No altivos y al servicio de los demás

El Papa pide al mundo no permanecer ‘inerte’ ante el drama de los refugiados

El Papa ha pedido que reine la paz en el mundo, sometido a los traficantes de armas, que ganan dinero con la sangre de hombres y mujeres, según ha observado y ha reclamado que cese el fragor de las armas en Irak y Siria, entre otros conflictos, al tiempo que ha exigido a la Comunidad Internacional que no permanezca inerte ante la tragedia humanitaria y el drama de los refugiados en estos países.

(La Información) Durante su tercer mensaje pascual como Pontífice, el Papa ha implorado que se alivie el sufrimiento de tantos hermanos nuestros perseguidos a causa de su nombre, así como de todos los que padecen injustamente las consecuencias de los conflictos y las violencias que se están produciendo.

Tras oficiar la misa solemne del Domingo de Resurección ante cientos de miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro, adornada con flores, Francisco ha deplorado la situación que se vive en países como Ucrania, Libia, Yemen, Nigeria, Sudán del Sur o la República Democrática del Congo y ha pedido que crezca entre israelíes y palestinos la cultura del encuentro.

Además, ha condenado de nuevo el atentado del grupo terrorista somalí Al Shabab en Kenia. Que todas las personas de buena voluntad eleven una oración incesante por aquellos que perdieron su vida y pienso muy especialmente en los jóvenes asesinados el pasado jueves en la Universidad de Garissa, en Kenia, los que han sido secuestrados, los que han tenido que abandonar sus hogares y sus seres queridos, ha comentado.

Durante su alocución, el Papa ha hecho un repaso de la situación en el mundo y ha auspiciado que el acuerdo con Irán alcanzado en estos días en Lausana sea un paso definitivo hacia un mundo más seguro y fraterno.

El Obispo de Roma ha pronunciado su Mensaje Pascual desde el balcón central de la basílica de San Pedro del Vaticano ante la multitud que abarrotaba la plaza de San Pedro y sus aledaños en este Domingo de Resurrección.

Además, ha pedido paz y libertad para las víctimas de los traficantes de droga al tiempo que ha denunciado que muchas veces los narcotraficantes se alían con los poderes que deberían defender la paz y la armonía. También ha implorado paz y libertad para las personas sometidos a nuevas y antiguas formas de esclavitud por parte de personas y organizaciones criminales.

Sobre Libia, el Pontífice ha exigido el fin del absurdo derramamiento de sangre por el que está pasando el país y ha reclamado más esfuerzos para que se respete la dignidad de la persona. Además ha observado que en Yemen también debe prevalecer una voluntad común de pacificación, por el bien de toda la población.

En relación a Ucrania, el Papa ha pedido que el país reencuentre la paz y la esperanza gracias al compromiso de todas las partes interesadas.

Francisco ha reflexionado sobre el mundo que propone imponerse a toda costa, competir, hacerse valer. Ante estas actitudes, el Pontífice ha demandado de los cristianos que vivan al servicio de los dema*s que de no sean altivos, sino disponibles y respetuosos.

Esto no es debilidad, sino autentica fuerza. Quién lleva en sí el poder de Dios, de su amor y su justicia, no necesita usar violencia, sino que habla y actúa con la fuerza de la verdad, de la belleza y del amor, ha explicado.

Francisco ha compartido en el Mensaje Pascual el entusiasmo con motivo de la resurrección de Jesús tras su crucifixión y ha impartido la bendición Urbi et Orbi, a la ciudad de Roma y al mundo.

Mensaje Pascual del Papa Francisco y bendición urbi et orbi 2015

Queridos hermanos y hermanas, ¡Feliz Pascua!

¡Jesucristo ha resucitado!

El amor ha derrotado al odio, la vida ha vencido a la muerte, la luz ha disipado la oscuridad.

Jesucristo, por amor a nosotros, se despojó de su gloria divina; se vació de sí mismo, asumió la forma de siervo y se humilló hasta la muerte, y muerte de cruz. Por esto Dios lo ha exaltado y le ha hecho Señor del universo. Jesús es el Señor.

Con su muerte y resurrección, Jesús muestra a todos la vía de la vida y la felicidad: y esta vía es la humildad, que comporta la humillación. Este es el camino que conduce a la gloria. Sólo quien se humilla pueden ir hacia los «bienes de allá arriba», a Dios (cf. Col 3,1-4). El orgulloso mira «desde arriba hacia abajo», el humilde, «desde abajo hacia arriba».

