pese a su mala formación religiosa.
Los políticos, la prensa felona y todo el Orgullo Gay lo saben de sobra, por eso nunca permitieron realizar un plebiscito para que la población dijera si está de acuerdo o no con las inicuas leyes LGBT que los legisladores aprobaron entre gallos y medianoche sin consultar nunca a la gente.
20/02/18 1:11 AM
Alejandro
En España hay 4000 iglesias evangélicas. A la IEE pertenecen unas 70, con escasa membresía, y de ellas, no todas aceptan el gaymonio. Dudo mucho que se pueda hablar de guerra o de división en el protestantismo español. Al menos en este tema.
20/02/18 10:33 AM
Néstor
La inecuación cierra magníficamente: unos pocos homosexualistas + el poder del dinero mundial (políticos serviles) > la inmensa mayoría de la población, que debe aguantarse (¿ o no?)

Saludos cordiales.
20/02/18 7:00 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.