Un funeral no es el momento para hacer los elogios al difunto, sino rezar por él

El cardenal de Ottawa (Canadá) publica una serie de normas para la celebración de los funerales

Una profunda reflexión sobre la visión cristiana de la muerte y de la forma como la Iglesia prepara espiritualmente a los creyentes y sus familias para este momento ineludible de la existencia fue hecha por Mons. Terrence Prendergast, Arzobispo de Ottawa, Canadá, el pasado mes de enero. A través de una Carta Pastoral, la publicación de una serie de líneas guía para la Archidiócesis y un decreto sobre los elogios en la liturgia de los funerales, el prelado explicó la doctrina de la Iglesia sobre la materia, «recogiendo el fruto de la historia de la Iglesia», según indicó.

(Aleteia/InfoCatólica) Una de las directrices más notorias es que se evite hacer en la liturgia un elogio de la persona fallecida para, en su lugar, orar por ella para que alcance la misericordia de Dios.

«El elogio no pertenece propiamente a la Eucaristía funeral», destacó el prelado en las líneas guía para la Archidiócesis. «En la homilía, el predicador reflexiona sobre la vida de quien ha muerto, en relación con la gracia y la acción de Dios, abriéndose a cómo la vida del difunto es recibida dentro del misterio pascual de Cristo». Las palabras en honor de la persona pueden ser pronunciadas fuera de la liturgia y desde un lugar distinto al empleado para proclamar la Palabra de Dios. Se sugiere también que un seglar prepare el elogio del fallecido para pronunciarlo en la casa funeraria al final de la Vigilia por el Difunto o junto a la tumba después de la Bendición Final.

El tesoro espiritual de los ritos católicos

«Ahora y durante algunos años, las actitudes hacia la muerte han sufrido cambios», comentó el Arzobispo, quien alertó sobre la tendencia en su Archidiócesis de algunas familias que deciden reemplazar los rituales de la Iglesia por actos de oración junto a la tumba o permiten que sus parientes sean enterrados «sin ninguno de los preciados rituales y oraciones que los sostuvieron durante su vida». Es común también, advirtió, que se invite a «celebrar la vida» del ser querido y se espere que alguien narre historias sobre las vivencias del fallecido.

En este contexto, Mons Prendergast se dirigió a los fieles para «hablar de la rica tradición de los rituales funerarios católicos y motivar a los católicos a hacer uso de ellos». Ante uno de los momentos más duros para muchas familias, el prelado recordó que «es verdaderamente en la Palabra de Dios en la que los cristianos encontramos verdadero consuelo y esperanza, porque es en Dios en quien ponemos nuestra confianza». También afirmó que la muerte nos obliga a enfrentar el misterio, «y allí encontramos que es Dios quien es la fuente de toda vida y significado».

El Arzobispo recordó que la Iglesia está preparada para acompañar a los creyentes durante este momento y a apoyar a las familias y amigos durante el duelo por sus seres queridos. En particular describió los ritos funerales que comienzan con oraciones al momento de la muerte y que continúan con la Eucaristía y culminan con la despedida final en el momento del funeral.

«El propósito del ritual funerario no es tanto celebrar los logros de la vida de esta persona, o recordar sus características particulares y sus preferencias», advirtió Mons. Prendergast, «sino hablar de la bondad de Dios y dar gracias a Dios por el don de la vida en Jesucristo». También se ofrece adoración y alabanza a Dios, se recuerda la certeza de la sacralidad del cuerpo humano y la resurrección de los muertos.

El «tesoro de riquezas espirituales» incluye la oportunidad de «encomendar los fallecidos al amor misericordioso de Dios y suplicar el perdón de sus pecados; dar esperanza y consuelo a los vivos; renovar nuestro conocimiento de la misericordia y el juicio de Dios y satisfacer la necesidad humana de acudir siempre a Dios en momentos de crisis», enseñó el prelado. También mencionó la importancia de la fraternidad y la solidaridad aún en el momento de la muerte y la expresión de la unidad de la Iglesia y la Comunión de los Santos.

Indicaciones prácticas para aprovechar la ayuda de la Iglesia

Las líneas guía publicadas por la Arquidiócesis incluyen consejos prácticos sobre cómo aprovechar la ayuda de la Iglesia ante un fallecimiento. «Es útil que un miembro de la familia o un amigo contacte a la parroquia cuando la persona está gravemente enferma», recomienda la publicación. «Esto hace posible proveer el consuelo y apoyo que el moribundo necesita a través de la Unción de los Enfermos, la Santa Comunión como Viático y las visitas pastorales». Este aviso permite que la parroquia acompañe a la familia y la ayude durante este «muy importante paso de la jornada».

La guía recuerda que «la Iglesia prefiere que el cuerpo del difunto esté presente en el funeral, y el entierro de los restos mortales es altamente recomendado». Sin embargo advierte que «la cremación es ahora permitida para los católicos», aunque solicita que sea preferiblemente realizada después de la Eucaristía funeral.

«Es de la mayor importancia que las cenizas sean enterradas de manera oportuna, y no sean dejadas en la funeraria o mantenidas en la casa de un miembro de la familia o de un amigo», destaca el documento. «Los restos cremados no deben ser divididos, o mezclados con los restos de otra persona, o esparcidos sobre la tierra o el agua. Si las cenizas van a ser enterradas en el mar, deben ser colocadas en el agua dentro de la urna, no esparcidas sobre el agua».