La mañana de Pascua, advertidos por las mujeres, Pedro y Juan corrieron al sepulcro y lo encontraron abierto y vacío. Entonces, se acercaron y se «inclinaron» para entrar en la tumba. Para entrar en el misterio hay que «inclinarse», abajarse. Sólo quien se abaja comprende la glorificación de Jesús y puede seguirlo en su camino.

El mundo propone imponerse a toda costa, competir, hacerse valer... Pero los cristianos, por la gracia de Cristo muerto y resucitado, son los brotes de otra humanidad, en la cual tratamos de vivir al servicio de los demás, de no ser altivos, sino disponibles y respetuosos.

Esto no es debilidad, sino autentica fuerza. Quién lleva en sí el poder de Dios, de su amor y su justicia, no necesita usar violencia, sino que habla y actúa con la fuerza de la verdad, de la belleza y del amor.

Imploremos hoy al Señor resucitado la gracia de no ceder al orgullo que fomenta la violencia y las guerras, sino que tengamos el valor humilde del perdón y de la paz. Pedimos a Jesús victorioso que alivie el sufrimiento de tantos hermanos nuestros perseguidos a causa de su nombre, así como de todos los que padecen injustamente las consecuencias de los conflictos y las violencias que se están produciendo. Son muchas.

Roguemos ante todo por la amada Siria e Irak, para que cese el fragor de las armas y se restablezca una buena convivencia entre los diferentes grupos que conforman estos amados países. Que la comunidad internacional no permanezca inerte ante la inmensa tragedia humanitaria dentro de estos países y el drama de tantos refugiados.

Imploremos la paz para todos los habitantes de Tierra Santa. Que crezca entre israelíes y palestinos la cultura del encuentro y se reanude el proceso de paz, para poner fin a años de sufrimientos y divisiones.

Pidamos la paz para Libia, para que se acabe con el absurdo derramamiento de sangre por el que está pasando, así como toda bárbara violencia, y para que cuantos se preocupan por el destino del país se esfuercen en favorecer la reconciliación y edificar una sociedad fraterna que respete la dignidad de la persona. Y esperemos que también en Yemen prevalezca una voluntad común de pacificación, por el bien de toda la población.

Al mismo tiempo, encomendemos con esperanza al Señor que es tan misericordioso el acuerdo alcanzado en estos días en Lausana, para que sea un paso definitivo hacia un mundo más seguro y fraterno.

Supliquemos al Señor resucitado el don de la paz en Nigeria, Sudán del Sur y diversas regiones del Sudán y la República Democrática del Congo. Que todas las personas de buena voluntad eleven una oración incesante por aquellos que perdieron su vida ?y pienso muy especialmente en los jóvenes asesinados el pasado jueves en la Universidad de Garissa, en Kenia?, los que han sido secuestrados, los que han tenido que abandonar sus hogares y sus seres queridos.

Que la resurrección del Señor haga llegar la luz a la amada Ucrania, especialmente a los que han sufrido la violencia del conflicto de los últimos meses. Que el país reencuentre la paz y la esperanza gracias al compromiso de todas las partes interesadas.

Pidamos paz y libertad para tantos hombres y mujeres sometidos a nuevas y antiguas formas de esclavitud por parte de personas y organizaciones criminales. Paz y libertad para las víctimas de los traficantes de droga, muchas veces aliados con los poderes que deberían defender la paz y la armonía en la familia humana. E imploremos la paz para este mundo sometido a los traficantes de armas, que ganan con la sangre de hombres y mujeres.

Y que a los marginados, los presos, los pobres y los emigrantes, tan a menudo rechazados, maltratados y desechados; a los enfermos y los que sufren; a los niños, especialmente aquellos sometidos a la violencia; a cuantos hoy están de luto; y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, llegue la voz consoladora y sanadora del Señor Jesús: «La paz esté con ustedes». (Lc 24,36). «No teman, he resucitado y siempre estaré con ustedes» (cf. Misal Romano, Antífona de entrada del día de Pascua).

Saludos de Pascua del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas,

Deseo dirigir mis augurios de Feliz Pascua a todos ustedes que han venido a esta plaza de diversos países, como también a cuantos están conectados a través de los medios de comunicación social.

Lleven en a sus casas y a quienes encuentran el alegre anuncio que ha resucitado el Señor de la vida, llevando consigo amor, justicia, respeto y perdón.

Gracias por su presencia, por su oración y por el entusiasmo de su fe. Un pensamiento especial y agradecido por el don de las flores, que también este años previenen de los Países Bajos.

¡Feliz Pascua a todos!

