La congresista comparte su milagrosa historia provida

Durante la marcha por la vida en EEUU

La congresista comparte su milagrosa historia provida

La bebe no tenía riñones, y los médicos la daban por muerta, por lo que le sugieron abortar, pero su madre nunca se rindió, y hoy su bella hija tiene 4 años.

(LifeSiteNews/InfoCatólica) Entre los oradores de la Marcha por la Vida de este año en Estados Unidos, estuvo una congresista republicana cuyo testimonio de la vida es ejemplo de esperanza y del poder de la intervención divina.

El representante Jaime Herrera Beutler de Washington presentó a su hija Abigail, de 4 años; su hijo Ethan, todavía niño pequeño; y su esposo Dan desde el podio cuando ella comenzó su discurso. Las interjecciones de sus hijos en todas partes, administradas con amor por su madre, marcaron un testimonio ya conmovedor y ofrecieron una tierna instantánea de la vida real.

Ethan compitió persistentemente por la atención de su madre mientras relataba su experiencia, sin importar que estuviera en el proceso de dirigirse a cientos de miles de peregrinos de la Marcha por la Vida. Y en un momento Abigail preguntó por qué habría estado llorando mientras describía la reacción de la pareja al devastador diagnóstico prenatal adverso.

«Les estoy contando la historia», explicó su madre, entre rizas de la multitud.

«Los bebés por nacer son casi mágicos», comenzó Herrera Beutler, «literalmente están nadando en células madre, están en su incubadora perfecta, y pueden responder al tratamiento médico experimental que habíamos convencido a nuestro médico de probar».

Un diagnóstico fatal

No mucho después de que Herrera Beutler comenzara su segundo mandato en el Congreso, ella y Dan fueron por su ultrasonido de 20 semanas como emocionados padres primerizos.

«Nos dijeron que nuestro bebé no nacido tenía cero por ciento de posibilidades de sobrevivir», dijo Herrera Beutler, «cero».

El bebé no tenía riñones, continuó Herrera Beutler. Era una condición llamada agenesia renal bilateral.

«Y como resultado, nuestro bebé sería abortado o nacería sin poder respirar porque sus pulmones no podrían desarrollarse», recordó la congresista. «Ella literalmente se asfixiaría al nacer. Y no había nada que nadie pudiera hacer al respecto».

El médico de la pareja les dijo que las mujeres generalmente cruzan la calle el centro abortista cercano cuando reciben este diagnóstico.

En una segunda consulta, se les dio la opción de inducir un parto temprano, lo que significa inmediatamente, con que tendría el mismo resultado final : el aborto.

Cuanto antes lo haga, más pronto estará emocionalmente mejor, le dijeron a Herrera Beutler y a su esposo.

Pero no se rindieron...

«Así que Dan y yo oramos, y lloramos, y aprendimos a no rendirnos», dijo Herrera. «En medio de la devastación aprendimos a ver la esperanza».

«¿Qué pasaría si Dios hiciera un milagro?», Se preguntó ella. «¿Qué pasaría si algún médico está dispuesto a probar algo nuevo? ¿Qué pasaría si pudiéramos obtener infusiones de solución salina en el útero para imitar el líquido amniótico que el bebé podría desarrollar incluso sin los riñones? Y si … »

«Nunca lo hubiésemos sabido si no hubiésemos intentado», le dijo a la multitud.

«Y a través de la intervención divina», continuó Herrera Beutler, «y algunos médicos muy valientes que estaban dispuestos a correr riesgos ahora podemos tener con nosotros a nuestra hija Abigail, quien es una hermosa, saludable y feliz niña de cuatro años», agregó Herrera Beutler, «quien dice que algún día va a ser la jefa del trabajo de mamá».

«Milagro médico: nació sin riñones»

Su hija fue un milagro médico, dijo Herrera Beutler. El tratamiento experimental funcionó, y Abigail nació sin riñones, convirtiéndose en la primera niña conocida en respirar por sí misma sin ambos riñones. Dan Beutler más tarde le daría a su hija uno de sus riñones.

Herrera Beutler dijo a la audiencia de Marcha por la Vida que, debido a que otros han escuchado su historia, ahora otros niños con esta afección tendrían una oportunidad.

Los doctores estaban equivocados

«Me dijeron que no había posibilidades de sobrevivir, pero estaban equivocados», afirmó. «Y no eran malas personas, simplemente nunca habían visto sobrevivir a un bebé con esta condición».

«Pero ese es el punto», enfatizó. «¿Y si también están equivocados en otros diagnósticos fatales

Herrera Beutler planteó preguntas adicionales para la multitud pro-vida para reflexionar sobre la preservación de la vida de los niños con diagnóstico adverso.

«¿Qué pasa si juntos podemos abrir nuevos caminos y encontrar nuevos tratamientos que beneficiarán a más que solo nuestras propias familias?», Preguntó ella. «¿Qué pasa si el bebé no tendrá esa condición o deficiencia? O incluso si lo hace, ¿qué pasaría si cada bebé tuviera al menos una oportunidad para alcanzar su verdadero potencial?»

Usar el dinero para salvar vidas, no quitarlas

Ella preguntó si la persona destinada a encontrar una cura para el cáncer o acabar con la pobreza podría haber sido abortada, y también qué podría haber pasado si se hubiera invertido tiempo y dinero en encontrar curas en el útero para condiciones médicas graves y defectos.

«¿Y si ese dinero se usara para terminar con la enfermedad del bebé y no la vida del bebé?» siguió reflexionando.

¿Qué pasa si en lugar de gastar millones de dólares cada año en abortos, ese dinero se invierte en el cuidado de los bebés que nacen con una importante condición de salud o discapacidad, preguntó.

Luego señaló cómo todos conocen a alguien con una enfermedad grave o discapacidad que ha enriquecido sus vidas enormemente y que es difícil imaginar un mundo donde nunca nacieron.

Abrazar verdaderamente la diversidad

«Deberíamos abrazar la diversidad en su totalidad», imploró Herrera Beutler a la multitud, «que incluye capacidades físicas y mentales, todas diferentes, diferentes habilidades».

«¿Qué pasa si celebramos la discapacidad en lugar de dejar que el miedo lo convierta en nuestro enemigo mortal?», Agregó.

Concluyó afirmando que hay esperanza, para todas las mujeres embarazadas a quienes se les ha dado un diagnóstico devastador, por cada mujer que siente miedo, enojo o ansiedad porque no sabe cómo puede permitirse cuidar de ese niño.

«Por cada mujer que se siente desesperada», Herrera Beutler le dijo a la multitud, «está el amor de Jesús, quien la ama. Y por cada bebé al que el status quo se ha dado por vencido, Jesús todavía hace milagros».

«Debemos reconocer al niño por nacer como el milagro que es. Una persona que se desarrolla con un potencial y un propósito extraordinarios que merece una oportunidad de luchar para vivir, y tal vez alcanzar ese extraordinario potencial».

2 comentarios

mario
que hermosa noticia y que importante aprender a escuchar la voz de la VIDA (DIOS ) a luchar mas alla de la logica y la ciencia porque la fe y el el creador tiene caminos desconocidos .." Hagase tu voluntad y no la mia ".
el trabajo en equipo de dos esposos creyendo en los misterios del SEÑOR ..GRACIAS por compartir verdaderas buenas noticias impresindibles para hoy.
22/01/18 4:58 PM
Realmente es la fe
23/01/18 6:31 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.