Otras recomendaciones incluyen la necesidad de que la Eucaristía sea celebrada en el templo, que algunos miembros de la parroquia asistan a los familiares en los preparativos del funeral y la comunidad apoye el ministerio de consuelo durante el duelo.

7 comentarios

Menka
No solamente elogio. Es bastante corriente oír esto: "demos gracias a Dios porque este o el otro está en la presencia de Dios", cuando no en la gloria y cosas así.
Anticipan el juicio de Dios, no rezan por el difunto, que es lo mejor que podemos hacer ahora por él, se deduce que creen en algo distinto, como por ejemplo que todos los hombres se salvan, que no hay infierno, y que da igual creer o no.
Todo eso se deduce de esta postura que claramente se distancia de la fe.
2/03/14 8:28 PM
Max
Afortunadamente Dios es Todopoderoso. Aunque las cenizas de los millones de personas que murieron MILENIOS antes que nosotros naciéramos estén convertidas en átomos desconocidos, ÉL puede levantarlos de la desaparición física para que vivan en la eternidad. Gracias a la Iglesia Católica por al menos haber comprendido a quienes (sobre todo por motivos económicos) desean cremar a sus difuntos.
2/03/14 9:24 PM
Ricardo de Argentina
¡Por fin una declaración 100% católica que implícitamente señala los vicios arraigadísimos que padece la celebración de los funerales! . Demos gracias a Dios.

Porque es norma la "canonización súbita" decretada por los oficiantes de los funerales, como bien señala Menka. ¡Aún de parte de sacerdotes que por lo demás, demuestran excelente formación doctrinaria!. Pero no, en los funerales es como si se viesen obligados a recitar el ditirambo que acostumbran los mundanos, para "consuelo" de los deudos. Que más parece una obligada adulación, pues en muchos casos el sacerdote no tiene ni idea de quien fue el muerto...

El consuelo que tenemos los cristianos se llama Esperanza.
2/03/14 9:26 PM
Luis Lopez
No recuerdo haber ido a un funeral católico donde el sacerdote haya dicho algo tan basico de nuestra fe como que los asistentes que sin duda querían al difunto, lo mas piadoso que podían hacer por el era rezar por su alma. Parece como si decir eso supusiese un insulto al difunto, cuando en realidad es la mayor obra de amor y piedad que un vivo puede hacer por un muerto.

Y he ido a bastantes funerales; cada vez soy más viejo.
2/03/14 9:57 PM
Jorge Lizandro.
Con cuanta facilidad nos olvidamos ,de aquella parte de nuestra Fe que nos recuerda ,que nadie puede llegar a la cercanía plena de de Nuestro PADRE DIOS , sin tener nuestra alma plenamente purificada.. A su MISERICORDIA se aplica tambien su JUSTICIA. De ahí la necesidad de la oración permanente por ellos , de la aplicación de Misas por su alma, ofrecimiento del Rosario u obras de caridad . A mas AMOR por el que ha partido más oración a través de semanas, meses y aún de años. Son nuestros hermanos que forman nuestra Iglesia Purgante. No caigamos en la equivocación de confiarnos que basta con los ritos y funerales de despedida. Tambien otro error difundido la Misa o Eucaristia de aniversario( una vez al año )¿ Habrá más necesidad de ruego por ellos ? Un importante tema a reflexionar.
3/03/14 1:48 AM
Justo
Yo nunca he asistido a un funeral donde se dijera que el difunto había hecho cosas malas. Cada misa funeral parece que correspondiera a un santo.

Comprendo que en la situación en que sucede todo el sacerdote no empiece a decir que era conocido de Fulanito que se jugaba el dinero de la familia en el bingo y cosas así, pero tampoco se trata de decir que lo gastaba todo en causas benéficas...

Lleva mucha razón Monseñor. Se ha perdido el sentido de la realidad de los funerales. En lugar de animar a poner cerca de Dios al difunto con oraciones y obras, resulta que se hace un panegírico del muerto y se le considera ya en el seno de Dios.

Y eso por no hablar de los aplausos, las músicas y demás patochadas que acompañan al muerto en su memoria ese día.
3/03/14 8:22 PM
Jorge Lizandro.
Tambien el momento de los funerales , debería ser un valioso instante,no solo para recordar y rogar por el difunto sino tambien para motivar el corazón de aquellos asistentes que estan distanciados de DIOS , invitandolos con la palabra del celebrante a reflexionar sobre la realidad efectiva de nuestra muerte a la cual no podemos escapar . Será la oportunidad de mirar la propia vida y en nuestro interior preguntarnos ¿ estoy yo preparado para morir , si mi partida fuera cercana '? ¿ que he hecho de mi propia vida ? ¿ Estoy cercano o alejado de ese DIOS que me invita a algo distinto de esta vida ? etc,etc, En otras palabras una verdadera Catequesis, que HAGA REMECER CORAZONES.
Como dice el Apostol : " PREDICAR A TIEMPO Y A .DESTIEMPO "
Bendiciones.
3/03/14 9:32 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.