6 comentarios

Horacio Castro
El pedido de S. S. Francisco de paz y libertad surge de la fe de todos los cristianos en Jesucristo Resucitado. En la realidad temporal que vivimos, parece más fácil erradicar el tráfico de armas que el fanatismo criminal del Islam. Hay países con derecho a no tener que soportar la amenaza de ataques siquiera con bombas sucias de radiactividad. Debemos orar mucho por la paz.
6/04/15 2:01 AM
TH
La gran mayoría de los refugiados son víctimas del islam. Otros, que no son exactamente refugiados, porque pagan miles de dólares a mafias para que los lleven a Europa, son musulmanes, muchos de los cuales aumentarán el número de yihadistas porque el musulmán no se integra en ningún país no musulmán. El fenómeno de los refugiados es producto de la yihad islámica, pero el Papa Francisco ha demostrado sobradamente que no entiende el islam.
6/04/15 4:06 PM
hornero (Argentina)
ALFONSO GERONA LÉRIDA, gracias por su comentario, Arzobispo iraquí de Mosul (Irak), Emil Shimoun, diciembre de 2014: "Si no entendéis esto pronto, seréis víctimas de un enemigo al que habéis dado la bienvenida en vuestra casa”. Esta incomprensión es parte de la gran obscuridad que invade a la Iglesia, sobre todo en Occidente, por su mundana adhesión al desarrollo económico-tecnológico, que la priva de profundidad espiritual, de verdadera sabiduría; deslumbrada, así, por los "prodigios" y bienestar se muestra indiferente e incrédula ante las actuales advertencias de la Virgen y de Cristo, en el sentido de que debemos recurrir a María, tomarnos de sus Manos y Consagrarnos a su Corazón Inmaculado a fin de evitar los graves peligros que nos acechan. Si Europa y América del Norte no escuchan los llamados angustiosos de nuestra Madre, incurren en un grave desprecio y rechazo de la misericordia de Dios.
6/04/15 5:08 PM
ALFONSO GERONA LÉRIDA
Yo, que no soy nadie, doy fe de que ésto se está cumpliendo a rajatabla en mi ciudad, alrededores y región (Cataluña) española:

"Esta aspiración a conquistar Europa ha permanecido inalterada hasta nuestros días, pero hoy las cosas son más fáciles para el Islam. Ya no hacen falta conquistas, guerras o batallas; tampoco es necesario recurrir al terrorismo ni a los atentados suicidas. Están conquistando Europa con el vientre de sus mujeres.

Huari Bumedian, ex Presidente de Argelia, dijo en un famoso discurso pronunciado en 1.974 ante la Asamblea de la ONU:

"Un día, millones de hombres abandonarán el hemisferio sur para irrumpir en el hemisferio norte. Y no lo harán precisamente como amigos. Porque irrumpirán para conquistarlo. Y lo conquistarán poblándolo con sus hijos. Será el vientre de nuestras mujeres el que nos dé la victoria.

Al igual que los bárbaros acabaron con el Imperio Romano desde dentro, así los hijos del Islam, utilizando el vientre de sus mujeres, colonizarán y someterán a toda Europa.

La clase política europea ha creado la fórmula perfecta para la nueva colonización islamista.

En primer lugar, con la maquinaria abortista y el odio a la institución familiar, han hundido el índice de natalidad. La mayoría de los países europeos tienen un índice de natalidad inferior a 1,2, o sea, a partir de ahora, la población europea se reducirá en casi un 50% con cada generación".

Ben Laden, haciéndose eco del discurso de Huari Bumedian sentenció:

"Conq
6/04/15 9:49 PM
SIMON- D.U.E. (JUBILADO)
Tiene razón el comentarista Alfonso Gerona Lérida, quieren conquistar Europa, con los vientres de las mujeres, es una frase que oí, hace tiempo sobre este asunto, ellos, no comulgan con nuestra forma de pesar y de actuar, en esta sociedad Occidental, donde las costumbres sociales están muy alteradas desde el punto de vista moral, además de tratar que todos nosotros seamos islamistas, de acuerdo con la confesión Coránica, si esto sigue así, y no se le pone remedio, no sabemos como acabaremos, en un futuro muy lejano; que Dios, y la Santísima Virgen nos protejan, porque los políticos no nos van a proteger, sean del color que sean. Ninguno se quiere arriesgar en este asunto tan espinoso, y complejo.
6/04/15 11:41 PM
Luis Fernando
O sea, el Papa hablando de los refugiados y vosotros de los problemas con la inmigración en Europa.

Pues no. Fin.
7/04/15 12:15 AM

Esta noticia no admite comentarios.